Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online


Comentarios al artículo « La unidad de la izquierda » del Señor Santiago Peña ( SantiagoPeye)

E-mail Imprimir PDF

A finales de agosto del presente año la revista Semana publicó el artículo ya mencionado. Vale la pena hacer algunas precisiones.

1. Lo que une a la izquierda colombiana

El planteamiento del señor Peña es que no es necesario estar en un mismo partido para defender unas reivindicaciones comunes, que ello puede hacerse desde un “Frente democrático”.

Las reivindicaciones comunes son: “...la solución política al conflicto armado, la comprensión de las causas de ese conflicto, la postura crítica hacia el libre comercio, la necesaria formalización del trabajo. Además entiende la salud, vivienda y educación como derechos que deben ser garantizados por el Estado mediante un sistema tributario encaminado a la redistribución de la riqueza que elimine la desigualdad (cosa que actualmente no sucede)... Otros puntos importantes que los unen son una verdadera restitución de tierras y la reparación de víctimas, entre otros.”

En estos términos muchísimas organizaciones y personas, de la izquierda, el centro y la derecha, están de acuerdo. Es más, recuerdo que en los noventa, en la revista Semana aparecieron los programas de las AUC y de las diferentes organizaciones guerrilleras: los puntos en común sobresalían. La cuestión no está en enumerarlos, el problema está a la hora de llenarlos de contenido, porque lo que desconoce el señor Peña, es que hay intereses y posiciones de clase antagónicas dentro de la izquierda a la hora de abordar estos puntos. 

Veamos tan solo uno: la solución del conflicto armado. Sostiene la dirección del PDA (en resumen hecho por el columnista de El Espectador Rodolfo Arango cuyo artículo fue colgado en la página oficial del PDA):

El punto más álgido de la reunión lo puso Carlos Gaviria Díaz. Recordó el ideario del PDA y rechazó decididamente el apoyo del Polo a la Marcha Patriótica, no sólo por razones de principio, sino prácticas. El PDA ha sido y es un partido democrático que rechaza la violencia como medio para acceder al poder. Si el Polo apoyara la marcha, no siendo claros sus orígenes y propósitos, cometería el error histórico de arriesgar las vidas de sus integrantes en una posible reedición de lo sucedido a la Unión Patriótica y facilitaría la treta de los enemigos de la izquierda que igualan al PDA con la guerrilla. En política las apariencias son realidad, dijo. Tal error, pese a la buena voluntad de quienes ven con ingenuidad o simpatía la Marcha Patriótica, sepultaría definitivamente al Polo, echando por la borda los enormes esfuerzos de construir una izquierda democrática y respetuosa de un orden constitucional libre y democrático.”[1]

Negar el derecho de los pueblos a resistir por las vías de hecho, llegando incluso a la confrontación armada, es condenarlos a la esclavitud.  La burguesía, el Estado, los paramilitares, sí pueden atropellar y asesinar, pero el pueblo no se puede defender con los mismos instrumentos con que lo atacan. « Perversa ecuación » que no admite ambigüedades.

2. Sobre los problemas personales entre sus líderes

Sostiene el señor Peña: « Quizá haya problemas personales entre sus líderes. El que sean de izquierda no los hace inmunes a ambiciones y metas personales, eso es respetable y normal.»  No. No es para mí ni respetable ni normal que en nombre de « aspiraciones o metas personales» se hagan chanchullos, se apoltronen roscas, se haga clientelismo, se defiendan intereses de la derecha: vaya defensa del individualismo burgués la que hace SantiagoPeye.

3. Una vez más: que no existan contradicciones a nivel personal

Enfatiza el señor Peña en que las contradicciones no se lleven a nivel personal.  «Ahora, es claro que todos estos temas en común van (y deben ir) más allá de los problemas personales y/o políticos que pueda generar la molestia de la expulsión del Partido Comunista. Si es cierto que en la Marcha Patriótica « no se reconocen enemigos a la izquierda », entonces deben actuar de acuerdo a ello y no tomar las decisiones del Polo (justas o no) como algo personal, cuestionando la izquierda de sus directivas, cuando todos sabemos que existen personas muy importantes en cada una de « las izquierdas » que le han aportado mucho al país, desde su visión. »

Realmente alucino. Contradicciones en las que hay implicadas millones de vidas, proyectos sociales, tragedias y dramas humanos que superan la imaginación de Dante, no deben llevarnos a « problemas personales » con los dirigentes del PDA en este caso. ¡Mentiras! No existe política ni ciencia aséptica. La política no son programas impresos en un papel ni la ciencia formulaciones en un tablero. Ambas son altamente subjetivas. Generan simpatía o animadversión en cuanto a los objetos que analizan. Las hacen los hombres y mujeres que ríen, lloran, sueñan, maldicen y sobre todo luchan.

Hay que reconocer lo que cualquier individuo hace respecto a la sociedad, sí. En su justa medida. Referido al mundo de la izquierda, los que en su vida no han estado en una confrontación callejera, o habiéndolo estado pasaron de soslayo y se han encumbrado en la élite de la izquierda funcional al establecimiento y defienden intereses muy distintos de los que dicen representar no serán mis amigos, eso no quiere decir que no los salude, pero los llevaré de lejos por que lo único que quieren es utilizarme, mi voto como mínimo, y después me dan una patada en el trasero en nombre de sus « aspiraciones personales ».

El luchador popular, curtido en la lucha, seguramente con escaso patrimonio, pero incansable en el compromiso, « el imprescindible », tendrá un lugar en mi alma y en mi casa.

