Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Politica Mundo


¿Corrupción? ¡Es el capitalismo!

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

La CalderaBisHoja de Coyuntura Abril-Mayo 2016

El 3 de Abril fueron publicados los Papeles de Panamá, una filtración de 2,6 terabytes de documentos confidenciales de Mossack Fonseca, una firma de abogados encargada de crear cuentas offshore en paraísos fiscales, protegiendo la identidad de sus clientes.

La filtración revela la implicación de cientos de figuras públicas en la evasión fiscal a escalas multimillonarias, entre las que se encuentran personalidades de la política internacional y nacional, como Mauricio Macri. 

La publicación de estos documentos se produce simultáneamente a los escándalos por corrupción en Argentina y Brasil, que involucran a los gobiernos del kirchnerismo y el PT respectivamente, sobre los cuales sectores de la burguesía y la derecha intentan montar en gran medida la reconstrucción de su hegemonía a nivel continental, con fuerte apoyo del poder judicial y mediático, con el objetivo de profundizar las políticas de ajuste y asestar un duro golpe a los derechos sociales en toda la región. 

Tanto la inusitada publicidad de casos de corrupción en América Latina, como la publicación de los papeles de Panamá - dos movimientos en parte convergentes, en parte contradictorios - deben ser comprendidos en el marco de la irresolución de la crisis mundial actual y los intentos de reconstrucción hegemónica de distintos sectores de la clase dominante. Un análisis que, además de comprender las derivaciones políticas de estos hechos en la actual coyuntura, no debe perder de vista que la corrupción, ilegal o legal, es una condición de posibilidad del sistema capitalista, en cualquiera de sus modelos de reproducción, y su sistemática expoliación al pueblo trabajador. 

En anteriores hojas de coyuntura, destacamos la persistencia e irresolución de la crisis mundial, e identificamos dos grandes tendencias planteadas al interior de la clase dominante para su superación dentro de los marcos del capitalismo. Por un lado, el capital más concentrado, vinculado a los estados centrales, impulsa la formación de una Nueva Derecha, renovada estratégica y dirigencialmente, expresada con claridad en Argentina en la victoria de Macri. El avance de este sector en los últimos tiempos se explica parcialmente por las limitaciones estructurales y las dificultades coyunturales de la otra tendencia, expresada por fuerzas surgidas al calor de la crisis estructural del modelo neoliberal, que intentan impulsar reformas y políticas económicas redistributivas desde arriba, apoyadas en cierta base popular, con el objetivo de redinamizar la acumulación capitalista a escala mundial y sostener la gobernabilidad de sus países. Regionalmente esta tendencia está representada en parte por los gobiernos del ALBA, con diferencias entre sí, siendo el caso de Venezuela el más rupturista con el régimen político de la etapa anterior, y en parte por los gobiernos kirchnerista en Argentina y del PT en Brasil, pero con una dinámica más adaptada al régimen institucional heredado y menos basada en la movilización social. A nivel mundial, la figura del Papa Francisco expresa la iniciativa de la Iglesia frente a esta pugna por la superación de la crisis del neoliberalismo y las estructuras de dirección de una Europa subordinada al capitalismo anglosajón norteamericano, planteando un modelo de capitalismo cuyos contornos específicos no están claros, pero que se perfila no-neoliberal y, por supuesto, patriarcal.

En los últimos años esta última tendencia ha perdido dinamismo en América Latina, al compás de la caída de los precios internacionales de las commodities, poniendo en jaque a varios de estos gobiernos que, a pesar de sus políticas redistributivas, no modificaron los pilares de sus economías dependientes e incluso profundizaron parte de los rasgos del modelo neoliberal - aumento de la precarización laboral, mayor extractivismo y creciente extranjerización de la economía.

La crisis de estos gobiernos, sumidos en sus propias limitaciones, y la falta de alternativas políticas de masas en la región que pudieran canalizar el descontento social hacia una ruptura anticapitalista, abrió el paso al ascenso de las fuerzas de la nueva derecha, que intenta reflejarse en las mejores performances económicas de países como Chile y Colombia en los últimos años, lo que implica también la reubicación de la región en la política internacional, de un paradigma multilateralista que promovía instrumentos de integración regional (sin tensionar la matriz extractivista de esa integración) y alianzas con los BRICS, a una más decidida alianza con EEUU y UE a través de tratados de libre comercio.

Sin embargo, aún resulta lejana una perspectiva de resolución de la crisis y las tendencias identificadas no son la cristalización de dos programas económicos y políticos consolidados y claramente diferenciados, sino más bien respuestas parciales de distintos sectores de la clase dominante que intentar mejorar su posición relativa frente a la incertidumbre del sombrío panorama de la crisis en curso. 

En este marco, las denuncias por corrupción son presentadas como una explicación de la crisis, sea por la corrupción de la burocracia estatal, sea por la codicia empresarial.

