Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


La confesión de un crédulo ateo

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Koldo Campos SagasetaCuando allá por los años sesenta la Teología de la Liberación fue abriéndose espacio en el llamado tercer mundo, tuvo el Vaticano la ocasión de redimir sus pecados, la oportunidad de retomar sus cristianos orígenes, y la posibilidad, en consecuencia, de extender el evangelio y multiplicar su nómina de fieles. Pero ni el Vaticano quiso expiar sus culpas, ni se interesó en variar su curso, ni le preocuparon las secuelas de su torpeza.

Esa Iglesia que, como escribiera Pedro Casaldáliga en su prefacio al libro “Eclesiología” de Fernando Bernabé López (Nano) “creyendo, confesando y cantando el encuentro vivo con el Dios Amor y el programa revolucionario de su Hijo” se ganaba el respeto de las comunidades en la que se integraba compartiendo el pan y el vino, también el hambre y la sed, se acabó convirtiendo en el peor enemigo de Roma.

Como bien describía el propio Nano en una de sus certeras humoradas, “la Iglesia es una: santa, católica, apostólica... y uniforme”. No se admiten ni toleran disidencias. Por si no fueran suficientes las dificultades  que la Teología de la Liberación debía enfrentar, una amenazaba su eclosión. Y no era la violencia de regímenes militares, la persecución de Estados corruptos o la ambición de burguesías temerosas de un poder popular aún más consciente, sino Roma.

El éxito que jamás tuvieron, por sanguinarios que fueran sus métodos, los gobiernos que han hecho del infierno algo más que un futuro destino, lo tuvo el Vaticano censurando opiniones, desautorizando actos, trasladando ejemplos, castigando conductas, clausurando encuentros...

Frente a la curia romana, la teología de la liberación no encontró más defensa que la obediencia debida. La misma que llevó a Ernesto Cardenal, de rodillas frente a Pablo VI en la Plaza de la Revolución de Managua, a inclinar la cabeza, besar el anillo papal y escuchar en silencio los exabruptos que, por ejemplo, no tuvo Su Santidad, días antes, para Duvalier en Haití o para Pinochet en Chile.

El espacio que hubiera ocupado la Iglesia pasó a ser pasto de otras denominaciones religiosas y sectas de todo tipo financiadas, en muchos casos, por transnacionales y Estados delincuentes.

Claro que, ni la historia ha terminado ni la Teología de la Liberación ha desaparecido. Es más, no tengo la menor duda de que, si alguna vez, y que cada quien ponga la fecha que más le cuadre, sigue habiendo sobre la faz de la tierra una iglesia, ésta será plural, de todos y de todas; practicará la solidaridad, no la especulación; estimulará el conocimiento, no el analfabetismo; fomentará la crítica, no el adocenamiento; defenderá la justicia, no la razón de Estado; ejercerá el Amor, no el odio... Y hasta podría ser en Roma, aunque sólo sea para que, como dicen algunos, Dios tenga la oportunidad de visitar, por fin, el Vaticano.

Y lo digo yo que no creo en la otra vida, pero que si algún día me desdigo y termino aceptando la certeza de una eternidad para la que hoy no me basta la fe, será porque piense que vidas tan generosamente entregadas a las mejores causas de los seres humanos, como la del padre jesuita y dominicano Regino Martínez, no tendrían sentido sin esa prolongación de la existencia donde se vean cumplidos los mejores sueños y anhelos de todos, porque algo así debe ser la otra vida.

Y lo digo yo que no creo en la Iglesia, pero que si algún día me arrepiento de tanta agnóstica ignorancia y acabo agradeciendo esa divina referencia en la que todos los seres humanos seamos por fin iguales, será porque termine apreciando, finalmente, que ejemplos como el que brinda Pedro Casaldáliga supieron transformar el más empobrecido y miserable infierno de este mundo en la más hermosa y humana fiesta de la solidaridad, porque algo así debe ser la Iglesia.

