Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


Guatemala: Ya no tiene sentido seguir aferrándose/ Horizontes y utopías

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Prensa Libre GuatemalaBisEditorial

La ciudadanía demostró ayer, con su presencia en la capital y en los departamentos, que no claudicará en su decisión de exigir la renuncia del presidente Otto Pérez Molina.

Hubo gente que llegó desde lejanos departamentos y contribuyó a hacer una mayoritaria manifestación que tomó la Plaza de la Constitución, todo lo cual concluyó cuando el mandatario reiteró su negativa a renunciar, en declaraciones a la radio que, a causa de su relación directa con el Gobierno, puede ser considerada como la oficial.


Este fue un nuevo error. Ante la seriedad de los acontecimientos, debió haberse dirigido al país en una cadena nacional de radio y televisión, transmitida en vivo o al menos luego de ser llevado el video y las grabaciones a todos los medios. No hacerlo así, además de reducir la audiencia a un medio radial, demostró la relación con la televisión abierta, porque ha sido su única posibilidad de comunicación, al evadir las conferencias de prensa, que sería lo más deseable.

El presidente aseguró nuevamente que “dará la cara” y que aceptará el camino legal, es decir el dictamen de la Corte Suprema de Justicia, el trabajo de la Comisión Pesquisidora, que ya fue integrada, pero que no se ha podido reunir a causa de que los diputados dependientes de la alianza patriotista-liderista desaparecieron y por ello es que ya afloran las denuncias de una estéril labor.

En sus palabras, el gobernante hizo una petición innecesaria, al solicitar calma a la población cuando se manifieste. Así ha ocurrido, pero se equivocó de nuevo al señalar que pedía que se dejara el odio a un lado. No hay motivo para usar esa palabra, que es “antipatía o aversión hacia alguien cuyo mal se desea”. Los manifestantes no quieren el mal al presidente, sino su salida del cargo y que se enfrente a la justicia. Pero en eso no hay distinción, según se desprende de lo que dijo a su radio favorita.

La soledad del mandatario es cada vez más clara. Se han ido quienes lo acompañaron y se sienten defraudados, pero también algunos corruptos que desean darse baños de pureza. El discurso de anoche no tuvo la vehemencia oral del que pronunció el lunes, pero es evidente que la rebelión nacional en su contra incluye el cierre de empresas para que sus trabajadores puedan manifestar, la unidad de los estudiantes universitarios para pedir su dimisión, y así otros muchos ejemplos de que se trata de un barco que se hunde lentamente, sin posibilidad alguna de salvamento.

La situación preelectoral es un factor que complica más las cosas. Una posibilidad es que se llegue a un acuerdo político y por ello renuncie al cargo y lo haga efectivo la semana que se inicia con el domingo de las elecciones. En el discurso radial de anoche abrió la puerta a su salida, al señalar que renunciar es una posibilidad, pero fue una mención muy a la ligera. Al aceptar el funcionamiento del sistema político, la única interpretación es que confía en que el Congreso retardará cualquier decisión. Pero esa posibilidad se encuentra sostenida por un hilo, porque depende de un ambicioso Baldizón que ahora pretende enviar mensajes ambiguos para lograr, según él, un beneficio político.

Fuente: Prensa libre, 28 de agosto de 2015

________________

EditorialHorizontes y utopías

Guatemala vive un momento histórico en el que le da lecciones al resto del mundo en cuanto qué hace una población harta de los abusos de poder para corregir un rumbo que parecía no tener esperanzas.

Probablemente es un buen momento, si no el mejor, para hacer una pausa y re-pensarnos como sociedad, como Nación, como grupos humanos y como individuos viviendo en un territorio y compartiendo una historia común. Vale la pena preguntarnos ¿qué nos une y qué nos divide hoy como seres humanos? Más aún: ¿A quiénes les conviene unirnos y a quienes dividirnos? ¿Por qué?

