Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Cultura Educacion


Colombia - Renacer de la Magia: desde el arte, un bastión importante de la resistencia

E-mail Imprimir PDF

Una llamada inesperada: "hermano, necesitamos una persona para que entreviste a Edison Mira, un bacán de la magia". Me dio vergüenza decirle que no le entendía y que se me habían puesto los pelos de punta con la posibilidad de entrevistar a alguien de la mafia.

 

Pasé página y le dije que claro, que me repitiera qué era eso y me dijo: "son unos muchachos berraquísimos que tienen un proyecto artístico por allá en Guadalupe, Manrique". Ipso facto mi mente se trasladó al barrio que desde muy niño caminé con mis progenitores pues por ese sector vivió una tía de mi padre y muchas veces, y de la mano de él, la visité. Recordé su pobreza y su guapura, pues era una mujer muy valiente que se atrevió a traer a Medellín a toda la familia paterna, la cual originalmente vivía en la vereda El Tabaco, municipio de Yarumal, mucho antes de esa violencia oficial inaugurada con bombos y platillos en 1948.

Me animé y le solicité un pequeño escrito que contextualizara la potencial entrevista, ah, y que por favor me pusiera en él, el nombre correcto del grupo, proceso o proyecto. En fin, era necesario saber a dónde y a qué iba. De todas maneras me llené de entusiasmo pues regresaba a ese territorio que hacía muchos años no visitaba.

Por internet arribó el artículo enviado por Marcela Arboleda y Edison Mira, y quedé atrapado, pues en dos páginas se hacía un exquisito resumen de esa lucha, de ese proceso que se inició por allá en el año 2000 denominado "Renacer de la Magia", un nombre sonoro y muy llamativo para cualquier oído que haya aprendido a sentir la fibra íntima del ritmo de la lengua castellana. En él se deshojaba la pequeña historia de un sueño, de una necesidad salida de las carencias, de las tragedias juveniles y sociales. Claro que la génesis se dio por allá, en los años setenta's y ochenta's, cuando la Corporación Convivamos salía a la palestra como un proceso de organización y movilización comunitaria en el barrio Villa Guadalupe-comuna 1 de Medellín-, para hacerle frente a problemáticas tales como el desplazamiento forzado, el empobrecimiento, la miseria, la exclusión, el aumento de la violencia, la dinámica urbana del conflicto armado y la expansión del narcotráfico. Esta organización se constituyó el 15 de julio de 1990. Renacer y Convivamos son uña y carne del mismo proyecto comunitario.

Vino pues el acuerdo de la cita de encuentro para subir a Guadalupe, como ellos le llaman al barrio, y fue la puerta de la avenida del ferrocarril de la Universidad de Antioquia, la indicada para ello. Edison Mira bajó desde las nubes con un compañero de Renacer, y les pregunté qué tan factible era llegar a esas cimas con mi pequeña moto de 125 c.c. cargando a dos personas, mi compañera y yo, a lo cual me respondió que sí, que no era nada del otro mundo y que en caso de cualquier inconveniente ellos nos esperarían, pues íbamos sin afanes. Iniciamos pues el periplo al cielo de Medellín, porque no puede llamarse de otra manera a esas empinadas calles que no parecen pavimentadas sino más bien revocadas.

Tres, cuatro kilómetros, todo normal hasta que apareció la pared frente a nuestras narices. Imposible, me detuve en medio de la cuesta, me devolví antes de caer y continué por una calle no tan erguida. Cuando hacíamos esto veíamos subir esas busetas por las mismas lomas y parecía que no iban a lograrlo, y pensaba que quizás era mejor hacerlo en moto, pues esos ángulos de la pendiente deben poner a los pasajeros ad portas de un ataque de nervios. En fin, llegamos, y Edison me ayudó a parquear el aparato, ya que la atroz bajada en donde está ubicada la sede casi me impedía hacer cualquier maniobra sin perder el equilibrio.

 
 
  

Y allí estaba la casa de tres pisos, con una valla instalada que decía: "El arte transforma, lo popular dignifica"… La entrada tenía una hermosa reja adobada con adornos de bronce. Al fondo una biblioteca pequeña, y allí varios niños consultando algunos de los libros. Una compañera nos saludó con una amplia sonrisa y nos invitó a seguir. Dos pasos, y allí estaba Marcela, una joven morena, de sonrisa candorosa y mirada profunda. Dimos una vuelta por la casa, vimos el tapete rojo que orientaba, las velas que indicaban, o mejor, recordaban la celebración de los trece años de Renacer, y al fondo, un patio plagado de grafitis, no sin antes haber detallado la sala de informática, la misma que utiliza la comunidad para sus tareas.

 

La magia de los recuerdos

Sin esperar demasiado, subimos al segundo piso después de haber franqueado una segunda reja, y allí dimos comienzo a esta entrevista, la cual se desarrolló ágilmente, puesto que nos esperaban varias actividades en el patio de la sede, además de decenas de invitados que estaban ya tomando asiento para la celebración.

Nos sentamos, reunidos en un pequeño espacio, Marcela Arboleda, Edison Mira, Númar Lopera, Isabel López, Sandra González y yo, y dimos inicio a esta pequeña entrevista:

Entrevistados:             Edison Mira

                                   Marcela Arboleda

                                   Númar Lopera

Preámbulo de la celebración de los 13 años de Renacer de la Magia

A.L.: Edison, ¿Qué es Renacer de la Magia y por qué ese nombre, de dónde proviene ese nombre?

