Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


El ataque contra Charlie Hebdo: la ocultación política y mediática de las causas, consecuencias y desafíos

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

saidBisEl ataque contra el semanario satírico Charlie Hebdo marcará nuestra historia contemporánea. Aún está por verse de qué manera y cuáles serán las consecuencias. En el contexto actual de la «guerra contra el terrorismo» (guerra exterior) y de racismo y de islamofobia de Estado, los artesanos de este acto han, de manera consciente o no [1] acelerado un proceso de estigmatización y de aislamiento del componente musulmán, real o supuesto, de las clases populares.

 

lavage-de-cerveau

« “Aún es fecundo el vientre del que surgió la bestia inmunda » Bertolt Brecht

Las consecuencias políticas del atentado ya son desastrosas para las clases populares y esto se va a reforzar si no se propone ninguna alternativa política a la famosa « Unión Nacional ».

En efecto, la manera en que los medios de comunicación franceses y una aplastante mayoría de la clase política reaccionan es criminal. Estas son las reacciones que son peligrosas para el futuro y llevan en sí numerosos «daños colaterales » y de futuros 7 y 9 de enero cada vez más mortíferos. Comprender y analizar para actuar es la sola postura que puede permitir actualmente evitar las instrumentalizaciones y desviaciones de una emoción, de una cólera y de una rebelión legítima.

La ocultación total de las causas

No tomar en consideración las causalidades profundas e inmediatas, aislar las consecuencias del contexto que las hace emerger y no inscribir un acontecimiento tan violento en la genealogía de los factores que lo hicieron posible condena, a lo sumo a la tetania, en el peor de los casos, a una lógica de guerra civil. Hoy, nadie en los medios de comunicación aborda las causas efectivas o potenciales. ¿Por qué es posible que tal atentado se produzca en Paris hoy? Como lo señala Sophie Wahnich, existe « un uso fascista de las emociones políticas del gentío » cuyo único antídoto es el de « interconectar en lo posible las emociones y la razón » [2]. Lo que estamos viviendo hoy es el acantonamiento de discursos mediáticos y políticos dominantes en los que prevalece sólo la emoción, ocultando totalmente el análisis real y concreto. Intentar un análisis real de la situación, tal como es, o cualquier análisis intentando proponer otra explicación diferente de la emitida por los medios de comunicación y la clase política, se convierte en una apología del atentado.

mediasmensonges

FALSIMEDIA- DEMÁGOGIA – ENCUESTAS FALSAS

PERIÓDICOS – TV- PRENSA

NO TRAGÁRSELO

DESINFORMACIÓN MANIPULACIÓN

Mira el vientre fecundo de la bestia inmunda

Miremos del lado de las causas y principalmente de las que dependen actualmente del largo plazo y de la dimensión internacional. Francia es una de las potencias que hace más guerras en el planeta. De Irak a Siria, pasando por Libia y Afganistán por el petróleo, de Malí a la República Centroafricana, pasando por el Congo por los minerales estratégicos, los soldados franceses contribuyen sembrando la muerte y el desastre en los cuatro rincones del mundo. El fin de los equilibrios mundiales desde la Segunda Guerra Mundial con la desaparición de la URSS, junto con la globalización capitalista centrada en menores costos para maximizar los beneficios y a la nueva competencia de los países emergentes, hacen del control de las materias primas la principal causa de interferencias, intervenciones y guerras contemporáneas. Veamos como el sociólogo Thierry Brugvin resume el lugar de las guerras en el mundo contemporáneo:

« La culminación de la guerra fría precipitó el final de una regulación de los conflictos a nivel mundial. Entre 1990 y 2001, el número de conflictos interestatales explotó: 57 conflictos importantes sobre 45 territorios distintos. […] Oficialmente, los que lanzan guerras contra otras naciones adversas siempre lo justifican por móviles virtuosos: defensa de la libertad, la democracia, la justicia… En los hechos, las guerras permiten controlar económicamente un país, pero también garantizar que los empresarios privados de una nación puedan acaparar las materias primas (petróleo, uranio, minerales, etc.) o los recursos humanos de un país. » [3]

Desde los atentados del 11 de septiembre de 2001, el discurso de legitimación de las guerras se construyó esencialmente sobre el « peligro islamista » contribuyendo al desarrollo de una islamofobia a gran escala en el seno de las principales potencias occidentales, que los informes oficiales son obligados a comprobar. [4] Al mismo tiempo, estas guerras producen un sólido « odio de Occidente » en los pueblos víctimas de esas agresiones militares. [5] las guerras emprendidas por Occidente son una de las principales matrices de la bestia Inmunda.

