Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online


Colombia, el peligro de ser ambientalista (...y sindicalista, feminista, de izquierda, campesino, pobre, etc., etc., etc.)

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

José Antonio Gutiérrez D.Un reciente informe elaborado por Global Witness[1], otorga a Colombia un nuevo récord macabro: es el segundo país líder en el asesinato de ambientalistas en el mundo. Con 25 asesinados en el 2014, solamente es superado por Brasil, con 29 asesinados. Con la diferencia que Brasil tiene cerca de 200 millones de habitantes.

Revisando las cifras per cápita, Colombia solamente es superada por Honduras, país que sufrió en el 2009 un golpe de Estado, sumiéndola en el imperio de la fuerza bruta y la arbitrariedad. Es decir, que entre los 206 países que existen en el mundo, Colombia ocupa el segundo lugar en términos absolutos y relativos en el asesinato a defensores del medio ambiente. ¡Toda una proeza!

Esto no es casual: desde hace una década, se viene imponiendo, literalmente, a sangre y fuego, un sistema de desarrollo profundamente insostenible, consagrado en el Plan Nacional de Desarrollo del actual gobierno de Santos, basado en dos pilares fundamentales: extractivismo y agro-negocios. Dos sectores de la economía cimentados en un patrón de “acumulación por despojo” y, en el marco del conflicto interno, ligados de manera inequívoca a la militarización, la paramilitarización, y la violación de derechos humanos. Es sabido el vínculo que ha habido entre el paramilitarismo y la expansión de la palma aceitera desde finales de la década de 1990[2]. De la misma manera, el negocio minero-extractivista también se encuentra untado de sangre. Durante la década del 2000, el 80% de las violaciones a los derechos humanos y el 87% de los desplazamientos en Colombia han ocurrido en regiones donde se desarrollan megaproyectos de explotación minera; así mismo, el 78% de los atentados contra sindicalistas fueron contra aquellos que trabajan en el área minero-energética[3]. Un informe del CODHES, de Febrero del 2011, resumía esta situación con meridiana claridad: “La fuerza pública protege la gran inversión privada y los paramilitares evitan la protesta social y presionan el desplazamiento[4].

Uno de los más grandes éxitos de este gobierno, no ha sido ni en el combate a la corrupción, ni en llevar la prometida prosperidad para todos a los hogares colombianos; no, ha sido en las relaciones públicas. En vender la idea de que Colombia ya ha entrado en el post-conflicto, que las violaciones sistemáticas y masivas de los derechos humanos son cosa del pasado, así como el asesinato de sindicalistas. Colombia es una democracia plena: ahí está la UP que ha regresado de los muertos. Con una resolución jurídica se borra lo que hizo el plomo. Colombia es un estado de derecho. Con algunos problemitas, pero ahí vamos. La prueba –nos dicen- está en que hoy se asesina menos sindicalistas que a finales de los años 90, cuando las AUC hacían y deshacían ante la mirada cómplice de las autoridades. Sin embargo las cifras absolutas dicen poco de la realidad actual ya que hoy hay cuatro veces menos de sindicalistas que en esa época, por la desarticulación del sindicalismo, por la fuerza del fusil y de las leyes del mercado. La realidad hoy, sigue siendo igual de precaria y amenazante para los trabajadores organizados.

En esta tarea de presentar en color de rosa lo impresentable, desde luego, son apoyados por la prensa internacional, capitaneada por PRISA y Planeta, deseosas de mostrar las enormes oportunidades que ofrece Colombia para hacer negocios, así como de demonizar a Venezuela. En medio de la histeria orquestada contra todo lo que diga o haga Caracas, los crímenes del vecino pasan de agache. De igual manera, han sido apoyados, consciente o inconscientemente, por la claudicación progresiva de las grandes ONG desde la era de Uribe que, en el marco de su estrategia de interlocución (engagement), se sienten obligados a comenzar cada informe anual de la situación de derechos humanos en Colombia con la siguiente fórmula: “Pese a los indudables avances en materia de seguridad, persisten los problemas de derechos humanos, etc.” ¿Seguridad para quién? Para los inversionistas, claro. Porque en este mismo período el número de desplazados ha aumentado hasta la aterradora cifra promedio de 300.000 anuales. Para ellos no hay seguridad. Lo que recuerda que la seguridad de los pobres no es un problema para nadie, ni siquiera para sus auto-proclamados defensores.

Las locomotoras santistas avanzan desenfrenadamente, arrasando a su paso con las comunidades y el medio ambiente. A medida que el modelo se profundice, se intensificarán las violaciones a gran escala –no hay que ser un matemático para darse cuenta. Para los que cuestionen este modelo económico está reservado el garrote, como lo propone metafóricamente un histérico artículo de la revista Semana -titulado “¿Dónde está la autoridad en Colombia?”: para “que una carretera se pueda construir sin interminables demoras causadas por una mala interpretación de las consultas previas o las licencias ambientales[5]. Es decir, las consultas previas y las licencias ambientales son solamente una decoración que no debería tener ningún impacto sobre la realización de proyectos, por insostenibles y nocivos que sean para las comunidades o el ambiente. Apenas alguien se tome en serio la legislación vigente y cuestione un proyecto, entonces estará haciendo una mala interpretación de la ley, estará irrespetando la autoridad y se merece –por consiguiente- una paliza aleccionadora. Ahí está pintada la seriedad con que el establecimiento se toma su “estado de derecho” y sus “garantías democráticas”. Al menos, nos quedará por consuelo saber que el garrote fue fabricado acorde a los elevados principios de una democracia moderna, siguiendo las más exigentes recomendaciones de todos los tratados de derechos humanos internacionales.

