Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


Extractivismo y desarrollo

E-mail Imprimir PDF

El auge de las economías de América Latina en los últimos años se debe primordialmente a los altos precios de las materias primas que demandan los países centrales del sistema capitalista, tanto los tradicionales de la Unión Europea, Japón y los Estados Unidos como los emergentes, de manera particular China e India.

La actual crisis mundial puede deprimir agudamente esta demanda y en consecuencia la aparente exitosa estrategia de las exportaciones (como motor del desarrollo) conduciría a un callejón sin salida. Solamente aquellos países latinoamericanos que consigan destinar (así sea parcialmente) esas exportaciones hacia su propio mercado interno -o en  todo caso a los mercados locales que va generando el proceso de integración regional - podrán mantener los actuales niveles de crecimiento.

De tal manera pues que si las economías centrales (China incluida) disminuyen o anulan la demanda por materias primas y el propio mercado interno no tiene el dinamismo necesario, el panorama de estos países no puede ser más oscuro y se verán pronto sometidos a situaciones catastróficas tal como ha sido tradicional dado su carácter de economías dependientes (es decir, sin dinámica propia). En realidad, las supuestas virtudes de las “ventajas comparativas” no funcionó nunca en beneficio de quienes optaron por explotar al máximo sus recursos naturales (materias primas) dejando a las economías centrales la industrialización y la ciencia. Jamás el libre cambio tradicional o su versión moderna del libre comercio (los TLCś) trajeron el desarrollo al mundo pobre, entre otros motivos porque las economías centrales que proclaman el libre acceso a los mercados no lo practican en absoluto; quienes primero llevaron a cabo un duro proteccionismo (precisamente para asegurar el desarrollo de su industria) lo condenan hoy en los demás.

Aquellos países que en los últimos años se han esforzado por diversificar su tejido económico o cuentan con un cierto desarrollo industrial pueden orientar sus esfuerzos hacia el mercado interno y sobrellevar la crisis. Brasil, en primer lugar, porque tiene desde antes un tejido industrial  aunque su mercado interno permanece lastrado por la falta de una verdadera democratización del ingreso, arrastrando al lado de sus logros innegables enormes bolsas de pobreza. En menor medida lo mismo ocurre en Argentina. Venezuela sería otra posible excepción pues su gobierno ha realizado esfuerzos muy significativos en orden a crear un tejido industrial moderno y las infraestructuras correspondientes, al tiempo que hace inversiones considerables en educación y salud, indispensables para aventurarse por los senderos del desarrollo. Pero los gobiernos más proclives a la estrategia exportadora basada en el llamado “extractivismo” - la mayoría en el continente, ya sean progresistas o neoliberales -, no tienen entre sus planes acometer las reformas estructurales necesarias que posibiliten algún tipo de industrialización; una reforma agraria profunda, por ejemplo o una apuesta sólida por la investigación y la ciencia.

Además, uno de los elementos claves de la estrategia “extractivista” -los grandes proyectos de minería, monocultivo agroindustrial o la construcción de gigantescas obras de infraestructura-  genera enormes conflictos sociales y políticos especialmente con las comunidades directamente afectadas enfrentando a los gobiernos con su propia población. El caso más reciente se produjo esta semana en Perú con el saldo de varios manifestantes muertos y una situación de orden público que ha obligado a decretar el estado de emergencia en varias localidades. Y Perú no es la excepción. Casos similares se presentan en Ecuador, Bolivia, Argentina, Chile, Panamá, Brasil, Paraguay, Colombia, México y algunos de América Central.

En realidad a los directamente afectados por este tipo de actividades empresariales les sobran motivos para oponerse. En unos casos, se trata del grave impacto sobre el medio ambiente y la población pues la actividad por si misma supone daños irreparables e inevitables. En otros casos -cuando la explotación puede realizarse de forma razonable- porque aunque los contratos de explotación suscritos entre el gobierno y las empresas (casi todas extranjeras) incluyan las medidas de seguridad exigibles, se carece de medios adecuados para vigilar y para sancionar los incumplimientos. Funcionarios estatales mal pagados y carentes de los recursos necesarios resultan pues incapaces de ejercer controles o son presa fácil del soborno. En una atmósfera de generalizada corrupción no faltan los gobernantes que ofrecen a las compañías extranjeras todas las ventajas posibles sin considerar el impacto en el medio y la salud de la población, dando un tratamiento más que generoso a la repatriación de ganancias, facilitando el pago mínimo de impuestos y regalías y permitiendo explotar de la manera más infame a sus trabajadores.

