La pluma dice lo que el hombre calla...

20 octubre 2017 - 18:52
Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


Miguel Pizarro (Venezuela)

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Lorena FreitezBisEl giro táctico donde se hace útil

La nueva derecha en Venezuela ha encontrado eficaz mimetizarse con el sentido común político instalado por la Revolución Bolivariana. La subjetividad política de los venezolanos después del paso de Hugo Chávez simpatiza con ideas de progresistas. Ser de izquierda no es cuestionable, e incluso la mayoría de la población consideraba, para las últimas elecciones presidenciales a las que asistió Chávez (2012), que Socialismo era igual a Democracia[1].

Ante tal imaginario político, la derecha asumió que sólo pareciéndose al chavismo podría abrir una senda de éxitos políticos. El partido de derecha Primero Justicia y toda la estrategia liderada por Henrique Capriles Radonsky y Julio Borges lo tuvieron muy claro desde el año 2007. Después del fracaso de la violencia en las calles, ensayada a propósito de la no revocatoria de concesión al canal de televisión “RCTV”, la nueva derecha comienza un giro táctico importante dirigido a activar instrumentos y operaciones para morder el voto chavista, actuando deliberadamente en la penetración de su base popular de apoyo.

Miguel Pizarro (Venezuela)

Un adecuado perfil para disputarle votos al chavismo

Miguel Pizarro, 29 años de edad y diputado de la Asamblea Nacional por dos períodos consecutivos, es un operador destacado de esta táctica. Pizarro permanentemente apela a la trayectoria política de su familia para definir su perfil. Padres de izquierda, exiliados en Venezuela ante la dictadura chilena pinochetista. Su padre militó en la izquierda de los 70, 80 y 90, fue militante sindical y estuvo preso y torturado en el Cuartel San Carlos (cárcel para prisioneros políticos procedentes de la lucha armada de la izquierda venezolana de las décadas del 60 y 70)[2]. Su madre, fundadora del Comité de Derechos Humanos de los presos políticos de ese entonces y luego secretaria de la fracción de los partidos de izquierda del Senado2. No sólo apela a estos elementos biográficos para definirse, sino que alardea de esto en cada entrevista pública. Sabe que sacarle punta a este origen le agrega un plus político en la Venezuela que produjo Chávez.

Sus referencias políticas. Haciendo sentido con la impronta historicista y heroicista del Chavismo, su primera referencia es un prócer: el gran mariscal Antonio José de Sucre, “por la lectura de su presente y su manejo de la organización”. Martin Luther King y “la visión que tenía de cómo por la vía de la resistencia pacífica pueden conquistarse cambios tan importantes”, hasta (Salvador) Allende, en Chile, a quién admira aunque califica de “ortodoxo”. Afirma que el mérito de Allende fue romper con las apuestas belicistas de la izquierda latinoamericana para hacerse del poder, y comprobar que las vías electorales eran posibles para la izquierda, “aunque después fracasó estrepitosamente en su modelo económico” [3].

Tiene la imagen de un político irreverente y nacionalista. A diferencia de otros perfiles jóvenes de derecha de la misma generación, como John Goicochea y otros, que recibieron becas de la USAID y fueron a formarse en el exterior, Pizarro permanentemente invita a la esperanza y a quedarse en Venezuela. Le gusta el rock, todos sus brazos están tatuados, estudió Comunicación Social y vivió durante parte de su vida en Petare, sabe “cómo es el barrio”. Petare no es cualquier barrio, es el barrio popular más grande de Latinoamérica y por supuesto del área metropolitana de Caracas. Petare decide las elecciones en el estado Miranda, el estado donde la oposición venezolana construyó un bastión político sólido a partir del cual comenzó a crecer electoralmente.

Pizarro destaca políticamente justamente en el año 2007. Participó activamente de las protestas del Movimiento estudiantil venezolano como dirigente de la Universidad Central de Venezuela para “reclamar contra el cierre del canal televisivo RCTV[4]. Y esto es significativo porque en él se cristalizan las combinaciones hechas por la derecha: consolidar una vanguardia con sujetos cuya extracción cultural y de clase le fueran afines, para avanzar en el trabajo de perforación de la base de apoyo popular del chavismo. Pizarro pasa a integrar la vanguardia joven de derecha que se consolidaría post-protestas RCTV, y desde allí se vuelca a trabajar territorialmente en zonas populares controladas por el chavismo, focalizando esfuerzos en cabalgar sus instrumentos organizativos emblemáticos: los Consejos Comunales y las UBCH (Unidades de Batalla Bolívar-Chávez), unidades básicas de movilización electoral territorial del Partido Socialista Unido de Venezuela.