En la voluntad de controlar las riquezas hidrocarbúricas, el Próximo y el Oriente Medio son un desafío geoestratégico central. Las estrategias de las potencias occidentales en general y francesa en particular, se despliegan en dos ejes: el fortalecimiento de Israel como base y clave en el control de la región, y el apoyo a las petromonarquías reaccionarios del Golfo.

Bush_Oil

Las guerras de Bush por el petróleo

El apoyo incondicional al Estado de Israel es una constante de la política francesa que no conoce alternancia, de Sarkozy a Hollande. El Estado sionista puede asesinar con toda impunidad a gran escala. Cualquiera que sea el alcance y los medios de las masacres, el gerente local de los intereses occidentales nunca será real y verdaderamente molestado. François Hollande declara durante su visita oficial a Israel en 2013: « Siempre seré un amigo de Israel». [6]

Y de nuevo, el discurso mediático y político de legitimación de dicho apoyo se construye sobre la base de una presentación del Hamas palestino, pero también (a través de recurrentes imprecisiones verbales) de la resistencia palestina en su conjunto, de la población palestina en su conjunto y de sus apoyos políticos internacionales, como portadores de un peligro « islamista ». La lógica del doble rasero se impone una vez más desde un enfoque islamofóbico apoyado por los más altos estamentos del Estado y el respaldo de la gran mayoría de los medios de comunicación y los actores políticos. Este es el segundo perfil del vientre de la bestia inmunda.

Estos factores internacionales se combinan a factores internos de la sociedad francesa. Ya hemos señalado anteriormente, la islamofobia de Estado, impulsada por la ley sobre el velo en 2004 y mantenida desde entonces regularmente (discurso sobre las revueltas de los barrios populares en 2005, la Ley sobre el niqab [velo que cubre toda la cara excepto los ojos NdT], « debate » sobre la identidad nacional, circular Chatel* y laexclusión de las madres veladas de las excursiones escolares, el acoso de las chicas de secundaria con faldas largas, prohibición de manifestaciones de apoyo al pueblo palestino, etc.).

Es necesario ahora subrayar que este clima islamofóbico no ha estado confrontado a ninguna respuesta de las fuerzas políticas que se reivindican de clases populares. Más grave, un amplio consenso surgido en varias ocasiones, con el pretexto de defender la « laicidad » o no asociarse con « los que apoyan el Hamas ». De la extrema derecha a una parte importante de la extrema izquierda, han presentado los mismos argumentos, las mismas divisiones fueron construidas, las mismas consecuencias han sido producidas.

El resultado no es más que el arraigo aún más profundo de las islamalgamas, la profundización de una brecha mayor dentro de las clases populares, el debilitamiento aun mayor de diques antirracistas ya fragilizados, y de las violencias concretas o simbólicas ejercidas contra los musulmanes y las musulmanas. Este resultado puede describirse como lo propone Raphaël Liogier, como la difusión en una parte importante de la sociedad, del « mito de la islamización » que conduce a la tendencia a constituir una « obsesión colectiva». [7]

estigma

La tendencia a la producción de una « obsesión colectiva» se hizo aún más profunda con la reciente cobertura mediática de los casos Zemmour y Houellebecq. Después de haberle ofrecido múltiples tribunas, Eric Zemmour pierde su puesto en I-TV por haber propuesto la « deportación de los musulmanes franceses ». En el contexto de obsesión colectiva que evocamos, esto le permite posar como víctima. En cuanto al escritor, es defendido por numerosos periodistas con el pretexto de no confundir la ficción y la realidad. En ambos casos sin embargo, hay una profundización de la « obsesión colectiva» por una parte, y el sentimiento de ser insultado continuamente una vez más, por la otra. Tal es el tercer perfil del vientre de la bestia inmunda.

