Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


La hecatombe de Lampedusa, la Europa de Schengen y la Italia de Alfano

E-mail Imprimir PDF

Una vez más, frente a la enésima hecatombe provocada por el ostracismo fronterizo, esta vez de aterradoras proporciones, se intenta señalar como únicos responsables de los naufragios   a los «traficantes» de seres humanos. La detención de un miserable, quien por lo general es un exiliado o un  migrante, permite acallar las negras conciencias de todos aquellos que contribuyen a perpetuar y multiplicar el exterminio en el Mediterráneo.

Se utiliza para designar a un chivo expiatorio con el objetivo de ocultar las responsabilidades de los dirigentes políticos europeos y de nuestras clases políticas, de todas las tendencias, que han hecho del cierre de fronteras y deportaciones un dogma a cumplir sin importar el costo humano

Hace solo un par de semanas  Angelino Alfano [Ministro del Interior del gobierno de «amplio entendimiento» de Letta, presunto sucesor  de Berlusconi coordinador del «Pueblo de la libertad», NdT], «paloma» feroz, afirmó «tenemos que  reforzar la frontera Europea en el Mediterráneo y también el papel de la Agencia Frontex, porque en estos flujos (migratorios) se esconden células terroristas. »

Esta es la clave, ahora no sólo es útil para reprimir  cualquier disidencia (la historia No Tav lo demuestra), sino también para cubrir cualquier bellaquería: incluso  la de aceptar tranquilamente  que la estrategia que subcontrata fronteras, financia los centros de detención, patrulla y expulsa, tiene siempre como efecto «secundario» la muerte de niños y mujeres, incluso embarazadas

Las palabras de Napolitano [Presidente de la República, ex comunista, NdT], no son diferentes: aún hoy, y frente a tal hecatombe, repitió como un disco rayado «es esencial erradicar el tráfico ilegal de seres humanos»,  con «una vigilancia adecuada en las costas», y consolidar «una» institución viable creada por la Comisión Europea» como Frontex. Alguien debería explicarle (en ese momento, intentamos hacerlo) que esta carnicería como las anteriores es el hijo legítimo del régimen represivo de Schengen, que Frontex es su brazo armado, y es este régimen represivo que ha impedido las rutas de acceso  regular a Europa.

Como los huesos de Flebas el fenicio, nuestras palabras son «ametrallados susurros », no consumidas por las corrientes submarinas, como en el poema de Thomas S. Eliot,  sino por el sentimiento doloroso de impotencia que se renueva a cada masacre. Desde hace  al menos veinte años, no ha habido ninguna evolución  en los procedimientos de aplicación de las políticas que producen el  trágico rosario de cuerpos engullidos por el Mediterráneo o estrellados en nuestras costas.

Para decepción de Cécile Kyenge [la Ministro «procedente de la diversidad» del Gobierno Letta,de origen congolesa, N. del T.], las leyes infames como la intangible ley Bossi – Fini, la criminalización de la inmigración clandestina, las pusilánimes normas sobre el derecho de asilo, se mantienen intactas. Los acuerdos bilaterales firmados con  los nuevos regímenes de la orilla sur del Mediterráneo son idénticos a los precedentes. La condición de los condenados de la tierra, especialmente nuestros antiguos colonizados, somalíes, eritreos, es inmutable o peor, condenados a un éxodo  sin fin y sin esperanza. También ellos - como los palestinos que ahora huyen de Siria – son  multi-refugiados, a menudo víctimas del infierno libio: persecución racista y espantosos centros de detención para extranjeros.

Lo único que cambia es la ferocidad y la barbarie, «la severidad y la eficacia», como dicen - de la política y los dispositivos militares de la guerra contra los inmigrantes y refugiados. «Estoy cada vez más convencida», escribió Giusi Nicolini [alcaldesa de Lampedusa y Linosa, NdT] hace once meses en un valiente llamado «que la política europea sobre inmigración considera este tributo de vidas humanas como un medio de moderar los flujos, o de tener un rotundo efecto disuasivo». Y hoy, frente a la masacre de enormes proporciones, es por una simple frase - «hay que ir por ellos» – que la alcaldesa de Lampedusa  osa de nuevo desafiar el podrido sentido común que ha hecho de la prohibición de inmigrar y de sus  costos humanos una ley natural. Y Nicolini señala la criminalización de la inmigración clandestina, lo que se ha traducido, esta vez como muchas otras veces, por el hecho de que los marineros-pescadores de algunos buques se abstuvieron de ayudar a los refugiados, a fin de evitar ser procesados por complicidad.

«Por el momento, en el contexto del coro repetitivo de sentencias penales, son raras las palabras honestas. » Además de Giusi Nicolini, se pronunció también François Crépeau, Relator especial de las Naciones Unidas sobre la Protección de los migrantes, afirmando, sin pelos en la lengua, que la masacre de Lampedusa «es la hija de las Políticas represivas». El papa Bergoglio en su elocución fue también directo al hacer  hincapié en la « vergüenza».

Los que no tienen en cambio ninguna vergüenza, son los de todas las ideologías, a nivel nacional y europeo, quienes después de haber hecho millones de seres humanos de refugiados, los exponen a la muerte y a las masacres. Incluso algunos católicos no sienten vergüenza, como el Ministro del Interior que tuvo el descaro de ir Lampedusa después de haber proferido comentarios tan cínicos. No sienten ninguna vergüenza, los «ligueurs»*, vergonzoso que vayan a atribuirle la masacre  a «la pareja Boldrini ** - Kyenge».

Para todos ellos,  quisiéramos que desde el fondo del Mare Nostrum miles de sombras pálidas resurjan a picotear sus conciencias con sus murmullos. Al mismo tiempo, una vez más tratamos de pedir en voz alta que se abran los canales de ayuda humanitaria, para que aquellos que sufren guerras y persecuciones tengan la posibilidad de solicitar asilo en las instituciones europeas, ya sea en Siria, Libia, Egipto o en otros lugares.

NdT

*Ligueurs: Miembros de la Ligue del Norte, racista y xenófoba
**Laura Boldrini: elegida por la lista de izquierda, ecología, libertad, Presidente de la cámara de diputados

Annamaria Rivera

Original: La strage di Lampedusa, l’Europa di Schengen, l’Italia di Alfano

Traducido por  María Piedad Ossaba para La Pluma y Tlaxcala

Traducciones disponibles : Français

Lea en La Pluma:

Sobrevivientes y ataúdes : la traición de Europa

Lampedusa: perseguir a los vivos, premiar a los muertos

Lampedusa: El silencio de los vivos, la fábrica de tópicos y las historias que cambiarán la estética de la frontera

La tragedia de Lampedusa: Lo que realmente tendría que darle vergüenza a Italia

Palabras clave:Lampedusa  Frontex  Schengen  Migrantes  Refugiados  Fortaleza Europa  Alfano  Napolitano  Letta  Italia  Europa  Unión Europea  Annamaria Rivera  

Actualizado ( Domingo, 20 de Octubre de 2013 18:18 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy2917
mod_vvisit_counterAyer47993
mod_vvisit_counterEsta semana235122
mod_vvisit_counterSemana precedente360029
mod_vvisit_counterEste mes1347282
mod_vvisit_counterMes precedente1457176

We have: 418 guests, 1 members, 4 bots online
Tu IP es: 54.156.78.4
 , 
Hoy es el 28 de Jul de 2017