Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online


Paz con hegemonía popular

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Horacio Duque Giraldo1BisConstruir la hegemonía popular y nacional es el gran desafío del post conflicto armado en Colombia.

La élite política dominante en el Estado y el gobierno de Juan Manuel Santos pretenden utilizar el proceso de paz para reconstruir la hegemonía neoliberal.

El reto para el movimiento social y de izquierda consiste en proyectar y construir la hegemonía popular y nacional teniendo como plataforma los avances parciales de la mesa de conversaciones de paz

Paz con hegemonia popular.

El reto para el movimiento social y de izquierda consiste en proyectar y construir la hegemonía popular y nacional teniendo como plataforma los avances parciales de la mesa de conversaciones de paz.

En este trabajo planteamos una definición de la hegemonía en términos de Gramsci y del papel del discurso de la paz, en la conformación de la misma.

Dicho discurso debe recoger, a mi juicio, la alianza campesina y popular, y los derechos de las víctimas de la guerra y la violencia como elemento medular de la movilización social y la construcción del buen sentido.

El inicio de un nuevo ciclo político a raíz de las conversaciones de paz para poner fin al prolongado conflicto social y armado, plantea una serie cuestiones que demandan una innovadora reflexión desde el campo del pensamiento crítico y de las nuevas subjetividades políticas vinculadas con los movimientos sociales y la izquierda alternativa

Se trata de analizar si la temática de la hegemonía ofrece elementos que permitan reunificar, en el campo teóricamente renovado de una teoría de la transición a la paz, agregados que en la sociedad se entrecruzan, pero que alimentan proyectos de sociedad contradictorios o alternativos.

Establecer las recomposiciones teóricas y prácticas es fundamental para la construcción de la hegemonía popular, que sea capaz de propiciar una transformación acorde con las aspiraciones democráticas de las clases trabajadoras y populares.

Lo que sugerimos es el diseño de una armazón teórica que permita una comprensión amplia de las características de los procesos de hegemonía política en la sociedad colombiana posterior a la guerra.

Una reflexión sobre la hegemonía se ocupa, en última instancia, de la cuestión central de la Ciencia Política: el poder político.

Partimos de una premisa teórica, la de que la hegemonía se construye en y mediante el discurso político de consenso y no violento, que determina a su vez una decisión metodológica, la de emprender el análisis cualitativo de las prácticas de construcción de significado político, o discursos políticos, por los diversos actores involucrados en la lucha por el poder.

El término hegemonía es sometido, con cada vez mayor frecuencia, a un uso popular irreflexivo – a veces incluso en el ámbito de las ciencias sociales- , que lo despoja de su riqueza como instrumento de análisis político.

La hegemonía sólo puede ser comprendida adecuadamente mediante su ubicación en el denso sistema teórico gramsciano, que se estudia a través de sus categorías principales.

Planteamos la comprensión de la hegemonía como una forma particular de poder político que obtiene la adhesión activa o el consentimiento pasivo de los grupos sociales gobernados, unificando voluntades dispersas en un sentido unitario.

Se trata de la piedra angular de un enfoque para el análisis del poder político, que lo pone en relación con la lucha ideológica y cultural, en que el discurso se entiende como la práctica de atribución de significado político a objetos sociales que carecían de él o que tradicionalmente recibían un significado diferente.

La premisa de la “constructividad” del discurso constituye un pilar fundamental y punto de partida para la perspectiva teórica adoptada en esta reflexión.

Lo que buscamos es conformar una perspectiva teórica propia para el estudio de la construcción de hegemonía aplicado a procesos políticos concretos en Colombia.

La “caja de herramientas” teórica planteada alrededor de la hegemonía, es particularmente pertinente para el estudio del proceso político colombiano; pero su aplicación sólo puede ser efectiva si se basa en una atención privilegiada a las particularidades del país, y en un conocimiento profundo de su historia política.

