Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online


Colombia: Obstáculos al proceso de paz

E-mail Imprimir PDF

El presidente colombiano enfrenta grandes retos tanto ahora para adelantar un acuerdo con la insurgencia como en el futuro para consolidar el proceso de paz.

Ante todo y de forma urgente Santos debe neutralizar el sabotaje permanente de la extrema derecha que  obstaculiza el proceso y en el futuro entorpecería las reformas que se acuerden en La Habana. Y urge porque la oposición derechista anida en el seno mismo del gobierno y se extiende como una amenaza permanente en la bancada parlamentaria que le apoya, no por una identificación ideológica con el presidente sino como resultado de una práctica corrupta conocida como la “mermelada” mediante la cual se distribuyen prebendas, ayudas y favores personales a cambio del voto favorable para las propuestas gubernamentales. Los más suspicaces agregan que Santos debería empezar por el reto más importante que enfrenta, su propia indecisión, y hacer de veras una política de paz acorde con sus declaraciones; sobre todo ahora cuando aparece favorecido por la opinión nacional e internacional.

Pero la extrema derecha también está en los cuarteles de los cuales Santos no se puede fiar. No puede hacerlo de forma clara y contundente como sería necesario para adelantar un proceso de paz. Aquí no hay golpes militares pero los uniformados mandan y lo hacen en una medida mucho mayor que en otras naciones del entorno, tan acostumbradas a los golpes de estado. Con un ejército gigantesco -casi medio millón de efectivos-, el armamento más moderno de la región, un  presupuesto desmesurado, amparados por una impunidad casi total y además con el apadrinamiento del Pentágono los militares colombianos funcionan en realidad como un ente independiente del gobierno, un verdadero estado dentro del estado, al tiempo que son una pieza clave de la estrategia de Estados Unidos en el continente. Ellos actúan de hecho como tropas ocupantes de su propio país e instrumentos de una potencia extranjera, tal como revela un reciente artículo del Washington Post que da a conocer el verdadero rol de Estados Unidos en el desarrollo de la guerra contra la insurgencia (camuflada como “guerra contra la droga”).

Es de suponer entonces que en el caso de que Santos tuviera en verdad el propósito de desmantelar el paramilitarismo (muchos lo ponen en duda y no les faltan razones)  no cuente con el apoyo de los militares. Es evidente la actitud cómplice de los cuarteles frente a la actividad criminal de estos grupos, tan o más activos que antes de su supuesta “desmovilización”. Tampoco es posible negar el papel directo de las tropas en la guerra sucia, una estrategia de estado y no la conducta desviada de algunos individuos como afirma la versión oficial. Santos ha sido uno de los constructores de esta estrategia; él y los anteriores gobiernos ha hecho uso de ella disminuyéndola o intensificándola,  condenándola o  promoviéndola a conveniencia. Desde el estado se permitió y se fomentó tanto la independencia de los militares respecto del gobierno como su vínculo espurio con los Estados Unidos. Santos ha sido un personaje clave en ambos casos y no lo tendrá fácil para enderezar el entuerto.

En este contexto no sorprende tampoco que a contracorriente del discurso oficial por la paz las instituciones del estado persistan en la violación sistemática de derechos humanos y mantengan la represión como la respuesta permanente a los conflictos. Todo ello es el resultado natural de la aplicación fervorosa de la doctrina de la “seguridad nacional” y del “enemigo interno”. Este es el entramado institucional mediante el cual Santos debe gestionar el proceso de paz y su posterior consolidación. En realidad, la imagen de las instituciones colombianas es bastante negativa: corrupción generalizada, enorme ineficacia y unas estructuras raquíticas que – menos los cuerpos represivos- encarnan de forma perfecta el “estado anoréxico” del ideario neoliberal.  Normal entonces que un estado que apenas preste servicios públicos se muestre tan diligente en la represión. No cesan las bajas de civiles presentados como guerrilleros muertos en combate (muchas veces en represalia contra la población por su supuesto o real apoyo a los insurgentes), ni los llamados “falsos positivos judiciales” que encarcelan activistas y personalidades de la oposición con burdos montajes, pruebas manipuladas, testigos falsos o argumentos tan siniestros como el sostenido recientemente por una fiscal en el juicio a un distinguido académico, acusado de rebelión: “El acusado no ha portado armas pero sostiene ideas muy peligrosas”. Según la funcionaria el profesor universitario había conspirado en Buenos Aires con el premio nobel de la paz Adolfo Pérez Ezquivel para organizar la toma del poder por parte de las FARC-EP. Si no fuera por lo dramático de las circunstancias el “argumento” movería a risa.

