Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online


El abrazo ideológico de Monedero con Aznar a raíz de la lucha independentista vasca

E-mail Imprimir PDF

José Antonio Gutiérrez D.Las opiniones del señor Juan Carlos Monedero, uno de los fundadores del partido español Podemos, cada vez se parecen más a las de la “casta” que tanto dice cuestionar; como en la “Granja de los Animales”, llegará el momento en que el cerdo no pueda distinguirse del hombre.

Hace unos meses, Monedero –quien le hace honor a su apellido, a juzgar por las millonadas que cobra a sus “compañeros” por sus servicios como consultor- decía sin desparpajo que la inmamable, violenta, marginalizada, sucia, contaminada, deshumanizada y desigual Bogotá, era una “aldea gala” por la paz, ignorando todas las verdaderas “aldeas galas” que se han construido en medio del conflicto colombiano, desde el Catatumbo hasta el Putumayo [1]. Dio charlas y entrevistas en las cuales atacó a las posiciones revolucionarias, con un discurso de cuño contra-insurgente, amalgamando toscamente a los guerrilleros con los paramilitares. Pensé que tal vez no estaba bien enterado de la realidad colombiana y que, como buen intelectual a sueldo, repetía el discurso de quien le financió el viaje.

Pero ahora ha demostrado que lo que le falta a él es, en realidad, brújula política. En un exabrupto titulado “Nunca obedecieron leyes lo golpistas: Venezuela y Leopoldo López” (y reproducido en el portal Rebelion.org [2]), en apariencia escrito en defensa de la decisión de encarcelar a Leopoldo López en Venezuela, se dedica a atacar deshonestamente al movimiento independentista vasco y, de paso, a todos quienes defendemos posiciones revolucionarias. La lagartería del autor es indignante. Siempre he sostenido que la crítica es fundamental en la construcción de cualquier proceso emancipador. Es la crítica la que distingue a un movimiento revolucionario de una secta religiosa. Creo que, así como el gobierno venezolano no está y no puede estar exento de la crítica, tampoco ningún movimiento insurgente, sea el que sea, puede estar más allá de la crítica. No me cabe ninguna duda de que las decisiones de ETA durante su campaña militar no siempre fueron del todo acertadas, que cometieron muchos, muchísimos errores, tanto ellos como todo el sector progresista y revolucionario que los apoyó. Creo que quizás, muchos de esos errores pueden haber contribuido un granito de arena a aislarlos de otros sectores de la clase trabajadora en el Estado Español con los que compartían, objetivamente, más en común que lo que les separaba. Pero lo de Monedero no es crítica: es la repetición ad nauseam de todos los lugares comunes y vulgaridades intelectuales de un Aznar respecto a la cuestión vasca y la sacrosanta “lucha contra el terrorismo”. Monedero, como buen españolista, ha interiorizado todo ese rosario y lo reproduce, paradójicamente, en defensa de un sector de la izquierda. Su artículo apela a los mismos elementos emotivos que ha agitado la derecha del PP durante décadas, y busca ingenuamente que ese sector de la opinión pública española se solidarice con el pueblo venezolano por ese dolor compartido por el “terrorismo” –el de ETA en un caso, el de las guarimbas en el otro.

Equiparar a las hordas de Leopoldo López con los independentistas vascos es una grosería injustificable. Distorsionar las cosas hasta hacer la realidad irreconocible, diciendo que López llamó a la “kale borroka” es algo perverso. Esto es ignorar los orígenes, las causas estructurales, las fuerzas que sustentan ambos proyectos, así como sus objetivos y horizontes sociales. Para Monedero no existe la lucha de clases. Al igual que para la socialbacanería colombiana, el eje que realmente divide las opciones políticas es la adhesión o no a la legalidad (burguesa); su bandera de lucha es la defensa de esa legalidad, de esa sociedad capitalista, y no su transformación. Equiparar rebelión con terrorismo es una genuflexión ideológica a lo más retardatario del pensamiento neoconservador, un exabrupto propio de un Uribe, de un Aznar, de una Thatcher, de un Bush, no de alguien que se dice ser de “izquierdas”. Machacar el discurso anti-terrorista sin definir el terrorismo, es aceptar, tácitamente, las definiciones del establecimiento.