Este factor interno de una islamofobia banalizada tiene efectos magnificados en el contexto de debilitamiento de la actualidad económica, social y política de las clases populares. El empobrecimiento y la precarización masiva se volvieron insostenibles en los barrios populares. Esto da lugar a relaciones sociales marcadas por la creciente violencia contra sí mismos y sus allegados. A ello, se combina la desclasificación de una parte importante de la clase media, así como el miedo del de la desclasificación de aquellos a quienes todo va aún bien, pero que no son «de buena familia ». Quienes sintiéndose en peligro, disponen de un blanco consensual ya designado mediática y políticamente como legítima: el musulmán o la musulmana.

El debilitamiento afecta aún más fuertemente el componente resultante de la inmigración de las clases populares, que es confrontado a las discriminaciones racistas sistémicas (punto ciego de los discursos de organizaciones políticas que se reivindican de clases populares), éstos producen trayectorias de marginación (en la formación, en el empleo, en la búsqueda de la vivienda, en las relaciones con la policía y frente a los controles de perfiles racistas etc.). [8]

La profundización de la brecha entre los dos componentes de las clases populares en una lógica de « dividir a quienes deberían estar unidos (los diferentes componentes de las clases populares) y de unir a quienes deberían ser divididos (las clases sociales con intereses divergentes) » es el cuarto perfil de la bestia inmunda.

¿ Que puede parir un tal vientre?

Tal matriz es evidentemente propicia a la emergencia de trayectorias nihilistas, que se traducen por la matanza de Charlie Hebdo. Extremadamente minoritarias, estas trayectorias son una producción de nuestro sistema social y de las desigualdades y discriminaciones masivas que lo caracterizan.

Pero lo que revelaron las reacciones al atentado es tan importante y, cuantitativamente, mucho más extendido que la opción nihilista (¿por el momento?). Sin poder ser exhaustivos, cabe recordar algunos elementos de estos últimos días.

En cuanto a los discursos tuvimos a Marine Le Pen que exigía un debate nacional contra el « fundamentalismo islámico», el bloque identitario que declaraba la necesidad de « cuestionar la inmigración masiva y la islamización» para luchar contra el « yihadismo », el periodista Yvan Rioufol del Figaro intimando a Rokhaya Diallo (periodista afro-francesa) de desolidarizarse en la radio RTL, Jeannette Bougrab [ex segretaria de Estado de Sarkozy y concubina del dibujante asesinado Charb, NdT] acusando a « los que trataron a Charlie Hebdo de islamófobo», de ser los culpables del atentado, sin contar todas las declaraciones que hablan « de guerra declarada».

La bestia inmunda también se encuentra en la patente falta de indignación ante las innumerables víctimas de las guerras imperialistas de estas últimas décadas. Reaccionando sobre el 11 de septiembre, la filósofa Judith Butler se interroga sobre la indignación desigual. Subraya que la justa indignación por las víctimas del 11 de septiembre va acompañada de la indiferencia por las víctimas de las guerras libradas por USA: « ¿Cómo es que no se nos dan los nombres de los muertos de esta guerra, incluidos a los que USA ha matado, aquellos que nunca tendrán una imagen, un nombre, una historia, jamás se tendrá el menor fragmento de testimonio sobre su vida, algo para ver, tocar, saber? ». [9]

Esa indignación desigual es la base del proceso de producción de una división bien real en el seno de las clases populares. Y es esta división, que es portadora de todos los peligros, particularmente en período de construcción de «  la Unión Nacional », como hoy.

La unión nacional que sueñan construir es «  todas y todos juntos contra los que no son los nuestros contra aquellas y aquellos que no muestran pata blanca».

Una formidable instrumentalización política

Pero el escándalo que vivimos actualmente no se detiene allí. Es con un cinismo consumado que las instrumentalizaciones de la situación y del pánico que ella suscita, se despliegan a lo largo del día.