¿Con estos apoyos políticos, con estos militares y con este aparato judicial piensa Santos avanzar en un proceso de paz? La cuestión resulta muy inquietante no solo para los guerrilleros que desean firmar la paz sino para cualquiera que opte por la oposición civil al régimen o simplemente reivindique algún derecho. Así se lo ha manifestado al propio Santos la ex senadora y dirigente popular Piedad Córdoba en reciente visita a la sede presidencial, ya que las bandas paramilitares, tan o más activas que antes asesinan, amenazan y agreden a lo largo y ancho del país en particular contra los activistas de Marcha Patriótica (más de treinta asesinatos de sus miembros en el 2013). La lista de muertos y desaparecidos ya comienza a traer a la memoria los momentos más duros de la guerra sucia durante el mandato de Uribe Vélez o el exterminio de la Unión Patriótica que ha costado la vida a más de cinco mil de sus activistas y dirigentes (La UP fue el movimiento político que el gobierno de entonces pacto con las FARC- EP para adelantar su paso a la actividad política legal).

La respuesta del ejecutivo es la de siempre y existen muchos motivos para no darle credibilidad: “se investigará a fondo”, “se dispondrán las necesarias medidas se protección”, etc.  sin que las palabras se traduzcan en medidas efectivas. ¿Es que el gobierno no tiene la información precisa (y sobre todo la voluntad) que permita actuar con la contundencia que el caso amerita? Resulta paradójico que mientras las autoridades destacan los golpes dados a la insurgencia con la exposición patológica de cadáveres y prisioneros, apenas pueda señalar acciones similares contra unos paramilitares que no están refugiados en las selvas profundas (donde supuestamente está la guerrilla,) sino que se pasean impunemente por pueblos y ciudades ante la mirada complaciente de tantas autoridades. En efecto, se podría argüir que el gobierno no puede - o sencillamente que no quiere-. En realidad Santos tiene que poder si espera que se de validez a sus palabras. No es tarea fácil dadas las circunstancia pero todo indica que el presidente necesita imponer un giro radical en su política y decantarse verdaderamente por la paz.

Además de sus dificultades con la extrema derecha, el militarismo y la derecha activa en sus propias filas Santos debe satisfacer las pretensiones de Washington dada la especial relación de dependencia del país con respecto a los Estados Unidos. Ellos deciden sobre asuntos centrales del conflicto armado y no van a permitir fácilmente que se les excluya o relegue a un segundo plano. Ante todo, los estadounidenses buscarán que el fin de las hostilidades no suponga perder aquí todas las ventajas militares de las que hoy gozan. De todas formas y a pesar de lo limitante que resulta esta dependencia Santos tiene un cierto margen de autonomía y es posible y sobre todo necesario que como garantía para la paz se comience a generar una relación diferente con la potencia del norte. Si cesa el conflicto armado no serán necesarios los miles de militares y de mercenarios extranjeros que ahora juegan un papel clave en las operaciones. Sería la ocasión para disminuir también otros elementos claves de esa dependencia que convierten al país en base estratégica de una potencia imperialista (y de la OTAN, al parecer). Es probable que Santos no pueda hacer demasiado en esa dirección pero a mediano y largo plazo ese es un objetivo irrenunciable para el país, aunque solo sea porque los cambios en la inestable situación mundial así lo imponen. Un avance significativo de la integración regional aumenta también ese margen para negociar una dependencia menos vergonzosa, aunque no es realista pensar que la firma de un tratado de paz con la insurgencia signifique el fin inmediato de la misma.