La Nueva Derecha latinoamericana explica la crisis, y sus políticas de ajuste, por la corrupción de los funcionarios y el despilfarro estatal de los “gobiernos populistas”. Son los mismos sectores que justifican la corrupción de los empresarios por los excesivos impuestos a la riqueza. Según esta óptica, sólo la “eficiencia empresarial” en el comando del Estado podría revertir estas “distorsiones” que achacan a la regulación estatal sobre el mercado, como si no se valieran del “imperio de la ley” a la hora de defender sus propios intereses.

Del otro lado, nos encontramos con que "el Papa exhorta a la solidaridad desinteresada y a un retorno a la ética en favor del hombre en la realidad financiera y económica", reclamando una reforma moral del capitalismo contra la evasión fiscal, respuesta Vaticana - replicada por sectores de la izquierda - a la crisis en curso. A diferencia de la retórica anti-Estado, esta apelación moral del empresariado exige mayor intervención estatal, gravámenes sobre la riqueza y control sobre el flujo de capitales en favor de políticas redistributivas, siempre en el marco del capitalismo (pero más humano).

Tanto la renovada exigencia moral vaticana en favor de la redistribución caritativa de la riqueza como la promoción de la gestión estatal en mano de los CEOs patentizada en el gabinete de ministros de Cambiemos en Argentina coinciden en presentar el problema de la corrupción como una desviación, en una operación ideológica que deposita el problema de la crisis financiera internacional en la psicología de los sujetos, la codicia del empresariado, el apetito insaciable de los gobiernos, o la cultura del consumo ilimitado. Pero en la lógica del capital, cualquier oportunidad de valorización, sea dentro o fuera de las vías legales, no puede ser desaprovechada. El propio marco jurídico capitalista es una forma de corrupción legalizada orientada a la expoliación de la mayor parte de la humanidad en favor de los privilegios de un puñado de personas.

El actual proceso de juicio político a Dilma Roussef en Brasil muestra como la legalidad o ilegalidad de las operaciones financieras de gobiernos y empresarios son límites cada vez más difusos y en última instancia una cuestión de interpretación, como resultado de la lucha por el poder. 

En el contexto de la gigantesca crisis que atraviesa al coloso latinoamericano, en la mayor contracción económica del país desde 1930, sectores de la burguesía, con apoyo mediático y judicial, avanzan en el juicio político a Dilma, por lo que denominan “pedaleadas financieras” y ocultamiento de datos fiscales. La denuncia de estas operaciones, que no constituyen claramente un delito y mucho menos causales de destitución, son llevadas adelante por un Congreso involucrado a su vez en los casos más resonantes de corrupción, como el ”Petrolao”.

Lo cierto es que el Congreso más conservador de las últimas décadas y la línea de sucesión en manos del PMDB sólo puede explicarse por la política de alianzas del gobierno del PT. En nombre de la gobernabilidad, no sólo han allanado el camino al juicio político, sino que Dilma se puso también a la cabeza del ajuste que exigían la burguesía brasileña y el capital financiero internacional, atacando los derechos de su base de apoyo social. Sobre ese fondo se produce este intento destituyente, con que Temer pretende hacerse del control de ejecutivo para llevar las políticas de ajuste a un nivel superior, y avanzar con políticas derechistas en todos los niveles, como lo anunciaron los discursos por el Sí al impeachment en el Congreso, racistas, misóginos y homofóbicos, lo que tendrá profundas consecuencias a nivel continental para el pueblo trabajador.

Pero la crisis de legitimidad afecta al conjunto del régimen político y todo indica que se agravará con el correr de las semanas. Si el juicio político, que tiene una aprobación de más de la mitad de la población, avanzara y Temer asumiera el gobierno, éste  lo haría con el 8% de aprobación social.

En ese marco de descrédito gubernamental y parlamentario, se debe rechazar la maniobra destituyente contra Dilma Roussef y también el llamado a elecciones anticipadas - que promueven algunos sectores de izquierda-, alternativas que la clase dominante evalúa como salidas plausibles para cerrar en su favor la crisis política que los acecha. Desde la izquierda, debemos promover la construcción de un amplio polo de izquierda que organice las luchas, que denuncie el carácter sistémico de la corrupción, y agudice la crisis de representación de los partidos del régimen y sus instituciones, planteando una alternativa anticapitalista y antipatriarcal.

Mientras tanto, la derecha continental y el capital financiero ven con entusiasmo el curso de los acontecimientos en Argentina. El gobierno de Macri lleva adelante un duro ajuste fiscal, con cientos de miles de despidos y paritarias a la baja en el sector estatal, aumento de tarifas y cierre de programas sociales y educativos, todo en el marco de una marcadas escalada inflacionaria; la contracara del ajuste para lxs trabajadorxs es la eliminación de retenciones para sectores del agro y la minería, el pago a los fondos buitres, y más recientemente la presentación de un proyecto que permite a las empresas tomar nuevos empleados sin pagar la carga impositiva (a cuenta del Estado) para intentar frenar el proyecto de doble indemnización contra los despidos que también avanzan en el sector privado.

