Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online


Colombia: Un proceso esperanzador

E-mail Imprimir PDF

El acuerdo de paz entre el gobierno y las FARC tiene en esta oportunidad mayor realismo que en procesos anteriores aunque persisten los obstáculos de siempre y siguen activas las fuerzas que se oponen a cualquier arreglo con el movimiento guerrillero.

Las medidas de mejora importante para la población de determinadas zonas rurales en las cuales las FARC tienen una presencia significativa no solamente son un alivio inmediato para los beneficiados sino que sienta un precedente positivo para su aplicación a otras zonas semejantes. Es posible -si es que existe voluntad política- que el gobierno mejore substancialmente el alcance y la aplicación de la llamada Ley de Tierras para la devolución de predios arrebatados a los campesinos (aproximadamente seis millones de hectáreas). No hay impedimentos mayores para que de una vez por todas se  entreguen títulos de propiedad a los miles de familias campesinas que carecen de ellos (sobre todo, los colonos). Es igualmente cuestión de voluntad política - ya que el fin del conflicto libera ingentes recursos-  adelantar programas de lucha contra la aguda pobreza de las zonas rurales del país (salud, educación, vivienda, crédito, infraestructuras, etc.). Indispensable es que el gobierno otorgue una función diferente a las fuerzas armadas de suerte que se elimine la actual confrontación entre éstas y la población rural, tan a menudo asumida como el “enemigo” a batir y que convierte a soldados y policías casi en una fuerza ocupante de territorio ajeno. Los incidentes del Cauca con los indígenas tiene sin duda sus peculiaridades pero manteniendo las diferencias este cuadro se repite en muchas zonas rurales. Naturalmente, el fin de los enfrentamientos bélicos en si mismo es ya una ganancia neta para quienes soportan lo más duro del conflicto, soldados y campesinos.

Las FARC (y el ELN que seguramente se unirá al proceso) tienen de esta forma ganancias netas y no es por azar aparece la cuestión agraria como el primer punto de la agenda. Pero el gobierno de Santos las tiene igualmente. Además de los réditos políticos que trae consigo alcanzar la paz para su reelección presidencial en 2014, el estado haría presencia efectiva, y por vez primera, en tantas zonas rurales en las cuales la población tan solo conoce de la autoridad su cara represiva. El gobierno tiene la gran oportunidad de emprender medidas claves para modernizar la actividad agropecuaria del país, siempre tan lastrada por el latifundio y la ilegalidad.

La segunda cuestión que otorga beneficios a las FARC tiene que ver con la reforma del sistema político-electoral del país. Los guerrilleros renuncian a la vía armada a cambio  de la posibilidad cierta de participar plenamente en la vida política. En el fondo, se trata de una versión nueva del experimento de la Unión Patriótica, el partido mediante el cual esta guerrilla acudía a las vías legales para defender sus postulados políticos. El exterminio de casi cinco mil de sus miembros por parte de militares y paramilitares constituye un desafío para ambas partes. Para la insurgencia, porque de la seguridad efectiva de quienes dejen las armas depende todo; si las autoridades no están en condiciones de garantizar la vida de quien actúa pacíficamente, los insurgentes están en todo su derecho (reconocido inclusive por la legislación internacional) de alzarse en armas. Para Santos, que esta experiencia no se repita es un desafío enorme para el cual tiene que contar con el apoyo cierto de las fuerzas militares. Sin un compromiso firme de los cuarteles la  palabra del presidente tiene poco valor. Pero si lo consigue, Santos habría dado un paso decisivo en el el proceso de hacer del aparato armado del estado un órgano de verdad sometido al poder civil y respetuoso de la legalidad vigente, tal como sucede en cualquier sociedad democrática en la cual los cuerpos armados son entes que acatan y no tienen otra función que ser garantes de la seguridad ciudadana y de la integridad territorial del país. No es pequeño el mérito de pasar a la historia nacional como el presidente que inició el proceso de la modernización real de Colombia. Santos y la clase dominante saben que el sistema político bipartidista ya no se sostiene y que es indispensable abrir espacios a la participación. Una país en el cual de forma sistemática no vota ni el 40% del electorado reclama sin duda reformas políticas de gran calado.

Ambas partes ganan entonces con este proceso de paz. Las FARC, a despecho de todo lo que se ha dicho de ellas (terroristas, narcotraficantes, violadores de derechos humanos, etc.) se sientan en la mesa de conversaciones de igual a igual con el estado, algo que de hecho significa su reconocimiento como fuerza política. En efecto, no vienen a la negociación a someterse sumisamente al gobierno; en todo caso, se someten  al estado siempre y cuando éste asuma la reforma de aspectos nada desdeñables como los ya señalados de la cuestión agraria y el régimen político, creando la oportunidad efectiva de participación como es usual en cualquier democracia moderna. Las FARC no renuncian a su ideario; sencillamente aceptan someterlo a la consideración de la ciudadanía para que sea ésta la que decida hasta dónde y cómo ha de transformarse el país. Tampoco Santos renuncia a sus proyectos, los mismos de la clase dominante que constituye su respaldo natural. El presidente colombiano es un genuino representante de esa clase y de sus intereses y nada le obliga a renunciar a ellos. Lo acordado sencillamente significa alcanzar unas reglas de juego político y social nuevas, en las cuales se respete la decisión mayoritaria de la población.

Por supuesto, no solo ganan Santos y las FARC. Fundamentalmente gana el pueblo colombiano, sometido durante sus doscientos años de vida republicana a la guerra permanente, a la pérdida de generaciones enteras y de recursos ingentes, incinerados en la hoguera de la confrontación. Para nadie es  un secreto que utilizar formas de “acumulación primitiva” de capital de forma permanente (que no otra cosa se esconde tras estas guerras) pone en riesgo al sistema elevando las tensiones a niveles insoportables y acrecentando los peligros de la revolución social. Esta es sin duda una consideración clave en la decisión del gobierno y de la clase dominante al poner fin a la confrontación con el movimiento guerrillero, aún a sabiendas de la necesidad de hacer ciertas concesiones.

Naturalmente, el gobierno intentará que tales concesiones sean las menos posibles y que su alcance sea limitado. Desde ya se moviliza para hacer que sus planteamientos reciban el mayor apoyo posible por parte de la ciudadanía (y de paso aislar a la extrema derecha que se opone al proceso de paz). Por su parte, las FARC intentarán llegar lo más lejos posible en sus exigencias para satisfacer no solo a sus propias filas sino al mayor número de colectivos sociales. Ambas partes van a buscar la movilización popular e intentar llenar las plazas públicas en apoyo de sus propuestas. El gobierno tiene ingentes recursos materiales y cuenta además con el manifiesto deseo de la inmensa mayoría de poner fin al conflicto. Las FARC tienen a su favor la innegable coincidencia general de sus propuestas con las reivindicaciones de amplios colectivos que exigen tierra, vivienda, empleo, salarios dignos y la solución pacífica de los conflictos sociales.

Cada una de las partes buscará entonces por todos los medios ganar el apoyo de la opinión ciudadana. Sin ese apoyo, sin la participación más amplia posible de la sociedad, sin hacer desde ya real una nueva manera de hacer política en el país, es casi seguro que los avances serán nimios y las posibilidades de un nuevo fracaso están garantizadas. Dentro de la indispensable discreción que exige este tipo de procesos cabe perfectamente el más amplio debate de las exigencias populares, muchas de las cuales están estrechamente vinculadas con las causas históricas del alzamiento armado. La cuestión agraria y la naturaleza del sistema político, seguramente las más importantes para empezar. Por eso parece muy sensato comenzar por ellas. En particular, la reforma del sistema político, pues de esta manera se crean las condiciones básicas para asegurar el funcionamiento normal de un orden civilizado y moderno.

Juan Diego García para La Pluma, 17 de septiembre de 2012

*Juan Diego García (Cali, 1945). Doctor en sociología, Universidad de Frankfurt/RFA Reside en España desde hace varios años. Escribe una columna semanal que publican diversos medios. Corresponsal de La Pluma dice lo que el hombre calla...

Artículos de Juan Diego García publicados en La Pluma:

Horizontes de paz

La vieja maldición de la minería

Santos y los caminos de la paz

Paraguay

Las llaves de la paz

Extractivismo y desarrollo

La marcha patriótica

Obstáculos a la paz

Extractivismo y desarrollo

Crisis y alternativas

Un toque final

Panorama de los Derechos humanos.

La CELAC

Sobre la educación y la ciencia

Alfonso Cano

Arrollados por el progreso

Los paramilitares secuestran, violan, descuartizan y desplazan a pobladores de Nariño y Cauca

Ofensiva neoliberal

Oslo

Reformismo y revolución

Tramacúa

El 15 M

Un nuevo proceso de paz.

El desarrollo de las fuerzas destructivas

Las nuevas guerras coloniales

La revuelta árabe

El Buen Vivir

La NEP cubana

Año borrascoso

Democracia en declive

Palabras clave:Juan Diego García  conflicto colombiano  terrorismo de estado  FARC  Juan Manuel Santos  acuerdo  diálogo de paz  La Habana  Cuba  

Actualizado ( Domingo, 23 de Septiembre de 2012 14:00 )  

Dosieres de actualidad destacados

 

Editorial La Pluma n° 1: A tod@s

Tenemos enemigos. Algunos de ellos intentaron hacer desaparecer nuestro sitio el 27 de marzo. Ese ataque maligno fue rechazado por nuestros proveedores de servidor. Sin duda estos enemigos trataran de...

 

Colombia: Solicitud de suspensión de las aspersiones con glifosato

Petición para solicitar la inaplicación de la Resolución 001 de enero 2017, expedida por el Consejo Nacional de Estupefacientes  En el año 2015, la suspensión de las aspersiones con glifosa...

 

Alerta: En Colombia, una nueva pacificación disfrazada de paz

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » La Pluma.net hace un llamado a los ciudadanos del mundo, a los medios alternativ...

 

Venezuela: la palabra al Poder constituyente originario ¡El Pueblo!

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » La Pluma.net apoya irrestrictamente la Revolución Bolivariana, hace un llamado ...

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy15168
mod_vvisit_counterAyer31119
mod_vvisit_counterEsta semana115078
mod_vvisit_counterSemana precedente247482
mod_vvisit_counterEste mes529424
mod_vvisit_counterMes precedente1463694

We have: 584 guests, 5 bots online
Tu IP es: 54.198.96.198
 , 
Hoy es el 15 de Ago de 2018