Negar rotundamente ese margen de maniobra del gobierno puede conducir a posiciones delirantes como aquellas que proponen ignorar a Santos y negociar directamente con el imperialismo (“hablar directamente con el señor y no perder el tiempo con su sirviente”) como resulta también bastante ingenuo olvidarse del factor externo y pensar que Colombia ejerce plenamente su autonomía. Los Estados Unidos permanecerán aquí aún por un periodo considerable con sus tropas, sus armas y su tecnología militar operando desde territorio colombiano (y por supuesto espiando e interviniendo  abiertamente en los asuntos locales). Solo un proceso de profundas transformaciones políticas en el futuro inmediato llevará al establecimiento de unas relaciones normales. El proceso de paz debe ser un paso positivo en esa dirección.

Empezar por prescindir inmediatamente de los miles de mercenarios estadounidenses, israelíes, españoles, británicos y demás que campean a sus anchas por el territorio nacional y no precisamente para promover la paz entre los colombianos sería una señal muy positiva de los verdaderos propósitos que abriga el gobierno, pero lo es aún más que Santos desmantele el engendro paramilitar y ponga coto cuanto antes al esperpento de un aparato de “justicia” que funciona de hecho como una pieza clave de la guerra sucia.

Juan Diego García para La Pluma, 25 de enero de 2014

Juan Diego García (Cali, 1945). Doctor en sociología, Universidad de Frankfurt/RFA Reside en España desde hace varios años. Escribe una columna semanal que publican diversos medios. Corresponsal de La Pluma dice lo que el hombre calla...

Lea en La Pluma:

Colombia: ¿Quién es Francisco "Pacho" Toloza?

El Partido de la Izquierda Europea (PIE) expresa su solidaridad con Francisco Toloza/Colombia: The EL calls for the release of Francisco Toloza

Colombia : Libertad inmediata para Francisco Toloza

Artículos de Juan Diego García publicados en La Pluma:

Un proceso revelador

Colombia: Un avance considerable hacia la paz

Colombia: entre la ilusión y el pesimismo

El paro nacional del 19 A

Cuestión de legitimidad

Colombia: Arde Catatumbo

Colombia: La reforma política

Colombia: Santos el imprudente (¿?)

Proceso de paz y contexto internacional

9 de abril

Manipulación mediática y hechos irrefutables

Los diálogos estancados

Nuevos desafíos

Los límites de la indignación

Los diálogos de paz. Un balance y unas perspectivas

La batalla de Venezuela

Construyendo legitimidad

Abstención

¿Salidos del guión?

El volcán europeo

Colombia: Un proceso esperanzador

Horizontes de paz

La vieja maldición de la minería

Santos y los caminos de la paz

Paraguay

Las llaves de la paz

Extractivismo y desarrollo

La marcha patriótica

Obstáculos a la paz

Crisis y alternativas

Un toque final

Panorama de los Derechos humanos.

La CELAC

Sobre la educación y la ciencia

Alfonso Cano

Arrollados por el progreso

Los paramilitares secuestran, violan, descuartizan y desplazan a pobladores de Nariño y Cauca

Ofensiva neoliberal

Oslo

Reformismo y revolución

Tramacúa

El 15 M

Un nuevo proceso de paz.

El desarrollo de las fuerzas destructivas

Las nuevas guerras coloniales

La revuelta árabe

El Buen Vivir

La NEP cubana

Año borrascoso

Democracia en declive

Palabras clave:Colombia  Juan Maniel Santos  FARC-EP  Proceso de Paz  Diálogos de La Habana  Insurgencia  corrupción  paramilitarismo  ejército  USA  “falsos positivos judiciales”  militares  

Actualizado ( Sábado, 25 de Enero de 2014 13:40 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...

Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy27941
mod_vvisit_counterAyer95389
mod_vvisit_counterEsta semana123330
mod_vvisit_counterSemana precedente476327
mod_vvisit_counterEste mes1586332
mod_vvisit_counterMes precedente2045571

We have: 578 guests, 13 bots online
Tu IP es: 54.80.87.250
 , 
Hoy es el 23 de Abr de 2018