José Antonio Gutiérrez D. para La Pluma, 21 de Abril, 2015

Notas

[1] https://www.globalwitness.org/campaigns/environmental-activists/cuantos-mas/

[2] http://www.derechos.org/nizkor/colombia/doc/palma1.html ; http://www.ecologistasenaccion.org/article17394.html

[3] Colompbia, Boletín Informativo No.18 de PBI Colombia, Noviembre de 2011

[4] CODHES, ¿Consolidación de qué?, Febrero 2011

[5] http://www.semana.com/nacion/articulo/donde-esta-la-autoridad-en-colombia/420951-3

 

Lea en La Pluma:

La “contrainsurgencia laboral” en Colombia

 

Artículos de José Antonio Gutiérrez D. publicados en La Pluma:

Negociando la derrota política, militar y moral de la insurgencia

Eduardo Galeano, la conciencia latinoamericana

Colombia: Resistencia en medio del malestar: la lucha obrera en el ingenio Risaralda

El gringo y la paz

La Europa de la represión golpea la protesta social en Irlanda

Una derrota digna: se aprueba el TLC UE-Colombia en Irlanda

Syriza: Terremoto en Europa

Je ne suis pas Charlie (Yo no soy Charlie)

Colombia: Parlamentarios en Irlanda llaman a reanudar el diálogo y a un cese al fuego bilateral.

La solidaridad

Víctimas y víctimas ( Audio)

Colombia: Paros cívicos y conflicto social

La esquizofrenia de Santos: negociación y confrontación

Con Fuerza hacia el Foro Regional Ambiental de Tolima

Colombia: Y con el EPL… ¿entonces qué?

Colombia: Santos, el gran encantador de serpientes

Colombia: Presidente habemus: mandato por la paz con injusticia social

Colombia: ¿Tiene Santos las llaves de la paz?

El proceso de paz ¿secuestrado por el miedo?

Uno, dos, cien Buenaventuras por toda Colombia…

Colombia: Obreros de Cristar SAS, Buga (Valle del Cauca): 900 días en resistencia

Colombia: Reseña del IV Encuentro de Mujeres Campesinas y Luchadoras (El Cabuyal, Palmira, Valle del Cauca. 30 de Marzo, 2014)

¿En qué quedamos? ¿Las FARC-EP van ganando o perdiendo?

Zozobra y terror en Pradera, Valle del Cauca

Lo que no dice el artículo del Washington Post (I Parte)

Colombia: “Estar presos así, tan inocentemente”: Sobre los cuatro soldados de La Marina acusados de rebelión

El loco Ordóñez y las llaves de la paz

Colombia: Proceso de paz: ¿de las puertas abiertas al portazo en la cara?

Nueva audiencia por el caso del campesino José Norbey Lugo Caballero, afiliado a Astracatol-Fensuagro (5 de Noviembre)

Asesinado dirigente campesino que se opuso a mina La Colosa (Cajamarca, Tolima

Colombia: Entrevista a Marco Reinerio Montealegre, dirigente cafetero de Tolima "La fuerza campesina es determinante para transformar nuestro país"

Colombia: Los paros agrarios y la lectura de su impacto político. Contribución para un debate necesario

Gobierno de Irlanda muestra preocupación por represión durante el Paro Nacional Agrario y Popular

La vía democrática al socialismo 40 años después de Allende

El paro agrario y popular, síntoma de algo nuevo que nace en Colombia

El gobierno colombiano siembra el terror: los casos de Cajamarca y Castilla (Tolima))

Protesta social recibe tratamiento militar en Colombia. Grave situación humanitaria en el Cauca

Colombia: Municipio de Piedras (Tolima) dice no a la megaminería

Catatumbo: que Santos renuncie a la violencia para hacer política

¡Presos de la Marina, 7 libres, 1 por liberar!

Solidaridad desde Irlanda con el Catatumbo

Pereira, aterradoramente limpia

Catatumbo

Santos, el "pacificador" de Colombia

Entrevista a Guillermo Cano, dirigente detenido de Astracatol “Se está dando una persecución contra la organización sindical campesina”

Marcha Carnaval en Tolima contra La Colosa: Desde Dublín pronunciamos nuestra solidaridad con las Comunidades de Cajamarca, Tolima, en su resistencia contra la Colosa

Lo que faltaba: macartismo indigenista

James Petras: “En Colombia la lucha por la tierra, por la justicia social, constituyen el eje del conflicto y de su eventual solución” . Con Eliecer Jimenez Julio

Falsos positivos, ejecuciones extrajudiciales y derechos humanos

Libertad a los presos de La Marina!

