Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


EEUU puede disparar armamento nuclear contra países desarmados: Irán en grave riesgo

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Enrique Muñoz GamrarraHay fuertes vientos de guerra que asolan el planeta. Se observan cientos de tanques enviados por vía férrea en coches interminables desde Estados Unidos a Europa. Venta de grandes lotes de armamentos y aviones de combate desde este mismo país (Estados Unidos) a diversos países del Golfo Pérsico y Taiwán. Rusia tiene importantes acuerdos de venta de los S-300.

Y en China hay importantes movimientos de tropas y armas estratégicas, ejemplo, instalación de misiles de crucero en el mar del Sur de China (inicios de mayo de 2018). A esto se suman, como parte de una fuerte carrera armamentística, pruebas constantes de misiles de diversos alcances por parte de Estados Unidos, Rusia, China, India, etc., además, permanentes ejercicios aéreos, navales, terrestres y, persistentes posicionamientos de armamentos y tropas en regiones estratégicos del orbe.

Mientras terminaba la corrección de este apunte (8 de mayo de 2018) se batía como reguero de pólvora sobre el mundo la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear Iraní firmada en 2015 entre los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, más Alemania. Esto ocurre a pesar de que la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) ha confirmado en varias ocasiones el acatamiento del país persa de lo acordado en 2015. Estados Unidos que está en una coyuntura de vida o muerte, al parecer pretende arrasar Irán, tal vez utilizando el armamento nuclear que tiene estacionado en su colonia que es Israel sionista, traspasando así, todas las líneas rojas, sin darse cuenta de la aceleración de su hundimiento sobre todo al colisionar con los intereses de los monopolios europeos al obligarlos a que retiren sus inversiones y empresas de este país (Irán), muy incrementadas desde el año 2015, que terminará aislándolo incluso afectando su último baluarte que es la OTAN. Con esto se siente que el tensionamiento estadounidense va ser muy fuerte. Realmente el asunto es preocupante.

Es en este marco que trato de enfocar este tema. Lo hago sobre hechos concretos. No, sobre el vacío. La guerra debe ser analizada con mucha precaución.

Veamos:

1.- La base de la guerra es la grave crisis económica que azota el conjunto del sistema capitalista, sobre todo, la economía estadounidense:

Partimos el análisis teniendo en cuenta que aún no está resuelto el largo ciclo económico de contracción y crisis del sistema capitalista iniciado en 1973. Como sabemos la crisis económica del 2008 está inmersa al interior de este ciclo económico. Esto indica que las contradicciones capitalistas siguen sumamente agudizadas y sus leyes muy agolpadas. Los apologistas del sistema olvidan adrede esta situación a fin de encubrir la vigencia e intensidad de esta crisis económica.

La sobreproducción de mercancías y la sobreacumulación de capitales son muy graves que cada vez se vuelven muy agudas por la sobreexplotación de la mano de obra, cuyas estrecheces económicas han originado en cadena primero la gran crisis de la demanda, segundo, la caída del comercio mundial y, con ello (tercero), la contracción de la economía del conjunto del sistema capitalista (incluido China). Hoy el sistema capitalista mundial naufraga en esta situación.

Aquello a partir del año 2017, justamente con el inicio de la administración de Donald Trump a nombre de los grupos monopólicos estadounidenses, ha devenido en una política de remedo del “proteccionismo”, una suerte de aparente defensa de la industria nacional estadounidense pero que en los hechos ha significado el ahondamiento de la guerra comercial con China que ya estaba en curso desde el año 2010.

En el plano geopolítico el mundo está en una fase decisiva (tercera fase de la coyuntura histórica) empujada por la derrota militar estadounidense en la península coreana, que hizo absolutamente muy claro su pérdida de la hegemonía mundial.