En este proceso de destrucción creativa y de construcción colectiva de nuevos cimientos es conveniente —si no imprescindible— preguntarnos: ¿Qué tipo de valores debemos cultivar para potenciar no solo nuestras capacidades, talentos y atributos personales de cada Ser que nació en este país, sino además las sinergias comunes y la fuerza que nos da la unidad y que hoy vemos desbordarse en las calles? Hasta hoy, la estructura en la que descansa nuestra sociedad ha mostrado algunos resultados positivos, pero también evidencia haber sacado lo peor de nosotros como seres humanos como costo. La avaricia, el egoísmo, la individualidad, la envidia y la vanidad, entre otros principios que mueven nuestro actuar, así como el bienestar material que perseguimos como fin último bajo las actuales condiciones en el país, son todos incentivos perversos que promueven violencia, depresión, soledad, desánimo, discriminación, frustración, corrupción, exclusión y deterioro social, humano y ambiental.

Gente que busca beneficios personales desde puestos de servicio público, jóvenes que asesinan por dinero, soldados que golpean sin piedad, suicidios por deudas acumuladas, frustración por no tener lo que “el vecino tiene”, adicciones enfermizas, hombres que abusan de sus parejas, padres que abandonan a sus hijos, “líderes” que engañan a sus seguidores, pastores que se enriquecen de la Fe, cristianos que masacran pueblos, presidentes que incitan a la confrontación, jefes sindicales traidores y empresarios que ignoran la dignidad humana y destruyen cualquier forma de vida que no les rinda beneficios monetarios… ¿Es eso lo mejor que podemos hacer como especie humana?

Es fundamental hacer una pausa y re-pensarnos como personas y como Nación. Invito a que nos preguntemos: ¿Cómo construimos una Nación que promueva que cada persona saque lo mejor que tiene y sea lo mejor que pueda ser? ¿Cómo recompensar la compasión, el servicio, la conciencia y el respeto hacia cualquier forma de vida? ¿Qué valores debemos cultivar para construir un país con paz, donde se conviva en armonía, donde se celebren las diferencias y se fomente el respeto mutuo, la responsabilidad y se premie cualquier expresión de amor? En medio del bullicio, de las consignas y los gritos de protesta, escuchemos también a esa voz interna que nos grita y nos recuerda que hay otras formas de vivir y de construir futuro. Que aunque los horizontes y utopías son inalcanzables, como dijo el gran Galeano, ¡sí que sirven!… nos sirven para caminar.

Samuel Pérez Attias

Fuente: Prensa libre, 28 de agosto de 2015

Lea en La Pluma:

Día histórico: Cien mil guatemaltecos exigen la renuncia de Otto Pérez Molina


Palabras clave:Guatemala  antejuicio  Manifestación Pacífica  presidente Otto Pérez Molin  Paro Nacional  Renunciaya  Caso La Línea  justicia  Política  Samuel Pérez Attias  

 

Dosieres de actualidad destacados

 

Editorial La Pluma n° 1: A tod@s

Tenemos enemigos. Algunos de ellos intentaron hacer desaparecer nuestro sitio el 27 de marzo. Ese ataque maligno fue rechazado por nuestros proveedores de servidor. Sin duda estos enemigos trataran de...

 

Colombia: Solicitud de suspensión de las aspersiones con glifosato

Petición para solicitar la inaplicación de la Resolución 001 de enero 2017, expedida por el Consejo Nacional de Estupefacientes  En el año 2015, la suspensión de las aspersiones con glifosa...

 

Alerta: En Colombia, una nueva pacificación disfrazada de paz

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » La Pluma.net hace un llamado a los ciudadanos del mundo, a los medios alternativ...

 

Venezuela: la palabra al Poder constituyente originario ¡El Pueblo!

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » La Pluma.net apoya irrestrictamente la Revolución Bolivariana, hace un llamado ...

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy49377
mod_vvisit_counterAyer31119
mod_vvisit_counterEsta semana149287
mod_vvisit_counterSemana precedente247482
mod_vvisit_counterEste mes563633
mod_vvisit_counterMes precedente1463694

We have: 480 guests, 16 bots online
Tu IP es: 54.224.11.137
 , 
Hoy es el 15 de Ago de 2018