La pluma dice lo que el hombre calla...

17 diciembre 2017 - 15:50
Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Politica America Latina


Honduras: Elecciones presidenciales, municipales y legislativas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

aut_3592BisHonduras vive momentos de incertidumbre luego de que tanto el presidente, Juan Orlando Hernández, como su principal opositor, Salvador Nasralla, se autoproclamaran ganadores antes de que se conocieran los primeros resultados de las elecciones presidenciales del domingo.El presidente Juan Orlando Hernández se autoproclama ganador pero resultados parciales le dan la ventaja al opositor Salvador Nasralla.

Javier_SuazoBisAlianza opositora y la caída del gurú

El  triunfo de Salvador Nasralla, candidato de la Alianza Opositora contra la Dictadura,  en las elecciones generales del 26 de Noviembre de 2017,  no reconocido aún por el Presidente Juan Orlando Hernández (JOH), ha puesto al desnudo la pobreza de los análisis políticos-electores en el país y la poca credibilidad de las encuestas que daban como virtual ganador con un margen mayor de 20 puntos al actual gobernante, que aspira a una reelección ilegítima violatoria de la Constitución de la República.

nasralla_custom.jpg

Salvador Nasralla Foto: Xinhua español

Estas encuestas, en su mayoría pagadas por el gobierno, se presentaban en la prensa mediática y tarifada como un hecho consumado, donde el triunfo de JOH era inobjetable, tanto en las principales ciudades del país como en los departamentos y municipios rurales. Entre los argumentos a favor de dicho voto favorable, destacan: a) la ejecución del programa “Vida mejor”, un programa de compensación social avalado por el FMI para reducir el impacto negativo del ajuste económico y fiscal, al entregar a más de 200 mil familias en situación de extrema pobreza un bono de 10,000 lempiras, materiales de construcción para la mejora de las casas, eco fogones, estufas y zapatos; b) combate de la inseguridad al reducir los índices de violencia en más de 30%; c) la extradición a EEUU de personas acusadas de narcotráfico y corrupción; d) la estabilidad macroeconómica, lograda a costa de un aumento del desempleo, pérdidas de ingresos de las familias y microempresarios.

No obstante, las valoraciones en el tema de la relección no se consideraron o fueron muy superficiales y subjetivas. Se asumía que los logros de JOH eran suficientes para reelegirse, cuando las encuestas independientes y más del 75% del pueblo hondureño manifestaba un rechazo a su candidatura ilegitima. Igualmente, muy poca valoración recibió el tema del creciente desplazamiento de la población campesina e indígena de sus territorios al entregarse los bienes y recursos naturales a empresas extractivas, muchas de ellas transnacionales. Honduras fue denunciada y condenada internacionalmente por violaciones sistemáticas de los derechos humanos, donde el caso más emblemático fue el asesinato de la líder indígena de catadura mundial, Bertha Cáceres.

El gobierno del Partido Nacional con JOH a la cabeza copó la mayor parte de los medios radiales, escritos y televisivos para que se sumaran y apoyaran el proyecto de la reelección presidencial. Fue evidente no solo la divulgación de propaganda y publicidad masiva de la candidatura del JOH, sino también la divulgación de encuestas sin ningún rigor científico. Por estos medios desfilaron dueños de empresas encuestadoras, expertos en informática y analistas políticos dando ganador a JOH de las elecciones generales con un amplio margen. Incluso se habló de la capacidad del presidente para dividir a los partidos de oposición, y garantizar así su triunfo; lo cual no resultó, en tanto el presidenciable por el Partido Liberal de Honduras, Ingeniero Luis Zelaya, se pronunció en contra de la relección y llamó al presidente Hernández un hombre falto de palabra.

arturo_corrales.jpg

Arturo Corales. Foto: Honduprens

Uno de los principales Gurú que falló que todavía no acepta sus erráticos pronósticos, es el Ingeniero Arturo Corrales Álvarez, dueño de la Empresa Ingeniera Gerencial, contratada por Televicentro para dar resultados a boca de urna. Los primeros resultados de esta empresa, sin tener actas en mano, daban el triunfo a JOH hasta que Salvador Nasralla y Mel Zelaya de la Alianza contra la Dictadura, demitieron y presentaron resultados contrarios a dicha proyección con datos de las mismas actas del Tribunal Nacional Electoral, y en poder de todos los partidos políticos, observadores internacionales y Embajada Norteamericana.

Posteriormente, el coordinador de noticias de Televicentro, Renato Álvarez, presentó a Corrales Álvarez, que sin reconocer su equivocación y delito electoral, mostró otra tendencia donde Salvador Nasralla aventaja pero con solo 13,000 votos de diferencia al haberse escrutado más del 70% de las actas en poder del Partido Nacional. Ello fue desmentido por el Abogado Rasel Tome de la Alianza, en tanto los nuevos datos arrojan que la tendencia de la votación era irreversible. El argumento de Corrales Álvarez es que faltaban las actas de las zonas rurales donde JOH tenía mayoría, pero incluso en dichas zonas hay varios municipios y aldeas ganadas por Salvador Nasralla.