E.M.: Renacer de la Magia es un espacio de encuentro de amigos, de compañeros y como los muchachos lo nombran es una familia que se junta a través de los zancos y del arte para reivindicar las condiciones que como sectores populares padecemos, inmersos en una ciudad como Medellín y con un sistema como el que vivimos.

El proceso Renacer de la Magia nace en la décima semana por la paz a través de otro grupo que se llamaba Magia Embera, el cual por diferentes divisiones en su forma de hacer las cosas y por sus intereses generó otras organizaciones. Una vez muy tristes unos amigos viendo que se habían generado procesos, pero que no había ningún grupo que continuara con la línea de Magia Embera que era el tema del arte popular, el arte de la transformación, el arte para la reivindicación, entonces nos dimos a la tarea de volver a reconstruir el proceso y por eso se retoma el nombre de Renacer de la Magia, retomando un poco de Magia Embera.

A.L.: ¿Por qué magia y en qué año más o menos fue fundada?

E.M. : En el año 2000

A.L.: ¿Por qué aparece la palabra magia?

E.M.: Cuando el proceso arranca con todo el tema de la zanquería, los que hacíamos parte de este proceso éramos un grupo de jóvenes que veníamos de otro que se llamaba “Tejiéndonos en el arte”, una propuesta de la corporación conformada por un grupo de tejedores, realmente era un grupo de niños, entonces ya después de un tiempo no nos sentíamos bien en ese espacio y empezamos a armar grupitos.

La palabra magia viene porque queríamos retomar el asunto de la memoria ya que quienes tejían eran los Embera, además porque creo que a la vida hay que meterle magia, circo, hay que combinar todo ese tipo de cosas para soñar y tratar de vivir porque de lo contrario esto nos absorbe totalmente.

A.L.:¿Dónde nacieron exactamente, acá en Guadalupe o en otro barrio?

E.M.: Sí, aquí en Guadalupe.

A.L.:¿Quiénes fueron los fundadores?

E.M.:¿De Magia Embera o de Renacer de la Magia?

A.L.: De Renacer de la Magia.

E.M.: Jazmín Valencia, Jonathan Piedrahíta y yo.

A.L.: Vos estabas muy joven, ¿Qué edad tenías Edison?

E.M.: Quizás 12 o 13 años

A.L.: ¿Qué apoyos tiene en este momento este proceso, porque esto es un proceso popular; tiene algún apoyo privado, estatal?

E.M.: Nosotros cada año aprovechamos el asunto de clubes juveniles para el desarrollo de una de las actividades bandera que tiene Renacer, que es ir reconstruyendo lazos familiares, inclusive ese recurso se incorpora ahí. Convivamos nos da un aporte para el sostenimiento y la dinámica del proceso y el resto lo gestionamos nosotros a través de presupuesto participativo (P.P.), de locaciones, en otras ocasiones aporte propio solidario, mandamos cartas a sindicatos, apoyando y haciendo intercambio en otros procesos, vamos generando trueques de cosas, con los comités barriales también hemos trabajado mucho. Gracias al comité barrial Marco Fidel Suárez, Renacer puede contar con casi 2 millones de pesos en telas y hoy estamos buscando el recurso para la elaboración de vestuarios, pero… ahí vamos haciendo cosas, a través, y más que todo de la gestión de los mismos pelaos. Inclusive los pelaos que tienen un trabajo desde su solidaridad aportan algún recurso o algún rubro para el sostenimiento del proceso y para la movilidad de algunos de ellos.

A.L.:¿Cuáles son los objetivos de Renacer de la Magia, qué objetivos se plantean desde todo punto de vista?

M.A.: El objetivo principal de Renacer es generar espacios de sano esparcimiento diferentes a los espacios que nos brinda la sociedad, entonces es buscar ese rinconcito donde jóvenes, hombres y mujeres, niños y niñas tengan la oportunidad de vivir otras realidades que sean menos crudas, que sean más artísticas, llenas de vida, más críticas, que se empiecen a pensar como sujetos políticos ante estas realidades que si uno no las sabe asimilar le van a dar muy duro.

A.L.: Hablemos de participación: ¿Cuántas mujeres y hombres hay, existe o ha existido alguna diferencia de género?

M.A.: Ha sido muy fluctuante. Inicialmente empezó muy equilibrado pues eran tantos hombres como mujeres; luego hubo casi 4 años donde éramos dos o tres niñas: la compañera Yeimi Puerta, también otra compañera que iba intermitentemente llamada Alison y yo, y así la pasamos hasta que otro proceso de la corporación Convivamos que se llamaba “Mujer joven y vida” conformada solamente por mujeres, comenzaron a vernos ensayar y se interesaron, entonces nos fuimos mezclando y empezó a haber una gran variedad de procesos que terminaron consolidándose en Renacer de la Magia y ahora está otra vez balanceado el asunto.

A.L.: ¿Son más o menos cuantos participantes?

E.M.: Renacer de la Magia tiene en su grupo base 15 personas, pero cuando todos llegan son 30 o 35 pelaos y peladas que lo conforman. De ahí empecemos a contar los niños del semillero que son otros 30; sumemos también el proceso que hay por allí arriba en Granizal que son 15. "Sol de mi barrio" tiene un nivel de acompañamiento en donde Númar hace parte de ese proceso: ellos son otros 15 que están en Lovaina.