4. Contradicciones en el seno de la clase dominante (Santos vs Uribe)

Curiosa percepción tiene el señor Peña sobre las contradicciones en el seno de la clase dominante. « La oposición de Uribe a Santos es mucho más que « una pelea de compadres » así en lo económico prácticamente no haya diferencias entre los dos. Ahí hay una pelea personal por el poder político. Uribe se siente traicionado por Santos y no precisamente por sus políticas sino porque no ha protegido a sus antiguos colaboradores hoy prófugos, asilados o encarcelados, y porque tampoco ha cazado sus peleas internacionales (quizá tenga miedo y por eso se hace el fuerte). Además si Santos finalmente se decide por la paz, esa división entre los dos será insuperable. »

Vamos a ver. Dice el señor Peña que existiendo identidad de intereses económicos entre Uribe y Santos, su « división será insuperable » si Santos se decide por la paz. No existen divisiones insuperables entre los burgueses si hay identidad de intereses económicos, lo otro es secundario, cosmético podría decirse.

Los « amigos de Uribe » traicionados por Santos. ¿Los burgueses tienen amigos? Sí, siempre y cuando esa amistad genere ganancias para ambos, pero si no es así el que está ganando le da la espalda al otro y si desaparece mejor, un competidor menos. ¡Ah ricos pa’ h.p. aunque hay caiga yo!, dice la canción.

El asunto de la paz es, entre otros, un tema de negocios. Hay un grupo de burgueses que gana con el conflicto: contratos, corrupción, robo de tierras y de riquezas mineras. Hay otro grupo, con inversiones más diversificadas, que ve más a largo plazo y que sabe que el Estado se está quebrando con este conflicto interminable y que incluso tiene la certeza que una reforma agraria, por ejemplo, sería un vigoroso motor del desarrollo industrial. Es una contradicción interburguesa que se soluciona entre manteles y si acaso algún « díscolo » como Uribe se sale del guión en dos semanas lo meten a la cárcel. Las contradicciones entre Santos y Uribe son elementos de la « política rosa » que despista a más de un ingenuo.

5. Sobre el Frente Democrático y la relación militantes (bases) con los líderes (dirigentes)

La idea de formar un Frente Democrático no es nueva. Dice el señor Peña: « La Marcha Patriótica, el Polo, Progresistas, el Congreso de los Pueblos, tienen diferencias, pero muchas más cosas que los unen. Se trata de enfocarse en eso y definir mecanismos de decisión en los momentos clave, sin necesidad de estar todos aferrados a una misma disciplina de partido. Pueden estar juntos sin estar revueltos. Permitiendo que cada uno lleve sus procesos pero también coordinando acciones conjuntas. Creo que cada uno actuando por su lado no tendrá realmente ninguna posibilidad de generar los cambios que el país necesita. Para ellos la división no es una opción y la idea de conformar un Frente Democrático debería ser analizada racionalmente y sin apasionamientos. »

En cuanto a los líderes y los militantes el señor Peña sugiere con vehemencia: « Los militantes –de todas las izquierdas- deberían exigirle a sus líderes que empiecen a buscar acercamientos con los demás. Es más, no deben cargar las broncas que estos puedan sentir hacía otras organizaciones o personas. No les conviene a ninguna de las partes dar espectáculos que puedan ser capitalizados por sus enemigos políticos comunes...A los líderes hay que respetarlos, escucharlos, apoyarlos, pero también hay que exigirles y darles uno que otro regaño cuando se lo tengan merecido. Ellos, al igual que todos, se equivocan. »

En cuanto a la idea del Frente Democrático, solo decir que la unidad es « al calor de la lucha ».  Todos esos buenos propósitos que enumera el señor Peña, son palabras vacías si no se funden en el crisol de la lucha revolucionaria. Un detalle: en el escrito de SantiagoPeye no aparece la palabra « lucha » ni el verbo « luchar ».  Sin comentarios.

En cuanto a los militantes (bases) y líderes (dirigentes), recordar, la unidad « es por la base y al calor de la lucha revolucionaria ». El líder o dirigente popular que enturbie la lucha y por ende la unidad, a la calle con él, y si es sin regaños mejor.

Hombre « Santiago », dando rienda suelta a mi subjetividad en cuanto a tu artículo sobre la unidad de la izquierda colombiana, de todo corazón te digo: que análisis tan « Peye ».


[1] http://www.polodemocratico.net/index.php?option=com_content&view=article&id=3078:el-polo-dice-no-a-la-marcha&catid=42:columnistas

Jaime Jimenez especial para La pluma, 31 de agosto de 2012

*Jaime Jiménez : Historiador y Abogado. Colaborador de La Pluma

Articulos de Jaime Jiménez publicados por La Pluma :

Memoria selectiva : sembrar cizaña para dividir

Comentarios al artículo del antropólogo Efrain Jaramillo "El cauca y el resarcimiento de la memoria"

Los claroscuros de Gustavo Petro

_____

La unidad de la izquierda

por SantiagoPeye

Hace algunas semanas la noticia que sorprendió a todos fue la expulsión del Partido Comunista (PCC) de la filas del Polo Democrático Alternativo (PDA) por –según afirmaron- incurrir en doble militancia. El PCC es un promotor activo del movimiento político Marcha Patriótica (MP) que fue lanzado en abril con una multitudinaria marcha hacía la Plaza de Bolívar en Bogotá.

Fuente: Semana, 26 de agosto de 2012

Palabras clave:Conflicto colombiano  La unidad de la izquierda  Jaime Jimenez  

Actualizado ( Lunes, 03 de Septiembre de 2012 18:10 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy65421
mod_vvisit_counterAyer81351
mod_vvisit_counterEsta semana389840
mod_vvisit_counterSemana precedente558884
mod_vvisit_counterEste mes1878778
mod_vvisit_counterMes precedente2168160

We have: 658 guests, 5 bots online
Tu IP es: 54.166.245.10
 , 
Hoy es el 24 de May de 2018