Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Politica America Latina


Colombia: La voz de los maestros

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

reinaldo-spitalettaBisMaestro es quien enseña a dudar. Y más todavía: es capaz de alejar al otro de la domesticación, lo torna escéptico, una manera de ir llegando a las alturas del conocimiento. Puede ser también, por qué no, el que da pistas de lo que es desobedecer en el sentido social, filosófico, el que no traga entero. Es quien sintoniza al discípulo con el universo; o, al menos, proporciona herramientas pedagógicas para tales efectos.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_16157.jpg

A lo Sócrates, el maestro es un partero. O, a lo Fernando González: “el que conduce a los otros por sus respectivos caminos hacia sus originales fuentes. Nadie puede enseñar; el hombre llega a la sabiduría por el sendero de su propio dolor” (Los negroides). También es aquel que aspira al silencio. “Conocer es unificarse con el universo” (El maestro de escuela).

Destruir al maestro (cambiar su imagen de autoridad por una de brujo, de invocador de sabidurías) puede ser la meta del aprendiz, del que es sujeto de los ejercicios del docente. Mientras tanto, el maestro está ahí para problematizar el mundo, para dar pautas sobre el criterio. Y sobre el carácter. Un ser necesario en la formación de ciudadanos, con derechos y deberes, que sean analíticos y no sean aptos para el rebaño ni para la servidumbre (voluntaria o involuntaria).

Ser maestro en Colombia, uno de los países más inequitativos del orbe, es estar sometido al desprecio oficial, a los desdenes del gobierno frente al papel de la educación en las transformaciones sociales y mentales del pueblo. Para los entibadores del sistema, el maestro debe ser un mequetrefe, alguien que no esté por transmitir pensamientos útiles para el despertar de la conciencia (cualquier cosa que esto signifique) y la dignidad.

Para los heraldos y paniaguados del gobierno (de este y de los anteriores), el maestro debe ser sumiso, practicar la resignación, nada de cuestionamientos al régimen. Una oveja dispuesta a todos los pastoreos. Un dócil ante los maltratos y un indiferente ante las injusticias. Ese parece ser el perfil del “buen magisterio”: poca ciencia, poca apertura de pensamiento. Según los dueños del poder, el maestro que se requiere es el que se doblega. El que no protesta ni defiende sus derechos.

Hace algunos años, el científico Rodolfo Llinás decía que en Colombia “los maestros son personas que no son tan respetadas como deberían ser. Es decir, en el resto del mundo un maestro de escuela es una persona importante, que les está enseñando a nuestros hijos a pensar; en Colombia es como si los maestros fueran simplemente cuidadores de niños”. Y tal irrespeto comienza en las esferas gubernamentales.

Hoy, cuando los maestros colombianos adelantan un paro en defensa de sus reivindicaciones, el régimen les contesta con el Esmad, como sucedió en Bogotá ante una marcha de profesores, atacada por destacamentos policiales. O les responde, así no más, que no hay fondos para resolver las aspiraciones salariales. Qué país triste (o miserable) aquel que no respeta a sus educadores; qué gobierno déspota aquel que, en vez de mejorar las condiciones de la educación pública, se burla de las luchas magisteriales.

Las demostraciones (pacíficas, por lo demás) de los maestros hacen parte de las de otros sectores del pueblo colombiano, agobiados por reformas tributarias, desempleo, miserias a granel y todas las desventuras que produce un sistema inequitativo como el de Colombia. El descontento se acrecienta en el país y puede ser el germen de próximos paros cívicos y jornadas de protesta de amplios conglomerados.

¿Al gobierno le interesará la educación pública, su calidad, su cobertura? ¿Le importará la suerte de los maestros, muchos de ellos sometidos a la tortura de sueldos paupérrimos? Algunas de las peticiones del magisterio al gobierno tienen que ver con la defensa de la educación pública y el aumento de las fuentes de financiación de la misma. Otras, con las condiciones laborales, la salud, los reajustes salariales. Nada del otro mundo.

Según la actitud oficial exhibida hasta ahora, todo parece indicar que la educación en Colombia es un rubro de tercera o cuarta categoría; que los maestros dan la impresión al gobierno de ser una carga onerosa y no un colectivo necesario para el desarrollo integral de los colombianos. “No tenemos los recursos para darles lo que piden”, dijo el presidente Santos.

Ojalá los maestros colombianos continúen con su lucha y alcancen sus objetivos. La desobediencia civil es otra manera de la educación.

 

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_16158.jpg

Reinaldo Spitaletta para La Pluma, 13 de junio de 2017

 

Editado por María Piedad Ossaba

 

Artículos y crónicas de Reinaldo Spittaleta publicados por La Pluma

Lea en La pluma:

 

Colombia: El maestro luchando también está educando


 


Palabras clave:Paro profesores | Colombia | Abya Yala | Reinaldo Spitaletta  

Actualizado ( Lunes, 19 de Junio de 2017 12:11 )  

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy8256
mod_vvisit_counterAyer96911
mod_vvisit_counterEsta semana342668
mod_vvisit_counterSemana precedente550676
mod_vvisit_counterEste mes1637816
mod_vvisit_counterMes precedente1547860

We have: 1159 guests, 13 bots online
Tu IP es: 54.196.101.118
 , 
Hoy es el 24 de Ago de 2017