Pero el trasfondo del artículo va más allá: es una defensa de la sociedad burguesa y del capitalismo en general, y al capitalismo español en particular. ¿Así que no respetan leyes los golpistas? ¿Así que, aun cuando estemos ante un sistema ilegítimo, tenemos que respetar sus leyes? ¿Quién dijo que hay que aceptar de buenas esa camisa de fuerzas legal impuesta a los pobres y a la clase trabajadora por parte del bloque dominante? Una cosa es denunciar la hipocresía legalista de la derecha burguesa; otra muy diferente, terminar defendiendo al cretinismo leguleyo como la más alta expresión de una política de izquierdas. ¿Ignora acaso Monedero que esa España que él defiende mantiene su unidad gracias a una monarquía cleptocrática instalada por una dictadura nazi-fascista mediante el asesinato sistemático, la desaparición y el desplazamiento de millones de republicanos desde la década de los ’30? ¿Por qué los vascos, o de hecho cualquier otro ciudadano del Estado Español deberían aceptar la legitimidad de ese régimen? Denuncia Monedero la “inclemencia de los encapuchados” sin condenar la frialdad del Estado para torturar, asesinar y desaparecer a revolucionarios en masa –España, según él, sencillamente se equivocó. Pero en últimas, los verdaderos culpables son los “terroristas” vascos: es debido a su maldad intrínseca que el Estado Español perdió el rumbo de esas sacrosantas tradiciones humanistas inauguradas por el generalísimo. Las víctimas ahora son los militares, gendarmes y policías. Ahí se encuentra el pensamiento de Monedero (quien afirmó, sorprendentemente, que Podemos existe porque ETA “ya no mata” [3]) con esa socialbacanería colombiana, jarta y cansona, que dice que las FARC-EP son responsables de todos los males de Colombia: sin ellos, supuestamente, no habría habido paramilitares, ni falsos positivos, ni torturas, y cuando desaparezcan, desaparecerá la excusa del Estado para oprimir… ¡El pensamiento utópico de la burguesía en su expresión más cándida! Sin embargo, esta lógica no resiste el menor análisis [4].

Al final, el artículo de Monedero refleja lo que realmente representa el proyecto político de Podemos: la apropiación de la indignación de buena parte de la juventud y de los sectores más golpeados por la crisis económica europea, para canalizarla por los cauces institucionales de un sistema desacreditado, y así lavar la imagen del capitalismo y su Estado mediante reformas cosméticas. Estas opiniones se convierten en verdaderamente criminales en un contexto que, debido a la profundidad de la crisis sistémica, requiere de claridad ideológica y una radicalidad constructiva. Este exabrupto de Monedero, por lo menos, aclara que el compromiso fundamental de él y sus áulicos es con la defensa de la democracia burguesa, no con su transformación. Es preferible esta claridad a su apropiación de un lenguaje libertario, que en el fondo jamás han compartido, para cuentear sobre democracia participativa y sobre un “cambio” al cual casi nunca definen con claridad.

José Antonio Gutiérrez D. para La Pluma, 16 de Septiembre, 2015

Notas:

[1]  http://www.comiendotierra.es/2015/06/06/bogota-una-aldea-gala-por-la-paz/

[2] http://rebelion.org/noticia.php?id=203278

[3] http://www.comiendotierra.es/2015/06/06/bogota-una-aldea-gala-por-la-paz/

[4] Para el caso colombiano, ya habíamos criticado esta tesis en un artículo conjunto previo http://anarkismo.net/article/28251

 

Artículos de José Antonio Gutiérrez D. publicados en La Pluma:

Colombia: La “reparación a las víctimas” como un nuevo mecanismo de despojo

 

Colombia: ¿Caguanazo a las FARC-EP?