Un problema que tiene al pueblo hondureño y comunidad internacional en zozobra, es la lentitud en los “cortes” de divulgación de resultados por parte de los miembros de TNE, donde el presidente de dicho organismo, David Matamoros Batson, dice que los resultados se darán a conocer el día jueves 30 de noviembre cuando se tenga el cómputo de todas las actas, aun cuando los partidos y OEA ya tienen en su poder más del 90% de las actas, donde la tendencia se mantiene y la ventaja de Salvador Nasralla aumenta. Esta zozobra crece cuando miembros del Partido Nacional aseguran que su candidato JOH ganó las elecciones con un margen de entre 5% y 7%, o sea que revierte la tendencia aun cuando no todos los votos por encuestar son válidos y son a su favor; además, la carga electoral efectiva de las zonas rurales es mucho más baja que las zonas urbanas.

Hay tres escenarios que deben valorarse. El primero, es que el Partido Nacional (cúpula) y JOH, acepten los resultados y se inicie en forma pacífica la transición y traspaso de gobierno. La segunda es que no acepten los resultados, incluso los divulgados por el TSE, ya que Arturo Corrales ha empezado a cuestionar los datos de las actas en poder de dicho organismo y encuestadas públicamente, por lo que la crisis política que inició con el golpe de Estado (junio de 2009) se profundice generando un clima de incertidumbre y caos, donde todos perdemos, incluyendo los empresarios que mostraron apoyo al Partido Nacional.

Un tercer escenario es otro Golpe de Estado, donde un actor silencioso como son las FFAA con apoyo de la Embajada de Estados Unidos puede pegar el madrugón. Igual, la crisis se profundiza y todos perdemos, incluyendo la endeble democracia de fachada. Hay que declarar el ganador de las elecciones por el bien de todos, pero sobre todos de aquellos que salieron a votar en contra de la relección y dictadura.

En todo ello, juega un papel fundamental la prensa radial y televisiva, ya que varios de los medios todavía siguen mostrando resultados donde las proyecciones de Arturo Corrales son correctas, y la población se está movilizando en todo el país para defender el triunfo del candidato ganador.

Javier Suazo* Tegucigalpa, DC. 28 de noviembre de 2017

Fuente: Alai, 29 de noviembre de 2017

*Javier Suazo: Artista escritor y cineasta, docente de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras

____________

Esteban de GoriBisDos presidentes para Honduras

No se sabe quién resultó vencedor. Solo se han escrutado el 57% de las mesas electorales. Hasta ahora el opositor Salvador Nasralla obtiene un 45,17% y el actual presidente Juan Orlando Hernández 40,21%. Nada agregaría una gran dosis de desconfianza y mayor desgaste a todo el sistema político que un escrutinio suspendido y dos candidatos que se autoproclaman como ganadores.

Dos presidentes para Honduras

Después del golpe a Manuel Zelaya en 2009 y de la habilitación del actual presidente como candidato presidencial a la reelección –cosa que es imposible en términos constitucionales- toda la arquitectura institucional ha quedado dinamitada o puesta en cuestión. El 2009 no ha sido metabolizado ni administrado con el consenso de todos los actores políticos. La ruptura del bipartidismo de varias décadas entre Partido Nacional y Partido Liberal ha traído mayores arbitrariedades, errores y crisis. De la fragmentación no se vuelve.

La continuidad de gobiernos del Partido Nacional (Porfirio Lobo y Juan Orlando Hernández respectivamente) desde 2010 no logró dotar al sistema democrático de un conjunto de reglas de juego acordadas ni de una mayor legitimidad y seguridad. Los hechos de corrupción (principalmente, en el Instituto Hondureño de Seguridad Social) contribuyeron a erosionar aún más un orden político ya conmocionado por los sucesos de 2009 y por otros que revistan cierta novedad, como la caída de apoyos que sufre progresivamente el Partido Liberal y los reclamos ciudadanos en torno a la lucha contra la corrupción y frente a la decisión del Tribunal Constitucional de permitir que el actual presidente se presente para su reelección.

Si tomamos los datos oficiales hasta ahora publicados y los comparamos con los resultados obtenidos en la elección de 2013, tanto el Partido Libre de Manuel Zelaya y Xiomara Castro y el Partido Anticorrupción –en ese momento candidato Salvador Nasralla- mantienen su caudal de votos y suman algunos puntos más. El Partido Nacional –siguiendo con esta comparación- aumentaría unos cuatro puntos y el Partido Nacional perdería siete puntos.

Si el jueves – día que David Matamoros Batson, Presidente del Tribunal Supremo Electoral, prevé la finalización del escrutinio- se mantienen estas tendencias podemos indicar que la estrategia electoral de Manuel Zelaya, Xiomara Castro y Salvador Nasralla fue acertada. Inclusive, podríamos decir, que la elección de éste último como candidato a presidente por la Alianza Opositora fue la mejor opción y que los y las adherentes de Libre mantuvieron su apuesta electoral. Mientras que si el Partido Nacional logra revertir la elección confirmaría su crecimiento y mantenimiento como gran jugador en el escenario político y en el control territorial.