Entonces la actual geopolítica mundial es extremadamente complicada para las tres superpotencias capitalistas. De hecho en las actuales circunstancias deviene en sumamente importante, tal vez más que sus ambiciones por mercados, el derecho a su existencia. Aquello es resultado del grave riesgo que implica la actual coyuntura al influjo de un importante reajuste capitalista donde unos, son desplazados y otros ascienden a nuevos niveles de poder. En realidad un periodo excepcional que solo ocurre en coyunturas históricas en el que el conflicto entre los grupos de poder mundial es a muerte. Esto en la actualidad es muy grave, sobre todo, entre los grupos monopólicos de Estados Unidos y Rusia.

Para el grupo de poder de Washington, representante de los monopolios estadounidenses afectados seriamente por la grave crisis económica iniciada en 2008, implica un periodo de vida o muerte.

Por supuesto este grupo de poder ha calado esta situación, ha observado la inmensa importancia de la actual coyuntura, al que considera de inaplazable, de vida o muerte, que si no lo resuelve de inmediato, puede traer graves repercusiones en un futuro muy cercano, lo que quiere decir, que no puede quedarse con los brazos cruzados, tiene que actuar forzando la situación, máxime si se trata de evitar una marcha inexorable a su total ruina.

2.- Las burguesías financieras, en esencia, son belicistas y guerreristas:

Esto proviene de la observancia de dos hechos históricos que configuran aquella situación. Son los pecados originales de la burguesía financiera. Llamémoslo así por el momento:

La primera tiene que ver con el carácter guerrerista de todas las clases dominantes en las sociedades clasistas. El origen de aquella situación proviene de la apropiación del excedente de producción que de forma automática condujo a la aparición de las clases sociales cuyos estamentos dominantes empujaron a la formación del Estado a su imagen y semejanza. Históricamente esto ha conducido a la apropiación privada de la producción social. En buena cuenta esta es la parte de lo que se llama la aparición del excedente de producción, la propiedad privada, las clases sociales y el Estado. En realidad, el momento histórico de la aparición de la explotación del hombre por el hombre sobre la faz de la tierra que finalmente dio lugar a la lucha de clases. Lógicamente aquello ha llevado a las clases dominantes a especializar sus Estados en maquinarias de opresión, esencialmente guerreristas.

La segunda tiene que ver con la belicosidad de la burguesía en la segunda fase del sistema capitalista, que bajo ninguna circunstancia podía ser una excepción. Más aun en la fase imperialista del sistema capitalista cuando este sistema llega a niveles extremos de agudización de sus contradicciones y donde las crisis económicas son muy graves, ejemplo, la que se inició en 2008 como parte del ciclo económico largo de contracción iniciado en 1973. Ante esta situación, la burguesía financiera que ocupa un lugar predominante en la esfera de la producción y el poder, se vuelve altamente agresiva y beligerante que cualquier otra clase dominante que la antecedió en la historia universal.

De lo anterior se concluye que las trasformaciones mundiales han corrido en medio de cruentas luchas. Aquellas jamás han sido pacíficas. La caída del régimen esclavista se logró por medio de fenomenales guerras antiesclavistas. El régimen feudal se vino abajo por las luchas anti feudales llevados adelante por el siervo de la gleba que luego devino en la burguesía que como sabemos utilizo la acción armada para traerse abajo el orden clerical. Las revoluciones burguesas fueron esencialmente violentas. Hubo movimientos radicales como los jacobinos, armas espeluznantes como la guillotina.

3.- Del carácter belicista de las burguesías financieras se extrae que la guerra es una cuestión que no está descartada:

En efecto no debemos olvidar los dos pecados originales de la burguesía financiera. Estos dos pecados originales son, el carácter guerrerista de sus ancestros y su propio carácter belicista inherente hasta su extirpación de la faz de la tierra.

