La pluma dice lo que el hombre calla...

18 febrero 2018 - 18:12
Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Cultura Musica


El ángel de la bicicleta

E-mail Imprimir PDF

Intérprete: León Gieco

Composicion y Musica: Luis Gurevich, 2005

Género: Cumbia villera


https://www.youtube.com/watch?v=E7nT8Ftkeq8


Cambiamos ojos por cielo
sus palabras tan dulces, tan claras
cambiamos por truenos

Sacamos cuerpo, pusimos alas
y ahora vemos una bicicleta alada que viaja
por las esquinas del barrio, por calles
por las paredes de baños y cárceles

¡Bajen las armas
que aquí solo hay pibes comiendo!

Cambiamos fe por lágrimas
con qué libro se educó esta bestia
con saña y sin alma
Dejamos ir a un ángel
y nos queda esta mierda
que nos mata sin importarle
de dónde venimos, qué hacemos, qué pensamos
si somos obreros, curas o médicos

¡Bajen las armas
que aquí solo hay pibes comiendo!

Cambiamos buenas por malas
y al ángel de la bicicleta lo hicimos de lata
Felicidad por llanto
ni la vida ni la muerte se rinden
con sus cunas y sus cruces

Voy a cubrir tu lucha más que con flores
Voy a cuidar de tu bondad más que con plegarias
¡Bajen las armas
que aquí solo hay pibes comiendo!

Cambiamos ojos por cielo
sus palabras tan dulces, tan claras
cambiamos por truenos

Sacamos cuerpo, pusimos alas
y ahora vemos una bicicleta alada que viaja
por las esquinas del barrio, por calles
por las paredes de baños y cárceles

¡Bajen las armas
que aquí solo hay pibes comiendo!

____________

El ángel de la bicicleta

El ángel de la bicicleta es una canción compuesta por Luis Gurevich e interpretado por el cantante León Gieco. Es el quinto tema que forma parte de su álbum de estudio de 2005 Por favor, perdón y gracias.

La canción es un homenaje a Claudio Pocho Lepratti, un joven militante social, que durante la gravísima crisis del 2001, se desempeñaba como auxiliar de cocina en el comedor de la escuela número 756 'José M. Serrano' de Las Flores, en un humilde barrio del sudoeste rosarino. En un allanamiento hecho por parte de la policía santafesina, Lepratti les grita las que fueron sus últimas palabras: ¡Bajen las armas, hijos de puta, no tiren que hay pibes comiendo!. Es cuando un uniformado dispara contra el indefenso militante en la garganta. La canción esta en base de cumbia villera que es interpretada por la agrupación Pibes Chorros.

Las últimas palabras de Lepratti sirvieron como el estribillo de la letra. Sin embrago, fue modificado a:

Bajen las armas, que aquí solo hay pibes comiendo

Palabras clave:León Gieco  Argentina  León Gieco  Claudio Pocho Lepratti  Pibes Chorros  Cumbia villera  América Latina  

Actualizado ( Domingo, 14 de Agosto de 2016 17:15 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy51446
mod_vvisit_counterAyer52501
mod_vvisit_counterEsta semana51446
mod_vvisit_counterSemana precedente473194
mod_vvisit_counterEste mes1328433
mod_vvisit_counterMes precedente2282091

We have: 767 guests, 5 bots online
Tu IP es: 54.226.76.27
 , 
Hoy es el 18 de Feb de 2018