Sugerimos una propuesta de interpretación de los acontecimientos políticos asociados con las conversaciones de paz presentes dentro de una mirada larga sobre la naturaleza del Estado y la hegemonía. Por esta razón se prefiere el término “proceso político de paz” para resaltar la centralidad de una correlación dinámica de fuerzas políticas en conflicto, por encima de otros posibles que hiciesen énfasis exclusivamente en la dimensión jurídico-constitucional de los cambios, en la dimensión electoral o en la institucional “reforma del Estado”.

El “proceso político de paz”, tal y como es entendido en este trabajo, es la lenta institucionalización de una nueva correlación de fuerzas en el país, conformada en las movilizaciones populares contra las políticas neoliberales y de la seguridad democrática en los primeros años del siglo XXI.

En un sentido más amplio, es el proceso de construcción hegemónica que implica una refundación nacional para incluir identidades políticas de los grupos subalternos históricamente ausentes de los relatos nacionales –o sólo parcialmente integrados-, y la consecuente aspiración de reforma estatal.

El término “hegemonía” alude a un concepto complejo de largo desarrollo histórico, sometido aun hoy a discusión entre diferentes perspectivas teóricas, a menudo difícilmente conciliables.

Son los socialdemócratas rusos, quienes a comienzos del siglo XX emplean por primera vez el término –“gegemoniya”- para nombrar la política de alianzas y liderazgo que debía desarrollar el proletariado industrial a fin de hacerse con el poder y conducir las transformaciones económicas y políticas que liquidaran el antiguo régimen zarista, sin esperar a que las realizase una burguesía nacional extremadamente débil y políticamente dubitativa.

Lenin toma el término de Plejánov y Axelrod, y en su libro “Dos tácticas de la Socialdemocracia”, lo desarrolla políticamente en una situación revolucionaria, como guía para la conquista del Estado por parte de la clase obrera.

Así, la hegemonía en la socialdemocracia rusa nace para dar cuenta de una anomalía: contrariamente a la secuencia esperable: el proletariado se ve en la coyuntura de realizar las tareas históricas de otra clase, de decidir si toma el poder y las lleva a cabo en una alianza mayor que le exige integrar diferentes demandas -de campesinos, militares, pequeños propietarios, etc.- y liderarlas políticamente. La hegemonía, aún en el sentido otorgado por Lenin, nace ya asociada a contingencia, flexibilidad y capacidad de articulación de elementos diferentes.

En este artículo, el término se emplea en un sentido muy restringido: el análisis de las prácticas de significación, articulación y nominación capaces de generar una forma de poder caracterizada por el consenso de los elementos subordinados a una determinada dirección que consigue presentarse como en beneficio de toda la comunidad política.

Para Gramsci la hegemonía, sin embargo, es una operación fundamentalmente cultural que va más allá de la unificación de fuerzas decretada por dirigentes políticos.

Para él, el terreno esencial de la lucha contra la clase dirigente se sitúa en la sociedad civil: el grupo que controla la sociedad civil es el grupo hegemónico y la conquista de la sociedad política remata esta hegemonía extendiéndola al conjunto del Estado (sociedad civil + sociedad política). La hegemonía gramsciano es primacía de la sociedad civil sobre la sociedad política.

La hegemonía es entonces para Gramsci liderazgo político, intelectual y moral que articula una voluntad colectiva orientándola en un sentido nacional-popular.

La centralidad de la dirección intelectual y la “persuasión” son esenciales  en el concepto gramsciano de “hegemonía”.

De esa manera estamos ante un concepto innovador.

Se trata de una tarea compleja de articulación de fuerzas en un proyecto histórico nuevo, construida no por meras órdenes sino por una capacidad intelectual propositiva, de seducción y síntesis, que crea una nueva identidad colectiva.

Para Gramsci la hegemonía es la forma normal de la política en las sociedades democráticas de masas caracterizadas por sociedades civiles desarrolladas y complejas, y por una legitimidad mayor del status quo, por la promesa de ascenso social individual y de incorporación de las demandas de los gobernados en los planes de los gobernantes.