En la coyuntura histórica iniciada en 2008, particularmente en un momento de fuerte escalonamiento estadounidense (fines de 2010 cuando dio inicio a sus llamadas “Primaveras Árabes”), la existencia del componente estratégico en Rusia y China fue gravitante para su contención. Si bien es cierto como consecuencia de la equiparación de fuerzas la indiscutible incapacidad estadounidense por batir estos disuasivos (de Rusia y China), impide, por el momento, un conflicto mayor, esto no da derecho a nadie a pensar que las guerras imperialistas se hayan terminado. Al contrario, las distancias que cubren hacia la gran guerra, ahora más que nunca se acortan cada vez más, pues, justamente en esta coyuntura lo fundamental es la carrera armamentística. Ya hemos dicho que el ajuste armamentístico es un catalizador muy fuerte que puede cambiar la situación mundial en cualquier momento, pues, siempre debe tenerse en cuenta que el equilibrio de fuerzas es un asunto transitorio enmarcado en el nuevo reajuste del sistema capitalista en que está envuelto el sistema capitalista con el sistema multipolar en el sistema internacional. Como dije en notas anteriores no sabemos cuánto tiempo va durar este proceso. Solo sabemos que la carrera armamentística marcha a pleno vigor.

De esta forma las confrontaciones inter-burguesas por definir el nuevo reajuste capitalista y con ella la nueva estructura económica con sus particularidades previas (miedo actual de la burguesía a la guerra nuclear) incitan a su agudización, en este caso instigada por la superpotencia en decadencia, es decir el imperialismo estadounidense. De acuerdo a esto, debemos ser lo suficientemente claros en afirmar que aquello a medida que avance aquel proceso, de todas maneras va conducir a una mayor confrontación bélica inter-imperialista. Consecuentemente la confrontación armada entre Estados Unidos, Rusia y China es una cuestión de tiempo. Cierto, no será el próximo año ni de repente el 2020 o el 2030. Pero, que se va a producirse, se va producir. Esa es la tendencia histórica del imperialismo que cuadra perfectamente con su esencia belicista como hemos señalado más arriba.

Esto para el proletariado, a pesar de la debilidad de sus condiciones subjetivas, deviene en el dilema de: “O la revolución evita la guerra o la guerra hace estallar la revolución”. Aquello proviene de su asimilación de la importancia de su ideología como el conocimiento más claro, más alto y completo que debe conducirlo a un claro posicionamiento acerca de que todos los países imperialistas junto a sus bombas atómicas y sus armas estratégicas son tigres de papel.

Entonces aquellas dos lecciones indican que en la próxima historia de la humanidad la guerra es una cuestión muy presente. Una cuestión latente. No olvidemos los cambios mundiales sobre la base de las confrontaciones.

4.- Pero en lo inmediato, y tal vez también a mediano plazo, hay pánico en estas burguesías por la guerra nuclear:

Cuando los estadounidenses bombardearon las ciudades de Hiroshima y Nagasaki (Japón), 6 y 9 de agosto de 1945, respectivamente, ni siquiera sabían que con aquello estaban dando paso a un nuevo tipo de guerra en el mundo, que era la guerra nuclear.

Debemos saber que los tipos de guerra imperialistas son los siguientes: las guerras de baja intensidad. Las guerras convencionales con armamento convencional. Las guerras nucleares con armamento nuclear. Estas son guerras de agresión y pillaje. Son guerras ridículas.

Las auténticas guerras de trasformación revolucionaria son las guerras revolucionarias que lleva adelante el proletariado movilizando al pueblo completo contra la opresión capitalista. Se convierten en guerras populares cuando los pueblos entienden tres situaciones: primero, que la base de la opresión de los pueblos por parte de las burguesías es el poder que estas burguesías ejercen desde sus Estados, por lo que el proletariado tiene que quitárselo ese poder, destruyendo el estado capitalista y construyendo el nuevo poder que es el Estado socialista. Segundo, cuando los pueblos entienden que los países imperialistas y sus armas nucleares son tigres de papel. Y tercero, cuando estas guerras revolucionarias son conducidas por los partidos comunistas.

En las actuales condiciones del desarrollo capitalista, segunda y última fase, las confrontaciones están muy agudizadas. Aquello está referido por una parte a las confrontaciones inter-burguesas (o inter-imperialistas), sobre todo, entre las tres superpotencias imperialistas que son; China, Estados Unidos y Rusia. Y por la otra, a las confrontaciones entre el proletariado y la burguesía.

No podemos dejar de mencionar que por la inserción del sistema aun nuevo reajuste (reajuste capitalista) el desenlace de la confrontación inter-burguesa es muy urgente. En efecto aquello ocurre en medio de un reajuste capitalista con sus propias particularidades que para nada gusta a los Estados Unidos, pues en la nueva estructura económica capitalista su posicionamiento es después de China, en ella este país (China) emerge como la primera potencia capitalista, algo que se refleja en el actual sistema internacional con un sistema multipolar, todo sobre la base de la equiparación de fuerzas que Estados Unidos lo desconoce o no quiere aceptarla por lo que empuja a definirla cuanto antes. Aquello se define por supuesto con la confrontación que como hemos dicho más arriba debe efectuarse con sus propias particularidades, es decir, por el momento con armamentística convencional y fuerte presión militar de las fuerzas estadounidense por el temor de las burguesías a la guerra nuclear. En realidad la situación de este país (Estados Unidos) es de vida o muerte por su decadencia que no la acepta bajo ningún concepto.

El sol en efecto no puede esconderse con un dedo. El asunto de la equiparación de fuerzas y la perdida de la hegemonía mundial estadounidense, son dos realidades muy presentes que no debemos dejarla pasar. Y más aún, en la nueva realidad internacional, Rusia ha devenido en la primera potencia militar del mundo justamente sobre la base de su armamento nuclear.

La evidencia reciente de esta situación es la derrota militar estadounidense (14 de octubre de 2017) en la península coreana a manos de la República Popular Democrática de Corea (RPDC). Antes hubo otras derrotas militares como por ejemplo, el 3 de septiembre de 2013 en Siria cuando las fuerzas disuasivas de Rusia derribaron los dos misiles intercontinentales disparados por las fuerzas estadounidenses desde su base en Rotta (España) contra Damasco. Y luego, el 5 de marzo de 2014 en Crimea y Sebastopol cuando fue mostrada de forma abierta a los satélites espías estadounidenses armamentos avanzados que en su momento rechazaron un inminente ataque que preparaban las fuerzas fascistas de Maidan (Ucrania), Estados Unidos y fuerzas europeas a fin de recuperar esta ciudad (Crimea) que recientemente se había adherido a Rusia.

De lo anterior emerge el miedo a la guerra nuclear por parte de las burguesías financieras. Ninguna burguesía está dispuesta a enfrentar este tipo de guerra. En realidad es un temor a perder su capacidad de opresión contra otros pueblos y perder su condición de superpotencias. Consecuentemente no es un simple temor idílico.

Y todo esto, llego así:

Cuando a finales del 2017 Estados Unidos había llegado a las fronteras de la RPDC con tremenda alharaca internacional incluso con bombo de Rusia y China, llevando consigo un gran número de armamento convencional e incluso armamento nuclear, claramente dijimos que no habría ningún ataque nuclear preventivo contra este país (RPDC) y consecuentemente no iba producirse una Tercera Guerra Mundial en un periodo inmediato y a mediano plazo. ¿En que se sustentaba semejante conclusión? En dos cuestiones. Primero, en la posesión de aquel armamento por parte de la RPDC con una dirección política auténticamente comunista y dispuesta a jugársela el todo por el todo. Y segundo, en el miedo de las burguesías financieras por la guerra nuclear esencialmente por temor a que sus países perdieran sus condiciones de superpotencias obligándolas a una frenética carrera armamentística a fin de superar aquel impasse.

Hoy, aun con lo precipitado y extremadamente grave que es la carrera armamentística y por la particularidad de la nueva situación mundial, aquella afirmación sigue siendo totalmente correcta y con plena vigencia. Y con ello por supuesto no estábamos negando ni el carácter guerrerista de las burguesías parasitarias ni los pasos hacia una Tercera Guerra mundial. Aquellas son leyes científicas que están plenamente vigentes y lo estarán mientras exista el capitalismo. Hay que ser claros en esto.

