Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online


Colombia: Legalidad y legitimidad

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Juan Diego García

El gobierno colombiano asume que el orden social del país no solo funciona en armonía con los postulados de un estado de derecho sino que además está asistido de suficiente legitimidad para sustentar sus exigencias frente a los insurgentes de las FARC-EP.

Estas exigencias van desde pedir la rendición de armas y el acogerse a la legalidad vigente a cambio de la generosidad de las autoridades hasta asumir en los hechos que a los guerrilleros les asisten motivos de naturaleza política y deben ser por tanto tratados como rebeldes (y no como simples delincuentes). En consecuencia el gobierno accede a impulsar reformas que eliminarían los motivos del alzamiento armado y llevarían a éstos al abandono de las armas.

Las autoridades se mueven entre estas dos visiones del problema ciertamente antagónicas, dando énfasis a una u otra según convenga, una incoherencia que causa no pocos problemas al proceso de los diálogos de paz en La Habana y hasta podría llevarlos al fracaso (no sería la primera vez que esto ocurre).

Por su parte la insurgencia se justifica precisamente en la escasa o nula legitimidad del orden social vigente y por tanto se niega a ser sometida a una legalidad que rechaza. Aceptaría el sistema tan solo si se llevan a cabo importantes transformaciones (una reforma agraria y otra del régimen político, como las principales) y se pone fin al terrorismo de estado, pues así y solo así estaría plenamente justificado el abandono de la lucha armada. Sin ver satisfechas sus reivindicaciones la insurgencia estaría traicionando sus propios postulados y sobre todo defraudando las esperanzas de quienes les apoyan.

En realidad, la legitimidad del orden social colombiano tiene sin duda enormes limitaciones y hasta podría afirmarse que carece de fundamentos sólidos para ser entendido como tal. La gran desigualdad económica (agudizada por el modelo neoliberal aplicado en las décadas recientes) solo disminuye en las estadísticas oficiales, un drama nacional que golpea a las mayorías y que en el caso de las gentes del campo adquiere tintes dramáticos; la crisis del sistema político llega a niveles nunca registrados fruto de un sistema electoral plagado de vicios con un respaldo electoral raquítico (la abstención ronda el 60% de forma permanente al menos en los últimos 50 años); las principales instituciones del aparato estatal ofrecen un espectáculo de ineficiencia y debilidad extremas como instrumentos del servicio público y una corrupción generalizada infecta al parlamento, la administración y las altas cortes de la justicia. La violencia, oficial y paramilitar, se ha convertido en la respuesta más o menos sistemática para el tratamiento de los conflictos sociales; las fuerzas armadas tienen un protagonismo político igual al de los cuarteles en cualquier dictadura. En tales condiciones ¿se puede considerar legítimo tal estado de cosas?

Instar a la insurgencia para que acate sin más la justicia vigente resulta todo un sarcasmo cuando la impunidad supera el 90% de los delitos registrados, los delincuentes de cuello blanco y las gentes de “bien” (es decir, que tienen bienes) reciben un tratamiento benévolo (cuando resultan condenados) y los militares gozan de total inmunidad por sus crímenes mientras las cárceles son descritas como un sistema de exterminio para los opositores al gobierno (los presos políticos, de conciencia y de guerra superan los diez mil casos) y como un drama humano de inconmensurables dimensiones para todos los detenidos, políticos y comunes, que padecen hacinamiento escandaloso y carecen de los servicios más elementales tal como lo denuncian prestantes organismos internacionales y hasta comisiones parlamentarias del mismo país.

Algunos analistas sugieren que en La Habana se debía acordar igualmente una reforma profunda del sistema judicial colombiano, sobre todo luego de los recientes escándalos que involucran a la Corte Suprema de Justicia en delitos de soborno y corrupción que llevan a esta institución a su mayor crisis de la historia reciente.

Si los diálogos en La Habana culminan exitosamente se habrá dado un paso decisivo para empezar a construir un orden con legitimidad. Todo indica que ya es mayoritario el apoyo ciudadano a esta iniciativa de paz del presidente Santos mientras decrece el grupo de quienes se oponen. Por supuesto, el acuerdo no tendrá un respaldo unánime pero si suficiente como para poder afirmar que las mayorías apoyan el proceso que se inicia tras la firma de la paz, otorgando así la indispensable legitimidad al mismo.