En tal sentido, la irrupción de las masas en política como elemento decisivo tiene que ver con tres procesos: el crecimiento de partidos de masas, sindicatos y grupos de presión dentro de la dinámica del capitalismo organizado; la extensión de la intervención social del Estado, como resultado de las presiones para ello, crea un vínculo directo entre el poder político y la vida cotidiana de las masas; el sufragio universal otorga a las masas un papel central en el sistema político liberal, en una ecuación de poder conformada por capitalismo organizado, intervencionismo estatal y democracia liberal.

En esos términos, Gramsci arroja el concepto de hegemonía al centro de la arena política en Occidente, destacándola como el núcleo central de la política moderna, en cuanto dirección de fuerzas variadas hacia un horizonte defendido como de “interés general”. La hegemonía así es el resultado y el objetivo de un trabajo político continuado, complejo y sostenido, en el que la cultura, la ideología y los símbolos juegan un papel central.

La hegemonía, en su lugar, sucede en la “sociedad civil”, y contempla la dirección intelectual y cultural que produce un “sentido común” que naturaliza entre los gobernados el orden social existente, consiguiendo su implicación activa o, al menos, su aceptación pasiva.

En víspera de la movilización política de la guerrilla este debate es sustantivo.

Horacio Duque Giraldo

Notas.

Este es el texto completo del artículo publicado en el Semanario Voz, última edición, y que por razones de espacio recorto varios párrafos sin afectar su sentido general.

Sobre la obra de A. Gramsci, se pueden consultar los siguientes textos:

Gramsci, A.:

  • (1971): La política y el Estado moderno. Barcelona: Ediciones Península

[Antología de Il materialismo storico e la filosofia di Benedetto Croce y

Note sul Machaivelli, sulla politica e sullo stato moderno

            Giulio Eunardi Editore, Turín, 1949; traducción de Jordi Solé Tura].

  • (1971b): Selections from the Prison Notebooks. New York: International Publishers.
  • (1974): Antonio Gramsci. Antología. Selección, traducción y notas de Manuel Sacristán Madrid: Siglo XXI. Segunda edición [1ª edición 1970].
  • (1974b): “El problema de la dirección política en la formación y desarrollo de la nación y el Estado moderno en Italia” en Gramsci, A. Antología. Selección, traducción y notas de Manuel Sacristán. Madrid: Siglo XXI Editores pp. 485-488.
  • Antología. Selección, traducción y notas de Manuel Sacristán. Madrid: Siglo XXI Editores. pp. 285-286.
  • (1974d): “Algunos temas de la cuestión meridional” pp. 192-200; y en Gramsci, A. Antología. Selección, traducción y notas de Manuel Sacristán. Madrid: Siglo XXI Editores. pp. 192-200.
  • (1990): Antonio Gramsci: Escritos Políticos (191721933) Antología. México DF: Siglo XXI; Introducción a cargo de Leonardo Paggi.
  • Cuadernos de la cárcel, México, Ediciones ERA- Universidad Autónoma de Puebla, seis volúmenes, traducción de la edición crítica del  Instituto Gramsci de Roma, a cargo de Valentino Gerratana.
  • Ver Lenin, Vladimir Illich (1947 [1905]): Dos tácticas de la socialdemocracia en la Revolución democrática. Moscú: Ediciones en lenguas extranjeras.

 

Fuente:  Blog de Horacio Duque Giraldo , 6 de mayo de 2016

Lea en La Pluma:

Colombia: los movimientos sociales exigimos un espacio propio de negociacion

Artículos de Horacio Duque Girado publicados por La Pluma



Palabras clave:Colombia  Diálogos de Paz  post conflicto armado  desafío  movimiento social/izquierda  reto  Hegemonía popular/nacional  Elite domindante  proceso de paz  hegemonía neoliberal  lucas y resistencias  las comunidades en resistencia  Horacio Duque Giraldo  

Actualizado ( Domingo, 08 de Mayo de 2016 00:55 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...

Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy27084
mod_vvisit_counterAyer84159
mod_vvisit_counterEsta semana262024
mod_vvisit_counterSemana precedente626607
mod_vvisit_counterEste mes1661123
mod_vvisit_counterMes precedente2540693

We have: 453 guests, 15 bots online
Tu IP es: 54.158.30.219
 , 
Hoy es el 20 de Jun de 2018