En efecto, algo sorprendente ocurrió en estos años en la península coreana, cuando la RPDC probó el 3 de septiembre de 2017 de forma exitosa un mil balístico intercontinental (ICBM) con capacidad de transportar ojivas nucleares de hidrogeno hasta territorio continental estadounidense. En los hechos este país (RPDC) se había convertido en una nueva potencia nuclear. Un acontecimiento único y extraordinario en la historia de estos últimos tiempos de máxima dictadura imperialista. Por supuesto aquello de inmediato hizo temblar de pies a cabeza a la gran burguesía financiera estadounidense, que en su insana brutalidad pretendió obligarlo a que se desnuclearice. Entonces las carcajadas de la máxima dirección comunista de la gran RPDC fueron estruendosas.

A finales de 2017 todo estaba sellado. Los estadounidenses no podían traspasar ni tan solo unos centímetros de su sagrado territorio para que inmediatamente respondiesen con el armamento nuclear. El pánico fue terrible. Convocaron a reuniones de sus llamadas altas esferas: la ONU, Cumbre de Seguridad de Múnich, Cumbre de Davos, la trilateral, etc. Pero nadie tuvo la capacidad de detener a nadie: la derrota militar fue contundente. En realidad esto fue histórico que cambio de plano la correlación de fuerzas existentes hasta ese instante en el mundo.

Después cuando el 14 de octubre del 2017 la gran RPDC le hizo saber a Estados Unidos que estaba lista para una guerra nuclear, los cobardes imperialistas estadounidenses quedaron enmudecidos y prácticamente aceptaron su derrota militar. Esto por supuesto no es cualquier cosa. Es parte de la nueva geoestratégica mundial que ha impuesto una nueva correlación de fuerzas que hasta esos momentos se tenía en el planeta, que los rusos y chinos sencillamente no quieren asimilar. Una situación que las prensas de los monopolios estadounidenses, europeos, rusos y chinos callan miserablemente.

Pero aun así, esto es solo válido para lo inmediato y tal vez a mediano plazo como se sustentó en su momento. Corresponde a la historia capitalista de estos últimos tiempos conducir aquello a su desenlace final en medio de la cruenta carrera armamentística en pleno vigor en la actualidad.

5.- Sin embargo en la actualidad el letal imperialismo estadounidense empujado por su bestialidad puede ordenar el lanzamiento del armamento nuclear sobre países que no representen posibilidades de contra respuesta nuclear (países desarmados) a fin de contener su total hundimiento:

En efecto, lo que no podemos negar es que la caduca burguesía en proceso de defenestración de la hegemonía mundial, sea capaz de cualquier aventura con tal de salvar su precaria situación. Esto lo puede llevar a la utilización del armamento nuclear contra algunos países que no representen posibilidades de contra respuesta nuclear (países desarmados) o donde existan debilidades en las alianzas estratégicas, en este caso, las establecidas con Rusia o China.

El asunto es, cuántas pruebas nucleares se han efectuado desde la aparición de aquel artefacto en 1949. Sabemos que desde 1949 hasta 1989 hubo 2.061 ensayos nucleares. En realidad se trata de explosiones nucleares efectuadas sobre la faz de la tierra. De estas la ex Unión Soviética detonó 456 dispositivos nucleares. Estados Unidos, 1.030. Francia, 210. China y Gran Bretaña, 45 cada uno. India y Pakistán, seis cada uno. Además, de los 2.061 ensayos nucleares, 530 se detonaron en la atmósfera, lo que liberó una gran cantidad de material radiactivo, como Yodo-131, Cesio-137 y Estroncio-90. (1)

¿Esto qué quiere decir? Simple y llanamente que el ataque nuclear es posible.

Sin embargo para que esto se produzca existe una condición muy importante: la NO existencia o inexistencia de una contra respuesta o contraataque nuclear por parte del país bombardeado.

