Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


Giulio Regeni, torturado hasta la muerte en El Cairo a sus 28 años

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

aut_4596BisGiulio Regeni celebró con sus amigos su vigesimoctavo aniversario el pasado 15 de enero en esta ciudad de El Cairo que amaba tanto. Este estudiante italiano era un apasionado del mundo y la lengua árabe. Preparaba una tesis de economía en la Universidad de Cambridge sobre el movimiento obrero en Egipto, y más concretamente sobre los sindicatos independientes fomentados por la caída de Mubarak.

La víspera de sus 28 años, Regeni había publicado, bajo el seudónimo de Antonio Drius, un artículo en el sitio web italiano Nena News consagrado  a la agitación social cada vez más preocupante en Egipto.

Giulio

El 25 de enero del 2016, el joven investigador dejó su domicilio en las primeras horas de la noche, en el barrio de Doqqi, que se encuentra a la orilla izquierda del Nilo. Supuestamente tenía que tomar el metro y encontrarse con un amigo en el mercado de Bab al-Louk, a la otra orilla del río. Sólo hay cuatro estaciones de metro entre el domicilio de Regeni y el lugar de su cita. Después El-Behoos, siguen Doqqi, Gezira, Sadat y Mohammed Naguib. La estación Sadat, que corresponde a la plaza Tahrir, epicentro de la revolución egipcia de 2011, estaba cerrada esa noche. Las autoridades querían en efecto evitar la celebración del lanzamiento, cinco años antes, del levantamiento anti Mubarak. Esta es la razón por la que el centro urbano estaba bloqueado y toda manifestación prohibida, en un contexto caracterizado por una ola de detenciones preventivas y de "desapariciones" sin precedentes. Nadie sabe si Regeni pudo llegar a El-Behoos, pero en todo caso nadie volvió a verlo con vida después de que salió de su domicilio.

El 3 de febrero, el cadáver del estudiante italiano fue encontrado en una zanja de un suburbio de El Cairo, en la carretera que va hacia Alejandría. Su cuerpo medio desnudo presentaba marcas de sevicias, en particular, según el informe consultado por la AFP, « quemaduras de cigarrillo alrededor de los ojos y en la planta de los pies ». Leyó bien: « alrededor de los ojos y en la planta de los pies ». El cuerpo, identificado por los padres, fue repatriado a Italia. El Primer Ministro Matteo Renzi llamó al Presidente Abdelfattah Sisi para exigir que «  los responsables de este horrible crimen sean llevados ante la justicia».

Afficher l'image d'origine

Una  concentración silenciosa de algunas decenas de intrépidos se desarrolló, el 6 de febrero, delante de la embajada de Italia en El Cairo. Un cartel decía: « No les bastaba con matarnos, tenían que matar a un extranjero ».  Los amigos de Regeni, todavía traumatizados, señalan  con un dedo acusador la dirección de la Seguridad nacional, la policía política de siniestra reputación. El levantamiento de febrero de 2011 había sido acompañado del asalto popular de oficinas de la Seguridad de Estado, el brazo armado del Ministerio del Interior. Acusado por los crímenes de la dictadura de Moubarak, este servicio en realidad solo cambió de denominación y la ex seguridad de Estado, convertida en « nacional », prosiguió sus exacciones en toda impunidad, a pesar de los informes condenatorios de los defensores de los derechos humanos.

Afficher l'image d'origine

Sisi, que abandonó su título de mariscal el día de su acceso en junio de 2014 a la Presidencia, es evidente que sigue entendiéndose mejor con los militares que con los policías. Pero es él, en efecto que nombró en marzo del 2015 a Magdy Abdel Ghaffar como Ministro del Interior, que ya llevaba una carrera de treinta años en la Seguridad del Estado. Abdel Ghaffar ascendió a Mahmoud Shaarawi, patrón del antiterrorismo, a la cabeza de la Seguridad nacional. La víspera de la desaparición de Regeni, el Ministro de Interior afirmaba « no tenerle miedo » a la conmemoración del quinto aniversario del levantamiento anti Mubarak. Recordemos que la conmemoración anterior, en enero del 2015, había sido marcada por la muerte de al menos quince personas, de la cual hacia parte la militante progresista Shaima Sabbagh, asesinada por la policía de un tiro en la espalda, mientras depositaba un ramo de flores en homenaje a los « mártires de la revolución » de 2011.

Yo ya había dedicado « Les Arabes, leur destin et le nôtre » (Los Árabes, su destino y el nuestro) a Shaima Sabbagh y a Mohammed Bouazizi, cuya inmolación en diciembre de 2010 desencadenó el levantamiento tunecino contra la dictadura de Ben Ali. Y mi conferencia del 7 de febrero en el Instituto francés de El Cairo, consagrada a «Une histoire laïque du monde arabe », (Una historia laica del mundo árabe), se abrió con un minuto de silencio a la memoria de Giulio Regeni. Pude medir en esta ocasión la intensa emoción que este crimen repugnante suscita en la capital egipcia, más allá de los medios tradicionalmente críticos u opositores. La tesis de un asesinato doloso no está fundamentada en esta fase por ningún elemento convincente. Algunos medios progubernamentales hasta intentaron en vano promover una versión « complotista », según la cual unos yihadistas habrían matado a Regeni para comprometer las inversiones europeas en Egipto.

Dos profesoras de Cambridge lanzaron una petición internacional  de universitarios para exigir que se sepa toda la verdad sobre la muerte trágica de Giulio Regeni. Esta petición tomará la forma de una carta abierta al Presidente Sissi, que será publicada en el Guardian y el Manifesto. Este asunto está levantando un gran revuelo en Italia pero naturalmente no puede considerarse como algo que sólo concierne a este país. Como lo escribe un amigo británico del difunto, se trata también de un « ataque directo contra la libertad académica, pilar del sistema de la educación superior ».

Justicia para Giulio

Activists and Italian nationals living in Egypt take part in a rally in memory of Italian student Giulio Regeni on February 6, 2016, outside of the Italian embassy in Cairo.The 28-year-old student who disappeared in Cairo last week has been found dead and appears to have been tortured, officials said on February 4, prompting furious demands from Rome for the speedy arrest of his killers. / AFP / MOHAMED EL-SHAHED

 

Jean-Pierre Filiu

Original: Giulio Regeni, torturé à mort au Caire à 28 ans

Traducido por Jupiter Ossaba para La Pluma y Tlaxcala

Traductions disponibles : Deutsch 

Lea en La Pluma:

En Egipto, la segunda vida de los sindicatos independientes. El último reportaje de Giulio Regeni

Egipto debe investigar todos los informes de desapariciones forzadas, torturas y muertes en detención, no sólo la muerte de Giulio Regeni Carta abierta al presidente egipcio Abdelfattah al-Sisi



Palabras clave:Giulio Regeni | Egipto | Desapariciones forzadas | Tortura | Muertes bajo custodia | Crímenes de Estado | Seguridad nacional | Regimen al-Sisi | Dictadura egipcia | Jean-Pierre Filiu  

Actualizado ( Domingo, 14 de Febrero de 2016 17:49 )