Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online


Bienvenidos al circo electoral colombiano

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

siririElecciones: palabra que suena tan disfónicamente en mi país, que cada cuatro años la abstención crece o por lo menos se mantiene. Desde niño he escuchado el fraude que es eso en Colombia. Mi padre decía: "Para qué voy a depositar mi voto, si no veo ninguna diferencia en los programas llámense conservadores o liberales; además, nunca cumplen lo que prometen". Y nunca votó y más se reafirmó cuando se enteró del asesinato de Gaitán por los mismos que después organizarían las elecciones en donde saldría avante el gran basilisco, el Uribe de su época: Laureano Gómez.

Existe un solo plan, así hayan elecciones cada cuatro años, y se llama "atornillamiento al poder por mil y más años", y ello significa que ninguna otra clase puede llegar al trono del Estado y tocar, así sea con el pétalo de una rosa, la riqueza que ya tiene herederos. Camilo Torres lo aclaró antes de salir a cumplir su último papel: "El que escruta, elige", sentenció y dejó para la posteridad la interpretación de ese enigmático enunciado para una democracia que se pretende burguesa y que tiene su parangón en el plan estratégico para mil años de la oligarquía más reaccionaria y sanguinaria de toda la historia de la humanidad.

que nos gobiernen

Los ejemplos de las naciones del Alba no nos sirven de nada, en tanto esas derechas no tienen ni de lejos el carisma de la colombiana, pues ésta siempre ha estado revestida de traición, magnicidio, genocidio y robo a ultranza. No olvidemos al presidente más ridículo de la historia del país, Turbay Ayala, cuando sentenciaba que la corrupción debería reducirse a sus justas proporciones. Extensible puede hacerse esta sentencia al robo de tierras, al desarraigo de poblaciones enteras, a las amenazas, asesinatos y desapariciones de cada día; a todo lo que vemos con los ojos ya entreabiertos, pues nada nos escandaliza a esta altura del partido.

Todas las elecciones tienen su ritmo, y la de ahora no solo lo tiene sino que más bien parece una cumbia interminable en donde de antemano sabemos que la oligarquía continuará con el timón del Estado pero aún así marchamos mansos al redil electoral. Es lo mismo cuando estuvo el frente nacional como un solo partido para evitar sorpresas electorales, sin embargo esa clase media y alta se movía como un solo hombre y arrojaba la papeletica al cajón del escrutador con el ganador establecido de antemano. En ese entonces, por allá en la década de los 70's, la UNO, o Unión Nacional de Oposición, lideraba la lucha electoral en contravía del poder determinativo del ganador. Y pasaba lo mismo: no pasaba nada; pasaba que la farsa se había cumplido y todo seguía igual. Y cuando esos "bárbaros" de la Unión Patriótica tocaron el poder con una motita de algodón, pues les pusieron los fusiles a bocajarro y los mandaron al más allá, porque el más acá es de los atornillados. Cinco mil asesinatos sin aún condenar o encontrar a un solo culpable. ¿Cómo podríamos llamar a eso, sino una farsa armada?

 

http://tomandoposicion.files.wordpress.com/2009/11/circo-electoral-asqueroso.jpg

Juan Kalvellido

Ahora, la novedad: el timo. Que si Zuluaga llega al poder, que tararín que tararán, y los diálogos para el carajo, y sale el miedo como el principal actor, ah, y arrastra grandes volúmenes de hombres que le temen al regreso de la bestia uribista, como si esa no hubiera sido una creación táctica de la oligarquía y del imperialismo. Y olvidamos que esa política de atornillamiento va acompañada del imperialismo norteamericano, el mismo que como el Reich, se plantea para mil años. Y olvidamos que solo en la base del pueblo se puede hallar la respuesta, pues desde la movilización y la decisión de este, las negociaciones de paz continuarán o no. Y ahora tenemos a un pueblo movilizado.

Lanzan las consignas de pánico y corremos a secundar al jefe de los falsos positivos, al mismo que se le iluminó el rostro cuando le llevaron las manos de Iván Ríos y cuando le confirmaron el asesinato de Raúl Reyes y del mono Jojoy y cuando impartió la orden de asesinar a Alfonso Cano, gestor del diálogo, cuando éste se encontraba imposibilitado de defenderse. El mismo que le ha mentido al país mil veces, como buen tahúr que es, cuando ha prometido que mejoraría el sistema de salud, cuando ha hablado de la restitución de tierras, cuando les ha ofrecido respuestas a los campesinos y solo les ha brindado muerte y prisión; cuando ha prometido respetar los páramos y las tierras ancestrales negras e indígenas, y más se ha demorado prometiendo, que enviando a sus ejércitos paramilitares a cumplir la orden de desalojo. Pero claro, seguimos lelos la pelea insustancial de marido y mujer protagonizada por Santos y Uribe, y nos echamos bendiciones y rogamos al altísimo que no se vaya a presentar la bestia de nuevo ante los tribunales de la historia nacional, como si ello no estuviera predeterminado. El ganador definitivo, y por siempre, será la oligarquía colombiana, un ala u otra.