Colombia: Bajo Cuembí, Putumayo: un ejemplo a seguir en la lucha por el cese al fuego bilateral

Colombia, el peligro de ser ambientalista (...y sindicalista, feminista, de izquierda, campesino, pobre, etc., etc., etc.)

Negociando la derrota política, militar y moral de la insurgencia

Eduardo Galeano, la conciencia latinoamericana

Colombia: Resistencia en medio del malestar: la lucha obrera en el ingenio Risaralda

El gringo y la paz

La Europa de la represión golpea la protesta social en Irlanda

Una derrota digna: se aprueba el TLC UE-Colombia en Irlanda

Syriza: Terremoto en Europa

Je ne suis pas Charlie (Yo no soy Charlie)

Colombia: Parlamentarios en Irlanda llaman a reanudar el diálogo y a un cese al fuego bilateral.

La solidaridad

Víctimas y víctimas ( Audio)

Colombia: Paros cívicos y conflicto social

La esquizofrenia de Santos: negociación y confrontación

Con Fuerza hacia el Foro Regional Ambiental de Tolima

Colombia: Y con el EPL… ¿entonces qué?

Colombia: Santos, el gran encantador de serpientes

Colombia: Presidente habemus: mandato por la paz con injusticia social

Colombia: ¿Tiene Santos las llaves de la paz?

El proceso de paz ¿secuestrado por el miedo?

Uno, dos, cien Buenaventuras por toda Colombia…

Colombia: Obreros de Cristar SAS, Buga (Valle del Cauca): 900 días en resistencia

Colombia: Reseña del IV Encuentro de Mujeres Campesinas y Luchadoras (El Cabuyal, Palmira, Valle del Cauca. 30 de Marzo, 2014)

¿En qué quedamos? ¿Las FARC-EP van ganando o perdiendo?

Zozobra y terror en Pradera, Valle del Cauca

Lo que no dice el artículo del Washington Post (I Parte)

Colombia: “Estar presos así, tan inocentemente”: Sobre los cuatro soldados de La Marina acusados de rebelión

El loco Ordóñez y las llaves de la paz

Colombia: Proceso de paz: ¿de las puertas abiertas al portazo en la cara?

Nueva audiencia por el caso del campesino José Norbey Lugo Caballero, afiliado a Astracatol-Fensuagro (5 de Noviembre)

Asesinado dirigente campesino que se opuso a mina La Colosa (Cajamarca, Tolima

Colombia: Entrevista a Marco Reinerio Montealegre, dirigente cafetero de Tolima "La fuerza campesina es determinante para transformar nuestro país"

Colombia: Los paros agrarios y la lectura de su impacto político. Contribución para un debate necesario

Gobierno de Irlanda muestra preocupación por represión durante el Paro Nacional Agrario y Popular

La vía democrática al socialismo 40 años después de Allende

El paro agrario y popular, síntoma de algo nuevo que nace en Colombia

El gobierno colombiano siembra el terror: los casos de Cajamarca y Castilla (Tolima))

Protesta social recibe tratamiento militar en Colombia. Grave situación humanitaria en el Cauca

Colombia: Municipio de Piedras (Tolima) dice no a la megaminería

Catatumbo: que Santos renuncie a la violencia para hacer política

¡Presos de la Marina, 7 libres, 1 por liberar!

Solidaridad desde Irlanda con el Catatumbo

Pereira, aterradoramente limpia

Catatumbo

Santos, el "pacificador" de Colombia

Entrevista a Guillermo Cano, dirigente detenido de Astracatol “Se está dando una persecución contra la organización sindical campesina”

Marcha Carnaval en Tolima contra La Colosa: Desde Dublín pronunciamos nuestra solidaridad con las Comunidades de Cajamarca, Tolima, en su resistencia contra la Colosa

Lo que faltaba: macartismo indigenista

James Petras: “En Colombia la lucha por la tierra, por la justicia social, constituyen el eje del conflicto y de su eventual solución” . Con Eliecer Jimenez Julio

Falsos positivos, ejecuciones extrajudiciales y derechos humanos

Libertad a los presos de La Marina!