A.L.: O sea que es extraterritorial, ustedes no se quedan acá en Guadalupe sino que migran a otras comunas.

M.A.: Hace muchos años se nos ocurrió la idea de hacer escuelas itinerantes de teatro , entonces 2 ó 3 personas integrantes de Renacer de la Magia se movilizaban hacia otros territorios y convocaban para que allá mismo se formaran procesos que con el pasar del tiempo empezaran a andar solos para que no fuera necesario que alguien de Renacer estuviera con ellos, pero siempre hay una conexión, entonces si hay material tratamos de que se reparta para todos los parches. Cuando hay presentaciones también la gente rota explicando ello la cantidad de gente cuando se une toda.

A.L.: ¿Cómo elaboran ustedes los planes de trabajo?

N.L.: Nosotros lo elaboramos de muchas formas, en lo artístico hay muchas personas que tienen varias capacidades por ejemplo los que montan zancos que son más tesos, otros en clown, otros en malabares, entonces de esa manera escogemos días en los que esas personas van a hablarnos de determinado tema y así se generan debates y nosotros obtenemos conocimientos sobre la cuestión que nos están brindando.

A.L.: ¿Los planes de trabajo son colectivos? ¿Cómo se hace eso, ustedes son conscientes de que se va a hacer en una determinada fecha?

E.M.: Se hace un cronograma y participamos todos. Hacemos una plenaria y estudiamos qué vamos a hacer en este mes y entonces decidimos.

N.L.: Aparte, también hay otros grupos, otros procesos que se unen a nosotros y nos dan talleres de derechos humanos, de educación popular, de antimilitarismo, temas como esos, contracultura.

A.L.: ¿Ustedes participan en las manifestaciones antimili?

E.M.: Hemos estado. Álvaro te cuento algo sobre lo planteado por Númar que a mí me parece muy interesante. Númar dijo algo sobre el asunto de la formación política y plantea unos temas. En Renacer hay algo muy bonito y es que hay una amalgama de ideas y de idearios políticos que empiezan a confluir en uno solo. Ellos, por ejemplo, hay veces que desde su posición anarquista plantean un foro de debate frente al anarquismo o a veces Nasly que trabaja el asunto del feminismo plantea su discusión frente al feminismo y a veces Ferney, que viene con su discurso de nuevas masculinidades, plantea ese asunto en el grupo, es decir, se empieza a crear formación popular donde ellos mismos son los que comienzan a consolidarse y a construirse como sujetos, es algo muy bonito.

A.L.: O sea, la construcción es desde la base y con base en las necesidades de cada uno de los integrantes y elementos y seguramente de las mismas relaciones sociales que se tengan. ¿Cómo es la relación de Renacer con las instituciones educativas, la iglesia, el estado mismo, P.P., es algo significativo para ustedes o definitivamente hay una ruptura, qué hace ahí por ejemplo Renacer?

M.A.: Lo que pasa es que uno en el caminar se choca con muchas corporaciones y no todas las corporaciones tienen los mismos intereses. Han habido corporaciones como Talentos y Convivamos que de una manera solidaria nos han ido apoyando en estos 13 años y que sin más intención que ayudarnos, nos han colaborado en muchísimas cosas, pero uno sí se va encontrando también en el camino con otras corporaciones que lo único que quieren es aprovecharse de estos procesos. No sé si sería bueno decir los nombres, pero hay muchas corporaciones que nacen que son manejadas por los paramilitares dentro de la zona y que muchas veces vienen con propuestas como: “vengan muchachos necesitamos una presentación y tranquilos que por esa presentación no les vamos a dar sino la medio bobadita de 3 millones de pesos”. Desde hace mucho tiempo Renacer tiene claro que no va a participar con ningún proceso armado legal o ilegal, y en esa medida uno dice: bueno con esas corporaciones no, porque sabemos quiénes las manejan y cuáles son sus intereses, con esta…, venga a ver hasta donde llegamos. Nos llamó la corporación de la comuna 13 y nos dijeron: “Tenemos esta presentación y no tenemos plata", entonces les respondimos: bueno, denos transporte y refrigerios. Nos llamó una empresa que uno sabe que tiene los medios y les dijimos: “la presentación les cuesta tanto” porque eso nos va a ayudar, entonces eso depende de con quien se hagan las relaciones.

A.L.: Y con las instituciones educativas: ¿A los rectores les interesan estos proyectos?

M.A.: El colegio San Pablo es uno de los que más espacios nos han prestado para ensayar.

A.L.: ¿Es laico o es religioso?

E.L.: Laico

N.L.: También estamos mirando relaciones con otro colegio de la comuna 4 que se llama Institución Educativa El Bosque, qué además van a hacer otro proyecto y la idea es generar una escuela itinerante de Renacer, allá, con el apoyo del colegio.

A.L.: ¿Secretaría de Educación les facilita a ustedes algo?¿Tienen alguna relación con ellos o solamente con las instituciones y formalmente con los rectores?

