Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Politica Mundo


Espionaje anglosajón: Cinco ojos* para Ángela

E-mail Imprimir PDF

"La seguridad de la República federal se defiende también en Hindukush”, dijo una vez un ministro de defensa alemán. Cabría por tanto esperar que el Gobierno alemán defendiera la seguridad de Alemania también a la puerta de casa. Pues el espionaje y almacenamiento masivo de datos de todo tipo –de ciudadanos y empresas, de diarios, partidos y autoridades– es a fin de cuentas un asunto de seguridad. Están en juego los principios del Estado de derecho. Es un asunto de seguridad nacional.

Vivimos tiempos cambiantes: a comienzos de la semana pasada, cuando conocimos la existencia del programa estadounidense “Prisma”, pensamos que el presidente Barack Obama era el jefe único del mayor sistema de control total jamás inventado por el hombre. Era un error.

 

Desde el pasado viernes sabemos que el servicio de información británico GCHQ es “peor que el de los Estados Unidos”. Lo ha dicho Edward Snowden, el experto informático que ha desvelado el mayor escándalo de vigilancia de todos los tiempos. Los servicios secretos estadounidenses y británicos registran todos los datos posibles de las comunicaciones. ¿Y que hace nuestra canciller? Decir que “Internet es para todos nosotros un terreno desconocido”.

 

Instalaciones del GCHQ (Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno) en Menwith Hill: seguridad totalitaria. Reuters 

Eso es demasiado poco. En las semanas venideras el Gobierno federal ha de demostrar que está comprometido con sus ciudadanos y no con un complejo industrial de inteligencia que usa la vida de todos nosotros como cantera de datos. La ministra de Justicia, Sabine Leutheusser-Schnarrenberger, dio con el tono adecuado cuando, con estupefacción, habló de una “pesadilla hollywoodiense”.

GCHQ-Einrichtung in Menwith Hill: Totalitarismus des Sicherheitsdenkens
 
Instalaciones del GCHQ (Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno) en Menwith Hill: seguridad totalitaria. Reuters

Una alianza siniestra

Hemos de agradecer a Edward Snowden que ahora sepamos algo de la labor conjunta de un siniestro club, la Alianza de los Cinco Ojos. La cooperación de los servicios de información de los cinco países anglosajones (Gran Bretaña, EE.UU., Australia, Nueva Zelanda y Canadá), que se lleva a cabo desde la Segunda Guerra Mundial, está ya claramente fuera de control. Es asunto de estadounidenses y británicos lo que hagan con su libertad y la protección de sus ciudadanos frente a las intromisiones del Estado. Pero no tienen ningún derecho a poner en el punto de mira de su control a los ciudadanos de otros Estados. La displicente explicación de Washington y Londres de que la actividad de los servicios secretos se ha desarrollado dentro de la ley es absurda. No son nuestras leyes. No las hemos hecho nosotros y su aplicación no puede recaer sobre nosotros.

El pensamiento totalitario en materia de seguridad se apoya en la frase: “Nada tiene que temer quien no tiene nada que ocultar”. Pero esto es en primer lugar una presunción: no hemos pedido a la NSA y al GCHQ que nos “protejan”. Y, en segundo lugar, esa frase es una estupidez, pues todos tenemos algo que ocultar, ya se refiera a nuestra vida privada o a nuestros secretos comerciales. 

No es lícito que ningún servicio secreto recopile tal cantidad de información

Por eso este escándalo afecta no sólo a nuestros principios jurídicos, sino también a nuestra seguridad. Hemos tenido la fortuna de que Edward Snowden, que ha desvelado el espionaje de todo el mundo, no es un criminal sino un idealista. Pretendía advertir al mundo, no extorsionarle. Pero bien podría haber hecho uso de esa información con fines criminales. Su caso demuestra que ningún servicio secreto del mundo puede garantizar la seguridad de los datos que recopila. Por eso ningún servicio secreto debería tampoco recopilar tal cantidad de información.

Es la conocida paradoja de la política totalitaria de seguridad: son las acciones que supuestamente han de proteger nuestra seguridad las que la ponen en peligro.

¿Qué debería entonces suceder ahora? Las instituciones europeas deben tomar el control de la infraestructura de datos y garantizar su seguridad. La libertad de circulación de datos tiene que contar en Europa tanto como las que se refieren a la circulación de mercancías, bienes, servicios y divisas. Pero sobre todo deben acabar de inmediato las prácticas de estadounidenses y británicos.

Es tarea del Gobierno federal adoptar las medidas necesarias para que los programas de la NSA y el GCHQ no procesen más datos de ciudadanos y empresas alemanes, sin que estos tengan la oportunidad de defenderse legalmente. Un Gobierno que no es capaz de garantizar esto, fracasa en uno de sus deberes fundamentales: la protección de sus ciudadanos frente a la intervención de poderes extranjeros.

Los alemanes deben observar atentamente cuál es ahora el comportamiento de Angela Merkel. Y si el SPD y los Verdes buscan aún tema para la campaña electoral, aquí tienen uno. 

 

*Cinco ojos: la Coalición de 5 ojos designa un acuerdo secreto de intercambio de información, en primer lugar electromagnético y posteriormente electrónico, firmado entre los Estados Unidos y el Reino Unido en 1946 y luego  ampliado a Canadá, Australia y Nueva Zelandia. El sistema de escucha Echelon se desarrolló en el marco de este acuerdo. Dicho acuerdo se mantuvo secreto hasta 1973 por los Primeros Ministros de Australia (Nota de Tlaxcala)

Jakob Augstein

Original: Fünf Augen für Angela

Traduit par  Javier Fernández Retenaga

Fuente : Tlaxcala, 6 de julio de 2013

Traducciones disponibles : English  Français 

Lea en la Pluma:

Espionaje EEUU: Por qué debe proteger Europa a Edward Snowden

Señales preocupantes

La silenciada lucha de clases

25 verdades sobre el caso Evo Morales/Edward Snowden

Urgente: Solidaridad con el presidente Evo Morales

Eurodiputados muestran su solidaridad con Evo Morales y se indignan frente a una Europa condescendiente con Estados Unidos

Hammond, Manning, Assange y el martillo de hierro de Obama contra la disidencia

Palabras clave:Jakob Augstein  Snowden  NSA  GCHQ  Alemania  EE.UU.  Gran Bretaña  

Actualizado ( Sábado, 06 de Julio de 2013 22:18 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy74620
mod_vvisit_counterAyer70280
mod_vvisit_counterEsta semana469319
mod_vvisit_counterSemana precedente558884
mod_vvisit_counterEste mes1958257
mod_vvisit_counterMes precedente2168160

We have: 830 guests, 7 bots online
Tu IP es: 54.81.183.183
 , 
Hoy es el 25 de May de 2018