Luego habrá que dar a las nuevas realidades su expresión jurídica mediante un orden legal nuevo; y, por supuesto, asegurar que se cumpla, pues en hacer leyes y no atenerse a ellas la clase dominante del país parece estar particularmente dotada. Este es un riesgo considerable, otro reto más que deben asumir quienes apuestan por los caminos de la paz y la construcción de un orden con legitimidad.

La insurgencia pide que este proceso se refrende acudiendo al constituyente primario que dé al país una nueva Carta Magna. El gobierno prefiere un simple referendo. A la propuesta de la insurgencia se unen ya algunas voces del mismo sistema mientras otros prefieren el referendo sugiriendo que aún no hay condiciones adecuadas para llamar a una Constituyente y que el mecanismo de la consulta directa a la ciudadanía es suficiente y evita los riesgos de un proceso de debate envenenado por las fuerzas de la extrema derecha con resultados que pueden ser inclusive contraproducentes. En manos del presidente esta tomar la decisión.

Juan Diego García para La Pluma, 3 de abril de 2015

Lea en La Pluma:

Venezuela amenazada

Preparando la agresión militar a Venezuela

El único peligro para el pueblo de Estados Unidos está en Estados Unidos

Las cuatro fases de la intentona golpista contra Venezuela

Amenazando a Venezuela, Obama declara la guerra al continente

Falla el putsch de Obama en Venezuela

Venezuela: Golpe en tiempo real

La ofensiva

Especial: Venezuela ¡resiste! Campaña de Solidaridad

Juan Diego García (Cali, 1945). Doctor en sociología, Universidad de Frankfurt/RFA Reside en España desde hace varios años. Escribe una columna semanal que publican diversos medios. Corresponsal de La Pluma.net

Artículos de Juan Diego García publicados en La Pluma:

La ofensiva

Grecia

Cría cuervos...

Cuba

El estado fallido

Colombia: Los riesgos del proceso de paz

El auge nacionalista

La crisis de un modelo

La nueva izquierda en Europa

Colombia: Balance (provisional) de un proceso

Las perspectivas para la paz en Colombia

Palestina

Guerras en curso

¿Entre la paz y la guerra?

La batalla de Venezuela

Colombia: El poder de los cuarteles

Colombia: Obstáculos al proceso de paz

Un proceso revelador

Colombia: Un avance considerable hacia la paz

Colombia: entre la ilusión y el pesimismo

El paro nacional del 19 A

Cuestión de legitimidad

Colombia: Arde Catatumbo

Colombia: La reforma política

Colombia: Santos el imprudente (¿?)

Proceso de paz y contexto internacional

9 de abril

Manipulación mediática y hechos irrefutables

Los diálogos estancados

Nuevos desafíos

Los límites de la indignación

Los diálogos de paz. Un balance y unas perspectivas

La batalla de Venezuela

Construyendo legitimidad

Abstención

¿Salidos del guión?

El volcán europeo

Colombia: Un proceso esperanzador

Horizontes de paz

La vieja maldición de la minería

Santos y los caminos de la paz

Paraguay

Las llaves de la paz

Extractivismo y desarrollo

La marcha patriótica

Obstáculos a la paz

Crisis y alternativas

Un toque final

Panorama de los Derechos humanos.

La CELAC

Sobre la educación y la ciencia

Alfonso Cano

Arrollados por el progreso

Los paramilitares secuestran, violan, descuartizan y desplazan a pobladores de Nariño y Cauca

Ofensiva neoliberal

Oslo

Reformismo y revolución

Tramacúa

El 15 M

Un nuevo proceso de paz.

El desarrollo de las fuerzas destructivas

Las nuevas guerras coloniales

La revuelta árabe

El Buen Vivir

La NEP cubana

Año borrascoso

Democracia en declive

 

 

 

 

Palabras clave:Colombia  Juan Manuel Santos  gobierno  FARC-EP  Diálogos de la Habana  Paz con justicia social  legalidad  legitimidad  estado de derecho  rebelión  impunidad  militares  inmunidad  oposición  cárceles  hacinamiento  prisiones políticos  de conciencia  de guerra  comunes  terrorismp de estado  Juan Diego García  

Actualizado ( Sábado, 04 de Abril de 2015 14:14 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy42074
mod_vvisit_counterAyer89669
mod_vvisit_counterEsta semana285142
mod_vvisit_counterSemana precedente558884
mod_vvisit_counterEste mes1774080
mod_vvisit_counterMes precedente2168160

We have: 771 guests, 1 members, 8 bots online
Tu IP es: 54.159.94.253
 , 
Hoy es el 23 de May de 2018