Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


« …sólo con avemarías »

E-mail Imprimir PDF

« No se puede administrar la Iglesia sólo con avemarías” declaró el cardenal Paul Marcinkus allá por los ochenta y en medio de un mayúsculo escándalo en el que, además de su púrpura figura, resultaron implicados el Instituto para las Obras de Religión que se ocupa de las finanzas de la Iglesia, el banco del Espíritu Santo, el banco Ambrosiano y otras instituciones vaticanas.

Marcinkus que, curiosamente, había nacido en Chicago, nunca perdió la compostura. No la perdió entonces, no obstante la secuela de asesinatos, supuestos suicidios y más que sospechosos accidentes que costaron la vida a media docena de implicados, como el propio Calvi, director del banco Ambrosiano y cuyo cadáver apareció colgando de un puente del Támesis.

Tampoco la perdió cuando fue acusado de estar detrás del atentado a Juan Pablo II y de la desaparición de Emanuela Orlandi, una niña italiana.

"No se puede administrar la Iglesia sólo con avemarías" insistía el cardenal.

Marcinkus nunca fue procesado. Se mantuvo al frente de las finanzas vaticanas hasta que algunas avemarías más tarde, tras pronunciarse el Tribunal Supremo Italiano y con la venia del Papa, consideró conveniente su retiro a los Estados Unidos. Ni siquiera entonces dejaron de acosarle las sospechas, en este caso, del Departamento de Estado de los Estados Unidos y por tráfico de oro, pero acabó sus días, plácidamente, en una lujosa mansión de Arizona, próxima a los campos de golf de Sun City, donde practicaba ese deporte y rezaba avemarías.

Su entrañable amigo Ratzinger, ya convertido en el Papa que nunca quiso ser, acosado por los años y las filtraciones, vía su mayordomo, de ciertas interioridades muy poco edificantes sobre su pontificado y su entorno, acaba de presentar su dimisión.

"Las cuentas del hombre sin Dios no salen", había dicho Benedicto XVI poco después de asumir el cargo. Las cuentas de la Iglesia sí.

Tenían razón los dos: “No se puede administrar la Iglesia sólo con avemarías ».

Koldo Campos Sagaseta, Columna Cronopiando, para La Pluma, 19 de febrero de 2013

Artículos de Koldo Campos Sagaseta publicados en La pluma:

La regeneración política

Sueños e ilusiones

¡Chorizos!

Tres fallos imperdonables

La cita es en Bilbao

La frase del año

Españolizar Euskalherria

Inmunes a la crisis

"Spain is different"

Nos cambiaron la pregunta

Sólo por dar ideas

Sostenida y sustentable

La experiencia y los pendejos

El cuento de la Justicia

"Egin" vive

El Nobel de la Paz no se merece a Fidel

Oración por el 1 de mayo

Invitación al emigrante

¡Feliz Cumpleaños!

Discreción informativa

Paradojas

Normalidad

Independencia

¿También sin estrés?

Huelga General

Titulares ambiguos

Titulares elocuentes

Palabras clave:Koldo Campos Sagaseta  Columna Cronopiando  para La Pluma  

Actualizado ( Jueves, 21 de Febrero de 2013 11:33 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy22390
mod_vvisit_counterAyer65933
mod_vvisit_counterEsta semana446522
mod_vvisit_counterSemana precedente526066
mod_vvisit_counterEste mes1536614
mod_vvisit_counterMes precedente2043764

We have: 614 guests, 4 bots online
Tu IP es: 54.227.104.40
 , 
Hoy es el 20 de Ene de 2018