E.M.: Sí, como decía Marcela, con unos acuerdos políticos. Pero lo otro que vos tocás es el asunto de P.P. (presupuesto participativo); para nosotros P.P. es una falacia y simplemente ha servido para fortalecer a los grupos al margen de la ley, a los grupúsculos mal llamados Bacrim y a sus organizaciones ficticias y más cuando hemos estado en sus espacios y nos han impuesto el fusil. Estamos planteando dinámicas en procura del aumento del presupuesto para la educación y nos salen amiguitos de este estilo, como que… “bueno mano es que eso no se va a hacer así, usted verá”; entonces uno dice: pero como así que usted verá, y ellos dicen: “sí, yo cargué fusil, mire a ver”. Cosas así por el estilo entonces uno qué hace, se empieza a marginar, además porque la dinámica de P.P. no está pensada para jóvenes, para organizaciones sociales y populares, eso es un azote y aflora lo más degradante del ser humano, peleando por miserias cuando están defendiendo ellos el otro lado de la torta y a nosotros nos meten los dedos en la llaga, como… tenga, conténtense con esta miseria.

A.L.: ¿Cómo es la relación con las JAC (juntas de acción comunal), JAL (juntas administradoras locales)?

E.M.: Ahí tenemos un problema. Hay algunas juntas con las que coordinamos, pero como dicen Marcela y Númar, nosotros antes de meternos con una JAC miramos ese contexto porque para nadie es un secreto que las JAC en algunos sectores de Medellín hacen trabajo político, trabajo de captación de recursos de esos manes. Con algunas juntas hemos trabajado y estamos llegando a unos niveles de articulación como es el del compromiso, allá la idea es sentarse a conversar con el presidente de la JAC y mirar hasta donde llegamos, pero tenemos más relación con los comités barriales porque son organizaciones de base de los barrios y son simplemente encuentros de líderes y lideresas que no les interesa el asunto del enriquecimiento del bolsillo sino más bien generar procesos y movimientos sociales.

A.L.: La situación de seguridad en esta comuna cuál ha sido, cuál es, cuál fue. Los actores armados, el paramilitarismo….

N.L.: Una de las falencias que tiene Renacer con los grupos armados ilegales como son el paramilitarismo, -incluso los legales- es porque el hecho de que vos desde un zanco, desde una nariz, desde el arte, estés transmitiendo ese mensaje a las personas y al estar esos grupos armados ahí presentes sabés que estás peligrando y que en cualquier momento te pueden ver por la calle y… no, venga pa'cá que es que usted es una de las personas que está mostrando la realidad y todo eso.

A.L.: ¿Alguna vez han llegado amenazas veladas o amenazas directas?

N.L.: Yo vivo en la comuna 4 y cuando me tocaba subir a este proceso, eso fue hace 1 año ya, uno de los principales problemas que tenía era una frontera invisible (espacios interbarriales controlados por bandas armadas, que impiden un libre desplazamiento de la población) que había entre el barrio Moravia y Aranjuez, y como los días de encuentro son un poquito tarde, entonces había cierto peligro.

A.L.: ¿En este momento hay fronteras invisibles y siguen funcionando tal cual?

E.M.: Siempre han estado.

N.L.: Nosotros también teníamos una herramienta ahí, porque traspasábamos esas barreras por medio de los zancos, malabares, porque los mismos manes lo veían a uno y eran como que…: “este man no tiene que ver nada con esta vuelta, este man está haciendo arte”. Todo es muy bonito porque se ve que el arte sirve como una herramienta de transformación.

A.L.: En la carta que me enviaron dice: “así se nos fue yendo la cotidianidad a través de los años con parceros, hermanos, hermanas, padres, camaradas y hasta desconocidos que dolían bastante al caer a nuestro lado”. ¿Eso es una realidad que continúa… la muerte, el que cae, el compañero?

E.M.: Renacer ha tenido momentos muy tesos por ejemplo con el asunto del consumo de drogas, tuvimos un chico que se llamaba Diego Foronda y el man en una sobredosis pues… en su rollo el pelao quedó en un estado vegetativo y por ahí como a los 2 años murió, entonces era muy teso cuando nosotros íbamos a hacerle la visita, íbamos en zancos, era un pelao que había sido zanquero, el andaba con nosotros pa'rriba y pa'bajo, eso era muy teso. Tuvimos otro chico que fue Néstor que en su rollo y su decepción con la vida, se suicidó.

Además el asunto de la gente del barrio que ha caído que uno sabe que son pelaos y peladas que no tienen nada que ver con esas fronteras y esos poderes que se están manejando, o sea, por estar en el lugar equivocado, a la hora equivocada.

M.A.: Y actualmente también hemos tenido muchos compañeros que hace 2 años estuvieron montando zancos con nosotros, jugando malabares y ahora el único juguete que tienen es “disparar y matar”. Nosotros siempre hemos trabajado bajo la consigna de “robarle jóvenes a la guerra”, pero hay otras personas que también trabajan "robándole niños a la vida”, entonces, es duro porque los grupos legales han reclutado muchachos para el ejército a prestar servicio militar, y los ilegales también se han llevado compañeros. Uno pasa y le duele, principalmente a mí me duele mucho verlos en las esquinas, porque el que primero te saludaba con un abrazo ahora te está diciendo: “No venga, no vaya pa'llá que es que por allá está mi jefe y él es el duro y eso por allá está muy caliente y es mejor que no pasés”, y esas cosas duelen porque ellos también tienen estrategias y también están en este juego y esto parece un ajedrez: al que más piezas robe.

