La pluma dice lo que el hombre calla...

16 diciembre 2017 - 12:58
Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


Rusia primera potencia militar del mundo

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Enrique Muñoz GamrarraEn principio escribo sobre situaciones concretas del mundo, no de imaginaciones venidas del cielo. Sé que la historia avanza entre flujos y reflujos (ascensos y descensos), zigzagueante, pero, al fin y al cabo, siempre ascensionales, jamás de forma lineal.

Como se sabe la historia ha estado corriendo de una forma vertiginosa. Entiendo, son los grandes cambios que agitan el mundo actual. A veces, desconcertante, pero, en general, algo que nos ha mantenido lúcidos en esta situación ha sido nuestro conocimiento del curso de la historia, con sus pausas y sus avances.

Desde finales del 2016 y con mayor notoriedad en estos últimos meses (octubre-noviembre del 2017), hay un ensordecedor crujido como si el sistema mundo finalmente estuviera asentándose en una base que corresponde a la actual coyuntura. Ocurre, sobre todo, tras la implosión de la arquitectura del poderío imperialista occidental al impulso de los grandes cambios habidos en la palestra internacional después del 2008, entre otras, la nueva estructura económica del sistema capitalista mundial con China como primera potencia capitalista, establecimiento en el mundo de cuatro potencias militares con Rusia como máxima potencia y sellada con broche de oro con la derrota militar estadounidense en la península coreana por la gran RPDC, el mismo que está concluyendo con la desesperada suplica a Rusia y China por parte de Donald Trump a nombre de la caduca burguesía financiera estadounidense, a fin de contener con rapidez a la RPDC. Una situación extraordinariamente sorprendente en la historia de estos últimos tiempos.

Observar esto es muy importante:

I.- RUSIA EN LAS CONTRADICCIONES INTER-IMPERIALISTAS CONTRA LA HEGEMONÍA ESTADOUNIDENSE HA ESTADO EN LA DELANTERA:

En primer lugar hay que acentuar la existencia de fuertes pugnas, feroces luchas entre poderes económicos. En realidad confrontaciones que demuestran que existen contradicciones inter- imperialistas entre un conjunto de potencias capitalistas económicamente fuertes, que a medida que se profundizan, conducen a los bloques militares. En esto son trascendentales China (ya sabemos es la primera potencia capitalista), Estados Unidos, Rusia, India, Japón y Alemania.

En el actual contexto histórico del desarrollo capitalista mundial la contradicción inter-imperialista existente entre Rusia y Estados Unidos es muy fuerte. Por supuesto no es la principal contradicción inter-imperialista. Pero, en esto es muy importante acentuar que la confrontación inter-imperialista entre Estados Unidos y Rusia, en realidad, es una guerra abierta. Una guerra convencional. Esto sobre todo en Siria. Algunos se niegan aceptar, pero a estas alturas no es posible seguir negándola. Es una realidad objetiva.

En este marco han sido muy importantes las intervenciones del presidente ruso, Vladimir Putin, en representación de los poderes rusos contra el control asfixiante del poderío estadounidense. Inicio este análisis resaltando dos de ellas:

Del 9 al 11 de febrero de 2007 se celebró en el hotel Bayrischer Hof de Múnich (Alemania) la 43ª Conferencia de Política de Seguridad. El segundo día del conclave (10 de febrero) participó el presidente de Rusia, Vladímir Putin. Su discurso fue impactante que conmocionó el conclave. Fue muy claro sobre el excesivo poder estadounidense. Dijo muy claramente: “Somos testigos de un siempre mayor menosprecio a los principios básicos del Derecho Internacional. Es más, determinadas normas o casi todo un sistema del Derecho vigente en un país, en primer lugar en Estados Unidos, ha excedido sus marcos nacionales en todos los campos: en la economía, la política y la esfera humanitaria, y se impone a otros Estados. ¿A quién puede gustar tal estado de cosas? Ello es muy peligroso. En tal situación ya nadie se siente seguro. Quiero subrayarlo: ¡nadie se siente seguro! Nadie se siente protegido ni puede tener firme confianza en el Derecho Internacional”.

