La pluma dice lo que el hombre calla...

20 octubre 2017 - 13:31
Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Cultura Literatura


Venezuela, desde el frente de batalla. Pan negro: película española para la guerra ideológica

E-mail Imprimir PDF

la pluma baniere1bis1_150_30_150_30_150_30Venezuela y la Revolución Bolivariana « desde Caracas »

Los grandes medios internacionales publican manipulaciones y mentiras, orquestadas en una real guerra mediática. Hugo Chávez sacó al pueblo del ostracismo enseñándole a leer, a escribir y a expresarse. Por esta razón, La Pluma.net decidió ofrecer a sus lectores no sólo los textos de escritores y analistas venezolanos, sino también de ciudadanos revolucionarios. A partir de hoy, les presenta el nuevo espacio « desde Caracas »verdaderos testimonios desde el frente de batalla de un pueblo en pie.

Obdulia MolinaBisPan negro: película española para la guerra ideológica

Obdulia Molina Jara. Desde Caracas

Aleccionadora película para entender el manejo de los medios masivos como instrumentos de dominio y control ideológico : un ejemplo de cómo el libro Pan Negro, del escritor Emili Teixidor fue llevada al cine, con financiamiento de alto costo con elementos que inducen rechazo, predisposición y odio hacia los que se sacrificaron por el establecimiento de la república en España, de una vez sembrando sentimientos adversos hacia “los rojos” es decir hacia toda ideología y política opuesta al Status Quo y a lo que funciona para el Capitalismo y colonialismo en todas sus versiones, desde su aparición en el planeta.

Pan-Negro cartel

Verla y analizarla, me hizo comprender que no es justo hacerle juicios al pueblo español por estar tan apegados a su tradición de reinados y monarquías, a sus reyes y reinas, cuando el bombardeo ideológico de todo tipo es a todos los niveles, adormeciendo a millones de seres, por supuesto confrontados a una minoría que siempre existe en rebelión y ha hecho conciencia de esa dominación con múltiples expresiones: esos grupos rebeldes de antes y de ahora merecen nuestra admiración y respeto en España, en sus actuales circunstancias

Gracias a esa comprensión logré entender porqué la pretensión de enterrar a García Lorca, no sólo asesinándolo y desapareciendo su cuerpo, igual tratando de opacar su luz, sus convicciones y su tendencia rebelde, cuya fuerza y hermosa pluma lo ha impedido y le han permitido sobrevivir en las actuales generaciones. Honor y gloria a nuestro amado poeta García Lorca, víctima del fascismo, cuya referencia se me posesionó de inmediato en este momento cinematográfico, ante la película objeto de este análisis como un acompañante paralelo, el cual viene de maravilla para estudiar el momento que vive actualmente Venezuela, en plena guerra de cuarta generación, cuyo único ingrediente faltante es el “bombardeo humanitario” de la OTAN y sus aliados.

No he leído el libro Pan Negro, desconozco si los cineastas que la filmaron adaptaron su trama y los guiones al impacto que pretendieron (consciente o inconscientemente) o les exigieron obtener… por eso esta aclaratoria de que el análisis es particularmente sobre la película filmada en base al libro, y que pude ver por un canal español, el cual la ha transmitido varias veces, en la programación de Venezuela, 2017.

El primer elemento que llamó mi atención es que el protagonista, rebelde republicano y “rojo” tiene cabello negro y rostro tipo marroquí o árabe (nada casual) es satanizado en la película por ser autor junto a una poblada, de un crimen perpetrado en una cueva contra un homosexual, castrándolo a manera que lo hacían esos campesinos con los cerdos, situación secreta ante su único hijo, donde la madre es proyectada como cómplice por su silencio; como broche de oro, este rebelde ya en la cárcel, delata a sus camaradas ante la terrateniente del pueblo, a cambio de que garantice la educación y adopción de su hijo, como niño pobre campesino que era; es decir, además de criminal, TRAIDOR, todo un monstruo para el pueblo español que vio una película de realización costosa y excelente en todos los aspectos técnicos. La madre es proyectada además de cómplice, como prostituida ante el hijo, porque además también acompañaba la causa del marido. El manejo de diálogos y escenas es de premio, al final, el niño ya adoptado y en un colegio de ricos, mirando por última vez a su madre partir, a través del vidrio de una ventana, exhala su aliento para taparla no sólo de su mirada, sino de sus sentimientos, escena magistral para mostrar como el imperio europeo gobierna todo, hasta los sentimientos, a través de la pedagogía del dominador, con la fuerza letal de estos efectos que van directo al inconsciente, al subconsciente y al espíritu de los pueblos, incluyendo a todo el público donde ha sido proyectada, como el nuestro, en un sábado de cine, en el momento que vivimos en el aquí y el ahora…

La película ha sido vendida en varios idiomas, muy especialmente en los tres prevalecientes: español, francés e inglés, y sigue haciendo lo suyo como el primer día. En este momento me ha hecho sostener con mayor claridad, la importancia de mantener en la palestra de nuestros valores, el ejemplo de nuestros rebeldes y de allí la importancia de sacar del anonimato a nuestros libertadores, especialmente a nuestro amado Libertador Simón Bolívar, a nuestros caciques representados por Guaicaipuro, a nuestros afro descendientes como el Negro Primero, Andresote, Hipólita, Fabricio Ojeda y muy especialmente al Comandante eterno Hugo Chávez Frías, quien aún está tibio, recorriendo caminos a pesar de que ya están rodando por allí novelas y películas que pretenden sembrar odios y repulsión hacia su persona, para contrarrestar el amor que los pueblos del mundo han manifestado hacia su magistral obra libertaria, rebelde y de amor por la humanidad. A diferencia de Bolívar, a cuatro años de su muerte todavía es homenajeado, su nombre brilla como epónimo en diferentes lugares del planeta y su obra ideológica, sus palabras están aún intactas, como semillas imparables, creciendo, llevadas por los vientos con la búsqueda de la justicia y la redención de los pueblos masacrados por el imperialismo.

Recomiendo el análisis de esta película con mucho detenimiento, lo descrito fue de apenas los elementos más resaltantes, en medio de muchos otros, como la muestra de la esclavización del pueblo pobre a partir de sus necesidades y la entrega fácil de sus principios y valores ancestrales, cuando se viven momentos de crisis. Hoy estamos viviendo una crisis en Venezuela creada y dirigida por el imperio norteamericano, apoyada con los apátridas que les sirven a lo interno, y dirigida como una pieza de teatro, donde el pueblo es la víctima principal. Lo más grave de esto es que ellos siembran en la convicción ideológica el germen de la autodestrucción, de la subvaloración, del desprecio por lo propio, condicionando en el individuo su desvalorización y esclavización total, instrumento de su propia destrucción, atacando su espiritualidad y cualquier rendija de conciencia hacia este fenómeno. Como ejemplo palpable esta el continente africano, desgastado por guerras internas propiciadas, inducidas, así como el sometimiento interminable y el saqueo de sus recursos, más la siembra constante de la desvalorización y el sello de ciudadanos de segunda por el color de la piel, estigmatizando como sustantivo la palabra negro, nacida como adjetivo calificativo para dividir al ser humano y sobre sus cenizas coronar una supuesta superioridad del hombre blanco, en tanto el eurocentrismo robaba los conocimientos fundadores de la humanidad. No contentos con ello, todavía invaden para destruir las hermosas ciudades que dan cuenta de su antiguo y milenario desarrollo en países como Irak, Livia, Siria, Palestina…..

El público aficionado al cine no puede ser ingenuo, permanezcamos atentos al sostenido ataque subliminal a nuestro pensamiento y espíritu, despiadado e inclemente, tal cual es el imperialismo, el mismo de siempre…

Obdulia Molina Jara*, « desde Caracas »,  para La Pluma

*Obdulia Molina Jara: (Caracas 14 de mayo de 1952). Licenciada en Trabajo social (Universidad Central de Venezuela )y educadora al servicio de la administración pública desde hace 31 años. Poeta, ensayista, militante comunista sin regreso. Hoy con pasión en un reencuentro con la escritura trata de reflejar la danza de la vida, en el que sólo el fino hilo de los sentimientos, puede pintar con la palabra la eterna odisea que es su vida, siempre en revolución, siempre de avanzada, siempre luchando con alma juvenil, con la corriente de la historia.

Lea en la Pluma:

Desde el frente de batalla: El ejemplo de Venezuela para el mundo


Palabras clave:Venezuela / Revolución Bolivariana /medios masivos / dominación / control ideológico / ofensiva mediática / Económica y política / Pan negro / abya Yala / Obdulia Molina Jara  

Actualizado ( Lunes, 22 de Mayo de 2017 18:49 )