E.M.: Con lo que plantea Marcela hay una anécdota que, por lo menos, a mí me parece muy dura y es: íbamos para un evento a otro barrio, a una reunión y subían por San Pablo, Númar y el enano, e identificaron en una esquina cuidando el sector a uno de los chicos que les enseñó a montar y a manejar todo este asunto a la gente de Lovaina, entonces los pelaos se quedaron mirándolo, el man en su vuelo, en su traba, no los reconoció y fue y los bravió y les dijo que no podían estar ahí; los pelaos se quedaron como que… ey venga, usted me conoce, usted me enseñó y el man: no, no, no. Entonces los pelaos van y me dicen y yo bajo y converso con el man y el man me dice: “flaco, es que así es la vuelta, por aquí no pueden pasar, esos manes están muy raros y mire a ver cómo arreglamos, si es a bala es a bala”, o sea, son pelaos con los que uno trabajó, y como dice Marcela: son vainas muy duras.

A.L.: Muchachos, cuéntenme, en aras de la brevedad ¿Qué es la corporación Convivir?

M.A.: No, Convivamos

A.L.: Sí Convivamos (risas), se me pegó lo de Álvaro Uribe

M.A.: Esta corporación se llamaba Convivir y frente a lo que empezó a pasar con las Convivir entonces deciden cambiarse el nombre a Convivamos.

A.L.:¿Qué es exactamente Convivamos?

E.M.: Convivamos es una organización no gubernamental, lleva en la zona aproximadamente 20 ó 23 años. Nace a partir de una apuesta de un grupo juvenil llamado “Rajaleñas”; su contexto en esa época, por allá en los 90`s, si no es más atrás, era ejecutar acciones directas frente a la vaina del territorio y frente a la violencia que en ese momento también se vivía en la zona. Inclusive, la articulación juvenil, que es uno de los espacios, una de las plataformas en el cual está Renacer de la Magia y varias organizaciones de la zona, retoma una de las actividades bandera que en este momento hacía Rajaleñas y que era las "lunadas juveniles". En esa época no las hacían como lunadas sino que eran tomas donde se sentaban en un parque con velas a tocar guitarra y a tomar chocolate con pan, y la consigna era: “Si nos van a matar que utilicen y tengan que gastar más balas”, y así se fueron tomando los espacios y es una de las vainas que la articulación asume para empezar a meterse en esos territorios y empezar a romper esas fronteras invisibles. Hemos hecho eventos aquí en Guadalupe donde no podían llegar pelaos de diferentes zonas, hemos congregado 400 ó 600 pelaos al frente de los paramilitares, al frente de la iglesia, al frente de la policía diciéndole NO al servicio militar obligatorio, y los manes súper ariscos preguntando  “quiénes son todo ese montón de jóvenes, todo ese montón de locos o locas”-como nos llaman-.

La propuesta de Convivamos nace allí, es un espacio más que facilita encuentros y respalda y acompaña la organización popular.

A.L.: Es una organización así, la base del pueblo, ¿nada burocrático, nada institucional?

E.M.: Lo que pasa es que… yo creo que todo se va corrompiendo y eso no quiere decir que Convivamos sea burocratizada, pero… (¿Eso va ahí?)

A.L.: (Risas) No, tranquilo, eso se puede editar, de todas maneras vamos a decirnos las verdades.

M.A.: Sus decisiones las han tenido que sacrificar por decirlo así, por ejemplo cuando se volvió ejecutora -era una de las corporaciones ejecutoras de P.P., de clubes juveniles, de un montón de cosas- les toca decidir o transmitir decisiones que vienen desde la alcaldía y a Convivamos, digamos, sí, le tocaba y chupaban los grupos.

A.L.: ¿Y sigue ejecutando?

M.A.: Ya no es ejecutora, ya pasó a ser la U. de A. Antes por comuna había una corporación que en ésta era Convivamos, entonces uno sí decía: pero, dios mío, si Convivamos siendo la madrina de nosotros y que nos vio crecer y que fuimos las ñañas toda la vida dándonos recursos para que luego tuviera que ser la misma gente de Convivamos o los que estaban contratados en ese momento que nos dijeran que: “se tienen que salir de clubes juveniles porque llevan mucho tiempo” y nosotros con miles de eventos encima.

A.L.: Vamos abreviando porque ustedes tienen afán para arrancar con la celebración. ¿Cuál es la participación de este proceso de Renacer en lo local, en lo regional, en lo departamental y en lo nacional? ¿Tienen alguna incidencia o ustedes simplemente están afirmados en este territorio o en estas comunas?

E.M.: Renacer, como decía Númar, tenía en ese momento la propuesta de escuela itinerante y popular y de acuerdo con la articulación, esa propuesta se recoge y se abre otra más grande para empezar a influenciar en toda la zona, esta es, la Escuela Artística y Popular Víctor Jara que es una escuela que empieza a desplegar trabajos frente al asunto de lo artístico; entonces tenemos cursos de batería, guitarra, vocalización, circo, teatro, cuentería, plásticas, comunicación popular o alternativa en toda la zona y todo con enfoque.

A.L.: ¿Hacia Medellín y hacia las otras comunas?

M.A.: Edison, usted no tiene memoria: nos ganamos la mejor propuesta juvenil en 2010 con el evento "Construyendo Lazos Familiares" en toda la zona de Medellín; hemos participado en el Festival Internacional de Teatro La Matraca que se celebra en la comuna 8, así se llamó este año, hemos participado en el Festival de Teatro de Manizales de zancos zanqueros, hace poquito estuvimos en Granada-Antioquia enseñándoles, con una escuela itinerante e intensiva de 3 días, después en el Salón del Nunca Más; luego nos invitaron al Festival de Teatro Granadino en su versión # 23, y en la tercera semana de agosto vamos para Entrerrios  a la Semana de la juventud. En los inicios de Renacer participamos en la Tercera Convención Internacional de Circo en Bogotá. Falta la proyección que hay con la Asociación campesina de Ituango cuyo propósito es empezar a trabajar con ellos el asunto de organización juvenil y artística: estamos haciendo esos enlaces.

A.L.: Ustedes dicen textualmente en el documento que me enviaron que “El arte y la educación popular son las mejores herramientas de lucha y que el arte es el camino, el medio y la herramienta para que los de abajo vayan por los de arriba”. ¿Cómo se entiende Marcela esto que ustedes afirman, en el marco de la lucha política que en estos momentos realizan los movimientos sociales en el país? Ustedes hablan del arte y la educación como las mejores herramientas, ¿cómo lo perfilan ustedes en ese marco de la lucha política del Catatumbo, mineros, estudiantes, todo esto? ¿Se articulan o son una propuesta ajena o cómo es eso?

M.A.: Si por algo se reconoce Renacer en la zona y en la ciudad es porque… -inclusive el nombre completo es Proceso Artístico y Popular Renacer de la Magia- siempre hemos tenido una posición política que a veces raya con lo radical porque hemos respaldado completamente las luchas y las movilizaciones populares de los campesinos, de los estudiantes, de los obreros, del sector salud; hace poquito estuvimos en Colombiamoda apoyando a los sindicatos de Leonisa con su lucha. No hemos sido para nada ajenos, creo que antes hemos sido demasiado visibles en todo ese contexto y hemos tenido posiciones muy claras frente al asunto; inclusive ese punto de que "los de abajo vayamos por los de arriba", es porque Renacer tiene claro una condición de clase y es que este sistema está diseñado para excluir a los barrios populares, para que los ricos se vuelvan más ricos, está diseñado para que el joven cuando se gradúe no tenga sino la posibilidad de hacer una media técnica y se gane un mínimo, entonces entendemos eso y decimos: el papel que nosotros como jóvenes tenemos es o cambiar este mierdero o hacer algo que ayude a ello.

A.L.: A pesar de la situación de hambre, violencia, falta de salud y mil plagas más generadas desde el estado, ustedes hablan de que en estas tierras nunca se pierde la esperanza ¿Cómo entendemos eso?

E.M.: Repito lo que siempre he dicho: estos pelaos son unos profesionales de la esperanza. No me cansaré de repetirlo: ellos sueñan y siguen ahí en la brega a pesar de tener que hacer como lo hace el compañero Númar, movilizándose desde Moravia hasta Guadalupe a pie a las 7:00 de la noche cansado y luego bajar a las 9 o 10 de noche vuelto una nada porque el ensayo es bien extenuante. El hecho de que los pelaos sigan ahí a pesar de las dificultades que tienen en su casa, a pesar de las dificultades del contexto, yo creo que eso nos da moral y esperanza, y el hecho de que los pelaos empiecen y proyecten el proceso con compromiso como…:“ey vea hay que estar en tal lado porque se está discutiendo la política de juventud, hay que estar en tal plataforma porque están organizando un asunto y tenemos que sentar una posición, hay que hacer una escuela en Moravia porque los pelaitos están consumiendo drogas desde muy pelaos". Ahí, yo creo, está la semilla y esa es la semilla que queremos regar y que regamos.

A.L.: ¿Cuál es la relación que ustedes tienen con los partidos políticos?

E.M.: Ninguna, estamos mamaos de que vengan los políticos de turno. Esa democracia, como dice Marx, la democracia burguesa, no la reivindicamos, o sea, los utilizamos cuando muchas veces nos llaman para algún evento y les decimos: “eso vale tanto”, como decía Marcela, y no les cobramos cualquier chichigua: “vale tanto, que no le gusta, ah mano, así es”.

A.L.: ¿Pero con las organizaciones sociales ustedes si tienen relación, por decir algo, el movimiento indígena?

E.M.: Claro, como decían Marcela y Númar, es un asunto más de cercanías políticas porque los otros manes también tienen sus organizaciones, la ultraderecha también tiene sus organizaciones y si ellos nos invitan, si quieren que les presentemos la “locombia de la independencia de la güevonada” pues… nosotros ahí nos sentamos como que…“ey venga definamos”. Si tenemos claro que ellos tienen su posición allá nos vamos es a votar pólvora en gallinazos, o sea, nosotros miramos bien el contexto y a partir de eso accionamos. Nos juntamos con organizaciones sociales dependiendo de la cercanía ideológica

A.L.: El proyecto de ustedes también lo ubican como un proyecto de organización popular, ¿ustedes han generado algún tipo de espacio para la comunicación escrita, radial, televisiva, tienen algo que los medios les ofrezcan o ustedes tienen medios propios?

E.M.: Con ese asunto, como te decía, hacemos parte de la articulación juvenil. La articulación juvenil tiene un blog y tenía un pasquín que dejó de salir por la escasez de fondos, tenemos cercanías con la Corporación El Megáfono y ahí nos vamos con algunos artículos que vamos publicando. Los pelaos publican mucho, en el asunto del blog, de la articulación y estamos en construcción de la página web, estamos como en todo ese proceso.