Fortalecimiento de la seguridad pública y violaciones de las libertades democráticas

Algunos, como Dupont Aignan, reclaman « aumentar la flexibilidad a los agentes del orden público » mientras que una nueva « ley antiterrorista » fue aprobada el otoño pasado. Y Thierry Mariani en línea con lo reclamado, hace referencia a la Ley Patriota (Patriot Act) Usamericana (cuya consecuencia han sido las graves violaciones de las libertades individuales con el pretexto de la lucha contra el terrorismo): « Los Estados Unidos han sido capaces de reaccionar después del 11 de septiembre. Se denunció la Ley Patriota, pero desde entonces no hubo ningún ataque salvo en Boston». [10]

Explotar el miedo y la emoción para fortalecer las leyes y las medidas liberticidas, tal es la primera manipulación que hoy es puesta a prueba para medir el alcance de las posibilidades en materia de regresión democrática. Ya ciertas reivindicaciones legítimas y urgentes se hacen inaudibles por la escalada de la seguridad pública que intenta sacar provecho de la situación: por ejemplo, será mucho más difícil liderar la lucha contra el uso del control de los perfiles étnicos, y las humillaciones cotidianas que produce seguirán ejerciéndose en la indiferencia general.

* La unidad nacional

La construcción activa y decidida de la unidad nacional es la segunda instrumentalización mayor en curso. Ella permite poner en sordina el conjunto de todas las reivindicaciones que obstaculizan el proceso generalizado de desregulación. Es una burda artimaña, no obstante eficaz en un clima de miedo generalizado, que el conjunto de los medios de comunicación producen diariamente. En algunas ciudades, la unidad nacional se ha extendido ya en el Frente Nacional que participó en las concentraciones de apoyo a Charlie Hebdo. Dati y Fillon se indignan ya de « la exclusión » de Marina Le Pen de la unidad nacional. Esta es la « unidad nacional » que hace también más daños políticamente, porque destruye los pocos puntos de referencia positivos que podían existir anteriormente en términos de alianzas posibles y de identidades políticas.

*La intimación a justificarse

Otra Instrumentalización se encuentra en la intimación hecha en permanencia a los musulmanes reales o supuestos de justificarse por actos que no hayan cometido, y/o de desvincularse de los autores del atentado.

Esta acusación permanente es humillante. A nadie se le ocurrió exigirle a todos los cristianos reales o supuestos una condena cuando el noruego Anders Behring Breivik asesinó a 77 personas en julio de 2011 reclamando la islamofobia y el nacionalismo blanco.

Detrás de esta intimación se encuentra la lógica que ve el islam como incompatible en su esencia con la República. De esta lógica emana la idea de poner a musulmanes, reales o supuestos, bajo vigilancia no sólo de los policías, sino también de los medios de comunicación, profesores, vecinos, etc.

* ¿Ser Charlie? ¿Quién puede ser Charlie? ¿Quién quiere ser Charlie?

El lema « nous sommes tous Charlie » (todos somos Charlie) es finalmente la última instrumentalización desplegada en estos días. Si el atentado contra Charlie Hebdo es condenable, es totalmente imposible, no obstante, olvidar el papel que ha desempeñado este semanal en la constitución del clima islamófobo actual.

También es imposible olvidar las odas a Bush que sus páginas acogían mientras éste impulsaba la famosa « guerra contra el terrorismo » en Afganistán y luego en Irak. Estas posturas escritas o dibujadas no son detalles o simples entretenimientos sin consecuencias: son el origen de múltiples agresiones de mujeres veladas y numerosos actos contra los lugares de culto musulmanes. Sobre todo, este periódico contribuyó considerablemente a dividir las clases populares en el momento donde necesitan más que nunca la unidad y la solidaridad. No somos MÁS Charlie ayer que hoy.

Los tiempos que se avecinan serán difíciles y costosos. Para detener la escalada, debemos poner fin a la violencia de los dominantes: debemos luchar para detener las guerras imperialistas en curso y derogar las leyes racistas. Para detener la escalada, debemos desarrollar todos los marcos y acontecimientos de solidaridad destinados a impedir que la ola de comentarios o actos racista particularmente islamofóbicos. Para detener la escalada, debemos construir todos los espacios posibles de solidaridad económica y social en nuestros barrios populares, en total autonomía con respecto a todos aquellos que preconizan la unión nacional como perspectiva.

Más que nunca, necesitamos organizarnos, cerrar filas, rechazar la lógica « dividiendo los que deberían estar unidos y uniendo los que deberían estar divididos ». Más que nunca, debemos designar el enemigo para nosotros construir juntos: el enemigo es todo lo que nos divide.

