Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Politica Mundo


Argentina: La lumpencracia y el enfrentamiento abierto

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Jorge Luis Ubertalli"San Berenito y otro mandado

todo mezclado, todo mezclado…"

Nicolás Guillén

La democracia burguesa, impuesta por el imperialismo norteamericano y sus aliados en el subcontinente en la década de los años 1980 luego de llevados a cabo los genocidios cívico-militares y contraídas las “deudas” externas, siempre fue una engañifa destinada a eternizar la dominación de las burguesías locales aliadas al imperialismo sobre las clases populares de cada uno de los países que conforman Nuestra América.

Su advenimiento y el “neoliberalismo” son frutos de la nueva táctica imperial de neocolonizar los países de su llamado “patio trasero” e imponer sus valores- junto al voto universal, el parlamentarismo, etc.,- de libertad de mercado y apertura económica, de avalancha de basura cultural alienante y “cretinismo” social. En otras palabras, una democracia para poder explotar y saquear de mejor manera a los países Indoamericanos sin tener que recurrir directamente a la fuerza de las armas. Esta “democracia” se impone a través de la “guerra psicológica”, forma de llevar adelante la agresión a pueblos y gobiernos no afines con el imperialismo y las grandes burguesías locales y extranacionales, sin “recurrir a medios estrictamente militares”. Las campañas de acción psicológica ( incluido lavado de cerebros, creación de ‘cultura del estímulo’, etc.), guerra económica, guerra “sucia” y demás ( ver “Inteligencia Estratégica”, Sherman Kent, Editorial Pleamar, 1976 ) enunciadas por este fundador de la CIA  en 1947, toman mayor cuerpo luego de ejecutadas las políticas de genocidios y ‘guerra psicológica compulsiva’ (implantación del terror estatal sirviendo a los intereses oligárquico-burgueses-imperialistas) por parte del imperialismo y sus aliados locales en la década de los 70 hasta mediados de los 80 del pasado siglo.

Según el Documento de Santa Fé II (década de los años 1990), ya citado en trabajos anteriores, y que marca el inicio doctrinario en Nuestra América de las “democracias restringidas” privatistas:

 “El régimen democrático requiere que el mecanismo político permanente, es decir, las estructuras burocráticas para mantener el orden y administrar la justicia, así como el gobierno temporal, es decir, el gobierno electo, sirvan a los intereses de la sociedad. El régimen democrático tiene el objetivo de preservar la independencia de la sociedad, convertir la sociedad en una comunidad más verdadera y rendir cuentas de su responsabilidad ante la sociedad.

Los elementos más significativos de este objetivo de la política de los EEUU incluyen que los gobernantes latinoamericanos acepten verificación del poder  político y mantengan una diferenciación entre el régimen y la sociedad. La tendencia en EEUU es hacer centro excesivo en los procesos electorales. Con lo importante que es esto, existe un entendimiento limitado en cuanto al problema del establecimiento de un régimen democrático y constitucional funcional en Latinoamérica.”

¿A qué sociedad se refiere este documento? A la denominada sociedad civil, grupo amorfo de personas no organizadas políticamente que, según este paper, se diferencia del “régimen” político, o sea de todo lo que constituye el andamiaje político de un país, cuyo eje es el Estado. Manipular a la “sociedad” para enfrentarla con/ o desinteresarla por /la “política”, se constituye en el objetivo fundamental para los autores y aplicadores de este engendro, a fin de “desestatizar” la economía sin protestas ni confrontaciones. Los grandes medios de información y las empresas de divertimientos, entonces, son los que llevan adelante el papel de despolitizar y alienar a las masas para hacer posible el objetivo.

En estos años y sorteando las trampas de esta “democracia” pudieron establecerse en Nuestra América gobiernos no afines a los designios de EE.UU., quien, atareado por sus aventuras en Medio Oriente, Asia y África, no volvió como se estilaba desde la Doctrina Monroe, por su “patio trasero”… hasta ahora. Hoy, a través del “gobierno” de Macri y sus compinches, aunado al golpe institucional de Rouseff en Brasil y al peligro de intervención en Venezuela, entre otras maniobras contra gobiernos y pueblos de la región, los yanquis retornan por su “democracia”. Y, como sostiene el citado Documento de Santa Fé II: “el buen vecino está de regreso y se va a quedar”.

Lumpencracia

Anclando en nuestro país, podemos definir al gobierno de Macri como una lumpencracia. Su cacareada desideologización “pragmática” no es sino el velo que cubre negociados y trapisondas varias con potencias adversarias y hasta enemigas en el campo internacional. El amor de M.M. por EE.UU. no desmerece su apego con China Popular, de la cual su padre, Franco, es un representante superlativo aquí y en otras partes. Botín de guerra para M.M. y su pandilla mafiosa, que puja entre sí para ver quienes se quedan en el trono para recibir mejores comisiones y dádivas de los inversores y potencias externas, el país, fundamentalmente la Patagonia, se debate entre asentamiento de bases extranjeras, ponderados proyectos de infraestructura, desembarco de la marinería yanqui, despoblamiento de la zona auspiciado por los británicos, etc., etc. Llorando a lágrima viva, como diría el gran poeta cubano, Argentina navega en el mapa y se desangra ante la rapiña de los demócratas occidentales, que confrontan con países como Rusia o China, también con intereses en la región. Independientemente de la bondad de las intervenciones y las inversiones extranjeras- si son para crear obras de infraestructura a fin de industrializar el país y poblar regiones casi desérticas o, si, por el contrario, se producen para alimentar la ruleta financiera, saquear recursos naturales u ocupar territorios militarmente- la trapisondearía macrista alimenta expectativas de unos y otros, mientras sume al pueblo en la pobreza y la desocupación y desguaza a la nación y su territorio en disputas de jauría, en donde grandes patrones engordan en un contexto de desgracia nacional.

Los negocios internacionales permiten al macrismo zafar de un merecido boicot por los actos que comete a diario contra el pueblo argentino, sus recursos naturales y territorios.

Por ello la lumpencracia macrista, con o sin Macri, debe ser expulsada del país por nosotros. No importa quién o quienes lo sostengan local o internacionalmente. Nosotros somos independientes, con Declaración o sin ella, y debemos deshacernos de esta lacra para constituirnos en un país “pa todos o pa’ naides”, como decía el viejo Artigas, oriental y mártir en la lucha por la soberanía y la independencia de la región.

La democracia para los ricos es una de las caras, la más hipócrita, del capitalismo, sistema subhumano desde que se impuso en el globo terráqueo.

Liberación nacional y socialismo deben ser la meta de un futuro real para los argentinos. Por ello, echar de cualquier manera a estos transnacionalizados trásfugas que ocupan el gobierno del país no constituye ningún acto autoritario del que debamos arrepentirnos ni nada por el estilo. No aceptamos esta lumpen democracia, en cuyo nombre se enajena la nación económica, cultural y militarmente. Esta es la democracia imperial. La nuestra debe ser una Democracia Popular, desde la cual se alimente, cure y eduque al pueblo para ser libre y levantisco en defensa de sus intereses de clase y de Nación. Si el país se halla ocupado por potencias extranjeras, directa o indirectamente, hay que echarlas y enviar a la cárcel u a otros castigos a sus teocráticos virreyes o paniaguados politiqueros de salón.

Luego de la “autodisolución” de la URSS y otros países socialistas, la palabra Revolución pasó a ser una mala palabra o un bocado que podía ser ingerido por cualquier embaucador, opresor o explotador a costa de la sangre, el sudor y la tristeza del pueblo. Ahora es el momento de volver a nombrarla en todo su esplendor: Revolución nacional hacia el socialismo.

Como no somos “patriotas” de palabra, y no estamos “desideologizados”, queremos transcribir un fragmento del discurso del compañero Kim Il Sung, gran líder de la República Popular de Corea, ya fallecido.  El 5 de octubre de 1966, el compañero Comandante Kim Il Sung dijo: “El patriotismo socialista es el patriotismo de la clase obrera y del pueblo trabajador, que aspiran al socialismo y al comunismo; es el patriotismo que une la conciencia clasista con la de independencia nacional; que une el amor a la clase a la que se pertenece (…) con el amor por su nación y su Patria. El pueblo trabajador, encabezado por la clase obrera, forma la abrumadora mayoría de la nación, y por lo tanto es imposible imaginar los intereses de ésta al margen de los intereses de aquel…”.

Como la Patria, la Nación, el pueblo y la clase trabajadora son los ámbitos donde se realizarán todos nuestros sueños, están primeros que nada. “Seamos libres y lo demás no importa nada”, dijo el gran general José de San Martín.

La lumpencracia macrista debe ser enfrentada abiertamente y de todas formas y erradicada del suelo patrio.

Debemos, sin falta, echarla a la cloaca de nuestra  historia.

Jorge Luis Ubertalli Ombrelli para La Pluma, 20 de mayo de 2016

Jorge Luis Ubertalli, periodista, poeta y escritor. Nacido en Buenos Aires el 24 de diciembre de 1947, vivió en Nicaragua Libre desde 1979 hasta 1983. Ha publicado varios libros, entre ellos "Colombia en la Mira- Breve Reseña de la Agresión Imperialista, Estatal y Narcoparamiliar" editado en 1999. Descabalgando el Tiempo. Me/moría de vida en 2013. Colaborador de la Pluma.


Crónicas y poemas de Jorge Luis Ubertalli publicados por La Pluma



Palabras clave:Argentina  lumpencracia macrista  noliberalismo  imperialismo USamericano  dominación burguesa  Nuestra América  Jorge Luis Ubertalli Ombrelli  

Actualizado ( Jueves, 26 de Mayo de 2016 10:14 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy28425
mod_vvisit_counterAyer77706
mod_vvisit_counterEsta semana106131
mod_vvisit_counterSemana precedente626607
mod_vvisit_counterEste mes1505230
mod_vvisit_counterMes precedente2540693

We have: 1017 guests, 19 bots online
Tu IP es: 54.167.230.68
 , 
Hoy es el 18 de Jun de 2018