Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


Hipócritas y medallas

E-mail Imprimir PDF

Algunos medios de comunicación, a falta de mejores asombros ante los que mostrar su estupor, se han hecho eco en relación al equipo de baloncesto de Nigeria de lo que consideran algo inaudito: “Nigeria jugará con 9 estadounidenses”. Sólo tres jugadores, subrayaban en sus titulares, han nacido en el país africano.

Y ello no obstante las declaraciones de Ike Diogu, el considerado mejor jugador nigeriano, que señalaba: “Estoy harto de oír siempre lo mismo. Todos tenemos padres nigerianos, pensamos como nigerianos, comemos alimentos nigerianos y nos sentimos nigerianos.”

Puesto a buscar motivos para su asombro, bien podrían haberse sorprendido de un dato mucho más llamativo y dramático, como la existencia, por ejemplo, de más médicos nigerianos trabajando en Estados Unidos que en la propia Nigeria.

Pero si las olimpiadas y el deporte sirven de excusa para no entrar en detalles de otra naturaleza, y dado que esos medios que apelaban a la sorna para significar la citada noticia, eran españoles, bien podrían haberse entretenido en resaltar otro hecho aún más llamativo: Más de la mitad de los integrantes de la delegación deportiva española, no son españoles. Basta para comprobarlo restarles a los 282 deportistas españoles los 82 catalanes, 31 vascos y 10 gallegos, además de los casi 30 cubanos, rumanos, marroquíes, congoleños, mexicanos, suizos, chinos, franceses, ecuatorianos, brasileños, ucranianos, serbios y dominicanos que compiten como españoles.

En alguna disciplina deportiva es tan notoria esta presencia que ni siquiera queda espacio para los “nativos” españoles. Los dos únicos deportistas españoles que compiten en boxeo son dominicanos; en judo, la mitad de los atletas son vascos; en natación, sobre 14 atletas, sólo 3 son españoles, por 8 catalanes, 2 gallegos y un brasileño; en aguas bravas los dos únicos atletas son vascos; en waterpolo, sobre 26 jugadores, sólo 6 son españoles, por 16 catalanes, un cubano, un rumano, un brasileño y un mexicano; en balonmano, entre 28 jugadores, 9 son españoles, por 13  catalanes, 4 vascos, un congoleño y un rumano; en natación sincronizada son más los catalanes (5) que los españoles (4); en piraguismo son más los vascos (1) y gallegos (2) que los españoles (2); en fútbol, sólo 6 son españoles por 5 catalanes, 5 vascos, un gallego y un brasileño; en hockey sobre hierba, de los 16 integrantes del equipo 14 son catalanes; en tenis de mesa, además de un español, también figuran un ucraniano y dos chinos; en atletismo figuran 7 catalanes, 2 gallegos, 1 vasco, 3 cubanos, 2 marroquíes, 1 ecuatoriano, 1 suizo y 1 ucraniano.

No deja de tener gracia que a Zhi Wen, representante español en tenis de mesa, le apoden “Juanito”, el mismo cariñoso apodo que se ganó aquel inolvidable esquiador alemán llamado Johan Muehlegg, que hace unos cuantos años, disgustado con su federación,  mudó su ciudadanía para debutar como olímpico español portando, incluso, la rojigualda en las Olimpiadas de Invierno de ese entonces. Tras lograr la primera medalla, quien ya era conocido como Juanito, más español que el botijo o el jamón ibérico, aparecía en cualquier portada de revista o canal de televisión arrancándose por bulerías capote en mano. Tras la segunda medalla, a Juanito no le cabían más halagos: “Juanito el Grande”, “Juanito el Magnífico”. Ciudades y autonomías españolas se disputaban la gloria de nombrarlo hijo adoptivo, ciudadano meritorio, padre ejemplar. Fue elegido paellero del año, rey de la Haba… hasta que el quinto día de competición Juanito fue descalificado por dopaje y le retiraron las medallas. Nunca se ha vuelto a saber de… Johan Muehlegg.

Quienes en el Estado español se empeñan en ver en la figura del emigrante la causa y razón de todas las calamidades, bien harían en reflexionar, caso de que todavía dispongan de cerebro, sobre las variables de algunos porcentajes relacionados con los emigrantes, porque mientras en el Estado español apenas sobrepasan el 5%, se triplica el porcentaje de extranjeros que se enfundan la camiseta española para ganar medallas olímpicas y aún es todavía mayor el porcentaje de extranjeros que se enfundan el uniforme español para ganar medallas militares. Quien sabe si no serán las mismas medallas que los latinoamericanos obtienen representando a España corriendo o saltando más que nadie, las mismas que les son devueltas a sus familiares, tras dar su vida en las guerras humanitarias de la madre patria.

Koldo Campos Sagaseta, Columna Cronopiando, para La Pluma, 27a de julio de 2012

*Koldo Campos Sagaseta: natural de Pamplona (País Vasco) se nacionalizó dominicano en 1981, país en el que residió hasta el 2005 en que regresó al País Vasco, en concreto, a Azkoitia donde reside actualmente. Obtuvo el premio Gregorio Aguilar Barea (Nicaragua 1984) en poesía; el premio de teatro Casa de Teatro (Rep.Dominicana, 1988) por su obra "¡Hágase la mujer!"; el premio "La tacita de té" (Rep.Dominicana 2001) por su poemario "Amargue de lunas rotas"; el premio de literatura infantil "Letras de Ultramar" por su cuento "El rey necio", (Rep. Dominicana, 2012). Su columna periodística "Cronopiando" se publica actualmente en Gara ( www.gara.net ) (País Vasco) así como en los periódicos digitales españoles www.rebelión.org , www.insurgente.org y en el periódico brasileño www.desacato.info . En los últimos 4 años ha publicado "Diario de Itxaso" (Tiempo de Cerezas); "Cronopiando en verso y otras vainas (Tiempo de Cerezas), "Diario íntimo de Jack el Destripador" (Tiempo de Cerezas); y la novela "La Estatua" (Ediciones Clandestinas)Se ha desempeñado como actor en teatro: "Hágase la Mujer" "La verdadera historia del descubri-miento de América", "La Dama de las Camelias parte atrás" y en algunas películas como "La maldición del padre Cardona" o "Haiti cherie". Colaborador de La Pluma

Artículos de Koldo Campos Sagaseta publicados en La pluma:

Ni Grecia ni Uganda

El día en que la calle se dirigió al Congreso

¿Por qué no recortar ministros?

Fármacos que seguirán siendo públicos y gratuitos

El día de la impunidad no ha llegado”

¿Visionarios o ciegos?

¡Son como niños!

"Spain is different"

Nos cambiaron la pregunta

Sólo por dar ideas

Sostenida y sustentable

La experiencia y los pendejos

El cuento de la Justicia

"Egin" vive

El Nobel de la Paz no se merece a Fidel

Oración por el 1 de mayo

Invitación al emigrante

¡Feliz Cumpleaños!

Discreción informativa

Paradojas

Normalidad

Independencia

¿También sin estrés?

Huelga General

Titulares ambiguos

Titulares elocuentes

Palabras clave:Koldo Campos Sagaseta  Columna Cronopiando  

Actualizado ( Miércoles, 01 de Agosto de 2012 20:34 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...

Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy70649
mod_vvisit_counterAyer76584
mod_vvisit_counterEsta semana329525
mod_vvisit_counterSemana precedente476327
mod_vvisit_counterEste mes1792527
mod_vvisit_counterMes precedente2045571

We have: 1314 guests, 23 bots online
Tu IP es: 54.81.166.196
 , 
Hoy es el 25 de Abr de 2018