Tengo en mis manos el discurso completo publicado por Red Voltaire el 11 de febrero del 2007. Observar el siguiente enlace: http://www.voltairenet.org/article145413.html

Aquí, lo más importante de aquel discurso:

“El formato de conferencia me permite evitar “excesivas ceremonias” y la necesidad de utilizar tópicos diplomáticos, agradables al oído, pero hueros. El formato de conferencia me permite decir aquello que yo pienso realmente sobre los problemas de la seguridad internacional. Si mis razonamientos les parecen demasiado polémicos o no muy exactos, pido que no se pongan bravos, pues estamos en una conferencia solamente. Espero que tras dos o tres minutos de mi intervención el señor Telchik no encienda la “luz roja”. Hace dos decenios todavía, el mundo estaba escindido en lo ideológico y lo económico, su seguridad se garantizaba por los inmensos potenciales estratégicos de dos superpotencias. La Historia de la Humanidad conoce, desde luego, períodos de unipolaridad y aspiraciones a alcanzar el dominio mundial. Hubo tanto en la Historia de la Humanidad. ¿Pero qué es un mundo unipolar? Por mucho que se intente adornar ese término, en la práctica ello tiene sólo una significación: existencia de un solo centro del poder, de un solo centro de fuerza y un solo centro de la toma de decisiones”.

Continua “Es el mundo en que hay un solo dueño, un solo soberano. Al fin y al cabo, ello resulta pernicioso no sólo para aquellos que se encuentren dentro de los marcos de tal sistema, sino también para el propio soberano, pues ese sistema lo destruye desde dentro. Además, tal estado de cosas no tiene nada que ver con la democracia. Porque la democracia, como es sabido, es el poder de la mayoría, en el que se consideran los intereses y las opiniones de la minoría. En mi opinión, el modelo unipolar no sólo es inadmisible para el mundo contemporáneo sino que imposible. Y no solamente porque a un líder único en el mundo contemporáneo – precisamente en el contemporáneo – no le van a alcanzar recursos militar-políticos ni económicos. Sino porque – y ello es aún más importante – se trata de un modelo que no puede funcionar por estar carente de la base moral propia de nuestra civilización. ¿Qué resultado tenemos? Las acciones unilaterales, a menudo ilegítimas, no permitieron solucionar ni un solo problema. Es más, generaron nuevas tragedias humanitarias y nuevos focos de tensión. Juzguen Ustedes mismos: no ha disminuido el número de guerras ni el de conflictos locales y regionales. El señor Telchick hizo una mención muy suave de ello. Hoy día en tales conflictos perece no menos gente que antes, y hasta más. ¡Mucho, mucho más!”.

Continua: “Actualmente estamos observando un empleo hipertrofiado de la fuerza en los asuntos internacionales, un empleo casi desenfrenado de la fuerza militar, lo que sume el mundo en una vorágine de conflictos que estallan uno tras otro. Como resultado, no alcanzan fuerzas para dar solución integral a ninguno. Resulta imposible hallarles soluciones políticas. Somos testigos de un siempre mayor menosprecio a los principios básicos del Derecho Internacional. Es más, determinadas normas o casi todo un sistema del Derecho vigente en un país, en primer lugar en Estados Unidos, ha excedido sus marcos nacionales en todos los campos: en la economía, la política y la esfera humanitaria, y se impone a otros Estados. ¿A quién puede gustar tal estado de cosas? Ello es muy peligroso. En tal situación ya nadie se siente seguro. Quiero subrayarlo: ¡nadie se siente seguro! Nadie se siente protegido ni puede tener firme confianza en el Derecho Internacional. Tal política actúa, por supuesto, como catalizadora de la carrera armamentista. Estoy convencido de que nos hemos llegado a un etapa crucial en la que debemos ponernos a reflexionar seriamente sobre la arquitectura que ha de tener la seguridad global”.