El “sinceramiento” de las variables económicas, el eufemismo con que el macrismo denomina sus políticas de ajuste, y el pago a los fondos buitres, no han redundado en ninguna mejora de los indicadores económicas. Mientras tanto, nadie garantiza la llegada de las inversiones, el gobierno no logra contener la inflación a pesar de la caída del consumo, los indicadores sociales señalan un considerable aumento de la pobreza, y las tasas de interés altas, con que el Banco Central contiene la presión devaluatoria, profundizan el horizonte recesivo.

Para blindarse políticamente, el gobierno apela a la pesada herencia del gobierno kirchnerista. Por supuesto, no se refiere a la pesada herencia de la precarización laboral, la extranjerización ni la concentración económica; la herencia del kirchnerismo, a los ojos de Cambiemos, es la del despilfarro del empleo público, las políticas sociales y la corrupción de los funcionarios k.

Los casos de corrupción que involucran a distintos funcionarios del anterior gobierno se volvieron el centro del blindaje mediático a las políticas del gobierno de Macri. El traspié que encontró esta estrategia con la publicación de los Panama Papers, donde Macri aparece como titular de una cuenta offshore, derivó en una ofensiva judicial y mediática aún mayor sobre algunos casos emblemáticos del kirchnerismo, como la detención de Jaime por enriquecimiento ilícito y fraude, el día anterior a la publicación de los Panama Papers, la detención de Lázaro Baez, el día después de la publicación, y el llamado a indagatoria de Cristina, que el kirchnerismo transformó en un acto político de envergadura frente a Comodoro Py.

Pero el blindaje mediático no logra detener la caída en la imágen positiva de Macri, que ya iguala a la consideración que tenía Cristina a inicios de 2015, mientras va configurándose la resistencia de lxs trabajadorxs a sus políticas. Las paritarias en el sector privado lograron pulverizar el techo a las paritarias del 25%: aceiteros logró un 38%; metalúrgicos y camioneros un 33%, y algunos sectores estatales como bancarios que también acordaron esa cifra. Ahora el gobierno enfrenta el plan de lucha de los docentes universitarios, que en el caso de la CONADUH lleva ya 16 días de paro, en rechazo al ofrecimiento del 15% y la reducción del presupuesto universitario; ya está anunciado un nuevo paro del 9 al 14 de Mayo si no hay una mejora de la oferta que atienda al reclamo del 40%, mientras en las universidades comienza a desarrollarse la movilización conjunta de trabajadorxs y estudiantes.

Este 29 de Abril las tres CGT y las dos CTA convocaron a movilizarse por el día internacional de lxs trabajadorxs en rechazo a los despidos y contra las políticas de ajuste. Si bien la convocatoria conjunta de las cinco centrales sindicales es un hecho inédito, tiene claras limitaciones: no se convoca en el marco de un paro, lo que restringe su impacto y la capacidad de movilización, y el rechazo a los despidos acompaña el proyecto de doble indemnización en el Congreso, un proyecto que no protege el empleo estatal y apenas es un paliativo para contenerlos en el sector privado. Con este carácter, la movilización parece más orientada por la burocracia sindical a su disputa en la interna del PJ y la negociación con el gobierno por recursos. Sin embargo, levanta reivindicaciones que interpelan a amplios sectores de trabajadorxs que están dispuestos a salir a pelear contra el ajuste, por lo que es necesario que desde la izquierda podamos plantar una voz independiente que plantee la lucha contra los despidos, por las paritarias, contra el ajuste y la inflación, y por el llamado a un paro nacional que levante estas consignas. El acto del 1ro de Mayo en Plaza de Mayo, donde convergerán la Corriente Rompiendo Cadenas, parte del Frente de Izquierda (PO e IS), junto a sindicatos y delegados combativos debe ser una ocasión para impulsar esta perspectiva. 

Fuente: La Caldera, 30 de abril de 2016



Palabras clave:Papeles de Panamá  Mossack Fonseca  cuentas offshore  paraísos fiscales  evasión fiscal  Mauricio Macri  escandalos de corrupción  Argentina  Brasil  kirchnerismo/PT  crisis mundial  clase dominante  capitalismo  corrupción burocracia estatal/codicia empresarial  precarización laboral  extranjerización/ concentración económica  nueva derecha  blidaje mediático  CGT  CTA  mobilizacion  día mundial de los trabajadores  contra los despidos/políticas de ajuste  por poder popular de los trabajadores y los oprimidos  socialismo desde abajo y a la izquierda Plaza de Mayo  

Actualizado ( Martes, 03 de Mayo de 2016 19:15 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy66397
mod_vvisit_counterAyer88312
mod_vvisit_counterEsta semana452707
mod_vvisit_counterSemana precedente512365
mod_vvisit_counterEste mes1439382
mod_vvisit_counterMes precedente2045571

We have: 962 guests, 22 bots online
Tu IP es: 54.198.134.127
 , 
Hoy es el 21 de Abr de 2018