Reflexiones sobre el asesinato de Giovanni Díaz: guerrillero, campesino, colombiano

Colombia - La sombra de la Colosa sobre Cajamarca, Tolima: Megaminería, el nuevo delirio del Dorado

Sobre la retención ilegal de los dirigentes campesinos tolimenses Maribel Oviedo, Onán Cortez, Osiel Giraldo

Colombia - La sombra de la Colosa sobre Cajamarca, Tolima: Megaminería, el nuevo delirio del Dorado

Tras dura represión y amenazas de masacrar campesinos, se llega a acuerdo con los cafeteros

Amargo café, amargo cacao: violenta represión a la protesta de campesinos cafeteros y cacaoteros en Colombia

Colombia: Continúa la Guerra Sucia en La Marina (Chaparral, Tolima): Amenazas del Ejército contra la familia Díaz

Colombia: Para los de ruana, la arbitrariedad y la injusticia: sobre los presos de La Marina (Tolima) Colombia: Se consolida la represión y el terror de Estado en la Marina, Chaparral (Tolima)

El terrorismo de Estado se pasea a sus anchas en Europa

¿Dar la cara a las víctimas?

Masacre de Santa Rosa de Osos, ¿qué nos dice del paramilitarismo en Colombia?

Empezamos maluco: Negociación de paz y el cuento chino de la “democracia” asediada

Representación Política, Legitimidad e Insurgencia

En Ituango, en Caloto, en todo el territorio… que cese la represión contra el pueblo organizado

Si el río suena… ¿significa paz a la vista?

El juego de "divide y reinarás" de Santos en el Cauca y la apuesta por la unidad de los que luchan

Memoria selectiva : sembrar cizaña para dividir , José Antonio Gutierrez y Jaime Jimenez

El Cauca, síntoma del agotamiento de la Unidad Nacional y desafío para el movimiento popula

Atentado a dos Londoños: la estridencia y el silencio

Entrevista con Franklin Castañeda, abogado defensor de derechos humanos: “se dice que no hay presos políticos en Colombia, pero hay presos claramente discriminados por razones políticas”

A raíz del Caso Langlois: Medios y Conflicto en Colombia

Colombia empalada

Colombia: Para la paz es necesario: voluntad, levantar calificativo de terroristas y reconocimiento del derecho a la rebelión. Conclusiones Seminario conflicto y paz en Dubín

La Geopolítica de la Paz y los Conflictos: Colombia, Kurdistán, Sri Lanka e Irlanda del Norte

¡Para hablar de Paz hay que hablar de Guerra! (1a parte)

Las cárceles convertidas en trinchera de lucha

Hablemos del conflicto social y armado colombiano

El paro armado de los Urabeños: ¿Cría cuervos y te sacarán los ojos?

La reforma a la justicia es más grave que el caso del ladrón detrás del juez

El significado del asesinato de Alfonso Cano, líder de las FARC-EP

Santos: luz verde para la guerra sucia en Colombia

Colombia no es Porto Alegre: Boaventura de Sousa Santos y la socialdemocracia

La otra guerra de Uribe: los estudiantes y las universidades públicas por CILEP.

¿Quién mató a Facundo Cabral?

 

 

Palabras clave:Colombia  Estado Español  Podemos  Venezuela  la cuestión vasca  independentistas vascos  Conflicto colombiano  “aldeas galas”  Leopoldo López  Juan Carlos Monedero  José Antonio Gutiérrez D.  

 

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy59626
mod_vvisit_counterAyer70280
mod_vvisit_counterEsta semana454325
mod_vvisit_counterSemana precedente558884
mod_vvisit_counterEste mes1943263
mod_vvisit_counterMes precedente2168160

We have: 1069 guests, 8 bots online
Tu IP es: 54.81.78.135
 , 
Hoy es el 25 de May de 2018