Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


El cambio climático y mi hamaca

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Koldo Campos SagasetaLa culpa siempre ha sido de las vacas que enloquecen, de las aves con gripe, de los cerdos con fiebre, de las hormonas de los pollos, de las dioxinas de los huevos… La culpa es del petróleo que ha subido su precio, de la Bolsa que ha vuelto a desplomarse, del ladrillo que ya no se levanta; de la balanza que ha perdido su fiel, de la deuda que acumula más ceros… La culpa es de la crisis; la culpa es de los celos y de las carreteras, de la imponderable idiosincrasia, de la incompatibilidad de caracteres; la culpa es del demonio o del destino… la culpa siempre va a ser del enemigo.

Nada de particular tiene por ello que del deterioro del planeta también sea responsable el clima y sus veleidosos cambios, y que si, como algunos proponen, llegara a establecerse una estrecha relación entre tantas culpas y enemigos con nuestro modo de vida haya que absolver a esta porque no sería viable ni sensato reinventarse la vida. Es preferible renunciar a ella.

https://lh3.googleusercontent.com/proxy/rM23AA5sCFq3BtBckdQNQHofD_wOFU3fcgIJ8Rmsr-4ISYpfwaxK-Jxe-xP_xOB7PzNUq0msU3YWcMwFgLKSP1JfqV9GHTIeW579RQVZgNXs6n7cNDpUs8NtrafqOr6qdlaA9pD3qg=w426-h249-p

Entre foros, convenios y cumbres son 21 los encuentros internacionales que se han efectuado en el mundo para enfrentar un cambio climático para el que apenas ahora comienza a haber consenso al respecto de su existencia. Que conste que aplaudo los estudios y cálculos de la clase científica casi tanto como las esperanzas de los dirigentes políticos en reconducir el desastre que se avecina o la confianza de la llamada comunidad internacional en que los mismos que han propiciado el caos sean también los responsables de corregirlo, pero entre las muchas y diversas miradas desde las que puede vislumbrarse el cambio climático no encuentro ninguna más precisa ni oportuna que la que me permite mi confortable hamaca.

Y es que nada mejor que su delicioso vaivén para cerrar los ojos e imaginar ese futuro que se nos viene encima.

Entre los muchos cambios que se avecinan y cuya gravedad no acabamos de entender, hay uno, el más intrascendente de todos, que a mí, sin embargo, me fascina: la relatividad que va a cobrar el tiempo.

No es que las horas vayan a disponer de más o menos minutos, que los días sufran la pérdida de alguna hora o que reduzcamos a la mitad los meses del año… es que, el mentado “futuro” nos va a quedar tan cerca, tan en el medio, tan encima, que invocarlo o suponerlo va a ser un absoluto desperdicio. Hemos vivido siempre en la certeza de que el tiempo era nuestro, otra más de nuestras propiedades, y en él hemos cifrado proyectos, calendarios, festividades, sentencias, historias, hijos... Pronto nada de ello tendrá ya sentido.

Serán los bancos los primeros en saberlo y en quebrar cuando ya a nadie asusten con sus medidas legales y abogados, con sus desahucios, hipotecas y otras represalias. Nadie, aunque lo amenacen con enturbiar aún más su historial financiero, va a privarse de responder a una necesidad inmediata por cumplir con la codicia de una entidad bancaria y no exponerse aún más a sus futuros intereses. Los que tengan sus ahorros en manos de bancos y financieras, a falta de futuro que asegurar, dejarán vacías las cajas fuertes para mejor aprovechar los días que les resten o invertir en una huída imposible.

Si con algún concepto está identificado un banco, además de todos los que subraya el código penal, ese es el “futuro”. Ahorramos para el futuro, guardamos nuestro dinero en un banco para preservar y multiplicar el patrimonio en algunos años, y si desaparece el futuro como destino, también desaparecerá el ahorro como medida. A partir de que los bancos no dispongan de depósitos no podrán seguir operando e, inevitablemente, irán todos a la quiebra, porque un mundo sin futuro al que encomendarse no va a necesitar bancos.

Por las mismas razones, y si alguien advierte cierta satisfacción en mi sesuda reflexión sepa que no anda desencaminado, desaparecerán las empresas aseguradoras y todas aquellas que emplacen al futuro como negocio. Y de la mano de la banca cerrará la Bolsa a falta de futuro e inversionistas.

Porque la vida no se percibe de la misma manera desde la confianza en un futuro seguro que desde su desolada ausencia, también se extinguirán todas aquellas empresas cuya razón de ser no sea vital, aquellas que nada aportan al desarrollo humano al margen de los beneficios que dejan a sus dueños. Todas esas empresas también se irán a la mierda, y llegado a este punto, lo reconozco, no es sólo satisfacción lo que siento sino alegría, sano entusiasmo.

La industria de la guerra, sus armas y ejércitos, además de sin sentido también se quedará sin pretextos. Nadie va a librar una batalla, así se le garantice la victoria, la víspera de perder la guerra. A la mierda también se irá la industria militar para que mi alborozo se torne regocijo.

Las instituciones de justicia, sigan o no administrándola, tendrán que esmerarse en sus sentencias e hilar bien fino para no cometer el exabrupto de condenar a nadie a penas que no sean superiores a las que el “cambio climático” disponga para el resto. Cualquier condena, incluso la perpetua, al margen de la longevidad del preso, va a resultar una humorada. Y tampoco es verdad que una sociedad condenada a un cambio climático de funestas consecuencias y sin redención posible vaya a seguir entretenida en la custodia de sus presos. Todos saldrán a la calle y yo ya estoy eufórico, a punto de celebrar el cambio climático que cuando inicié estas líneas tanto me preocupaba.

Los partidos políticos del sistema, que siempre han tenido en el futuro su mejor coartada y negocio, perdida la referencia, se quedarán también sin cargos, sin nombramientos, sin comisiones, sin sobres en blanco y en negro, sin nuevas elecciones y, lo que es peor para ellos, sin clientes, porque ningún partido va a poder ofrecer una respuesta, así sea otro dislate, al naufragio universal. Y con los partidos, de la mano, se irán los medios de comunicación que les sirvieron de crónica y pantalla. Todos a la mierda para que el júbilo se vuelva exultante.

Sólo las iglesias, mira por donde, serán las únicas empresas a las que acudirán en masa las más cándidas almas en busca de consuelo y explicaciones. Se llenarán los templos de beatos, también de descreídos que a última hora decidirán arrepentirse, pero no encontrarán a nadie porque los fariseos que las administran y que nunca han creído en el futuro, huirán a tiempo aunque no sepan a donde. La felicidad en este punto ya es indescriptible.

Dios, harto de que los humanos lo sigan negando y tomando su nombre en vano, encolerizado, dispondrá entonces el fin del mundo y enviará a sus ángeles y arcángeles para que anuncien las trompetas del Apocalipsis el fin del mundo y el juicio final… pero también él llegará tarde. De hecho, solo va a encontrarme a mi, meciéndome en mi hamaca, muerto de la risa, que es el único bien, por cierto, que lego a nadie.

http://ep00.epimg.net/elpais/imagenes/2015/07/14/buenavida/1436868922_525393_1436869874_noticia_normal.jpg


(Euskal presoak-Euskal herrira)

Koldo Campos Sagaseta, Columna Cronopiando, para La Pluma, 7 de enero de 2016

Juan Carlos (Koldo) Campos Sagaseta de Ilúrdoz es poeta y dramaturgo. Nacido en Iruñea /Pamplona (Euskal Herria/País Vasco) el 14 de abril de 1954, se nacionalizó dominicano en 1981, país en el que vivió durante mucho tiempo, antes de volver al País Vasco en 2005. Laboró como corrector y columnista en el periódico dominicano El Nacional, donde publicaba la columna diaria Cronopiando. Publica actualmente en Gara (www.gara.net ) (País Vasco) así como en los periódicos digitales españoles www.rebelión.org , www.insurgente.org y en el periódico brasileño www.desacato.info .Colaborador de La Pluma.

 

Artículos de Koldo Campos Sagaseta publicados en La pluma:

¡Enhorabuena!

Cambio climático

España: La fractura

El fracaso de Dios y de su "obra maestra"

Dios existe

¡Adiós España!

Nuestros invitados

Europa no recibe

Gracias Cuba (Dedicado a Mey)

Sueños o pesadillas

EEUU necesita psiquiatras

Elecciones animales

Medios de comunicación

39 años después

Carnavales y disfraces

La confesión de un crédulo ateo

Odiosas comparaciones

¡Lo nunca visto!

Mis hijas y los Beatles

A propósito de atentados

Dar pasos

El señor de los impulsos

España se los envía a domicilio

Mundo insólito

Haizea y la lógica

Cronología para el futuro

Infancia que nos delata

Catalunya: Derecho a decidir

La memoria no prescribe

Silencio elocuente

Carta abierta a los extraterrestres

El terror de la “tregua”

España: No la defiendan

España: La etiqueta de la ceremonia

Baba real

“Elemental, mi querido Watson”

¿Reciclar? Sí… pero no

También van a la guerra

Elogios que matan

La Globalización

España y el perdón

Canción de cuna

La memoria de Haizea

Con todos

La ternura de los pueblos

¡ALLENDEEE EEEE!

Deseo para una masacre

Ni errores ni mentiras/¿El Caso Bárcenas?

“La dama de las camelias… parte atrás”

Amamantar por obligación

¡ALLENDEEE EEEE!

Deseo para una masacre

Ni errores ni mentiras/¿El Caso Bárcenas?

“La dama de las camelias… parte atrás”

Amamantar por obligación

El zoológico del automóvil

Disociaciones peligrosas

« Funcionarios de EE UU, heridos en Venezuela ».

La última agenda semanal de un presidente cuerdo

¡Condecórenlo!

Alharaca en Boston y silencio en Texas

Defensa propia

Más sueños e ilusiones

Chávez

Vamos a hablar mierda con propiedad

Palabras clave:Clima / Cambio climático / deterioro del planeta / culpas / enemigos / desastre / no futuro / tiempo / relatividad / Koldo Campos Sagaseta  

Actualizado ( Lunes, 11 de Enero de 2016 02:13 )