Reflexiones sobre el asesinato de Giovanni Díaz: guerrillero, campesino, colombiano

Colombia - La sombra de la Colosa sobre Cajamarca, Tolima: Megaminería, el nuevo delirio del Dorado

Sobre la retención ilegal de los dirigentes campesinos tolimenses Maribel Oviedo, Onán Cortez, Osiel Giraldo

Colombia - La sombra de la Colosa sobre Cajamarca, Tolima: Megaminería, el nuevo delirio del Dorado

Tras dura represión y amenazas de masacrar campesinos, se llega a acuerdo con los cafeteros

Amargo café, amargo cacao: violenta represión a la protesta de campesinos cafeteros y cacaoteros en Colombia

Colombia: Continúa la Guerra Sucia en La Marina (Chaparral, Tolima): Amenazas del Ejército contra la familia Díaz

Colombia: Para los de ruana, la arbitrariedad y la injusticia: sobre los presos de La Marina (Tolima) Colombia: Se consolida la represión y el terror de Estado en la Marina, Chaparral (Tolima)

El terrorismo de Estado se pasea a sus anchas en Europa

¿Dar la cara a las víctimas?

Masacre de Santa Rosa de Osos, ¿qué nos dice del paramilitarismo en Colombia?

Empezamos maluco: Negociación de paz y el cuento chino de la “democracia” asediada

Representación Política, Legitimidad e Insurgencia

En Ituango, en Caloto, en todo el territorio… que cese la represión contra el pueblo organizado

Si el río suena… ¿significa paz a la vista?

El juego de "divide y reinarás" de Santos en el Cauca y la apuesta por la unidad de los que luchan

Memoria selectiva : sembrar cizaña para dividir , José Antonio Gutierrez y Jaime Jimenez

El Cauca, síntoma del agotamiento de la Unidad Nacional y desafío para el movimiento popula

Atentado a dos Londoños: la estridencia y el silencio

Entrevista con Franklin Castañeda, abogado defensor de derechos humanos: “se dice que no hay presos políticos en Colombia, pero hay presos claramente discriminados por razones políticas”

A raíz del Caso Langlois: Medios y Conflicto en Colombia

Colombia empalada

Colombia: Para la paz es necesario: voluntad, levantar calificativo de terroristas y reconocimiento del derecho a la rebelión. Conclusiones Seminario conflicto y paz en Dubín

La Geopolítica de la Paz y los Conflictos: Colombia, Kurdistán, Sri Lanka e Irlanda del Norte

¡Para hablar de Paz hay que hablar de Guerra! (1a parte)

Las cárceles convertidas en trinchera de lucha

Hablemos del conflicto social y armado colombiano

El paro armado de los Urabeños: ¿Cría cuervos y te sacarán los ojos?

La reforma a la justicia es más grave que el caso del ladrón detrás del juez

El significado del asesinato de Alfonso Cano, líder de las FARC-EP

Santos: luz verde para la guerra sucia en Colombia

Colombia no es Porto Alegre: Boaventura de Sousa Santos y la socialdemocracia

La otra guerra de Uribe: los estudiantes y las universidades públicas por CILEP.

¿Quién mató a Facundo Cabral?

 

 

 

Palabras clave:Colombia  Estado colombiano  cultura antisindical  Multinacionales  explotación minera  Sindicatos  Santos  Plan Nacional de Desarrollo  extractivismo  agro-negocios  “acumulación por despojo”  violación de DD.HH  paramilitarismo  deplazamientos forzados  masacres  persecución acoso  violencia antisindical  asesinatos selectivos  encarcelamientos  estigmatización  judicialización  terrorismo de estado  José Antonio Gutiérrez D.  

 

Dosieres de actualidad destacados

 

Editorial La Pluma n° 1: A tod@s

Tenemos enemigos. Algunos de ellos intentaron hacer desaparecer nuestro sitio el 27 de marzo. Ese ataque maligno fue rechazado por nuestros proveedores de servidor. Sin duda estos enemigos trataran de...

 

Colombia: Solicitud de suspensión de las aspersiones con glifosato

Petición para solicitar la inaplicación de la Resolución 001 de enero 2017, expedida por el Consejo Nacional de Estupefacientes  En el año 2015, la suspensión de las aspersiones con glifosa...

 

Alerta: En Colombia, una nueva pacificación disfrazada de paz

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » La Pluma.net hace un llamado a los ciudadanos del mundo, a los medios alternativ...

 

Venezuela: la palabra al Poder constituyente originario ¡El Pueblo!

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » La Pluma.net apoya irrestrictamente la Revolución Bolivariana, hace un llamado ...

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy49287
mod_vvisit_counterAyer64664
mod_vvisit_counterEsta semana113951
mod_vvisit_counterSemana precedente390448
mod_vvisit_counterEste mes883419
mod_vvisit_counterMes precedente2279838

We have: 611 guests, 38 bots online
Tu IP es: 54.198.243.51
 , 
Hoy es el 16 de Jul de 2018