A.L.: Estos medios… me imagino que en estos sectores hay televisiones comunitarias o hay radios comunitarias o… ¿ no hay?

E.M.: Hemos estado en Radio Centro 

A.L.: ¿Por acá en Guadalupe y en Aranjuez no hay emisoras comunitarias?

E.M.: No, la emisora está en Castilla (comuna noroccidental), se llama Zona Radio y hay otra por el lado de Prado (centro de la ciudad) que no recuerdo como se llama que hace por ahí un mes nos entrevistaron con el tema de paternidades culturales, de cómo algunos procesos han generado otros procesos a nivel artístico.

A.L.: ¿Ustedes cómo ven este proceso de la Magia en unos añitos: lo ven disipado, lo ven acrecentado, lo ven fortalecido, ven a los pelaos del sector apropiándose del proyecto como tal o tienen una visión pesimista respecto de él?

N.L.: Yo tengo una posición positiva, visiono a Renacer en unos años como una organización artística y popular en donde los pelaos de la zona puedan ir a ensayar y montar sus obras de teatro y se sientan acogidos por la organización.

A.L.: Me imagino que acá hay padres de familia muy jóvenes, juventud con hijos y todo eso, ¿cuál es la acogida de ese sector de padres de familia? porque si hablamos de juventud también tenemos que hablar de padres jóvenes porque ya la generación de nosotros está pasando, esos padres jóvenes, esos pelaos que vienen precisamente de esa violencia de los 90´s que ahora tienen hijos y que seguramente están con ustedes ¿cuál es la actitud hacia ellos?¿Ustedes tienen de pronto hacia esos padres y madres alguna propuesta, convocatoria especial, o definitivamente la propuesta es tan amplia que se sobreentiende que ellos están ahí y responden?

E.M.: Los padres y madres de los pelaos nos cargan en ocasiones de responsabilidades muy tesas, dicen cosas como estas: “él es el ejemplo”, “si va Edison usted va, si va Númar, sí va” y muchas veces uno no puede estar. Con los papás hay una propuesta que se viene trabajando hace 6 años, inclusive este año es el sexto encuentro que lleva por nombre “Reconstruyendo Lazos Familiares” y consiste en llevarlos a ellos donde queda todo el recurso de clubes juveniles, porque clubes juveniles tiene como millón quinientos mil pesos, donde 700 mil son para formación y 800 mil para implementos.

Nosotros planteamos formaciones pero negociamos con los talleristas pues ellos cobran pero la plata nos la devuelven, es decir, uno regala el taller y esa plata se invierte en ellos mismos. Nos llevamos un fin de semana a las familias de los pelaos, a los núcleos familiares y se trabaja el arte como transformación, se trabaja el tema de movilización popular y la idea es que los padres entiendan la responsabilidad histórica y política que tienen los pelaos en este tipo de procesos y que cuando el pelao le dice, voy a marchar, entiendan que no es asunto de que van a ir a tirar piedra sino que es un llamado para que haya un trabajo de acompañamiento y le digan al pelao: “venga mijo yo lo acompaño”.

Planteamos esos encuentros para que la familia entienda que el problema no es que el pelao se pegue del teléfono sino que el problema es que están cobrando el teléfono muy alto y todo lo hacemos a través de dinámicas, de la lúdica, del juego, de la educación popular; donde son los mismos pelaos y peladas quienes imparten la discusión y el encuentro. Cuando necesitamos a alguien llevamos amigos, llevamos conocidos y los llevamos todo un fin de semana y las familias hacen un aporte simbólico de $5.000 y ese aporte es utilizado para imprevistos. Muchas veces la familia dice: “yo no tengo los $5.000 pero tengo una camisa fluorescente que yo sé que eso les sirve a ustedes” y entonces jugamos con eso. Este año es el sexto encuentro.

A.L. Edison: tocaste un tema muy importante y es el de servicios públicos. Si algo hay bastante, llamémoslo así, falto de respuesta social de parte del estado son los servicios públicos: agua, luz, teléfono y todo lo relacionado con ello. Las comunas son sectores muy golpeados, cada casa por humilde que sea tiene un contador y me imagino que los procesos de resistencia ante precisamente ese ente enorme que no es de los antioqueños, epm, debe ser muy grande. Me imagino que ustedes también han generado cultura en ese sentido y cierta conciencia respecto al derecho que tenemos al agua, a los servicios como la energía eléctrica que es un bien de todos porque epm se apropia de bienes naturales y nos los cobran. ¿Ustedes han hecho algo al respecto, tiene alguna labor dirigida hacia ese camino en particular? en términos generales ¿ustedes lo contemplan dentro de los planes de acá, de la Magia?

E.M.: Ahí hay un asunto y es que la realidad nos desborda y a partir de ahí nosotros nos vamos moviendo, es decir, cuando se van aproximando por ejemplo las movilizaciones por las altas tarifas de servicios públicos nosotros organizamos un montaje frente a eso y salimos, que se van a movilizar las batas blancas (salud) pues organizamos un montaje y salimos, que los estudiantes también salen, organizamos un montaje y salimos, es decir, asumimos el asunto del arte como un papel que tiene que estar acompañando las luchas del pueblo, en una palabra, entendemos el arte al servicio de la lucha popular.

A.L.: Si algo está roto en Colombia es el tejido social lo que es el fenómeno de la solidaridad, el fenómeno de la otredad, el fenómeno de yo preocuparme por los demás y no ensimismarme precisamente por esos eventos de violencia y por esa ideología dominante de atomizar la sociedad. Ustedes lo que están haciendo y yo veo que sí, es un trabajo por generar ese tejido; hablaste del tejido Embera, yo creo que eso hay que recogerlo y eso hay que llevarlo a la sociedad desde el arte, desde la cultura, desde la educación, desde cualquier tipo de actividad que realice el hombre y más en Colombia en donde la otredad a mí no me importa, sobre todo en la clase media. ¿Ustedes, me imagino, han generado ciertos escenarios de conciencia de la necesidad de otra vez retomar ese tejido social roto desde las alturas del poder?

E.M.: Sí, yo creo que sin tejido social no se puede generar movimiento social, y es cómo a través del arte empezamos a juntar todo ese tipo de cosas, empezamos a juntar las inconformidades, los sueños, las luchas y clamar por lo que históricamente ha sido un problema en Colombia que es la unidad en este país de “mucho cacique y poco indio”.

A.L.: En el artículo que me enviaron escribieron: “porque la revolución no se lleva en la boca para vivir de ella, se lleva en la nariz para transformar con ella". ¿Ustedes llevan en la nariz al arte, la creación, la libertad; es eso más o menos lo que resume la tarea y el trabajo de ustedes: no dejar que esto se les convierta en baba sino que por el contrario en una vida creativa y que se le transmita a todo el mundo?

E.M.: Es un asunto más de coherencia

A eso de las 6:20 p.m pasamos al patio, donde nos esperaban arlequines, payasos y un sinnúmero de videos y de presentaciones que nos dejarían una grata impresión. Vi a los jóvenes padres de familia participar con mucha decisión en un pequeño debate sobre arte y política, además de aplaudir con entusiasmo a sus hijos cuando ellos graciosamente intervenían en cualquiera de los actos. Buen final para una celebración que de seguro se hará interminable, pues espero verlos en todos y cada uno de los años subsiguientes. ¡Viva pues el Renacer de la Magia! 

Álvaro Lópera, especial para La Pluma, Medellín, Colombia, 27 de julio de 2013

Fotos: © Alvaro Lopera

Álvaro Lopera: Ingeniero químico. Editor de El Sirirí Insomne, Colaborador de La Pluma.

Editado por  María Piedad Ossaba para La Pluma

Artículos de Álvaro Lopera Uribe publicados por La Pluma:

La naturaleza del alacrán

Paraguay, penúltimo peldaño de la estrategia imperialista para Nuestra América

Oíste Merce, han pasao tantas cosas y vos tan perdida

Por un Primero de Mayo, pleno de memoria y lucha

Señores inversionistas españoles: inviertan acá, nosotros sí somos una verdadera democracia

De diálogos y dialogantes, o gazapos de una casta que no ama la paz

El sueño de los locos, o el final esperado

Del deseo y de la realidad

La deconstrucción urgente en el siglo XXI

¡Qué bueno sería....!

"Si globalizan la opresión, globalizaremos la resistencia"

Derechos humanos: una ficción más para una Colombia de ficción

A desalambrar, a desalambrar el feudo de la mentira oficial

La educación en Cuba, prioridad máxima del estado revolucionario

El lupanar del Gran Medio Oriente

El Túnel de Oriente, una megaobra que violenta un acuífero, un ecosistema y un modo de vida (I)

El túnel de Oriente - Medellín-: una megaobra que violenta un modo de vida (II)

Politika 1 de octobre : Septiembre se fue...¡Pero esta cueca no ha terminado!

Todo en orden

Crisis en África y en el Medio Oriente: un análisis para el debate

¡Salud, Hernández!: te felicitan el oprobio, la falsedad y el fascismo

Marmato: la resistencia contra las transnacionales mineras avanza sin pausa

Porce II: una hidroeléctrica que devora pueblo (1a. parte)

Estamos a la espera de su pedido de perdón señor Chávez

Comportamiento injustificable de un gobierno popular

Escenarios impensables para la mente decorosa de los pueblos

Diatriba, desde el conocimiento, contra la guerra imperialista

La insoportable sed que nos quiere vender el capitalismo

El doble rasero del imperialismo y el qué hacer en la ola del cambio

Los pueblos del Norte de África, Yemen y Jordania se sacuden de la modorra dictatorial proimperialista

Gaza: a dos años del genocidio, a 5 años de barbarie sionista

El resplandeciente horizonte de la verdadera educación

Oíste Merce, la saga irreverente

Palabras clave:Álvaro Lopera especial para La Pluma  Barrios populares  Medellín  Colombia  Comunas  corporación Convivamos  organización popular  fronteras invisibles  Marcela Arboleda y Edison Mira  Númar Lopera  procesos sociales  Renacer de la Magia  proyecto extraterritorial  tejido social  derechos humanos  educación popular  antimilitarismo  contracultura  idearios políticos  arte  educación popular  luchas  movilizaciones populares  paramilitares  Bacrin  Magia Embera  

Actualizado ( Martes, 13 de Agosto de 2013 13:51 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy12896
mod_vvisit_counterAyer88312
mod_vvisit_counterEsta semana399206
mod_vvisit_counterSemana precedente512365
mod_vvisit_counterEste mes1385881
mod_vvisit_counterMes precedente2045571

We have: 992 guests, 14 bots online
Tu IP es: 54.161.45.156
 , 
Hoy es el 21 de Abr de 2018