Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Politica America Latina


Después del triunfo electoral de la ultraderecha: seguimos construyendo resistencias

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Andrés Cabanas DíazBisEn este artículo planteo que el triunfo electoral de la ultraderecha y sectores conservadores (que apuestan a la continuidad del modelo) no implica la estabilización y conducción de la crisis a favor de los de siempre, ni la derrota de las movilizaciones sociales. Por el contrario, la inestabilidad intrasistema y el descontento social continuarán o se agudizarán en los próximos meses. Expongo cuatro argumentos a favor de este escenario:  

1. la deslegitimación del sistema por la realización de elecciones en condiciones antidemocráticas y de fraude de ley; 

2. las dificultades para concretar un nuevo pacto de élites (que incluye operadores electorales) a partir de la crisis estructural y las contradicciones internas de actores de poder; 

3. la existencia de variables y escenarios imprevistos, especialmente la apertura de nuevos procesos judiciales contra diputados y políticos corruptos; 

4. las movilizaciones sociales que continuarán planteando reformas coyunturales vinculadas a transformaciones estructurales, y cambios culturales y en el orden simbólico dominante, hoy marcadamente conservador.

dsc_0310-copia

1.  Elecciones con estas condiciones: llamado al descontento y la inestabilidad

El proceso electoral y los resultados del seis de septiembre suponen esfuerzos de rearticulación –desde las élites- para la superación de la crisis y la continuidad del modelo de acumulación y dominación. Los discursos mediáticos refuerzan un escenario de legitimación del modelo electoral y la democracia de partidos, y del congreso y ejecutivo resultantes.

Sin embargo, las dificultades para esta legitimación y estabilización son múltiples. Se denuncia ya el carácter fraudulento del proceso electoral, los próximos gobernantes y la democracia vigente: “Elecciones ilegítimas, acarreos de gente, compra de votos, amenazas, violencia, dinero del narcotráfico, lavado de dinero, extorsiones, muertos, violación de las leyes, corrupción, partidos y candidatos que no nos representan…¡Fraude electoral!” afirma un comunicado de Usac es Pueblo (7 de septiembre). Las ilegalidades cometidas y la sospecha de que el sistema electoral es el operador de la mercantilización de la política, acumulan indignación social y acercan la posibilidad de anulación del proceso electoral o de algunos de sus actores. 

El gran problema de haber realizado a toda costa elecciones en estas condiciones es que los actores electos van a seguir actuando con las formas (delictivas y elitistas) anteriores. Por tanto, continuará la inestabilidad y el descontento social.

2.Nuevo pacto de elites versus contradicciones estructurales  

No existe, desde el punto de vista de las élites, un plan maestro para la salida de la crisis. Tampoco existe un actor con legitimidad, capacidad y proyecto para reconducir la misma. 

La visión de una hoja de ruta impecablemente ejecutada, ya por la oligarquía -o el Cacif- ya por la omnisciente y omnipresente embajada de Estados Unidos, contradice una realidad de disputas y reconfiguraciones, múltiples y continuas.    

El pacto de élites ha muerto, pero no ha sido sustituido por un nuevo pacto: la profundidad de la crisis (sistémica, de sentido profundo de nuestra forma de organización e incluso nuestra identidad como pueblo); las disputas internas entre actores (oligarquía, economía emergente, economía criminal, ejército, y sus correspondientes operadores en el Estado), cruzadas con las variables geoestratégicas (reposicionamiento de Estados Unidos y disputas con la Unión Europea y países emergentes) y las resistencias urbanas y de los pueblos y comunidades, dificultan articular un nuevo pacto desde los de arriba.

Las rearticulaciones, contradicciones, fisuras, disputas, tensiones, acuerdos y vuelta a empezar, entre elites y sus operadores, son y van a seguir siendo constantes. Los actores se mueven de sus posiciones naturales, buscando reacomodo: en ocasiones, por simple necesidad de sobrevivencia, más allá de las adscripciones (por ejemplo, decisiones recientes de la Contraloría General de Cuentas y la Corte Suprema de Justicia). Los partidos pactan con Dios y con el diablo, con perdón de ambos. Las lealtades son efímeras o inexistentes.

En mi opinión, es sumamente dificultoso rearticular hoy el pacto concretado en 2012 en el Partido Patriota, que vinculó sectores oligárquicos, economía criminal, ejército, comunidad internacional (incluidos Estados Unidos y la Unión Europea) y empresas transnacionales. Jimmy Morales, Sandra Torres o Baldizón, los tres candidatos punteros en las elecciones presidenciales del seis de septiembre, responden a variantes en disputa de ese nuevo pacto, todavía en definición. 

En cualquier caso, las contradicciones del poder son oportunidades de nuestras resistencias.  

3. Variables imprevistas

Las variables no tenidas en cuenta (lo imprevisible como parte de la política, según Marcos Roitman: acciones pequeñas que provocan grandes cambios al ejercerse sobre puntos críticos del sistema) serán fundamentales en el futuro próximo: por ejemplo, la apertura de nuevos procesos por corrupción y otros por delitos electorales y/o la violencia interna de actores de poder…

4. Participar y decidir

El proceso electoral que culmina en primera vuelta el 6 de septiembre nos enseña que se puede elegir (votar) sin participar ni decidir, y que el reto es construir una nueva sociedad donde participemos para tomar decisiones.

La propuesta de salida de la crisis de organizaciones sociales y populares (tanto territoriales como citadinas) reconoce el carácter estructural de la misma, articulando lo inmediato (denuncia de la ilegitimidad del proceso electoral, renuncia del gabinete, leyes mínimas para la democratización) con lo estratégico: transformación del Estado y el modelo de organización, operada a través de una Asamblea Constituyente Plurinacional y Multisectorial.

Es una ruta novedosa y compleja que trabaja en el marco legal e institucional para trascenderlo:no es la ruta clásica de la toma del poder vía instituciones; y tampoco es, estrictamente, trabajar desde dentro para cambiar un Estado neocolonial. Se trata de reconstruir condiciones de participación devoradas por la voracidad neoliberal militar y su Estado cuartel (complemento del Estado finca), acumulando fuerza social para provocar cambios.

El camino dificultoso implica la realización de alianzas amplias que no perturben el proyecto estratégico de “devolver el poder al pueblo y transformar de fondo el sistema” (Asamblea Social y Popular, 3 de septiembre de 2015). En el trayecto observamos avances y retrocesos, altibajos sociales y anímicos, la necesidad de lecturas constantes de la coyuntura y de fortalecer el pensamiento y la acción estratégicas, la imperatividad de continuar promoviendo nuevas bases de convivencia y relaciones: proyecto de colectividad y solidaridad radicalmente opuesto a los valores de enriquecimiento (fácil y a costa de los demás), individualización (extrema), imposición (violenta), presentes en las opciones electorales y de gobierno dominantes. 

En todo caso, las dificultades y la incertidumbre sin certezas (Edgar Morin) son preferibles a la planitud ultraconservadora (neoliberal militar) existente: resistencias y sueños múltiples en construcción continua, frente a un solo proyecto, una sola idea, una sola voz, un solo pensamiento.

Después del seis de septiembre, el pueblo (comunidades, organizaciones, pueblos indígenas, mujeres, jóvenes) como actor referencial tras una larga etapa de criminalización, persecución y deslegitimación del simple ejercicio de participar y protestar, continúa interrumpiendo el monopolio histórico de toma de decisiones de las elites y disputa el ejercicio del poder. 

Andrés Cabanas, 7 de septiembre de 2015

Andrés Cabanas Díaz es periodista y escritor, natural de Galicia (España) y residente en Centroamérica desde 1987. Convencido de que otro mundo es posible, necesario e inevitable, plantea el periodismo como un ejercicio de empatía y compromiso con los sectores empobrecidos de la sociedad, siguiendo el ejemplo de Ryszard Kapunscinsky. Desde 1995 edita el boletín electrónico de análisis y reflexión política Memorial de Guatemala, que ha alcanzado ya su número 100. Colabora conlas revistas Albedrío, Pueblos, Diagonal y ALAI, entre otras.

Fuente: Memorial de Guatemala. Visión crítica de la realidad. Otra Guatemala es posible


Palabras clave:Guatemala  Proceso electoral  triunfo electoral  ultraderecha  sectores conservadores  continuidad del modelo  movilizaciones sociales  descontento  inestabilidad  pacto de élites  contradicciones estructurales  Andrés Cabanas Díaz  

Actualizado ( Lunes, 14 de Septiembre de 2015 22:43 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy27546
mod_vvisit_counterAyer84159
mod_vvisit_counterEsta semana262486
mod_vvisit_counterSemana precedente626607
mod_vvisit_counterEste mes1661585
mod_vvisit_counterMes precedente2540693

We have: 480 guests, 20 bots online
Tu IP es: 54.158.30.219
 , 
Hoy es el 20 de Jun de 2018