Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online


Hay que desescalar para preparar el cese bilateral del fuego

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Horacio Duque Giraldo1BisA estas alturas de lo recorrido en el proceso de paz y con las experiencias correspondientes acumuladas no se puede improvisar ni actuar a la topa tolondra. Lo que procede es organizar un desescalamiento reciproco de la guerra para crear un ambiente adecuado a la Mesa de La Habana que tiene aún muchas cosas pendientes de tratar, y preparar así un cese bilateral del fuego y hostilidades que haga irreversible la superación del conflicto armado colombiano.

desecalonamiento

La clave del momento es percibir la enorme potencia política alcanzada por la Mesa de diálogos de paz de La Habana que funciona desde agosto del 2012. El proceso adelantado entre el gobierno del señor Santos y la delegación plenipotenciaria de las Farc, influye de múltiples maneras y por diferentes vías el funcionamiento general de la sociedad y el Estado.

El foco del debate público está hoy centrado en dos aspectos de señalada trascendencia. Se trata del desescalamiento del conflicto y del avance cierto hacia un cese al fuego y de hostilidades bilateral y permanente.

En ese sentido y para evitar confusiones lo pertinente es ir paso a paso. No forzar los acontecimientos ni tramar jugadas para golpear al adversario con la pretensión de sacar ventajas. Que es lo que se puede inferir de la sugerencia de Santos en su hashtag (etiqueta) de hoy cuando acepta la propuesta de los países garantes para desescalar el conflicto adicionándole ingredientes del cese bilateral como unos eventuales compromisos (concentración, verificación y dejación de las armas) perfilados prematuramente para fortalecer las asimetrías de la guerra de cuarta generación.

Santos debería caer en cuenta que no hay necesidad de inventar lo que ya está inventado y el mismo se encargó de dañar recientemente.

La experiencia del desescalamiento en el actual proceso ya existe y lo que hay que hacer es mejorarla.

Las Farc dieron pasos muy sensatos en esa dirección. Ordenaron un cese unilateral al fuego que duro casi seis meses con una espectacular reducción de los hechos de guerra como lo certifica todo el mundo; desvincularon menores; desminaron importantes zonas; y evadieron hasta último momento las provocaciones del militarismo uribista enquistado en los estamentos armados.

Santos interpreto mal todos estos gestos y se embarcó en un discurso de aniquilación y rendición de las guerrillas, amenazando y bombardeando los campamentos ocasionando varias docenas de muertes de los integrantes de la resistencia que fueron celebrados de una manera macabra por todo el establecimiento.

La guerra civil regreso, en esas llevamos casi dos meses, y el problema de cómo recuperar el rumbo perdido es el que se debate con entrevistas del inefable y diletante señor De La Calle, un jurista privilegiado del régimen que ha sido favorecido por años con multimillonarios contratos del Estado, lo mismo que su mujer y su hijo; con diversos paneles de politólogos y opinadores de ocasión (pienso en la tal Hora 20), que meten la cucharada para decir cualquier cantidad de "burradas" porque desconocen la materia e incurren en los más garrafales desatinos; y con tuiters desde la Casa de Nariño dizque para hacer la pedagogía de la paz.

Llama la atención de toda esta narrativa oficial la afirmación de que estamos en una crisis que puede terminar con la Mesa de conversaciones e inmediatamente regresar a la guerra que se quiere superar. Tremenda contradicción. ¿No se ha dicho entonces hasta el  cansancio por los voceros oficiales que la negociación ocurre en medio de la guerra, pues lo que se quiere es arrinconar y debilitar a las Farc para que no se crezca y mantenga su objetivo de conquistar el poder? Tonterías de la gramática santista con la que quieren engañar a la opinión.

La guerra está viva por la decisión del Jefe de la Casa de Nariño de imponer por las malas una paz neoliberal y de los cementerios, mediante el aniquilamiento de la resistencia campesina revolucionaria.

Así que colocados ante los hechos recientes, lo que procede es construir un modelo de desescalamiento que implique una rigurosa reciprocidad sin condicionamientos unilaterales que es el error del gobierno. Santos quiere desescalar incluyendo inmediatamente corralejas con los guerrilleros, verificaciones acomodadas y dejación de las armas, saltándose alegremente todos los temas trascendentales que aun están pendientes.

Paciencia Santos, paciencia, es lo que le han sugerido desde las Naciones Unidas. No meta el acelerador que eso lo único que trae es más equivocaciones. Dos o tres años más de negociaciones no son nada comparados con más de medio siglo de violencia que ha debido soportar con estoicismo el campesinado y el pueblo colombiano, víctima del paramilitarismo y la arbitrariedad de los aparatos armados gubernamentales.

Un desescalamiento consistente, incluyendo un armisticio, es el mejor camino para encontrar en el mediano y largo plazo un cese bilateral al fuego y de hostilidades permanente, encaminado a poner fin al conflicto armado nacional.

Por supuesto, llegar a ese punto implica entender que están pendientes de debate y consensos temas de orden político como la depuración y reforma de las Fuerzas Armadas; las reformas generales del Estado; las garantías para las fuerzas guerrilleras comprometidas en el ejercicio político de la democracia ampliada; la construcción de un marco jurídico que proteja los derechos de los integrantes de las Farc por parte de una Asamblea Constituyente popular y soberana, que descarte y anule el denominado instrumento de la justicia transicional que se inventó la clase politiquera para criminalizar la resistencia campesina hasta recluirla por décadas en las mazmorras del régimen; la erradicación del paramilitarismo y las bandas criminales; los temas que han quedado pendientes en materia agraria, política y de erradicación de cultivos de uso ilícito.

No puede el régimen oligárquico que encarna Santos pretender sofocar en la Mesa de conversaciones la lucha contra hegemónica de las resistencias populares orientada a destruir el Estado neoliberal y a proyectar un nuevo modelo de sociedad y de orden político más acorde con los derechos fundamentales de la mayoría.

¿Acaso quien dijo que la paz se haría para perpetuar el poder de las oligarquías que por más de 200 años han convertido el Estado y sus instituciones en un campo privado utilizado para acumular gigantescas fortunas y aberrantes privilegios?

Horacio Duque Giraldo

Nota. Rechazamos la privatización de Isagen presionada por Santos y Vargas Lleras para conseguir 6 billones de pesos que se direccionaran en las próximas campañas electorales del oficialismo. Hay que defender lo público del depredador modelo neoliberal.

Fuente: ANNCOL, 7 de julio de 2015

 

Lea en La Pluma:

 

Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...

 

Especial: Paz con Justicia Social. Diálogos de La Habana

 

 

Artículos de Horacio Duque Girado publicados por La Pluma

Colombia: Santouribismo.

Colombia: A Santos la paz le quedó grande (por lo visto, la guerra también)

 

Colombia, Guajira. El clamor de la Guajira y la nación Wayuu

 

Colombia: ¿Es posible el Gran Paro Cívico Nacional?

 

El pueblo colombiano demanda cambios profundos. Se expande la movilización indígena en la Costa Caribe

 

Colombia: Los paros agrarios y la lectura de su impacto político. Contribución para un debate necesario

 

Colombia: Catatumbo postparo construye la paz

 

Foro sobre la participación democrática y el cambio político para la paz

 

Santos estafa y engaña a los caficultores. La huelga se radicaliza

 

Colombia: Las técnicas de la insurrección cafetera.

 

La insurrección cafetera

 

Colombia: Asesinaron en Armenia a Olga Cadena, historiadora comunista.

 

Colombia: Masacrados 10 campesinos en Santa Rosas de Osos / Antioquia, neoparamilitarismo en acción

 

La pax santista, sin reformas y sin pueblo

 

La comuna de Toribío, Cauca

 

Colombia: revuelta indígena en el Cáuca contra la guerra y el militarismo santista

 

 

 

Palabras clave:Colombia  Santos  FARC-EP  Proceso de paz  guerra civil  Conflicto social  Político  armado  Dialogos de La Habana  descalonamiento del conflicto  cese de fuegos bilateral  tregua unilateral  Asamblea Nacional Constituyente por la paz  armmisticio  paramilitarismo  masacres  torturas  desaparecidos  represion  mentiras mediaticas  caos social y político  revueltas lógicas  terrorismo de estado  Horacio Duque Girado  

Actualizado ( Domingo, 12 de Julio de 2015 00:16 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy38706
mod_vvisit_counterAyer86903
mod_vvisit_counterEsta semana220998
mod_vvisit_counterSemana precedente476327
mod_vvisit_counterEste mes1684000
mod_vvisit_counterMes precedente2045571

We have: 835 guests, 21 bots online
Tu IP es: 54.80.87.250
 , 
Hoy es el 24 de Abr de 2018