La pluma dice lo que el hombre calla...

22 febrero 2018 - 08:47
Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Politica


Politica en otro tono

Oíste Merce, me gusta esa revolución árabe

Oíste Merce, me gusta esa revolución árabe

Me voy, me voy pa'l Asia o pa'l África, esos continentes que se están abriendo a la pelea, porque aquí no pasa nada, aparte de las telebobelas que nos mantienen como apelotardaos. Es que la cosa en África y Asia se está poniendo como pa' coger balcón y yo quiero ser protagonista más que espetadora, pues me tiene mamada la sarta de mentiras de estos medios desinformativos, pues todo lo cuentan al revés y Jeremías lo único que hace es poner esos embustes mañana, tarde y noche. Mejor me voy a gastar saliva con Merce pa'ver qué me orienta esa vieja.

Actualizado ( Miércoles, 01 de Junio de 2011 00:29 )

 

Oíste Merce, rajemos de los dictadores de este mundo

Oíste Merce, rajemos de los dictadores de este mundo

 

Qué rasca la que me mandé con mi marido y con Merce, cuando ésta me contó que Mubarac, el último faraón de Egipto, se había ido de culos y que la muchachada de la plaza Tahrir, que es una palabra egipcia bien rara y que no tengo idea qué significa, se había puesto a bailar toda la noche y todo el día en ese glorioso 11 de febrero. Y qué berraco dolor de cabeza, pues la pobreza nos llevó a celebrar con vino, pero no del fino, sino con ese tal sansón revuelto con un tal cariñoso. Pero vale la pena celebrar la partida, así me mate el guayabo, de ese uribe del medio oriente, porque malo, malvado, y malp...que no tiene par, hasta creo que le ganó al fosa común de este potrero.

Actualizado ( Miércoles, 01 de Junio de 2011 00:30 )

Oíste Merce, hablemos de todo un poco

Oíste Merce, hablemos de todo un poco

Me hizo brincar de la cama ese abejorro del despertaor de mi marido, porque a ese berraco le dio por hacer ejercicios a las cinco de la mañana, y claro como no tiene nada que hacer pues nos despierta a todos, a mí, al gato y al perro. Y quién puede seguir durmiendo después de ese barullo. Me levanto más dormida que todos los días, y me tomo mi mocho de calmante pa'que no me vaya a dar un yeyo cuando me vea esa cara de las cinco de la mañana. ¿Y saben qué hago? Me pongo en disposición de letura rápida, pues alcancé a comprarme un dicionario y tengo en mi haber un periódico de esos que llaman alternativos en mi mueble de la sala.

Actualizado ( Miércoles, 01 de Junio de 2011 00:31 )

Oíste Merce, me cortaron el teléfono

Oíste Merce, me cortaron el teléfono

Eran como las tres de la tarde, el sol brillaba por su ausencia, el aguacero más monótono de la historia estaba cayendo, y el marido mío se había ido dizque a buscar trabajo, pues no sé qué le picó desde que visitó a una tal quiromántica, o bruja que dicen, y le contó que le iban a dar un puesto fabuloso en donde lo único que tenía que hacer era firmar cheques, y que le iban a pagar un furgo de plata.

Actualizado ( Miércoles, 01 de Junio de 2011 00:34 )

Oíste Merce, que hay del pobre caballito

Oíste Merce, que hay del pobre caballito

No paré de reírme cuando supe lo de la patada que le dio el pobre caballito a ese Uribe pero después me cogió un ataque de nervios, que no pude detenerlos ni con ese diazepán que me mandaron para no llenarme de pánico cuando me asomara al espejo recién levantada, cuando mi jeremías me hizo caer en cuenta de lo que le podría pasar al pobre animalito.

Actualizado ( Miércoles, 01 de Junio de 2011 00:35 )

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL