La pluma dice lo que el hombre calla...

20 noviembre 2017 - 13:36
Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Politica Mundo


Venezuela: "Cerco y Asfixia"

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Carolina EscarraBisEsta semana en el imaginario de la derecha internacional, el ambiente venezolano está muy parecido a los días que precedieron los acontecimientos de abril de 2002, que hay que llamarlo por su nombre a pesar de la sentencia del TSJ de aquel entonces según la cual, los militares que secuestraron al presidente Chávez para forzar su renuncia, estaban actuando “preñados de buenas intenciones”; es decir, un Golpe de Estado y  una verdadera “ruptura del orden constitucional”, para utilizar palabras de la Carta democrática interamericana de la OEA.

Vicman Almagro

Ante ello, recuerdo no solo el decreto que selló el breve carmonazo reconocido y apoyado por España, Estados Unidos, Colombia, Costa Rica y hasta el Fondo Monetario Internacional que además ofreció su apoyo financiero para “ayudar” a Venezuela en su situación de caos y al nuevo gobierno; y hago mención a esto pues estos países siguen impulsando un cambio del gobierno bolivariano, para lo cual esta derecha internacional, expresión de la lucha de clases a nivel mundial ha utilizado a la ilegal Asamblea Nacional en desacato desde hace mucho tiempo, así como a la OEA con la intención de “torcer el brazo” a países que no se pliegan al interés de seguridad nacional de las potencias imperiales, pues no hay que olvidar que detrás de los EEUU, están Gran Bretaña, algunos países europeos y por supuesto Israel.

De todas maneras, buscando información sobre este tema y buscando sobre todo si había habido algún pronunciamiento de Trump, Tillerson, Tidd o Kelly en EEUU sobre toda esta situación, no encontré nada reciente de esta semana, pero sí me topé con el documento de la Operación Freedom 2 del Comando Sur de los EEUU, emitido el 25 de febrero de 2016, donde explican concretamente todo lo que ha venido sucediendo desde esa época en la aplicación de la guerra no convencional a la República Bolivariana de Venezuela y que en sus 12 puntos incluye  “combinar acciones callejeras y el empleo dosificado de la violencia armada, indicando que “el referéndum o la enmienda” se impulsa en tanto “cobertura” mientras se ampara legitimidad a partir de los artículos 333 y 350 de la Constitución, bajo un enfoque de “cerco y asfixia” en el que se utiliza a la Asamblea Nacional como “tenaza para obstruir la gobernanza”, previendo un gobierno de transición que incluya empresarios, jerarquía eclesial, sindicatos, ONG, universidades; debilitando el liderazgo del Gobierno y responsabilizando al Estado del “estancamiento económico, la inflación y la escasez” para impedir que “las fuerzas chavistas se puedan recomponer y reagruparse”; utilizando la propaganda para fomentar “un clima de desconfianza, incitando temores, haciendo ingobernable la situación” y explotando “temas como la escasez de agua, de alimentos y de electricidad, como responsabilidad exclusiva de Maduro”; posicionando la matriz de la Crisis Humanitaria, demandando de la comunidad internacional una intervención humanitaria y la “aplicación de la Carta Democrática, tal y como lo hemos convenido con Luis Almagro Lemes” y vinculando al “gobierno de Maduro con la corrupción y el lavado de dinero. Pero también asumen que hay resistencia de los “mandos militares identificados con el chavismo” y que no han podido “neutralizar” las milicias y colectivos armados, como “personal combatiente y fanatizado”; aunque vuelve a señalar la fortaleza del plan tenaza pre referéndum de la reforma constitucional en 2007, en el que cuenta con las bases militares apostadas en Colombia, Honduras, Aruba, Curazao y probablemente hoy en día incluirían Brasil, Argentina y las fuerzas militares estadounidenses que están en Perú.  

Igualmente, y como si fuera poco, a través del Banco Interamericano de Desarrollo que forma parte del Banco Mundial, volvieron a elevar una propuesta de reedición del ALCA, bajo el nombre de Área de Libre Comercio de América Latina y el Caribe (ALCALC), con un informe titulado “Caminos para crecer en un nuevo mundo comercial”, en el que no he revisado las condiciones de aprobación de las iniciativas pero del que sabemos que el voto de algunos países vale más que el de otros y por lo tanto no estamos hablando en igualdad de condiciones, como sí debería hacerlo la OEA y que -de ser aprobado en mayoría neoliberal- podría terminar buscando el aislamiento comercial de Venezuela.

Mientras tanto, a través de los medios internacionales, esa derecha internacional, que tradicionalmente ha fungido como élite política coloca la matriz en el imaginario colectivo mundial de que se debe intervenir a Venezuela mientras Carola Chávez y otros seguimos viviendo días normales pre vacacionales en el centro de los acontecimientos, sin darnos cuenta de que en medio de esta terrible “crisis” y sin necesidad de “paquetazo” continuamos con un alto índice de desarrollo humano, el reconocimiento de los organismos especializados de Naciones Unidas que se empeñan en identificar y reconocer los programas sociales, los derechos humanos en el examen periódico universal; y continuamos en una democracia donde hay libertinaje de expresión, impunemente caminan traidores a la patria amparados en una inmunidad desmedida; el Gobierno sigue convocando a diálogo y a trabajo productivo; se han estado legalizando los partidos políticos como paso previo a unas próximas elecciones; y se permite el derecho a manifestar siempre que sea en condiciones pacíficas y de respeto a las reglas de juego que incluyen contar con los permisos correspondientes, además del respeto a las fuerzas de seguridad del Estado.

Pero esto no es la Venezuela del 2002, ni las fuerzas armadas son lo mismo ni están solas, sino que cuentan con esos factores que a la fecha no han podido “neutralizar” y que como Rondón, aún no han peleado, pero están bien preparados para hacerlo en el caso de ser necesario para defender nuestra Constitución bolivariana y nuestra Patria/Matria, rompiendo ese cerco y cortando esa asfixia, pues solo la independencia, soberanía y autodeterminación de los pueblos, son garantía de justicia, libertad y democracia.

Carolina Escarrá Gil*

Editado por María Piedad Ossaba

*Carolina Escarrá G.  (Venezuela)Politóloga, con especialización y maestría en Ciencias Políticas, Universidad París 2, en Diplomacia y Negociación Estratégica, Universidad Paris 11. Docente en la Universidad Bolivariana de Venezuela. Forma parte de la Comisión Nacional de Formación del PSUV. Ha desempeñado cargos diplomáticos en USA y fue directora en espacios de la administración pública (el Banco del Alba, el Viceministerio de Comercio Exterior, coordinadora política para Asia, Medio Oriente y Oceanía de la Cancillería, de la Escuela de Formación Integral de la Asamblea Nacional). Ha apoyado las Unidades de Batalla Bolívar Chávez (UBCH) del PSVU y pertenece a la Organización Unión Nacional de Mujeres (Unamujer). Escribe desde el año 2012 una columna semanal en el periódico Correo del Orinoco. Colaboradora de La Pluma.net

Artículos de Carolina Escarrá G. publicados por La Pluma



Palabras clave:Venezuela / USA / OEA /Almagro / Golpe de Estado / operación freedom 2 / Comando Sur / guerra no convencional / cerco / axfixia / ALCALC / América Latina / injernecia / impunidad / Carolina Escarrá Gil  

Actualizado ( Martes, 02 de Mayo de 2017 13:12 )