Y lo digo yo que no creo en Dios, pero que si algún día reconduzco la incredulidad que hoy manifiesto y termino convirtiéndome en otra oveja más de su rebaño, será porque me confirmen su existencia conductas tan honestas y desprendidas como las de Helder Cámara, Leonardo Boff, Patxi Larrainzar, Jesús Lezaun, Arantxa Aguirre, Aparecida de Sousa, Ellacuría, Arnulfo Romero, García Laviana, María Marciano, Ernesto Cardenal y tantas y tantos sanadores de almas que han predicado el amor allá donde más se hace preciso su arraigo, y la justicia donde más urge su gobierno, porque algo así debe ser Dios.

Koldo Campos Sagaseta, Columna Cronopiando, para La Pluma, 11 de febrero de 2015

Juan Carlos (Koldo) Campos SagasetaTeología de de Ilúrdoz es poeta y dramaturgo. Nacido en Iruñea /Pamplona (Euskal Herria/País Vasco) el 14 de abril de 1954, se nacionalizó dominicano en 1981, país en el que vivió durante mucho tiempo, antes de volver al País Vasco en 2005. Laboró como corrector y columnista en el periódico dominicano El Nacional, donde publicaba la columna diaria Cronopiando. Publica actualmente en Gara (www.gara.net ) (País Vasco) así como en los periódicos digitales españoles www.rebelión.org , www.insurgente.org y en el periódico brasileño www.desacato.info .Colaborador de La Pluma.

Artículos de Koldo Campos Sagaseta publicados en La pluma:

 Odiosas comparaciones

¡Lo nunca visto!

Mis hijas y los Beatles

A propósito de atentados

Dar pasos

El señor de los impulsos

España se los envía a domicilio

Mundo insólito

Haizea y la lógica

Cronología para el futuro

Infancia que nos delata

Catalunya: Derecho a decidir

La memoria no prescribe

Silencio elocuente

Carta abierta a los extraterrestres

El terror de la “tregua”

España: No la defiendan

España: La etiqueta de la ceremonia

Baba real

“Elemental, mi querido Watson”

¿Reciclar? Sí… pero no

También van a la guerra

Elogios que matan

La Globalización

España y el perdón

Canción de cuna

La memoria de Haizea

Con todos

La ternura de los pueblos

¡ALLENDEEE EEEE!

Deseo para una masacre

Ni errores ni mentiras/¿El Caso Bárcenas?

“La dama de las camelias… parte atrás”

Amamantar por obligación

El zoológico del automóvil

Disociaciones peligrosas

« Funcionarios de EE UU, heridos en Venezuela ».

La última agenda semanal de un presidente cuerdo

¡Condecórenlo!

Alharaca en Boston y silencio en Texas

Defensa propia

Más sueños e ilusiones

Chávez

Vamos a hablar mierda con propiedad

Palabras clave:Teología de la Liberación  Roma  Iglesia  Tercer mundo  Pablo VI  Vaticano  Pedro Casaldáliga  “Eclesiología”  censura  Ernesto Cardenal  Koldo Campos Sagaseta  

 

Dosieres de actualidad destacados

 

Editorial La Pluma n° 1: A tod@s

Tenemos enemigos. Algunos de ellos intentaron hacer desaparecer nuestro sitio el 27 de marzo. Ese ataque maligno fue rechazado por nuestros proveedores de servidor. Sin duda estos enemigos trataran de...

 

Colombia: Solicitud de suspensión de las aspersiones con glifosato

Petición para solicitar la inaplicación de la Resolución 001 de enero 2017, expedida por el Consejo Nacional de Estupefacientes  En el año 2015, la suspensión de las aspersiones con glifosa...

 

Alerta: En Colombia, una nueva pacificación disfrazada de paz

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » La Pluma.net hace un llamado a los ciudadanos del mundo, a los medios alternativ...

 

Venezuela: la palabra al Poder constituyente originario ¡El Pueblo!

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » La Pluma.net apoya irrestrictamente la Revolución Bolivariana, hace un llamado ...

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy28998
mod_vvisit_counterAyer52905
mod_vvisit_counterEsta semana181813
mod_vvisit_counterSemana precedente247482
mod_vvisit_counterEste mes596159
mod_vvisit_counterMes precedente1463694

We have: 914 guests, 10 bots online
Tu IP es: 54.81.110.186
 , 
Hoy es el 16 de Ago de 2018