Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Politica Mundo


Las crónicas de Ucrania

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Tamer-Sarkis-Fernández_avatar-80x80Bis1. Los nigromantes y su golem, contra el gigante-oso

Quienes se ruboricen de europeidad viendo las muestras de exaltación y generosidad dadas por la UE a los nacionalistas ukros, a su liberal-democratismo y a sus compinches paracos, acaban de caerse de la parra. ¿Quién les dio de mamar y les entró entrenadores?: el Senador McCain, algo así como el Publi Relations de la fracción Clinton, se dejó caer por Maidan. También lo hizo el israelita Bernard Henry-Lévi. Desde Estrasburgo, aseptizados Comisarios de corbata tienen la cara de alertar a los PIGS frente al “peligro del populismo”.

 

Kiev significa a oídos rusos "la ciudad" por antonomasia, apodada "la madre de todas las ciudades rusas". Fue capital del imperio ruso. Ucrania significa "frontera"

 

El Hegemonismo yankie demuestra una vez más que cuece a fuego lento sus intervenciones: ya en 2006 la CIA había empezado a reclutar a los armados que durante los hechos de Maidan reaparecieron con el apelativo de “Autodefensa del Pueblo Ucraniano”. En aquel mismo año la misma CIA les fletó en aviones hacia Estonia, cuya base de la OTAN les acogió y entrenó. En las plazas de Kiev ondearon las banderas de “la revolución siria” y más de un entrenador marcial israelí instruyó en “defensa personal”. Las banderas de las ratas anti-sirias no tenían aspecto casual casero. Las rojas estrellas de los bantustanes segregacionistas proyectados cumplían total simetría de formas. No sé si algún espectador habrá creído que los ucranianos guardan banderas de éstas en el cajón, y que las han sacado en el fragor de su propia efervescencia “revolucionaria”. A mí me da que a esas banderas las trajeron de fuera.

¿Los medios?: tan poco novedosos como su propio guión. “Violencia”, “dos bandos”, “dictadura”, “democracia”, “reclamaciones populares”, “guerra civil”. Territorios comunes de una mentira repetida tantas veces que incluso toma cuerpo en la motivación, la perspectiva y la acción de algunos –y quizás de no pocos ucranianos, después de todo-, acabando por devenir “la única verdad posible”.

Pero no caigamos ahora de la parra, que es lo de siempre: cuando Hitler se anexionó Austria, los asépticos encorbatados de aquel entonces dijeron n’est pas notre question, don’t worry be happy. Cuando la anexión de los Sudettes checos, ídem. Se fumaron un puro y celebraron juntos la Conferencia de Múnich, con buenas maneras y sintonía. “Pase usted. Pero sobre todo no se olvide del Gigante ruso”. Hasta con el asunto polaco estuvieron con la mano izquierda empujando a los alemanes, mientras, con la mano derecha, hacían ademanes a Pilsudski a reprimir a las minorías germanas y lo armaban. “Tranquila, Polonia, que te apoyamos”. Caldearon, provocaron, aconsejaron expulsiones. Y, al final, poco antes de septiembre del 39, declaraba Chamberlain tener “la impresión de que Hitler no es un auténtico gentleman”. Aquellos años, estos años.

El alcance del Hegemonismo anglo-sionista es global y su ofensiva global también, empleando a la carta neonazis o al social-imperialismo pintado de “izquierda anticapitalista” y de “corriente roja”. Si alguien obvia el hilo de continuidad entre el fracaso anti-sirio y el éxito anti-ucraniano, está descentrado. Las puertas giratorias son hoy entre el llamado Estado Islámico y las bandas ukras o pro-ukras de paramilitares: provienen del ISIS o van hacia el ISIS no pocos entre los centroasiáticos itinerantes agrediendo a los novorrusos. Por qué será que aquí PODEMOS y los demás guardan silencio en relación a esas puertas giratorias que conectan la destrucción de Libia con la destrucción de Siria, la de Ucrania. Quisieran extender el panorama a Rusia, a Irán, a China. Ahora también a Filipinas, donde redoblarán las apuestas a esa misma carta que manosean una y otra vez. Me salva el estómago y la compostura el hecho de ver a Putin un poco como a ese elegante villano de serie B, quien en la noche se divierte jugando a dejar creer a la teen protagonista, que se ha librado de él. Y luego acabó mandando a los tanques. Cuando los tanques que debieran haber defendido los intereses de un pueblo, tomaron vía hacia el Este contra parte de ese pueblo, mandar tanques rusos es pura solidaridad internacionalista. Un compromiso por encima de fronteras. 

