Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Politica Mundo


La encrucijada europea

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Juan Diego GarcíaEuropa se enfrenta a situaciones críticas frente a las cuales no se perfilan soluciones que generen optimismo ni fuerzas sociales y políticas que estén en condiciones de ofrecer salidas realistas. La derecha europea, aunque sigue siendo mayoritaria en los parlamentos se encuentra en retroceso y tan solo mantiene todo su poder por la debilidad relativa de las fuerzas de la oposición. Los casos de Grecia y Portugal podrían ser el comienzo de ese cambio.

Las reformas neoliberales han provocado un deterioro considerable del modelo europeo de capitalismo (basado en formas de diverso alcances del Estado del Bienestar) desgastando la legitimidad del sistema y propiciando la aparición de fuerzas alternativas a la derecha y a la izquierda de los partidos tradicionales, principales mecanismos de participación ciudadana. La crisis actual -en buena medida incrementada por el modelo neoliberal- no solo no ha sido superada sino que al menos en el futuro inmediato amenaza con intensificarse. Las soluciones de la derecha en la práctica repiten las mismas dinámicas que propiciaron la crisis, mientras la izquierda parece satisfecha, de momento, con alcanzar al menos la recuperación parcial de los beneficios perdidos por las mayorías sociales. Se comprende entonces que los partidos y movimientos que aparecen como alternativa no desborden los límites del pensamiento socialdemócrata tradicional. En un escenario tan negativo para las mayorías sociales, hasta este tipo de reformas aparece como una solución “radical”.

La idea de la integración europea que permitió originariamente el nacimiento y ampliación de la actual UE no puede prosperar en tales condiciones. La Europa “de los mercaderes” (que no otra cosa supone el modelo neoliberal) resulta incompatible con cualquier proyecto de armonización regional, al punto que no solo se debilita el espíritu europeo sino que renacen con fuerza los nacionalismos excluyentes que amenazan la misma unidad de algunos de los estados actuales. El retiro del Reino Unido se produce (más allá de los errores y el oportunismo de los conservadores en el gobierno) en una atmósfera de desprestigio de esta “Unión de banqueros” y obedece a dinámicas similares a las que alimentan el separatismo en el mismo Reino Unido, en España, Italia o Bélgica.

La adhesión a la UE de los países de la Europa del Este (antiguo Campo Socialista) intensifica los problemas pues sus dirigentes no solo predican y aplican el modelo neoliberal con mucha mayor intensidad sino que- al menos en algunos casos- están lejos, muy lejos, de corresponder a las formas democráticas tradicionales en Occidente.

A pesar de los enormes logros de la UE en estas décadas el reto de convertir al Viejo Continente en una potencia con dinámicas propias en el escenario internacional está muy lejos de cumplirse. Antes por el contrario, la Unión aparece cada vez más como un socio menor de los Estados Unidos: unirse al carro de guerra de Washington o distanciarse de Rusia y de China no parecen estrategias adecuadas, aunque fuera tan solo por motivos prácticos habida cuenta del rosario de fiascos que supone la actuación de Estados Unidos en Asia, en Europa o en África, con el resultado del terrorismo islámico (en cuyo nacimiento y desarrollo la culpa de Occidente es innegable) y de los millones de refugiados que llegan a territorio europeo y no al responsable principal de estas guerras: los Estados Unidos.

Nada queda del viejo sueño de los franceses de limitar al máximo el rol de Estados Unidos y la OTAN para ganar autonomía. Pequeño se queda el señor Sarkozy (Sarko…yes como se le llamó en su día por la penosa sumisión frente a Washington) ante la actitud de la actual gobierno socialista del señor Hollande, más sumiso y obsecuente, si cabe.

Más realista parece la política de la señora Merkel de tratar de no dañar en exceso sus relaciones con Rusia (por razones evidentes y de utilidad, socio económico clave de la burguesía alemana) o del mismo gobierno conservador británico que, sin muchos aspavientos, viene tejiendo lazos muy sólidos con China. Pero la dimensión de estos distanciamientos con Washington no es suficiente en manera alguna y Europa se ve atada al carro de guerra gringo sin que se vislumbre un cambio significativo.

Juan Diego García para La Pluma, 22 de agosto de 2016

Juan Diego García (Cali, 1945). Doctor en sociología, Universidad de Frankfurt/RFA Reside en España desde hace varios años. Escribe una columna semanal que publican diversos medios. Corresponsal de La Pluma.net

 

Artículos de Juan Diego García publicados en La Pluma

 



 

Palabras clave:Europa  encrucijada  reformas neoliberales  crisis  deterioro  modelo europeo  capitalismo  Estado de bienestar  derecha/izquierda  UEropa  USA  OTAN  Juan Diego García  

Actualizado ( Sábado, 27 de Agosto de 2016 18:18 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...

Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy61804
mod_vvisit_counterAyer75008
mod_vvisit_counterEsta semana200254
mod_vvisit_counterSemana precedente480170
mod_vvisit_counterEste mes1770516
mod_vvisit_counterMes precedente2043764

We have: 682 guests, 23 bots online
Tu IP es: 54.163.39.19
 , 
Hoy es el 23 de Ene de 2018