Claro, ya sé que me tratarán de miope, de desconocedor de la alta política, de planitura en el análisis, de falta de decoro y de profundidad, como si aquellos sabelotodos tuvieran el prisma de la verdad en esto del manejo de la mentira circense de la casta más perversa del capitalismo mundial.

Bienvenidos señores pues al circo electoral: allí estará el presentador; verán fieras, payasos, animales de toda índole, y por supuesto, en medio de todo se encontrará el domador que impedirá a la fiera saltar del redil para atragantarse con el público, aquel símil del intelectual que doma la verdad hasta ponerla al servicio de los mismos que mienten y mentirán por siempre con tal de no separarse nunca del poder. Solo queda en nuestras manos no solo no entrar al circo sino también proceder a incinerarlo con nuestra decisión callejera. Nada más y nada menos.

Álvaro Lopera Uribe, especial para La Pluma, 24 de mayo de 2014

Álvaro Lopera: Ingeniero químico. Editor de El Sirirí Insomne, Colaborador de La Pluma.

Lea en La Pluma:

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...

Artículos de Álvaro Lopera Uribe publicados por La Pluma:

Siria: objetivo primario de la estrategia imperialista

La naturaleza del alacrán

Paraguay, penúltimo peldaño de la estrategia imperialista para Nuestra América

Oíste Merce, han pasao tantas cosas y vos tan perdida

Por un Primero de Mayo, pleno de memoria y lucha

Señores inversionistas españoles: inviertan acá, nosotros sí somos una verdadera democracia

De diálogos y dialogantes, o gazapos de una casta que no ama la paz

El sueño de los locos, o el final esperado

Del deseo y de la realidad

La deconstrucción urgente en el siglo XXI

¡Qué bueno sería....!

"Si globalizan la opresión, globalizaremos la resistencia"

Derechos humanos: una ficción más para una Colombia de ficción

A desalambrar, a desalambrar el feudo de la mentira oficial

La educación en Cuba, prioridad máxima del estado revolucionario

El lupanar del Gran Medio Oriente

El Túnel de Oriente, una megaobra que violenta un acuífero, un ecosistema y un modo de vida (I)

El túnel de Oriente - Medellín-: una megaobra que violenta un modo de vida (II)

Politika 1 de octobre : Septiembre se fue...¡Pero esta cueca no ha terminado!

Todo en orden

Crisis en África y en el Medio Oriente: un análisis para el debate

¡Salud, Hernández!: te felicitan el oprobio, la falsedad y el fascismo

Marmato: la resistencia contra las transnacionales mineras avanza sin pausa

Porce II: una hidroeléctrica que devora pueblo (1a. parte)

Estamos a la espera de su pedido de perdón señor Chávez

Comportamiento injustificable de un gobierno popular

Escenarios impensables para la mente decorosa de los pueblos

Diatriba, desde el conocimiento, contra la guerra imperialista

La insoportable sed que nos quiere vender el capitalismo

El doble rasero del imperialismo y el qué hacer en la ola del cambio

Los pueblos del Norte de África, Yemen y Jordania se sacuden de la modorra dictatorial proimperialista

Gaza: a dos años del genocidio, a 5 años de barbarie sionista

El resplandeciente horizonte de la verdadera educación

Oíste Merce, la saga irreverente

Palabras clave:Álvaro Lopera Uribe  especial para La Pluma  Colombia  América Latina  Abya Yala  Elecciones presidenciales  

Actualizado ( Domingo, 25 de Mayo de 2014 14:38 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy65290
mod_vvisit_counterAyer84159
mod_vvisit_counterEsta semana300230
mod_vvisit_counterSemana precedente626607
mod_vvisit_counterEste mes1699329
mod_vvisit_counterMes precedente2540693

We have: 859 guests, 16 bots online
Tu IP es: 54.162.227.37
 , 
Hoy es el 20 de Jun de 2018