Continua: “Hace falta buscar un equilibrio sensato entre los intereses de todos los sujetos de relaciones internacional, teniendo en cuenta que el “paisaje internacional” cambia rápidamente debido al dinámico desarrollo de varios Estados y regiones. La señora canciller federal ya lo ha mencionado. Por ejemplo, el PIB sumario de la India y China, en cuanto a su capacidad adquisitiva paritaria, ya es mayor que el de Estados Unidos. El PIB de los países del grupo BRICh: Brasil, Rusia, la India y China, calculado según este mismo principio, excede el PIB sumario de la Unión Europea. En opinión de expertos, en una perspectiva histórica previsible, ese desnivel irá en aumento. No cabe duda de que el potencial económico de los nuevos centros del crecimiento mundial va a redundar inevitablemente en aumento de su influencia política y fortalecer el carácter multipolar del mundo. Es una pregunta seria. ¿Podemos mirar con indiferencia a aquello que está sucediendo? Intentaré responder yo también a la pregunta de usted. Desde luego, no debemos hacerlo. Claro que no”.

De igual modo fue impactante su intervención en la madrugada del 16 de noviembre de 2014 en Brisbane, la tercera ciudad más grande de Australia, cuando estuvo entre el 15 y 16 de noviembre de 2014 en la IX cumbre de este G-20 (Los miembros del G-20 cuentan con más del 80% del PIB mundial, el 80% del comercio internacional y dos tercios de la población mundial). Estuvieron allí, junto a él, los mandatarios de China y Estados Unidos, Xi Jinping y Barack Obama, respectivamente.

Cierto, la cumbre se cumplió en medio de una gran tensión mundial, entre otras, era muy grave la agresión contra Siria, además estaba sobre el tapete el derribo del avión de Malasia MH17.

Dos meses antes: el 20 de septiembre de 2014 Rusia había probado misiles Iskander-M en los ejercicios militares desarrollados en el Extremo Oriente. El 22 de septiembre de 2014 (como informó AP), por primera vez en la historia, China había atracado un destructor de su Armada en un puerto iraní de Bandar Sur-Abbas. El 23 de septiembre de 2014 Estados Unidos estaba bombardeando Siria so pretexto de lucha contra el Estado Islámico (EI), su brazo armado de distracción. Por esos mismos días (tercera semana de septiembre de 2014) Estados Unidos se encrespaba en un impulso de su programa atómico con un costo de mil millones de dólares en las próximas tres décadas, según un estudio federal reportado por el New York Times.

Y, ya muy cerca de aquella fecha (hechos que ocurrieron en noviembre de 2014), antes de la IX Cumbre del G-20: el 06 de noviembre de 2014 los militaristas estadounidenses estaban probando una versión modernizada del sistema de defensa antimisiles Aegis, el mismo que luego sería desplegado en la base de la OTAN en Rumania…Sin olvidar que un día antes, el 12 de noviembre de 2014, el presidente ruso, Vladimir Putin, advertía fuertemente al presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, sobre el tema sirio. La conversación terminó cuando el presidente Putin dijo que si Turquía llevaba a cabo una agresión contra Siria, Rusia haría frente a la misma. Erdogan contestó: “¿Me amenazas con una guerra?”. El presidente Putin respondió: “Entiéndelo como te plazca” (1).

La tensa situación internacional también estaba reflejada en la misma sala del conclave:

Las intrigas y las maquinaciones manejadas por los servicios de inteligencia debidamente apostados en los ambientes del centro de convenciones de Brisbane, eran fortísimos. No olvidemos que se estaba en medio de una gran confrontación de grupos de poder mundial donde las mismas declaraciones públicas de los jefes de estado eran milimétricamente observadas, como en realidad se efectúan sus avances en sus tecnologías de guerra, en las más completas suspicacias y misterios.