El experimento resulto exitoso. Pizarro en su primera elección para las parlamentarias de 2010 obtuvo 44.056 votos en Petare para optar como diputado suplente al hemiciclo, y en su segunda elección (2015) ya optando como diputado principal triplica los votos quedándose con el 64,91%  y  144.727 votos. Al respecto Pizarro jactándose de su triunfo en Petare, explica: “¿Nosotros por qué ganamos en José Félix Ribas (Petare)? (…) porque los consejos comunales eran nuestros movilizadores. ¿Por qué ganamos en Barrio Unión (Petare), donde nunca se había ganado? Porque los que eran antes dirigentes de UBCH y de consejos comunales, son ahora movilizadores y parte de nuestra estructura política. Esa realidad de base cambió”[5].

Pizarro y el retorno a la violencia

Después de ganar dos elecciones y plantear públicamente los desafíos democráticos que tenían por delante: “ahora depende de nosotros convertirnos en su alternativa, de verdad, y demostrar que estamos a la altura de las expectativas que generamos”[6]. Después de haber logrado liderar la Comisión de Desarrollo Social Integral y contar con la mayoría de la Asamblea Nacional, Pizarro y su partido clausuraron la estrategia de la acumulación territorial emprendida una década atrás y se volvieron a enamorar de la violencia.

Pizarro “El chamo de Petare” de 2017, desde el principio de las protestas contra Nicolás Maduro, asumiéndose más que político, “defensor de derechos humanos”, opina, reflexiona permanentemente a través de sus redes sociales y declara ante medios de comunicación sobre el sentido de la protesta y los avances de la oposición en la estrategia de presión de calle. Sin embargo, la máxima visibilidad la alcanza el día 69 de las protestas. El día 7 de junio aparece rápida y sorpresivamente en el lugar de los hechos, declarando de manera adelantada, con lágrimas en los ojos y desconsolado[7], acusando precipitadamente a la Guardia Nacional Bolivariana de la muerte de Neomar Lander, de 17 años de edad, quien muriera al explotarle un mortero en el cuerpo, por incorrecta manipulación, cuando pretendía disparar a la Guardia Nacional. Días después el Vicepresidente de la República, Tareck El Asami, con videos de prueba, acusa directamente a Pizarro de autoría intelectual o complicidad con el hecho[8].

 Dependiendo del desenlace de las protestas violentas como recambio táctico de la nueva derecha venezolana, el perfil y apuestas políticas a futuro de dirigentes como Miguel Pizarro quedarán marcadas entre la sostenibilidad de las salidas democráticas o la inmediatez de la salidas violentas como huellas de la cultura política del país por venir.

Notas:

[1]https://www.aporrea.org/actualidad/n154558.html

[2] https://es.wikipedia.org/wiki/Miguel_Pizarro_Rodr%C3%ADguez

[3] http://runrun.es/nacional/240540/pimpon-parlamentario-miguel-pizarro.html

[4] https://es.wikipedia.org/wiki/Miguel_Pizarro_Rodr%C3%ADguez

[5] http://runrun.es/nacional/240540/pimpon-parlamentario-miguel-pizarro.html

[6] http://runrun.es/nacional/240540/pimpon-parlamentario-miguel-pizarro.html

[7]http://www.eluniversal.com/noticias/politica/miguel-pizarro-rompe-llanto-tras-asesinato-neomar-lander-chacao_656135

[8]http://efectococuyo.com/politica/tareck-el-aissami-miguel-pizarro-es-el-asesino-que-invoco-la-muerte-de-neomar-lander

*Lorena Fréitez: Psicóloga Social. Investigadora en temas de juventud, cultura, desigualdad y violencia urbana. Ex-Viceministra de Formación del Ministerio del Poder Popular para las Comunas y Movimientos Sociales (Venezuela). Asesora del Ministro para la Cultura (Venezuela). Fundadora de movimientos sociales juveniles en Venezuela como Tiuna El Fuerte y Otro Beta.

Editado por María Piedad Ossaba

Fuente: CELAG, 3 de julio de 2017

Artículos de Lorena Fréitez publicados por La Pluma


Palabras clave:Venezuela / Revolución Bolivariana / nueva derecha / mimetización / giro táctico / izquierda /imaginario político / Miguel Pizarro / nueva violencia / Lorena Fréitez