Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Politica Mundo


Bosnia ofrece una imagen terrible del futuro de Europa

E-mail Imprimir PDF

La gente corriente de Bosnia-Herzegovina está mostrando a Europa cómo evitar deslizarse hacia una catástrofe que podría ser tan terrible como la de 1914.

 

El puente de Mehmed Paša Sokolović sobre el Drina, en la ciudad de Visegrado, en la actual República Srpska, en Bosnia y Herzegovina.

Exactamente treinta años después de se encendiera la llama olímpica en Sarajevo, en 1984, la ciudad se encontraba de nuevo en llamas. En las últimas semanas, los manifestantes han asaltado los edificios gubernamentales en un estallido de ira contra su situación social, la pobreza endémica, la agonizante economía y el estancamiento de la vida política y social. Cuando se encendió la llama en 1984, yo tenía 7 años y vivía justo enfrente del Estadio Olímpico. Brillaba con tanta luz que durante dos semanas no pudimos dormir. Pero a la vez estábamos muy felices: la llama significaba bienestar, paz y posibilidades ilimitadas.

Entonces Sarajevo ofrecía una imagen de lo que la UE deseaba para sus Estados miembros: bienestar, diversidad y laicidad, con una boyante actividad industrial, igualdad social, una envidiable movilidad social y un crecimiento constante. La UE, como ahora vemos, no ha logrado estar a la altura de tan ambiciosos propósitos.

Mañana silenciosa, de Mirza Ajanovic, Sarajevo, 1992.

Hay todavía otra imagen del pasado. Diez años después de los Juegos Olímpicos Sarajevo estaba en ruinas, justo la imagen que Europa creía haber dejado definitivamente atrás: una ciudad sitiada y destruida, víctima de un renacido nacionalismo y sectarismo, y con el paisaje bosnio salpicado de campos de concentración y fosas comunes. Europa miraba sin hacer nada, como si la imagen que creía haber enterrado para siempre en el pasado produjera un efecto hipnótico en el continente.

Pasos, una instalación de Alfredo Pierri, Bienal Underground, en el refugio atómico D-O, ARK Konjic, Bosnia-Herzegovina, 2013. El ARK es un gran búnker, antes secreto, construido en Konjic, al sur de Sarajevo, para albergar a los dirigentes comunistas yugoslavos en caso de guerra nuclear.

Y de nuevo Sarajevo y Bosnia ponen a Europa frente al espejo de su presente y su futuro. Las ciudades bosnias se parecen al Londres del verano de 2011 o a los suburbios parisinos en 2005: un estallido de ira y la destrucción indiscriminada de todos los símbolos del poder político, económico y social. Casi veinte años después de los Acuerdos de paz de Dayton, las élites locales y los actores internacionales parecen estar de acuerdo en un solo punto: cómo restaurar lo más rápidamente posible el capitalismo en el país. Sin embargo, precisamente las privatizaciones masivas han provocado una desindustrialización casi total y han hecho al país dependiente de la importación de bienes y servicios, financiada mediante un endeudamiento que representa la esclavización de la población y de un Estado debilitado.

Consecuencia de ello es que las élites étnico nacionalistas, responsables en gran medida de la guerra, llegada la paz fueron recompensadas no sólo con la división étnica del país, sino también con toda la riqueza de las zonas bajo su control. Estas élites son las que la denominada comunidad internacional y la Unión Europea, a través de los políticos de segunda fila enviados como “altos representantes”, tratan como socios principales. La ciudadanía debe quedar al margen.

No obstante, hay una gran diferencia con los disturbios que se han producido en otras ciudades europeas, y en este punto Bosnia envía directamente su mensaje a la situación actual de Europa: aquí no se trata de una rebelión de grupos discriminados y marginados, confinados en la periferia de las grandes ciudades. Aquí se rebela toda una población entera que ha sido económicamente empobrecida, socialmente devastada y sumida en la miseria política. En ese sentido Bosnia ofrece una imagen del futuro de Europa: una población que se ha vuelto ingobernable, exprimida por las medidas de ahorro y abandonada a su suerte tras el colapso de los últimos restos del Estado del bienestar; un Estado sin ninguna perspectiva de crecimiento, gobernado por élites de dudosa legitimidad, si no totalmente carentes de ella, que despliegan policías fuertemente armados para protegerse de los ciudadanos corrientes.

Pero Bosnia-Herzegovina ofrece hoy también otra imagen. Por todo el país se establecen asambleas populares (llamadas plenos), y un ejemplo especialmente digno de elogio es el pleno de Tuzla, que ha alcanzado tanto peso que está en condiciones de presentar interlocutores ante las autoridades locales. Se trata de personas corrientes, desesperadas y encolerizadas, pero a la vez, a pesar de todos los obstáculos institucionales, firmemente decididas a luchar por una vida mejor. No se contentan con lanzar proclamas acerca de cómo debería ser la democracia, sino que ponen en práctica la democracia participativa.

Bosnia nos presenta un escenario de disturbios a la manera de otras ciudades europeas, pero también una salida mediante la lucha de la ciudadanía por la justicia social, la igualdad y la democracia. En realidad Bosnia nos ofrece una imagen de lo que debe acontecer en Europa si no queremos vernos arrastrados a una catástrofe como la de hace un siglo, cuando el asesinato del archiduque Francisco Fernando en Sarajevo marcó el inicio de la Primera Guerra Mundial. Entonces Europa no escuchó, al igual que tampoco siguió la estela de la imagen que la llama olímpica proyectaba delante de mi ventana en 1984. ¿Ignorará una vez más el mensaje que hoy le envían los ciudadanos y ciudadanas bosnios? ¿Tratará Europa de sofocar esta llama, nada más que para verla luego prender en otra parte del continente, muy pronto, cuando quizá sea demasiado tarde?

Tuzlarije

El Pleno de Tuzla

http://www.mojevijesti.ba/slike/novosti/AAA%20MOJE%20VIJESTI/BOSNA%20I%20HERCEGOVINA/plenu-sarajevo-dom-mladih.jpg

El Pleno de Sarajevo

Igor Štiks

Original: Bosnia presents a terrifying picture of Europe's future

Traducido por  Javier Fernández Retenaga

Fuente: Tlaxcala, 24 de febrero de 2014

Traductions disponibles : Français Deutsch

Palabras clave:Igor Štiks  Bosnia-Herzegovina  Yugoslavia  Unión Europea  revueltas  Pleno de Tuzla  

Actualizado ( Miércoles, 12 de Marzo de 2014 02:57 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy3286
mod_vvisit_counterAyer72980
mod_vvisit_counterEsta semana335142
mod_vvisit_counterSemana precedente476327
mod_vvisit_counterEste mes1798144
mod_vvisit_counterMes precedente2045571

We have: 864 guests, 33 bots online
Tu IP es: 54.81.117.119
 , 
Hoy es el 26 de Abr de 2018