Como sabemos aquel ataque nuclear solo puede provenir de Estados Unidos incluso utilizando los artefactos nucleares de sus marionetas, sobre todo, la probabilidad de que aquello provenga en la actualidad desde Israel sionista es muy alta, en realidad su colonia, donde precisamente tiene depositada una buena cantidad de este armamento. Ahora mismo el sionismo israelita le está sirviendo de tapadera en la agresión a Siria igual que Turquía, que hace una labor de zapa muy interesante. Consecuentemente esto demuestra dos cuestiones: primero, que Israel es una colonia de Estados Unidos. Segundo, que el armamento nuclear allí establecido no es de Israel sino de Estados Unidos. El asunto es: ¿De dónde va sacar armamento nuclear un estado paramilitar, que sobrevive de las prebendas y los capitales estadounidenses? Por ejemplo se dice que desde 1948, Estados Unidos ha sostenido económicamente a Israel sionista enviándole miles de millones de dólares, convirtiéndolo en el mayor receptor de ayuda estadounidense desde la Segunda Guerra Mundial.

Entonces la utilización de este armamento está condicionada a la no existencia de contra respuestas. Es decir los posibles ataques nucleares deben orientarse contra países desarmados. Los imperialistas estadounidenses son muy cobardes que se cuidan extremadamente de las contra respuestas. Así fue la destrucción de Libia, exigieron al coronel libio, Muamar el Gadafi, se deshiciera del armamento estratégico que Libia estaba preparando. Ejemplos como este hay muchos. Estos cobardes prevén que ni un gramo de plomo llegue hasta su territorio, no porque estén preocupados por su población, que no les importa para nada, sino, cuidando sus zonas estratégicas que puedan complicar su situación económica privando su capacidad de competición inter-imperialista y el poder del 1 % más rico de su población que en realidad es el grupo de poder de Washington, que controla al milímetro el siniestro estado estadounidense.

Como dijimos más arriba, aquel escalonamiento ya está en proceso:

Veamos esto:

En principio la historia sigue corriendo. Como hemos apuntado recientemente, tras la derrota militar estadounidense en la península coreana, Estados Unidos se ha vuelto contra Rusia y China de una forma muy agresiva.

Aquello desde el 26 de marzo de 2018 cuando China puso los futuros del petróleo en poder del yuan en la bolsa de energía de Shanghái su desesperación creció enormemente. Entonces dije, Estados Unidos había ingresado a una coyuntura de vida o muerte que en los hechos significaba sobrepasar todas las líneas rojas. Con esto las cosas están haciéndose muy claras para Venezuela, Cuba, etc. Los estadounidenses están prestos a forzar la situación, lo que quiere decir, cruzar las líneas rojas y tensionamiento, sobre todo, contra Rusia.

Ya vimos el ataque contra Damasco el 14 de abril de 2018 prácticamente por una intente fascista compuesta por Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia. Y hace poco el 30 de abril de 2018 un nuevo ataque aéreo contra las instalaciones militares situadas en Hama con bombas de alta composición destructiva que incluso provocaron un terremoto de magnitud 2,6, tal como informó el Centro Sismológico Euromediterráneo (CSEM).

 Veamos el siguiente apunte:

“El ataque aéreo contra las instalaciones militares situadas en Hama fue tan potente que provocó un terremoto de magnitud 2,6, informa el Centro Sismológico Euromediterráneo (CSEM). Según datos del CSEM, el epicentro del sismo se registró a 22 kilómetros al sureste de Hama y a una profundidad de 2 kilómetros. Los ataques aéreos se realizaron en la noche del 30 de abril contra varias instalaciones de las provincias sirias de Hama y Alepo. Por ahora se desconoce si dejaron víctimas o heridos. (2).

El 5 de mayo de 2018 nuevamente tuvimos conocimiento desde HispanTV del uso de misiles termobáricas por parte de la aviación británica contra territorio sirio.

Veamos:

“Según reveló el miércoles el portal web británico Drone Wars, que citó un informe de la referida Cartera, los drones MQ-9 Reaper de la Real Fuerza Aérea británica (RAF, por sus siglas en inglés) dispararon unos 19 misiles AGM-114N contra objetivos en Siria en enero y febrero de este año. La variante ‘N’ del misil AGM-114 contiene una ojiva termobárica, la cual es particularmente efectiva para atacar a personas dentro de espacios cerrados como edificios, fortificaciones o túneles. Drone Wars, no obstante, apostilló que estas bombas funcionan absorbiendo oxígeno del ambiente para crear una detonación de alta temperatura con un radio de explosión extremadamente poderoso. A diferencia de los explosivos convencionales que causan heridas a través de la metralla, el efecto de explosión de las armas termobáricas provoca daños en los órganos internos, incluidos los pulmones. Lo que diferencia a un arma termobárica de un explosivo convencional es que, mientras que un explosivo convencional tiene entre un 30 y un 40 por ciento de explosivo (...) las armas termobáricas usan casi un cien por cien de explosivo”, precisó Bronk” (3).

Y hace unas horas (8 de mayo de 2018), mientras terminaba la corrección de esta nota, como dije en la parte introductoria de este apunte, Estados Unidos estaba dando su último zarpazo al retirarse del acuerdo nuclear firmado con Irán en 2015 conjuntamente con los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, además de Alemania.

6.- Mientras tanto Rusia y China siguen en la defensiva militar soportando descaradas provocaciones que sacuden el planeta de acuerdo al gusto del Pentágono:

Consecuentemente Estados Unidos tras su derrota militar en la península coreana, pasó a tensionarse contra Rusia y China. Entonces de inmediato la interrogante que salió a relucir fue: ¿Cuál iba ser la respuesta de estos dos países? ¿Iban a responder como lo había hecho en su momento la gran RPDC?

Los hechos posteriores indican que Rusia y China están siendo sometidas a violentas amenazas y graves provocaciones que sacuden el planeta en la actualidad muy fuertemente. Y lo más importante es que todo aquello es de acuerdo a los planes del Pentágono. En otras palabras de acuerdo a lo que quiere Estados Unidos. En todo caso las previsiones de Rusia y China son muy débiles. En los hechos están siendo sometidas a ridículas confrontaciones pudiendo pararlas en seco como lo hizo en su momento la gran RPDC con el armamento nuclear. No lo hacen y ahora sufren sus consecuencias. El asunto es muy grave y lamentable.

Por ejemplo en el caso del conflicto sirio, Rusia recién está evaluando la entrega de los sistemas S-300 a Siria, después de más de siete años de masacres de las fuerzas fascistas dirigidas por Estados Unidos contra el pueblo sirio. Es decir, Siria hasta aquí ha estado combatiendo con armamento obsoleto. Una situación que indica que la guerra de destrucción en Siria ha venido avanzando en complicidad de Estados Unidos y Rusia. Si esto no lo decimos ahora es mejor no escribir nada o callarse como lo hacen los escribas de las prensas rusas. Lo siento pero las cosas deben ser muy claras. Lo que de aquí en adelante deben hacer los pueblos y países progresistas es apoyarse solo en sus propias fuerzas, no dejarse arrastrar a guerras confiándose en exceso en los aliados. El asunto es armar al pueblo. ¿Estamos armando al pueblo? El ejemplo de la gran RPDC es muy bueno. También del presidente Maduro que dijo, si el Estado venezolano caía en poder de los paramilitares, pasaría a la acción armada. Las direcciones saben que en las luchas hay vencedores y vencidos. Y que a veces aquello se paga incluso con la vida. Si no, para qué nos metemos en la política revolucionaria. La lucha revolucionaria es así. Con esto no trato de asustar a nadie. Tampoco digo que deban capitular. No. Las perspectivas son muy buenas. Lo dijimos con ocasión del primero de mayo. Esto está aún fresco. Los cambios van a seguir desarrollándose. Hay que ser claros en esto.

Sobre este último el canciller de Rusia, Serguéi Lavrov, asegura que Moscú, tras los ataques aéreos lanzados por Estados Unidos, el Reino Unido y Francia contra Siria, baraja todas las opciones para mejorar la capacidad disuasiva del país árabe, incluyendo el suministro de sistemas de defensa aérea S-300.

Veamos esto:

“Hace varios años decidimos no suministrar sistemas S-300 a Siria a petición de nuestros socios. Ahora, barajamos esta y otras opciones para garantizar la seguridad del Estado sirio, después de este escandaloso acto de agresión de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña”, precisa el titular ruso en una entrevista publicada el lunes por la cadena de televisión británica BBC” (4).