Saïd Bouamama

Notas:

[1] Es demasiado pronto para decirlo por una arte y, por otra parte, el resultado es el mismo.

[2] Sophie Wahnich, La révolution française, un événement de la raison sensible 1787-1799 (La revolución francesa un evento de la razón sensible 1787-1799), Hachette, Paris, 2012, p. 19.

[3] Thierry Brugvin, Le pouvoir illégal des élites (El poder ilegal de las elites), Max Milo, Paris, 2014.

[4] Djacoba Liva Tehindrazanarivelo, Le racisme à l’égard des migrants en Europe (El racismo contra los emigrantes en Europa), éditions du Conseil de l’Europe, Strasbourg, 2009, p. 171.

[5] Jean Ziegler, La haine de l’Occident (El odio de Occidente), Albin Michel, Paris, 2008.

[6] Hollande « ami d’Israël » reste ferme face à l’Iran (Hollande « amigo de Israel » continua firme frente a Irán), Le Monde, 17-11-2013.

[7] Raphaël Liogier, Le mythe de l’islamisation, essai sur une obsession collective (El mito de la islamización, ensayo sobre una obsesión colectiva), Le Seuil, Paris, 2012.

[8] Véase sobre este aspecto mi último artículo sobre mi blog, Les dégâts invisibilisés des discriminations inégalité sociales et des discriminations racistes et sexistes (Los daños invisibilizados las discriminaciones desigualdades sociales y las discriminaciones racistas y sexistas), https://bouamamas.wordpress.com/

[9] Judith Butler, citada en, Mathias Delori, Ces morts que nous n’allons pas pleurer (Estos muertos a los que no vamos a llorar), http://blogs.mediapart.fr/blog/math..., consultado el 9 de enero de 2015 a las 6 pm.

Siad Bouamama es el autor de numerosos libros entre ellos "Figures de la libération africaine. De Kenyatta à Sankara" (Figuras de la liberación africana. De kenyatta a Sankara), 2014; Femmes des quartiers populaires, en résistance contre les discriminations, des femmes de Blanc-Mesnil, Le Temps des Cerises, 2013 (Mujeres de barrios populares, en resistencia contra las discriminaciones, Las mujeres de bBlancMesnil); Dictionnaire des dominations de sexe, de race, de classe, Édition Syllepse, 2012 (Diccionario de dominación de sexo, raza, clase); Les discriminations racistes : une arme de division massive, L’Harmattan, 2010 (Las discriminaciones racistas: un arma de división masiva,; Les classes et quartiers populaires. Paupérisation, ethnicisation et discrimination, Éditions du Cygne, 2009 (Las clases y barrios populares. Empobrecimiento, etnización y discriminación); L’affaire du foulard islamique : production d’un racisme respectable, Le Geai bleu, 2004 (El caso del uso del velo islámico : producción de un racismo respetable); Dix ans de marche des beurs, chronique d’un mouvement avorté, Desclée de Brouwer, 1994. (Diez años de marcha de los beurs**, crónica de un movimiento fallido)

N dT

*El ministro de Educacion Luc Chatel prohibió en marzo de 2012 a madres veladas de acompañar los niños a excursiones escolares.

** Beurs: jovenes franceses de origen magrebí.

Original: L’attentat contre Charlie Hebdo : l’occultation politique et médiatique des causes, des conséquences et des enjeux

Traducido por Maria Piedad Ossaba, 20 de enero de 2015

Traducciones disponibles: Italiano

Palabras clave:Attentado  Charlie Hebdo  Francia  Guerra contra el terrorismo  Instrumentalización política  Islamofobia  Unidad Nacional  Manipulation  falsimedia  ocutación total de causas  Siad Bouamama  

Actualizado ( Viernes, 23 de Enero de 2015 12:55 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...

Este_espacio_apoya_la_huelga_feminista

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy9170
mod_vvisit_counterAyer73075
mod_vvisit_counterEsta semana159951
mod_vvisit_counterSemana precedente626607
mod_vvisit_counterEste mes1559050
mod_vvisit_counterMes precedente2540693

We have: 1197 guests, 29 bots online
Tu IP es: 54.81.71.68
 , 
Hoy es el 19 de Jun de 2018