La pluma dice lo que el hombre calla...

17 febrero 2018 - 23:45
Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Cultura Literatura


Vuela La Pluma (Nuevo libro): Prólogo y “Una mirada al exilio”

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

PluralisBis



Prólogo

Se vence el exilio cuando el concepto de patria se borra de
un codazo y el espacio de los sueños se hace más grande.
Víctor Rojas

victor_rojas1

El autor publica su libro de relatos “Vuela pluma”, Ed. Simon Editor, mayo 2015.

miguel-angel5BisDesde hace más de 35 años he recorrido vastas sendas y compartido innumerables diálogos con mi amigo Víctor Rojas, desde que fue tinterillo de calle en nuestra tormentosa Bogotá a finales de los años 70, hasta estos días, ya convertido en un consagrado escritor. Nos hemos dado consuelo a la hora de las derrotas en los embates del amor, compartido el frío de las caballerizas del ejército —convertidas en celdas para opositores—, acariciado juntos el filo de la muerte y también saboreado la «derrota del exilio».

Aún no deja de asombrarme este amigo de baja estatura, frente amplia y esa sencillez tan suya que lo lanza imperceptiblemente a los brazos de quien cruza su camino. Su corazón abierto de par en par, su inquieta apertura al conocimiento y el tesón que produce la paciencia y la dedicación, lo han convertido en uno de los escritores de la diáspora colombiana más prolíficos y el más galardonado en Suecia, su país de residencia.

En los inicios de nuestras correrías, nunca pensé que algún día tendría la fortuna de presentar ante un cálido público uno de sus libros de poemas, y menos en París. O que me pidiese que le escribiera el prólogo a esta recopilación de notas, luego de largas conversas sobre el silencio del destierro y el olvido al que nos arrojó. Quizás es el combate a este olvido el que transforma jóvenes tinterillos plagados de sueños en escritores. Acaso es la búsqueda de “la venganza del exilio”, la que convierte la derrota inicial en un triunfo merecido.

Los ocho relatos aquí plasmados son producto de una mezcla de leyendas vikingas, de historias de destierros y de encuentros imborrables. Todos, sin excepción —como la mayoría de sus escritos—, están atravesados por unos hilos invisibles que atan en la memoria, en cada vivencia y en cada encuentro esos trazos que lo han ido modelando a lo largo de estos años: la experiencia del exilio, su amor a la literatura y su eterna lucha contra las injusticias y por el respeto y la dignidad de los pueblos. Hablar del destierro o de la lucha no excluye ni el buen humor ni la alegría de vivir, dos puntales que se cuelan en permanencia en los intersticios de estas crónicas, haciendo de ellas un verdadero deleite en su lectura.

Cada uno de estos relatos no son otra cosa que poemas que van y vienen en el tiempo y en los espacios vividos antes y después de su partida del país que nos vio nacer y que luego nos expulsó. Son un regalo de agradecimiento a los aportes de la tierra que lo acogió a través de la recreación de sus leyendas y de sus mitos. No en vano la Academia Sueca valoró sus esfuerzos de promotor de las letras y cultura nórdica otorgándole un premio en el año 2004.

En uno de los relatos copilados Víctor Rojas hace un recorrido magistral entre las sagas de Islandia y el trasegar del exilio. En otro recrea esa “anécdota bien referida” de su amigo uruguayo Pepe Viñoles, periodista refugiado, sobre la celebración en la Casa del Pueblo de Estocolmo —lejos de reyes y embajadores— del Premio Nóbel concedido al creador de Macondo y sus cien años de soledad. Escandalosa festividad, con bailes del Caribe colombiano, artistas suecos y ron Habana Club, en aquella noche invernal del doceavo día del doceavo mes del año 82. Más allá arroja a sus lectores un intercambio entre los dioses vikingos y sus amigos poetas; el premio Nóbel sueco Tomás Tranströmer, la poeta danesa María Wine, el alcalde Gunnar Svensson y el escritor Artur Lundkvist. No olvida, por supuesto, hacerle un homenaje al caleño Elmo Valencia mediante la narración de un encuentro suyo, en calidad de editor, con el poeta nadaísta en la Feria del Libro de Bogotá. Asimismo a su hermano de letras Leonardo Rossiello. Y para finalizar la recopilación hace un homenaje delicado, profundo y sincero a nuestro amigo poeta, historiador, literato y militante Carlos Vidales, muerto en el exilio hace pocos meses. Nuevamente, a través de la interpretación de una leyenda nórdica, nos habla del compromiso del poeta Vidales con la paz y la escritura. En esa tónica culmina con la afirmación lapidaria que «la defunción de la guerra es el nacimiento de la poesía».