A los promotores entusiastas del “extractivismo” tampoco preocupan otras consideraciones de orden más estratégico (el suyo es un nacionalismo de opereta). Así, la tala indiscriminada de bosques y la destrucción de la rica biodiversidad apenas se menciona; tampoco les quita el sueño la extensión de cultivos destinados a la exportación de alimentos (cuando importantes sectores de su propia población carecen de ellos) ni el uso masivo de semillas manipuladas sobre las cuales la ciencia aún no ha determinado su impacto en la economía rural y en la salud de la población; todas y cada una se aceptan sin más como un paso necesario, como un costo inevitable a pagar en el camino del “progreso”.

Explotar sin medida (y agotar) los propios recursos (petróleo, gas, minerales, madera, etc.) en favor de la maquinaria industrial de los países centrales sin considerar en ningún momento su papel en el propio desarrollo resulta para el país - no para la elite criolla-  un mal negocio a todas luces. De mantenerse la estrategia “extractivista”, el libre comercio y la forma de integración actual en la economía mundial, a estos países les espera un futuro poco halagüeño. En el mejor de los casos podrán mantener cierta dinámica con productos “refugio” como el oro, bastante apetecido por los especuladores internacionales para asegurar sus ganancias en momentos de crisis; o a través del comercio de los psicotrópicos, cuya demanda crece sin cesar. Ya ni siquiera la exportación de mano de obra barata y las correspondientes remesas de divisas parecen ofrecer el alivio de otros días. En efecto, los envíos empiezan a disminuir y muchos emigrantes regresan, afectados de manera muy directa por el desempleo masivo que se produce ahora en las economías centrales.

El “extractivismo” puede arrojar datos positivos por algún tiempo. Pero ya son muchos los analistas que llaman la atención sobre sus enormes debilidades y los riesgos que supone para estas economías fincar todas sus esperanzas en un modelo como éste, ya fracasado en el pasado tantas veces. En realidad, el único país del llamado Tercer Mundo que superó el atraso (Corea del Sur) hizo precisamente todo lo contrario: primero desarrolló y protegió su tejido industrial, apostó por la ciencia y la investigación, fortaleció de diversas formas su mercado interno y, alcanzado un grado suficiente de desarrollo propio, entonces si apostó por la estrategia exportadora como complemento importante; pero no, para exportar materias primas o mano de obra barata sino para vender en el mercado mundial productos de alta tecnología.

Pero claro, para emprender la aventura del desarrollo se necesita una clase burguesa que esté dispuesta a hacerlo, o en todo caso, fuerzas populares que se propongan llevar a cabo todas las tareas que la burguesía criolla jamás fue capaz de realizar. Este sería el reto de los gobiernos progresistas del continente, como paso previo a la realización de su propuesta mayor: superar no solo el atraso sino el mismo orden social y económico del capitalismo.

Juan Diego Garcia, para la Pluma, 3 de junio de 2012

*Juan Diego García (Cali, 1945). Doctor en sociología, Universidad de Frankfurt/RFA Reside en España desde hace varios años. Escribe una columna semanal que publican diversos medios. Corresponsal de La Pluma dice lo que el hombre calla...

Artículos de Juan Diego García publicados en La Pluma:

La marcha patriótica

Obstáculos a la paz

Crisis y alternativas

Un toque final

Panorama de los Derechos humanos.

La CELAC

Sobre la educación y la ciencia

Alfonso Cano

Arrollados por el progreso

Los paramilitares secuestran, violan, descuartizan y desplazan a pobladores de Nariño y Cauca

Ofensiva neoliberal

Oslo

Reformismo y revolución

Tramacúa El 15 M

Un nuevo proceso de paz.

El desarrollo de las fuerzas destructivas

Las nuevas guerras coloniales

La revuelta árabe

El Buen Vivir

La NEP cubana

Año borrascoso

Democracia en declive

Palabras clave:Juan Diego García  

Actualizado ( Domingo, 08 de Julio de 2012 22:36 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy27746
mod_vvisit_counterAyer81351
mod_vvisit_counterEsta semana352165
mod_vvisit_counterSemana precedente558884
mod_vvisit_counterEste mes1841103
mod_vvisit_counterMes precedente2168160

We have: 468 guests, 19 bots online
Tu IP es: 54.80.81.223
 , 
Hoy es el 24 de May de 2018