2. Subjetividad: hechizo colectivo e intereses de las clases intermedias ukras socialimperialistas

El cambio en Ucrania fue un Golpe de Estado con complicidad militar: los uniformes hicieron mutis por el foro. Que en Maidan y aledaños hubo Subjetividad, y una subjetividad activa (que no es decir actuante), una subjetividad productiva (que no es decir productora), es una profunda superficialidad. Por lo demás, está claro que la subjetividad no cae del cielo; es un reflejo contingente a las relaciones sociales, a las correlaciones de poder, a la memoria colectiva y a la preponderancia ideológica. A su negatividad a firmar el famoso acuerdo con la Unión Europea, Yanukovich había contrapuesto un contrato con Rusia nada satisfactorio para las clases comerciantes a la vez que percibido peligroso por una porción poblacional nada desdeñable. Las cláusulas sobre provisión energética barata se aseguraban, de facto, alineamientos políticos y geoestratégicos con el gran detentor del grifo gaseoso y lumínico: el oso. Coetáneamente, las contraprestaciones reclamadas por Rusia en lo relativo a flujos mercantiles, dinamizaban una producción activa sobre todo en el Este y cuya recaudación fiscal capitalina a cargo del Partido de las Regiones, despertaba suspicacias de “injusticia”. Se temía, en efecto, una redistribución de Valor, vía Estado, correctora siquiera parcialmente de los agravios causados al Este ucraniano durante décadas. Si es correcta esta tesis mía en torno a los miedos y angustias en la médula de las motivaciones subjetivas a revuelta, podemos afirmar hallarnos ante el enésimo movimiento corporatista y anti-igualitario compuesto por ciudadanos privilegiados que no quisieron ceder fracciones de Valor ni renunciar a optimizar sus nóminas o sus negocios de importación/mercado, aunque fuera a costa de rebajar los ingresos administrativos en base a ganancias productivas y, en consonancia, a costa de crear vacíos de inversión social e infraestructural. Es decir: estaba lejos de importarles ni la cohesión territorial ni la convergencia social. Era una atmósfera de rechazo el clima del Oeste ucraniano con respecto a la partida dineraria rusa inscrita en el propio acuerdo ruso-ucraniano; tal vez por inquina contra el Este, que recibiendo esos flujos podía mejorar. O más probablemente por simple instinto de clase pequeñoburgués dominador: un obrero y una economía mejor abastecidas en el Este, podían al fin desligarse de la sumisión a las inversiones burguesas provenientes del Este, al pasar a detentar caudales con que desplegar alternativas de desarrollo y trabajo. La mencionada hipótesis aguaba también peligrosamente la circulación mercantil y tecnológica extranjera vertida desde el Oeste del país, a la par que el Este fortaleciera y diversificara su producción y sus capitales físicos aplicados.

Por lo mismo, a individuos-ciudadanos tan exquisitos no les pesaba dejar a otros ucranianos en la cuneta del desempleo y la desertización industrial. El funcionamiento de las propias industrias ucranianas ubicadas en el Este, era y es estrechamente dependiente del gas ruso, que con Yanukovic llegaba vía concesiones a importe especial y pago diferido. Por su parte, existía y existe un conglomerado pequeño y mediano-empresarial que gira entorno a la marcha de la industria rusa cercana, bajo la forma de abastecimientos, contrataciones, acabados, ensamblajes, transporte, distribución, etc. El desarrollo de una compenetración más estrecha entre la producción rusa y la producción este-ucraniana de abastecimientos a la propia producción rusa, inquietaba a la vez a los “occidentales” y a sus mercaderes ukros.

La CIA no se dedica a articular muñecos ni a teledirigir clones. Conocí hace dos años y medio a personas cuyos amigos ucranianos estaban en Plaza Maidan, y por cierto ni eran neonazis ni pagados ni chechenos fundamentalistas ni tártaros neotribalistas. Eran simplemente gilipollas, o tal vez pequeñoburgueses lúcidos de su racionalidad egoísta y contable. Su problema, bajo la losa que las fuerzas objetivas le estaban colocando a Ucrania, era de autismo social, justamente por un exceso de subjetivismo, bien fluyente desde la falsa consciencia, bien desde una despierta consciencia de Homo Economicus.

El materialismo dialéctico nos dice que los seres humanos hacemos la historia; más en condiciones operativas independientes de nuestra real o falsa conciencia sobre la imprenta de nuestro hacer o sobre tales condiciones precisas. También más allá de nuestra voluntad y de nuestras representaciones mentales respecto del hacer y de nosotros mismos (auto-representaciones). Luego Mao Tse-Tung, en un giro dialéctico de hondura, nos dirá que, de esas fuerzas productivas cuando se trata de propiciar cambio histórico, la fuerza determinante es la ideología. Las condiciones ideológicas en tanto que condiciones objetivas, son así revalorizadas por Mao, valedor de la tesis marxista sobre la Entidad objetiva del sujeto (Tesis sobre Feuerbach). Podemos así encontrarnos ante un sujeto que ha devenido materia consciente y en tal medida praxis potencial…, o por contra ante un sujeto cosificado como reflejo mecánico de unas condiciones ideológicas cuya primacía él materializa con su acción enajenada. El Partido Comunista se fragua a partir de y a través de la ideología. En el Partido se conjugan como síntesis dialéctica la Vanguardia y las masas, proyectándose la Vanguardia como acción masiva transformadora y siendo las masas quienes se ponen a la Vanguardia protagonizando su transformación radical de condiciones de existencia.

En otras palabras: a estas alturas de la película, pensar que bajo el imperialismo acontece la “incendiaria actuación espontánea ciega y fortuita” a posteriori corrompida por el Poder, como la serpiente corrompió a la buena humanidad con la manzana, es creer en el cuento judeocristiano del libre albedrío. O, más modernamente, creer en el cuento kantiano de la Voluntad libre, que Nietzsche desarticula. Y, sobre todo, es creer que los seres humanos tenemos más cojones de los que tenemos. Creerse que una banda de adolescentes hizo por su cuenta pintadas en los morros del edificio oficial sabiendo que les iban a zurrar, o que el vecino del 5º llegó de la oficina, se puso el pasamontañas, cogió el bidón y bajó a la plaza Maidan, es pura enajenación mental antropológica. Mitología insurreccionalista barata.

La espontaneidad existe, pero en el sentido conciso de que una cierta cantidad de gente se suma a procesos proyectados y encendidos por quienes cuentan con el conocimiento táctico, la capacidad logística, la moneda y la retaguardia cubierta para hacerlo. Hay gente que se va sumando, tal y como los amigos ucranianos de mi conocida, fulgurantes viajeros desde Barcelona a Kiev, e incluso con los días o las semanas llega a cumplirse el axioma psicosocial de “subirse al carro del ganador”, más o menos multitudinariamente. Pero los gestos iniciales y los primeros movimientos de piezas son hechos por Inteligencias estatales, unas u otras, casi siempre las mismas ya.

Por lo demás, las fuerzas objetivas que han producido y conducen el proceso tienen en alto valor a los “espontáneos”; el grueso de los últimos compone una estadística propagandeada a través de fotos y de filmación. Son, además, encuadrados y dotados como fuerzas de choque. No es raro apalizar o incluso disparar a los “espontáneos” que empiezan a ver las cosas y quieren disentir o salirse de las manis* o de los disturbios. Todo el mundo es bienvenido a las primaveras prefabricadas. Ancha es la puerta de entrada. Pero, una vez dentro, te atrapa la secta, y no siempre por seducción, sino a veces por rudo secuestro. Más no nos engañemos: estos procesos se cuecen a fuego lento, de años, hasta el día D. El vecino del 5º no sabe de guerrilla urbana ni de enfrentamiento asimétrico como para llegar a tomar el Parlamento o un barrio urbano. Los indispensables son otros. No podemos ser tan naive los telespectadores bajo “occidente”, por más epopeya y literatura política mítica que nos traguemos, y que cuela al no auto-exponernos a procesos y situaciones semejantes. La “espontánea” imagen del Pueblo indefenso avanzando con brazos entrelazados frente a una siniestra lotería de obuses en primer plano, es irreal. Al espectador le parece real porque no se detiene a pensar la escena en relación a sí mismo en lo particular o a la hipótesis de reacción antropológica en general. Para el caso ucraniano, el anglo-sionismo, confluyente esta vez con el continentalismo “europeísta”, ha estado formando una fuerza ideológica reaccionaria contando con cierto deslizamiento contemporáneo inter-generacional filo-nazi y anti-ruso que Nietzsche denominaría “reactivo” (Genealogía de la Moral, 1er Tratado).

3. Timoshenko: ¿La Princesa cautiva o la Princesa prometida?

Mientras corrían de conmemoración en conmemoración por lo que gustan llamar “la liberación de Europa”, Merkel y su cabalista Hollande no dejaron de ensañarse con un presidente electo. Han callado como setos con la caza de brujas contra población civil reacia a participar en el suicidio colectivo “europeísta”. Pintaron un arcoiris de libertad para coronar las cascudas cabezas de las bandas que fueron hacia el Este a asesinar al pueblo, prestos a hacerles tragar el recino de su Golpe de Estado. Y en fin respaldaron las iniciativas jurídicas y ciudadanas en pro de mandar al patíbulo a Yanukovich por haber cumplido escrupulosamente con la Constitución, Carta que instaba a proteger, incluso con la fuerza, aquella aritmética de fuerzas políticas votadas. ¡Vive la démocratie!, mientras gane quienes quieren los imperialistas. Este caso ucraniano se distingue del sirio, en que en Ucrania no le hizo falta al demo-imperialismo repartir mucho más que algunos bazookas y granadas de mano, unido a las metralletas que ya guardaban los neonazis, a las barras metálicas, a botes de gas pimienta y a las escopetas de caza y de campo empuñadas por los “espontáneos”. El Hegemonismo y sus lacayos imperialistas habían ya pactado a priori con el ejército ucraniano su inmovilidad.

En aquellos días de terciopelo se excarcelaba a una corrupta condenada exactamente como aquí la calle occidental pide a los jueces que enchironen a políticos sucios y a manos-largas. A Timoshenko los cineastas la pusieron a andar con aires de princesa cautiva, pero, más allá de interpretaciones, es “La princesa prometida”. La propia Timoshenko, nada víctima de dictador alguno y sí condenada por desviación de fondos, salió de prisión cumpliendo por el tiempo preciso el romántico papel de “la mujer-Mursi”. Hoy el embajador israelí campa a sus anchas por los reconfigurados pasillos (voz inglesa lobbies) de Kiev. Hace unos veranos “occidente” montó unos mundiales futbolísticos allí: caballo de Troya por donde entraron espías, instructores, ingenieros sociales y asesores en la sombra. ¿Conspiranoia?: el desarrollo de los acontecimientos ha demostrado que no.

El expresidente se exilió a la, bautizada por prensa, “parte rusa de Ucrania”. También emigraron miles de ciudadanos ucranianos rusos oriundos de la pérfidamente llamada “parte no rusa”. Fueron desplazados, de facto o con alevosía, víctimas de presiones y escarnios. Las autoridades ukras prohibieron el ruso en las escuelas. También clausuraron los centros educativos rusos. Se les retiró la ciudadanía a los “ucranio-rusos”. Se persigue a socialistas, a comunistas… ¿La venganza irracional del neonazi loco? En absoluto. Plan Racional Demo-imperialista. En todos los lugares hacen igual el sionismo y su creatura doméstica “occidente”: partir territorio, segregar población, re-agitar viejos prejuicios… Cada oveja a su corral. Un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio. Cada uno en su casa y los monopolios financieros en la de todos.

4. Patriotas ucranianos

Kiev significa a oídos rusos “la ciudad” por antonomasia, apodada “la madre de todas las ciudades rusas”. Fue capital del imperio ruso. Ucrania significa “frontera” (tierra de frontera, Marca). Los periodistas asesinos nos hablan de la Ucrania-Ucrania, de la Ucrania-rusa… Tal y como esos criminales de la cámara y la tinta nos hablaron, hace casi 25 años, de los bosnios-bosnios, de los servo-bosnios, etc. Y así hasta que nos han montado otra Yugoslavia. Y su prensa dice que todo es “culpa del odio interétnico”. Así, sin más. El buen intelectual “de izquierdas” calla ante el proceso, ocupado en menesteres mayores. Y las calles del Kiev movilizado no han dejado de mostrar banderas israelíes junto a banderas del viejo protectorado francés en Siria y banderas neonazis locales.

Varios miles de millones de euros sumó el plan de “ayuda financiera” UE a “la nueva Ucrania”, como llaman textualmente al país los criminales en sus columnas de prensa. “¿Al rescate de Ucrania?”. En absoluto. La rescatada de sus maltrechas cuentas ha venido siendo la UE a costa de Ucrania, de España, de Portugal, de Italia, de Irlanda, de Hungría... Turquía no quiso entrar, ni falta que le hace, mientras la propaganda berlinesa nos dice que “se muere por integrar el club”. El dinero no lo regalan, ni van los duros a cuatro pesetas, sino a diez. “Occidente” ya se cobra, en moneda y especie, sus “ayudas” a Kiev. Ucrania fue una de las dinamos industriales de la URSS. Es aún hoy productora de su electricidad en una proporción notable. Y fue nada menos que el granero de Rusia. Los trigales siguen ahí, pero ahora intervenidos, sujetos a patente de semillas y limitados por una diversificación de cultivos al gusto de Monsanto y de la Bolsa alimentaria de Chicago. A la agroindustria y a los especuladores alimentarios se les aguó la boca desde la desintegración soviética.

Fría es Ucrania. Los inviernos tardan severos meses en abandonarla, para regresar cada octubre. Desde que las facturas del gas empezaron a serles cobradas por monopolios sionistas, a miles de ucranianos se les ha asesinado de frío. Quienes en el Este resisten contra la entrega de Ucrania al imperialismo “occidental”; quienes combaten para impedir el genocidio del que son objeto a manos de ese sionismo y de sus “nacionalistas” ukros, son denominados “separatistas”, “rebeldes” y/o “prorrusos”. Son, en cambio, verdaderos patriotas ucranianos.

Tamer Sarkis Fernández, para La Pluma, 8 de septiembre de 2016

 

Tamer Sarkis Fernández: Barcelona, 1977. Licenciado en Sociología por la Universidad de Barcelona y en Antropología por la Universidad de Barcelona. Curso de Capacitación Pedagógica en Filosofía. Tesina en Prehistoria por la Universidad Autónoma de Barcelona. Vicedirector de Diario Unidad/ Revista Pensamiento del Sur/Diario Octubre. Articulista semanal del diario venezolano La Razón. Colaborador de La Pluma.net

 

Publicado por La Razón

 

N de la E

* salirse de las manis: salirse de las manifestaciones

 

Artículos de Tamer Sarkis Fernández publicados en La Pluma


Palabras clave:Ucrania  UEurpa  CIA  OTAN  ukros  hegemonismo usamericano  Hegemonismo anglo-sionista  Subjetividad  intereses de clases imperialismo  medios  Tamer Sarkis Fernández  

Actualizado ( Martes, 13 de Septiembre de 2016 19:52 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy15981
mod_vvisit_counterAyer70782
mod_vvisit_counterEsta semana321703
mod_vvisit_counterSemana precedente626607
mod_vvisit_counterEste mes1720802
mod_vvisit_counterMes precedente2540693

We have: 769 guests, 54 bots online
Tu IP es: 54.196.42.146
 , 
Hoy es el 21 de Jun de 2018