Los murmullos e intrigas cobardes del entorno del presidente estadounidense, Barack Obama, en comparsa con los de Reino Unido y Canadá, habrían llegado hasta los oídos del presidente ruso, Vladimir Putin, que luego lo obligaron adelantar su retorno, no tanto como un temor a estos, sino, más bien, como un puntillazo directo al decadente sistema financiero que sostiene al dólar.

Cierto, aquella madrugada (16 de noviembre de 2014) el presidente ruso, Vladimir Putin, previamente habiéndose reunido con los BRICS y asistido con toda normalidad a la sesión principal de la Cumbre del G-20 (15 de noviembre de 2014), procedió a adelantar su regreso. Todo estaba en la normalidad. En realidad fue una reunión de los poderes mundiales para dirimir sus interese utilizando de fachada a esta organización.

En efecto, según Rusia Today (actualidad), el 16 de noviembre de 2014 a las 03:12 GMT el presidente ruso, Vladimir Putin, estaba en una rueda de prensa en el Centro de Convenciones de Brisbane donde se había efectuado la Cumbre del G-20 y cuya sesión central había concluida unos minutos antes y, en el que, entre otras, resumió los resultados de la cumbre e incluso hizo comentarios acerca de su retorno adelantado y por el que no estaría presente en el desayuno laboral y al que asistiría en su reemplazo el ministro de finanzas. Y, por supuesto, a las 04:08 GMT de esa misma madrugada (domingo, 16 de noviembre de 2014) su avión alzaba vuelo del aeropuerto internacional de Brisbane (Australia) con dirección a Moscú.

Lo que a continuación viene, un apunte de Peter Koenig desde el portal canadiense, Global Reserach, publicada el 20 de noviembre de 2014 bajo el título de: “Vladimir Putin Marginados en el G20 en Brisbane? - Imagínese - Putin ocupa un lugar central” (en inglés), cuadra perfectamente con lo afirmado por RT (Actualidad) en torno a la rueda de prensa que estaba efectuando el presidente ruso en la madrugada del domingo 16 de noviembre de 2014 a las 03:12 GMT antes de abandonar el Centro de Convenciones de Brisbane donde minutos antes había terminado la sesión principal de la Cumbre del G-20. En realidad era una dura llamada de atención a occidente. Sus palabras estaban dirigidas principalmente al presidente estadounidense, Barack Obama. Aquí una de las partes más importantes: “El último objetivo es Rusia. No es el derribo del avión de Malasia MH17, el llamado anexión de Crimea - y ante todo Ucrania”…“¿Sabe usted, señor Obama que las tropas del señor Poroshenko, cuyos antecesores lucharon por Hitler, hoy reforzado por la OTAN, son brutalmente torturadores y matan a la población en el este de Ucrania pro-ruso?”. Esto, para el que escribe este apunte, fue más contundente de lo que había dicho el 24 de octubre de 2014 en el XI Encuentro Internacional de Valdai.

Y este es el apunte algo más completo (es una nota extensa pero por su trascendencia merece leerlo por completo):

“Putin, en lugar de caminar en línea recta, toma el centro del escenario, en respuesta a las acusaciones sobre Ucrania: ‘Señoras y señores - nuestro interés común debe ser la verdad - la difusión de la verdad lo mejor que sabemos, y tenemos la mejor inteligencia para proveernos de los hechos. En lugar de ello, los medios de comunicación occidentales están llenos de egoísmo, mentiras y propaganda. El último objetivo es Rusia. No es el derribo del avión de Malasia MH17, el llamado anexión de Crimea - y ante todo Ucrania. En el MH17, hay un montón de pruebas, incluso reconocido por la OSCE de que el avión no ha sido derribado por Rusia, ni por simpatizantes de Nueva Rusia; el avión no fue alcanzado por un misil tierra-aire, pero era más probable que habría sido alcanzado por los disparos de un avión de la fuerza aérea de Kiev del tipo SU-25, que señala, por tanto, claramente culpable al Gobierno Poroshenko. En lo que se refiere a Crimea - simplemente leer sobre la historia de Rusia. Esta península fue parte de Rusia durante al menos los últimos 350 años. La población de Crimea, cerca del 90% de origen ruso, ha votado abrumadoramente para reunirse con la Federación de Rusia. El Kremlin ha aceptado simplemente su voto".