A esta situación de dos presidentes autoproclamados resta por saber la composición del parlamento y de las alcaldías. Hasta el jueves todo está suspendido, menos la crisis que esta incertidumbre puede desatar.

Esteban De Gori*

Fuente: CELAG, 27 de noviembre 2017

*Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires (Argentina), Investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y del Instituto de Investigaciones Gino Germani (UBA). Ha trabajado académicamente en temas de discursos, imaginarios y lenguajes políticos del siglo XIX y XX en América Latina y el Caribe.

_____________

FIDH: Recuento acta por acta en Honduras es la única garantía para evitar fraudes

Tegucigalpa - Paris, 30 de noviembre de 2017.- La FIDH manifiesta su preocupación ante los acontecimientos vividos en Honduras tras las elecciones presidenciales, municipales y legislativas celebradas el día 26 de noviembre cuyos resultados definitivos, todavía inciertos, han abierto una crisis política en el país.

 

La polémica inició el pasado lunes con la publicación de las primeras informaciones de escrutinio por el Tribunal Supremo Electoral. Estos datos, correspondientes al recuento del 57 % de las mesas electorales, arrojaron un resultado favorable al líder de la oposición, Salvador Nasralla (45,17 %), quién, según el recuento, se impondría al actual presidente Juan Orlando Hernández (40,21 %). Tras ello, el órgano notificó que los resultados finales serían publicados el jueves.

Es inhabitual que el Tribunal Supremo Electoral no haya publicado resultados parciales permitiendo declarar un vencedor la misma noche de los comicios. Resulta extraño que este órgano decidiera posponer de cuatro días la comunicación de los resultados finales de las elecciones. Esto ha generado dudas acerca de la posible alteración fraudulenta de los resultados.

Esta situación se ha visto agravada por la interrupción durante 5 horas de la transmisión de los resultados del conteo, dando antes de esta a Salvador Nasralla ganador y luego de ella a Juan Orlando Hernández. También existen múltiples reportes que informan de serias irregularidades respecto de las actas, algunas habrían inclusive sido modificadas.

A pesar de las informaciones parciales publicadas por el TSE, el actual Presidente Juan Orlando Hernández no dudó en declararse inmediatamente vencedor de los comicios, al tiempo que miembros de su partido realizaban llamamientos a sus seguidores para salir a las calles y defender el resultado, todavía desconocido.

La FIDH recuerda que la candidatura del Presidente JOH es inconstitucional pues fue autorizada por una decisión de la Corte Suprema sumamente cuestionable. Este Tribunal interpretó que a pesar de la prohibición explícita para la reelección recogida en la Constitución hondureña de 1982 como garantía máxima del principio democrático, ello entraba en contradicción con el derecho de todo ciudadano a presentarse a unas elecciones, autorizando así a Juan Orlando Hernández a concurrir de nuevo para su reelección. Recordamos también que una de las bases principales del golpe de Estado llevado a cabo por el Partido Nacional en 2009 contra Manuel Zelaya fue la voluntad de este de celebrar un referéndum sobre la posible eliminación de esa interdicción.

Desde la FIDH expresamos nuestra más seria preocupación por la incapacidad del Tribunal Supremo Electoral de cumplir con las exigencias que permitan garantizar la máxima transparencia en el proceso de recuento, así como por el retraso de cuatro días en la publicación de los datos definitivos, que hace dudar del resultado de las elecciones.

Por estas razones solicitamos que se realice un recuento acta por acta que permita asegurar que no ha habido alteración fraudulenta de los resultados. Junto a ello, pedimos a las misiones electorales de la Unión Europea y a de la Organización de los Estados Americanos que apoyen esta medida y que se abstengan de reconocer como válidos los resultados hasta que se pueda garantizar que las elecciones se celebraron de manera transparente.

Finalmente, la FIDH urge a que se respete el derecho a la protesta pacífica, en el contexto de información recibida según la cual anoche se habría reprimido una manifestación en Tegucigalpa. La FIDH seguirá vigilante y en comunicación con sus organizaciones miembro y socios en Honduras para las actividades de denuncia que correspondan.

Fuente: FIDH, 30 de noviembre de 2017

 

 


Palabras clave:Honduras  Elecciones presidenciales  Salvador Nasralla  Juan Orlando Hernández  política  partidos  crisis politica  Javier Suazo  

Actualizado ( Lunes, 04 de Diciembre de 2017 04:22 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy43011
mod_vvisit_counterAyer67078
mod_vvisit_counterEsta semana43011
mod_vvisit_counterSemana precedente478923
mod_vvisit_counterEste mes1055309
mod_vvisit_counterMes precedente2171970

We have: 1252 guests, 1 members, 12 bots online
Tu IP es: 54.227.51.103
 , 
Hoy es el 17 de Dic de 2017