Por su parte China desde hace ya un buen tiempo asume la cómoda posición de un país árbitro.

Veamos el siguiente apunte (se trata de su pronunciamiento tras la decisión de Estados Unidos de poner fin al acuerdo nuclear con Irán):

“…el portavoz (se refiere al portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Geng Shuang, de China) hizo un llamado a todas las partes a asumir una "actitud responsable", teniendo en cuenta el "interés general a largo plazo", para lograr una resolución "política y diplomática" adecuada. "China adoptará un enfoque imparcial y responsable, mantendrá un diálogo con todas las partes y continuará preservando e implementando el acuerdo global", manifestó el diplomático” (5).

De persistir esta situación, vuelvo a repetir, hay grave riesgo de que Rusia termine en una humillante derrota estratégica en Oriente Medio, sobre todo, en Siria. No olvidemos que se trata de una confrontación inter-burguesa por mercados y zonas de influencia. La presión militar estadounidense está haciendo sus efectos. Rusia y China han caído en esa lamentable situación. No hay firmeza como se había hablado en un apunte anterior.

Las palabras del presidente sirio, Bashar Al Asad, expresadas recientemente (10 de mayo de 2018) son muy claras:

"La agenda del 'Deep State' (Estado profundo) en EE.UU. es crear un conflicto", aseveró el presidente. Precisó que "estamos bajo ese proceso por diversos medios y bajo diferentes nombres", y su objetivo principal es crear confrontación con Rusia. "Quizás no sea una Tercera Guerra Mundial en toda regla, pero es una guerra mundial. Tal vez de una manera diferente, no como la Segunda y la Primera; tal vez no sea nuclear, pero definitivamente no es una Guerra Fría; es algo más que una Guerra Fría, pero menos que una guerra en toda regla", expresó Assad” (6).

NOTAS:

1.- “Ban Ki-moon lamenta estancamiento de negociaciones nucleares”. Autor: Thalif Deen. Nota publicada el 31 de agosto de 2016, en: Rebelión.

2.- “El poderoso ataque aéreo contra Siria provoca un terremoto (literalmente)”. Nota publicada el 30 de abril de 2018, en: Sputnik https://mundo.sputniknews.com/orientemedio/201804301078328100-siria-sismo-ataque-hama/

3.- “Informe: Drones británicos disparan misiles termobáricas en Siria”. Nota publicada el 5 de mayo de 2018, en: HispanTV.

4.- “Rusia evalúa entregar a Siria sistemas S-300 tras ataques de EEUU”. Nota publicada el 17 de abril de 2018, en: HispanTV.

5.- “China se pronuncia tras la decisión de EE.UU. de poner fin al acuerdo nuclear con Irán”. Nota publicada el 9 de mayo de 2018, en: Rusia Today.

6.- “Assad: "Estamos en un tipo de guerra mundial mayor que la Guerra Fría". Nota publicada el 10 de mayo de 2018, en: Rusia Today.

 

Enrique Muñoz Gamarra para La Pluma, 14 de abril de 2018

 

Editado por María Piedad Ossaba

 

Enrique Muñoz Gamarra: Sociólogo peruano, especialista en geopolítica y análisis internacional. Autor del libro: "Coyuntura Histórica. Estructura Multipolar y Ascenso del Fascismo en Estados Unidos". Colaborador de La Pluma. Su Página web es: www.enriquemunozgamarra.org

 

 

 

Palabras clave:Crisis económica  sistema capitalista  economía usamericana  burguesía financiera  guerra nuclear  USA  Europa  ventas armas  belicistas/guerreristas  Rusia  China  defensiva militar  movimientos de tropas  Enrique Muñoz Gamarra  

Actualizado ( Lunes, 21 de Mayo de 2018 15:23 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy6912
mod_vvisit_counterAyer70280
mod_vvisit_counterEsta semana401611
mod_vvisit_counterSemana precedente558884
mod_vvisit_counterEste mes1890549
mod_vvisit_counterMes precedente2168160

We have: 638 guests, 1 members, 51 bots online
Tu IP es: 54.162.163.181
 , 
Hoy es el 25 de May de 2018