Continua: "Se pueden imaginar, señoras y señores, Ucrania tiene vínculos más estrechos con Rusia que los que tienen México y Canadá con los Estados Unidos. Entonces, ¿cómo se sentiría, el Sr. Obama, si Rusia fuera iniciara propaganda y agitación en estas dos naciones contra Washington-? - Sin embargo, usted sabe muy bien, señor Obama, su Gobierno con la ayuda de la UE y la OTAN ha orquestado el golpe de Estado el 22 de febrero de este año a un presidente democráticamente electo de Ucrania él".

Continua: "Las razones para hacerse cargo de Ucrania" - Putin continuó - "como se sabe, son muchos - la riqueza del país en recursos naturales, potencial agrícola, los gigantes petroleros estadounidenses deseosos de frack para el gas - y ante todo, con una nueva base de la OTAN en las puertas de Moscú. - Usted, señor Obama, es el primero de entender el descontento de Rusia, ya que no le gustaría ver a Rusia el establecimiento de bases militares en México, o en cualquier lugar en el Caribe. - ¿Por qué usted afirma excepcionalísimo de los Estados Unidos de América "? "Sin embargo, Rusia no ha parado de proporcionar a la población sitiada del Donbass de ayuda humanitaria, mientras que su inteligencia y de la OTAN están apoyando a las fuerzas del ejército Kiev con armas y asesoramiento estratégico. - ¿Sabe usted, señor Obama que las tropas del señor Poroshenko, cuyos antecesores lucharon por Hitler, hoy reforzado por la OTAN, son brutalmente torturadores y matan a la población en el este de Ucrania pro-ruso? Que desde el inicio del conflicto más de 4.000 personas, entre ellas mujeres y niños han sido asesinados y más de 1,2 millones de personas han huido a Rusia? - ¿No sería una reacción natural una intervención militar rusa para detener esta sangrienta guerra civil apoyada por occidente? - Por supuesto que lo haría. Y usted señor Obama - todos ustedes en esta sala lo sabe, pero no está dispuesto a admitirlo”. Con una pausa de silencio, el Sr. Putin continuo: “Y una cosa más el G-20, Masters del Universo, debe saber - Ucrania es sólo un peón en un cuadrado de un juego de ajedrez mucho más grande - un juego de guerra que se ha convertido en ineludible para los Estados Unidos como las guerras son muy rentables - y - hoy la economía de Estados Unidos depende de ellos - un juego de guerra que lucha por la dominación de espectro completo, como sus generales y el Sr. Obama, gustan llamarlo. A Washington no le importa matar a millones de personas con tal de alcanzar su meta – un nuevo Orden Mundial, el control de los recursos del mundo, las naciones del mundo, su gente - y sus economías. Tenemos el G-20, menos uno, además de los miles de millones sin voz, tenemos el poder para detener esta sangría hegemónica. Pero hay que ser valiente y atreverse a defender nuestros derechos colectivos". Y con algunas otras palabras, dijo: "Gracias por escuchar."

Continua: “Con estas últimas palabras, el Sr. Putin dejó al público boquiabierto. Salió al aeropuerto para volar a casa - en el que tiene trabajo que hacer. Los representantes de los medios estaban en un estado de shock, corriendo de izquierda a derecha - sin palabras y desventurado. No sabían qué hacer. (2).

Realmente impresionante la intervención del presidente ruso, Vladimir Putin.

II.- LAS DERROTAS MILITARES DE ESTADOS UNIDOS EN LA QUE LA PARTICIPACIÓN RUSA HA SIDO DETERMINANTE: