Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Luchas y Resistencias Las comunidades en resistencias


Tras dura represión y amenazas de masacrar campesinos, se llega a acuerdo con los cafeteros

E-mail Imprimir PDF

Y finalmente se llegó a acuerdo. Quizás no era todo lo que se hubiera querido de primer momento, pero es algo. Al menos más que lo que se tenía hace dos semanas.

Lo triste es que por algo tan básico los campesinos cafeteros hayan tenido que bloquear carreteras y movilizarse de manera tan contundente. Qué triste que hayan tenido que enfrentar toda la furia del aparato represivo del Estado, en la figura del ESMAD, por un reclamo tan básico y tan justo.

¿Tenía que morir un campesino, quedar varios heridos, otro perder una mano, para que el gobierno accediera a subir el subsidio de protección al ingreso de los caficultores a $145.000 por carga (125 kgs.)? [1] Miente el gobierno de manera descarada cuando dice que están abiertos al diálogo pero que no aceptarán vías de hecho [2]. Es solamente mediante la lucha directa que los cafeteros, que se venían movilizando hace más de un año, han sido finalmente escuchados. Desde el 25 de Febrero que los cafeteros dieron un ejemplo de dignidad y lucha al país, alzándose en una sola marea humana en contra de la burocracia clientelista y corrupta de la Federación Nacional de Cafeteros y contra las políticas regresivas del gobierno. Estos campesinos soportaron una represión inusitada: gases, balines, bolillo a la lata, les quemaron sus carpas, les botaron su comida, etc. Y ahí siguieron hasta llegar al acuerdo de Pereira.

Aunque no se diga, este acuerdo es lo que los cafeteros pudieron sacar en las circunstancias actuales –otros logros sobre la comercialización y apoyos financieros pueden darse en el proceso que debiera llevar a la Constituyente Cafetera. Pero los cafeteros también plantearon otros problemas que no van a ganar solos, sobre todo temas relativos al libre comercio y al modelo minero-extractivista. Al hacer estas demandas, señalaron un camino al conjunto del pueblo colombiano para las movilizaciones unitarias que se vienen. No se puede enfatizar lo suficiente que lo que hemos presenciado estas semanas es un síntoma más del malestar profundo que recorre el territorio colombiano.

El gobierno sabe que este malestar es muy profundo: no por nada, el incompetente ministro de agricultura, Juan Camilo Restrepo, dice, en tono de cierta amenaza que “
No es aceptable que muchos gremios, con razón unos y oportunistas otros, quieran entrar en paro. Que ventilen sus razones y se atenderán. Los alivios se han prestado y se seguirán prestando, pero no al son de paros” [3] Miente. Si no fuera por el paro, los cafeteros no habrían sido escuchados y estarían recibiendo aún esa miseria de “precio de sustentación”, que no alcanzaba siquiera a cubrir los costos de producción. De eso se da cuenta cualquiera con dos dedos de frente. Y otros sectores del campesinado toman nota para movilizarse por sus justas demandas.

Por último, preocupa el tono amenazante adquirido por el presidente Juan Manuel Santos en vísperas de la firma del acuerdo. Dijo Santos que la razón por la cual no había enviado a la Fuerza Pública a desbloquear las vías de comunicación, era porque esto “
produciría una masacre”. Así, literal, sin siquiera sonrojarse. Remató la frase diciendo que si en las negociaciones que estaban conduciéndose en Pereira no se llegaba a un acuerdo en cuestión de horas, “nos va a tocar enviar a la Fuerza Pública” [4]. Es decir, les tocará perpetrar una masacre.

Estas declaraciones nos dejan perplejos, sobre todo porque en el contexto de las negociaciones de paz que están teniendo lugar en La Habana con las FARC-EP, el gobierno de Santos trata de vender la imagen de que Colombia es una democracia madura en la cual la insurgencia puede participar en política mediante el voto. ¿Es, acaso, una democracia madura un sistema en el cual se restringe la participación ciudadana al voto y donde las formas cívicas de manifestación reciben tratamiento puramente represivo? ¿Es, acaso, una democracia madura un sistema en el cual las organizaciones sociales que demandan sus derechos son acusadas de terrorismo? ¿Es, acaso, una democracia madura un sistema en el cual se asuma como algo natural que el Ejército masacre campesinos? ¿Es, acaso, una democracia un sistema en el cual aún a sabiendas de que ocurriría una masacre, el gobierno contemple el uso del Ejército contra quienes reclaman sus más básicos derechos?

El paro cafetero ha llegado a un término que no es una victoria rotunda, pero representa un avance importante: primero, por lo que significa el acuerdo para los campesinos que dependen del café. Segundo, porque demostró que la unidad de los trabajadores en lucha puede más que las burocracias más fosilizadas. Tercero, porque demostró que la lucha da frutos. Cuarto, porque trazó una hoja de ruta para las luchas que se vienen y que deben articularse entre diversos y más amplios sectores sociales. Quinto, porque evidenció, una vez más, la naturaleza real del régimen colombiano y nos dio un aperitivo de lo que entiende Santos por paz y democracia. Un sistema en el cual se masacre impunemente a los pobres que osen reclamar lo que les pertenece. En términos de la línea de pensamiento de la oligarquía colombiana, Santos, desde luego, no representa nada nuevo bajo el sol…


NOTAS:

[1] Sobre la represión y los antecedentes del paro cafetero, ver: http://www.anarkismo.net/article/24971
[2] http://www.elespectador.com/noticias/politica/articulo-406740-gobierno-respeta-protesta-cafetera-no-tolerara-vias-de-hecho
[3] http://www.elespectador.com/noticias/economia/articulo-409045-acuerdo-cafeteros
[4] http://www.elespectador.com/noticias/nacional/articulo-408947-santos-dice-si-envia-ffmm-al-paro-cafetero-se-produciria-una-mas

José Antonio Gutiérrez D. para La Pluma, 10 de marzo de 2013

*José Antonio Gutiérrez D. es militante libertario, residente en Irlanda donde participa en los movimientos de solidaridad con América Latina y Colombia, colaborador de la revista CEPA (Colombia) y El Ciudadano (Chile), así como del sitio web internacional www.anarkismo.net. Autor de "Problemas e Possibilidades do Anarquismo" (en portugués -Faisca ed., 2011) y coordinador del libro "Orígenes Libertarios del Primero de Mayo en América Latina" (Quimantú ed. 2010). Colaborador de La Pluma

Artículos de José Antonio Gutierrez publicados por La Pluma:

Amargo café, amargo cacao: violenta represión a la protesta de campesinos cafeteros y cacaoteros en Colombia

Colombia: Continúa la Guerra Sucia en La Marina (Chaparral, Tolima): Amenazas del Ejército contra la familia Díaz Colombia: Para los de ruana, la arbitrariedad y la injusticia: sobre los presos de La Marina (Tolima) Colombia: Se consolida la represión y el terror de Estado en la Marina, Chaparral (Tolima)

El terrorismo de Estado se pasea a sus anchas en Europa

¿Dar la cara a las víctimas?

Masacre de Santa Rosa de Osos, ¿qué nos dice del paramilitarismo en Colombia? Empezamos maluco: Negociación de paz y el cuento chino de la “democracia” asediada

Representación Política, Legitimidad e Insurgencia

En Ituango, en Caloto, en todo el territorio… que cese la represión contra el pueblo organizado

Si el río suena… ¿significa paz a la vista?

El juego de "divide y reinarás" de Santos en el Cauca y la apuesta por la unidad de los que luchan

Memoria selectiva : sembrar cizaña para dividir , José Antonio Gutierrez y Jaime Jimenez

El Cauca, síntoma del agotamiento de la Unidad Nacional y desafío para el movimiento popula

Atentado a dos Londoños: la estridencia y el silencio

Entrevista con Franklin Castañeda, abogado defensor de derechos humanos: “se dice que no hay presos políticos en Colombia, pero hay presos claramente discriminados por razones políticas”

A raíz del Caso Langlois: Medios y Conflicto en Colombia

Colombia empalada

Colombia: Para la paz es necesario: voluntad, levantar calificativo de terroristas y reconocimiento del derecho a la rebelión. Conclusiones Seminario conflicto y paz en Dubín

La Geopolítica de la Paz y los Conflictos: Colombia, Kurdistán, Sri Lanka e Irlanda del Norte

¡Para hablar de Paz hay que hablar de Guerra! (1a parte)

Las cárceles convertidas en trinchera de lucha

Hablemos del conflicto social y armado colombiano

El paro armado de los Urabeños: ¿Cría cuervos y te sacarán los ojos?

La reforma a la justicia es más grave que el caso del ladrón detrás del juez

El significado del asesinato de Alfonso Cano, líder de las FARC-EP

Santos: luz verde para la guerra sucia en Colombia

Colombia no es Porto Alegre: Boaventura de Sousa Santos y la socialdemocracia

La otra guerra de Uribe: los estudiantes y las universidades públicas por CILEP.

¿Quién mató a Facundo Cabral?

Chávez colabora con el linchamiento judicial de luchadores colombianos

Palabras clave:José Antonio Gutierrez  Colombia  Represión  Campesinos  Derechos humanos  Consolidación  Guerra sucia  contra-insurrección  Luchas campesinas  FARC-EP  

Actualizado ( Lunes, 11 de Marzo de 2013 01:54 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy46849
mod_vvisit_counterAyer65933
mod_vvisit_counterEsta semana470981
mod_vvisit_counterSemana precedente526066
mod_vvisit_counterEste mes1561073
mod_vvisit_counterMes precedente2043764

We have: 797 guests, 1 members, 9 bots online
Tu IP es: 54.227.6.156
 , 
Hoy es el 20 de Ene de 2018