Vuela pluma es sin duda un testimonio de algunos de los inexplicables senderos que Víctor Rojas fue obligado a transitar desde el día que las fuerzas oscuras de Colombia nos propinaron el destierro.

Miguel Ángel Vargas, París, mayo de 2015

portada-garcia

Foto de la portada de “Vuela pluma”: Patricio Salinas (Gabriel García Márquez en casa de María Wine y Artur Lundkvist).

Una mirada al exilio

Al parecer el vocablo exilio se encuentra tipificado en todos los lenguajes y dialectos que suenan en el mundo. Mucho antes de que los griegos se apropiaran del concepto, las tribus milenarias, en sus estratagemas por comida y terruños, se habían iniciado en esa práctica que aún perdura. A los miembros de la horda derrotada les quedaba la huida de su lugar de asentamiento como única posibilidad de seguir con vida. No darse a la fuga era exponerse a la muerte, o bien feneciendo ipso facto o prolongando la agonía a través de la esclavitud. Es por eso que el exilio nace como un acto violento originado en la derrota.

Nuestro lenguaje cobijó esa penuria con la innoble expresión destierro. A partir de esos cruentos choques entre tribus, la dualidad exilio-muerte se dispuso a recorrer el mundo, cogida de la mano, para adherírsele a los mortales como si fuera la sombra de ellos y ni siquiera los ha dejado en paz en sus mitos y leyendas. Veamos. Nuestros antepasados mesoamericanos hablaban del largo destierro del dios Quetzalcóatl para regresar convertido en lucero del amanecer. En otra leyenda, Medea, la bella encantadora de serpientes fue desterrada de Atenas por haberle untado veneno al almuerzo de Teseo. Recuérdese que uno de los destierros que aún indigna fue el ejecutado por un arcángel, espada en mano, contra los huéspedes del paraíso, Eva y Adán. Poco tiempo antes ese mismo arcángel, obedeciendo órdenes superiores, había expulsado del mismo lugar a Lilith, la primera mujer de la creación, por haberse negado a obedecer al pie de la letra a su marido, el caprichoso Adán. Como si el castigo no fuera suficiente, los actuales promotores de la Biblia muy poco se refieren en sus prédicas a esta valiente mujer que no quería estar por debajo ni siquiera a la hora de las caricias.

En justicia a los sucesos debemos reconocer que los griegos de la antigüedad le dieron un aire innovador a la práctica del exilio. En lugar de la rapidez de la flecha o el filo de la espada, inventaron desterrar a la persona contradictora escribiendo su nombre en conchas o cascajos de cerámica. Los primeros condenados al ostracismo mediante esta práctica fueron hombres de inquietudes políticas. Al destierro marchó Hiparco, favorecedor de escaldas, y también el padre de Pericles. Asimismo el nombre de Arístides, simpatizante de la lucha de los campesinos pobres, fue garabateado con la punta de una daga en una os. En la Roma del recién empezado calendario cristiano, el destierro del poeta Ovidio a los confines del imperio habría de inspirarle el poema Tristia, el canto más desgarrador que bardo alguno haya escrito sobre este tema.

Los rudos habitantes de la Última Thule habrían de poblar Islandia con familias de desterrados políticos. En efecto, el guerrero Harald Cabellos hermosos, leal a una súbita promesa de amor, se dio la tarea de unificar el reino de Noruega. En esa gesta libró cientos de emboscadas y el adversario que no caía atravesado por sus certeras lanzas o rebanado por sus hachas, lo desterraba enviándolo a vivir con su prole a la brumosa Islandia. Serían esos primeros pobladores de la isla quienes en su ejercicio comunitario acuñarían la palabra vikingo. Efectivamente, en su afán de crear órganos de gobierno, dichos exiliados crearon la famosa ting, una especie de juzgado que entre otras tenía la tarea de declarar exiliado a quien su comportamiento en sociedad fuera de lamentar. De las sentencias de destierro en Islandia, y otras naciones nórdicas, nace la atroz condena llamada viking. Quien mereciera esta pena era obligado a rebuscarse la vida mar adentro, lejos de su hogar. El deambular de aquellos condenados los convirtió en hábiles navegadores, intrépidos salteadores y también en descubridores de nuevas tierras. Los monjes de York fueron en múltiples ocasiones despojados de sus panes y riquezas por estos errantes hombres de mar. Asimismo el continente americano sintió primero los borceguíes de vikingo que las botas del genovés Cristóbal Colón. Las hazañas de los desterrados nórdicos dejaron en claro que si el exilio es una derrota, el deber del exiliado es tratar de convertir esa derrota en victoria.

En las sucias paredes de una cárcel hondureña alguien escribió que la maldita trinidad de los perseguidos era: el encierro, el destierro y el entierro. Sin embargo, el dilema al cual muchos con la sangre hirviendo se han enfrentado es exilio o muerte. En la voluminosa Saga de Nial, se cuenta la historia del guerrero Gunnar de Hilarende, respetado por el tino que tiene con la lanza. Una vez condenado al destierro, el mencionado lancero se dispone a dejar Islandia. Sin dejar de rumiar pensamientos monta su caballo y lo espolea en dirección al navío que lo alejará de su hogar. Cuando van bajando por una colina el caballo resbala y se va a pique con todo y jinete. Al levantarse Gunnar del suelo esparce la vista y se da cuenta de lo hermosa que es Islandia con sus praderas florecidas y sus playas reposadas. Entonces decide no partir al exilio a pesar del riesgo que corría quedándose. Por supuesto que un par de semanas más tarde fue emboscado y dado de baja con un montón de flechas clavadas en el pecho.

Cada episodio referido al exilio aparece motivado por una o varias causas (difieren mucho unas de otras), pero ninguna justifica tal pena. Una historia nos cuenta de la más abominable de esas causas, la calumnia. A don Rodrigo Díaz de Vivar, también corajudo y diestro con la lanza, su acérrimo enemigo lo acusó injustamente de ratería ante el rey Alfonso VI. Esa falsa imputación hizo que el monarca decidiera desterrar al acusado a pesar de ser uno de sus hombres de confianza. Herido en su honor y suspendido el derecho a vivir en su terruño Rodrigo parte al exilio como los perros espantados de las iglesias, con el rabo entre las patas. Ya en lejanas tierras hace alarde de fiereza en el combate, creando así la leyenda del Cid Campeador. He aquí, de paso, otro ejemplo de cómo la derrota del exilio es convertida en victoria.

La historia moderna de los cinco continentes está plagada de destierros, en su mayoría políticos, tanto individuales como colectivos. Para la muestra están alrededor de siete mil personas que se han visto obligadas a cambiar la sonoridad de los riachuelos en las montañas del Curdistán por el ruido de los autos en las calles de Uppsala en Suecia. Estos curdos desterrados han superado el despiste que produce cada encuentro cultural reforzando sus propios códigos culturales con los cuales solucionan los problemas cotidianos, aún con mayor facilidad de la que tenían en su lugar de origen. Como un complemento a ese azaroso cuadro, las autoridades suecas han reportado que al país están entrando anualmente cuatro mil niños solos, venidos de las regiones en conflicto bélico como Afganistán y Siria.

El panorama en América Latina ha sido aún mucho más desolador. Los sucesivos golpes militares en la región obligaron al exilio a millones de argentinos, brasileros, uruguayos, bolivianos, paraguayos y chilenos. Una décima parte de la población de Colombia vive desterrada en su propio país. El éxodo masivo de campesinos pobres a los suburbios de las grandes ciudades se ha vuelto tan común que ya ni siquiera despierta curiosidad. Más de un millón y medio de colombianos abandonaron familia, amigos y pertenencias, hasta el sol de los venados, en los dos primeros años del nuevo milenio. El destierro no respeta géneros ni edades ni creencias ni oficios ni estados de salud. Desterrados han partido desde zapateros remendones hasta exitosas empresarias. Mutilados y deportistas en pleno apogeo. Pitonisas y eminentes médicos. Destechados y dueñas de hoteles. Soñadores de utopías y agiotistas. Anunciadores de profecías y científicos. Campesinas y mecánicos de autos. En fin. Es de suponer que cada oficio tiene por lo menos un representante en el exilio.

El quehacer de escritor ha sido, y sigue siendo, considerado por muchos gobernantes un arma peligrosa. Una rápida mirada por la ventana del exilio de escritores nos muestra a algunos de ellos. A la escritora argentina Juana Manuela Gorriti le correspondió a principios del siglo XIX iniciar la larga lista de exiliados de la palabra escrita, que por desgracia aún no cesa. El condotiero José Martí y más tarde su compatriota Alejo Carpentier. Un valioso par de la larga cuota cubana. También tuvo que partir con sus letras a otra parte el poeta guatemalteco Otto Rene Castillo. Éste hacedor de versos no tenía ni el más mínimo presentimiento de que al regresar del exilio lo esperaba la más horrible de las muertes. Hecho prisionero en el monte, sus captores prendieron una hoguera donde tiraban las partes del cuerpo que le iban cercenando vivo. Su paisano Miguel Ángel Asturias también vivió las penurias del destierro antes de recibir el Premio Nóbel. El turno le habría de llegar asimismo al ofendido poeta Roque Dalton. Su país, Pulgarcito de América, estaba condenado a verlo regresar para luego llorar su muerte a manos de sus propios hermanos de armas, por el delito de discrepancia. El ecuatoriano Jorge Icasa es otro de los que aparece en la ventana del exilio. Igualmente el novelista Jorge Amado abandonaría, con sus personajes hechos de cacao y los estatutos del Partido Comunista en el bolsillo del pecho, su Brasil del alma. Por el mismo sendero marcharía su coterránea Marcia Theophilo. Al otro lado de la frontera, donde la tierra se llama Uruguay, cogería el hatillo el cuentista Carlos Onetti, sin darse cuenta que su reloj de bolsillo no marcaba la hora del regreso. Eduardo Galeano, Mario Benedetti, Cristina Peri Rossi y Leonardo Rossiello le seguirían los pasos, pero con boleto de retorno. Sin tiempo para hacer maletas el supremo Augusto Roa Bastos y Herib Campos Cervera liarían los bártulos involuntariamente de Paraguay, la tierra donde se habla el dialecto que universalizó las ananás. Y el poeta que escribía versos tristes, Pablo Neruda, se ajustaría su gorro de capitán y se haría a la mar, alejándose de Chile.

Poco tiempo después del tristemente famoso golpe militar, iría a parar Isabel Allende en Venezuela, Roberto Bolaño en Méjico y Antonio Skármeta en Argentina. Es precisamente en este plateado lugar donde el nombre del magnífico poeta Juan Gelman conjuntamente con Manuel Puig, Antonio di Benedetto, Clara Obligado, Mempo Giardinelli, Tomás Eloy Martínez, Edgardo Cozarinsky, Noé Jitrik, Alicia Kozameh, Ariel Dorfman, Héctor Tizón y Tununa Mercado habían sido escritos con bayonetas en cascajos de tejas de barro. De los golpes duros que en la vida le propinaron a los peruanos César Vallejo, José Mariateguí y Edmundo Paz Soldán se cuenta el del destierro. En la escuela se acostumbraba a contar que el autor de Doña Bárbara, la guapa devoradora de hombres, era Rómulo Gallegos pero nunca se mencionaba que el escritor tuvo que partir al exilio después de un golpe militar. Como cosa curiosa, Bolivia ha tenido en su historia más golpes militares que escritores y sin embargo a algunos de ellos se les ha negado el usufructo de su lugar de nacimiento. Me llegan a la memoria los nombres de Héctor Borda, Pedro Shimose y Víctor Montoya. Un general de hombres libres, Augusto Cesar Sandino, nunca partió al exilio por rebeldía pero si por haberle cobrado duro a uno que le mentó la madre. En su nombre y con ideas antiimperialistas fueron obligados a levantar velas el poeta que buscaba una bala con alma, Salomón de la Selva y también más tarde sus colegas Claribel Alegría y Daisy Zamora.

Por fortuna son muy pocos los que olvidan que Gabriel García Márquez, pocos meses antes de recibir el premio Nóbel de literatura, tuvo que salir en volandas hacia Méjico al enterarse de que los militares lo querían de huésped en la sala de torturas de Usaquén. Como sacados de sus escritos, algunos compatriotas suyos desterrados se enfrentaron a otras realidades con la locura. Uno de ellos, un viejo contador de cooperativa rural, una tarde de duro invierno se acercó a la gigantesca estatua de la plaza principal de Malmö, también Suecia, a protestar por las masacres de labriegos que estaban cometiendo en Colombia. Con una larga cadena oxidada se amarró a las patas traseras del caballo que carga al rey Gustavo IV Adolfo. A los pocos minutos empezó a gritar que lo socorrieran que se estaba muriendo de frío. Nadie escuchaba. Las horas trascurrieron y el viejo contador, en silencio, abandonado a su suerte, se fue cubriendo de nieve. Ya en la oscuridad de la noche, daba la impresión de ser una blanca boñiga del caballo. Lo salvó, por casualidad, uno de los obreros que quitaban la nieve de los espacios públicos.

Muchos años antes, los primeros doce desterrados de ese país llegados a Suecia, iban a cometer una locura similar. Tras una larga reunión nocturna, llena de humo de cigarrillos y vapor de café, determinaron hacer una acción de protesta contra los asesinatos selectivos de los militantes de izquierda en Colombia. Marcharían por la autopista de casi 700 kilómetros que une a Lund con Estocolmo. Uno de ellos, que andaba en silla de ruedas, iría al frente izando una enorme bandera tricolor. Era un enero de inicio de los años 80 y el duro invierno tenía a toda Suecia cubierta de nieve. A la hora de la partida en el centro de la ciudad, fueron detenidos por tres agentes que nada entendían pero que no permitieron la marcha por carecer de permiso de la policía.

Pero eso no es de asombrar ya que en tierras lejanas un desterrado está expuesto a lo irracional. Algo de ese mundo loco en el campo laboral: Fogosos oradores obligados a comunicarse a señas, hábiles cirujanos ganándose el pan del día lavando trastes en los restaurantes, catedráticos convertidos en domares de elefantes en los circos, dirigentes sindicales en aseadores de baños en los trenes o arquitectos condenados a ganarse el pan de la vida como ayudantes de albañilería. Por que es así, en el exilio rara vez se trabaja en lo que se quiere y se ha ejercido. Aunque en el mundo luterano ningún trabajo es vergüenza y todo oficio señala el camino al cielo. Quienes doblemente padecen esta metamorfosis laboral son los trabajadores de la palabra escrita cuyo exilio se da en lugares de idiomas impronunciables. ¿Qué tal Rulfo obligado a escribir en islandés, mandarín o japonés? A un escritor desterrado en país ajeno a su lengua le va mejor escribiendo con el dedo en el agua de las albercas. Nunca sabrá para quien escribe. En su nuevo lugar de residencia nadie lo puede leer y en el lugar de donde lo desterraron a nadie le llegan sus escritos.

En fin. No tiene el aire de hipérbole la idea de que con los refugiados del mundo se podría poblar un sexto continente. Allí tendrían cabida todos aquellos a quienes les han usurpado la tierra y hasta la mujer que fue condenada al exilio llevando las cenizas de su furtivo amante. También los que se jugaron la vida por una idea y los que fueron expulsados por el color de su piel. Del mismo modo a quienes sus detractores les inventaron calumnias y a quienes los moralistas persiguieron por no ponerle mojones al delirio de la carne. Cabrían en ese continente el contestatario, el creyente, el anarquista, los olvidados, los dueños de locuras y el disidente. No se quedarían por fuera los que hicieron dardos con palabras ni los testigos oculares de infamias ni los nihilistas del tercer mundo ni los derrotados en emboscadas pero tampoco los vendedores de sueños. En ese continente, por penoso conocimiento de causa, nadie sería desterrado y ninguno sería distinguido con el apelativo inmigrante.

 

Víctor Rojas

Fragmento de “Vuela Pluma” 

Simon Editor

Primera edición 29 de mayo de 2015

http://www.simoneditor.se

©Víctor Rojas 2015

©Simon Editor 2015

Fuente: , 11 de junio de 2015

 

Miguel Angel Vargas : Sociólogo, Reside en París

Lea en La Pluma:

El vuelo de La Pluma



Palabras clave:“Vuela pluma”  Colombia  Suecia  exilio  Víctor Rojas  Fragmento  sagas de Islandia  realidad actual del mundo  prólogo  Miguel Angel Vargas  

Actualizado ( Jueves, 01 de Febrero de 2018 23:10 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...

Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy2475
mod_vvisit_counterAyer52501
mod_vvisit_counterEsta semana2475
mod_vvisit_counterSemana precedente473194
mod_vvisit_counterEste mes1279462
mod_vvisit_counterMes precedente2282091

We have: 593 guests, 9 bots online
Tu IP es: 54.226.181.106
 , 
Hoy es el 18 de Feb de 2018